jueves, 12 de octubre de 2017

[Análisis] Alpha Protocol

Obsidian Entertainment es un estudio famoso por realizar secuelas interesantes de obras como Star Wars: Knights of the Old Republic, Neverwinter Nights o Dungeon Siege, aunque sus obras más recordadas son Fallout: New Vegas, South Park: The Stick of Truth o sus apuestas propias recientes como Pillars of Eternity o Tyranny.

De ellos, siempre se queda un poco olvidado ese encargo de Sega de hacerles un RPG que acabó siendo una obra que combinaba nuestro género favorito con una trama de espionaje llamada Alpha Protocol (PC/PS3/360, 2010), que tuvo una crítica durísima (de 70 puntos para abajo) y unas ventas que no contentaron a Sega, rondando el millón de unidades.

Sin embargo, el título ha alcanzado un cierto nivel de culto por sus interesantes propuestas lastradas por muchos aspectos bastante toscos, a los que no ayudaron que, al poco tiempo, fueron lanzados juegos como Deus Ex: Human Revolution o Dishonored, que se consideran como los grandes representantes de los títulos de espionaje modernos con elementos de RPG, gracias también a un nivel técnico muy superior al de la obra de Obsidian.

Pero, claro, una cosa es lo que se dice y otra es comprobarlo, así que decidimos darle la oportunidad a Alpha Protocol y estas son nuestras impresiones.
La trama del título cuadra con cualquier serie o película clásica de espionaje: somos un agente recién reclutado por la agencia secreta Alpha Protocol, de Estados Unidos, que tras un proceso de preparación es enviado a Arabia Saudí para detener a un terrorista islámico que ha robado peligrosos misiles de una gran empresa armamentística.

Eventualmente, se nos revelará la realidad de esa situación y nuestro agente, Michael Thorton, deberá recorrer diferentes localizaciones recopilando pruebas y deteniendo actividades que pueden alterar la estabilidad mundial, como una especie de agente 007 pero al que le controlaremos nosotros mismos la personalidad y sus acciones. Al poder tomar múltiples decisiones, tanto Michael mismo como el desarrollo de la trama puede variar bastante, pudiendo pasar por espectros tan distintos como el de un agente vengador que no duda en matar civiles o rivales, desertar de nuestro grupo o incluso unirnos a los que podríamos considerar como "malos de la película". Sin duda, esa variedad de decisiones y el cómo pueden alterar la trama es de lo más llamativo del juego, hasta el punto que cada personaje importante tendrá una diferente relación con nosotros dependiendo de la amistad que labremos con ellos, algo que no siempre se logrará recurriendo a lo típico de "regalarles el oído". El uso de 2-3-4 opciones que no siempre son muy específicas sobre lo que vamos a decir ayuda a que el factor sorpresa esté siempre presente, ya que muchas decisiones resultarán en unas frases que no serán exáctamente lo que nos pensamos o no funciona bien con ese personaje, lo cual es un punto interesante.

En sí, a la mínima que hayamos visto varias películas de este corte resultará complicado que nos sorprendan en este argumento, ya que todos los acontecimientos que vivimos en el juego son bastante comunes en tramas de espionaje: doble juego, mentiras, traiciones, amistades, evitar Tercera Guerra Mundial, gobiernos que niegan todo lo ocurrido, megacorporaciones por encima de la ley... Lo dicho, lo más llamativo será que podremos evitar ser ese clásico espía bueno que hace lo correcto, pero en sí será bastante sencillo seguir la trama habitual y casi todas las otras opciones suelen ser mucho más abruptas.

Aunque decimos que el argumento de Alpha Protocol nos lleva a una trama de espionaje, gran parte del desarrollo del título nos lleva habitualmente a vivir un auténtico juego de tiroteos, donde el uso de las coberturas y una importante oleada de enemigos disparando a lo loco será lo que nos encontremos la mayoría de las veces.

Será posible jugar con sigilo, piratear (muy interesantes los minijuegos para tal cuestión, tanto en ordenadores como en teclados numéricos) o romper cerraduras (con un minijuego mil veces más sencillo con ratón que usando un mando), pero dada la gran cantidad de enemigos por el mapeado, sus erráticas rutas por el mismo y la ausencia de un radar claro (podremos usar habilidades para saber hacia dónde miran los enemigos, poco más), esas partes sigilosas no durarán demasiado, ya que al ser descubiertos por un soldado todos los demás empezarán a acudir a nuestra localización como si tuviésemos una sirena en la cabeza.

Debido a esto, será bastante habitual acabar jugando a una especie de shooter de oleadas, porque la Inteligencia Artificial no será demasiado brillante y los enemigos vendrán en grupo, poco a poco, hacia donde estemos atrincherados. Ahí destaca el curioso sistema de cadencia de tiro y puntería: tendremos cuatro armas a nuestra elección, de las que podremos llevar dos a cada misión: pistolas (las mejores para jugar con silenciador y munición no letal), escopetas, metralletas y fusiles de asalto. Todas estas armas y nuestra armadura se podrán intercambiar (podremos comprar en tiendas) y mejorar con diversas opciones, lo que permite regular la puntería, el retroceso, el daño, la munición que usamos... a lo que se le une nuestra propia personalización del personaje, que subiendo de nivel también puede ganar dominio y habilidades relacionadas con cada una de las armas.

También contaremos con diversos utensilios como granadas, trampas de choque, botiquines, herramientas para hackear artefactos o desbloquear puertas directamente... No nos faltarán recursos para completar cualquier misión, aunque también será posible recurrir a los puños para acabar con cada enemigo (incluso la mayoría de jefes) si nos gusta la idea de lanzarnos a un mar de balas para repartir puñetazos y patadas. Gracias al sistema de armadura recargable con el tiempo, con estar bien cubiertos de cuando en cuando podremos evitar poner en demasiado peligro a nuestra salud.

Otro detalle interesante del sistema de juego es la existencia de mucha información opcional, tanto para cada organización con la que nos crucemos como de cada personaje. Antes de cada misión, será posible comprar información y datos que nos faciliten nuestra tarea en nuestra red de internet, lo que nos permitirá conocer mapas de la zona, tener ciertas puertas abiertas, acceder a posibles recompensas extra... O simplemente datos sobre los personajes con los que nos vamos a cruzar y de los que saber algo de antemano nos puede abrir ciertas líneas de diálogo. También habrá mucha información (o mejoras de equipo) repartidas por cada escenario, lo cual hace que la exploración tenga bastante recompensa, aunque muchos escenarios sean un tanto caóticos, con zonas de salto, subidas y bajadas muy enrevesadas.

También tendremos combates contra jefes, generalmente acompañados por muchos enemigos de relleno que serán el verdadero problema de la situación, ya que en la mayoría de los casos la única diferencia será que el jefe hace más daño (aunque también tendrá un visor láser más fácil de ver) y tiene mucha más salud que cualquier otro soldado. Algunos tendrán cierta mecánica especial (como tener que recurrir a un rifle francotirador del escenario o desactivar sus trampas para llegar hasta ellos) pero tampoco hacen que la situación gane los enteros que supone luchar contra los jefes de un Metal Gear, por ejemplo.

En sí, Alpha Protocol será un juego bastante sencillo a la mínima que sepamos ponernos a cubierto. El tema de la puntería será importante, pero gracias al sistema de presión (mantener la mirilla en un punto permite centrar el tiro y causar daño crítico) y el tema de disparar en ráfagas (si disparas muy seguido la puntería se vuelve extremadamente errática) hasta un jugador que no esté muy habituado a los shooters podrá defenderse sin problemas. Además tampoco es demasiado largo y en menos de 20 horas será fácil de finiquitar.

Hay que destacar que no siempre tendremos misiones de combate en 3D: habrá veces que simplemente tendremos que afrontar una conversación con ciertos personajes importantes o tareas concretas donde habrá que usar un rifle francotirador, también se nos podrá indicar que matar a ciertos guardias de la zona será especialmente cruel (porque sean policías o seguridad civil), por lo que a veces tendremos que jugar de una forma un poco diferente.

Sea como sea, el sistema de juego en sí se nota muy anticuado y no lo suficientemente pulido ni siquiera para esa época. Hay muchos títulos que combinan infiltración y RPG con un resultado mucho más brillante, por lo que este título se notará mucho menos pulido, si cabe, al compararlo con otras opciones.

Sin duda, de lo más pobre de este juego: como podéis ver, la Banda Sonora estará MUY corta de temas musicales y el doblaje no pasa de correcto, como mucho. Visualmente habéis podido observar varias imágenes en esta entrada, que tampoco mejoran demasiado en movimiento. El título ofrece escenarios muy poco cuidados visualmente y enemigos clónicos por doquier, con disparos que dejan una ráfaga muy similar y no pasan de contar con sonidos muy característicos.

También hemos comentado ya que la Inteligencia Artificial deja mucho que desear, las expresiones faciales son flojillas (no hay vídeos pre-renderizados), los subtítulos (en español) son grandes pero se cortan muy rápido en mitad de cada frase, impidiendo poder leerlos correctamente; no podemos guardar libremente (el juego funciona mediante un sistema de puntos de control), los enemigos caídos desaparecen del escenario sin más tras unos segundos (de forma que no son detectados por otros compañeros)...  Demasiados "problemillas".

Teniendo en cuenta que sólo un año después se lanzó Deus Ex: Human Revolution y dos años después Dishonored, parece que este Alpha Protocol tiene muchos más años a sus espaldas, aunque tampoco podemos negar que al jugarlo en 2017 es más fácil criticar esos aspectos y en su época puede que no resultara tan tosco en su apartado técnico.

Alpha Protocol es de esos juegos que se quedan en segunda fila en un estilo que tampoco es que sea tan común pero tiene claros líderes. Ofrece varios aspectos interesantes y desde luego dista mucho de ser el desastre que muchos analistas consideraron, pero también queda claro que no pasa de ser una obra decente y poco más.

Su multitud de aspectos que necesitarían ser pulidos lo hacen más como un detalle curioso en la carrera de Obsidian, conocidos por hacer otros títulos mucho más sólidos, que como una obra que se merezca ser recuperada. Realmente, aun con un apartado técnico correcto, tampoco hay tantas razones que hacen a este juego tan especial, más allá de que pudo sentar unas bases que usaron los títulos que acabaron pasándole por encima en ese estilo.

Aún así, si buscas un juego de espionaje con elementos de RPG y no te importa que éste sea un poco tosco, Alpha Protocol puede llegar a ser disfrutable. Difícilmente lo considerarás un imprescindible, pero sí que puede entretenerte con la duración y trama que ofrece. Y, a veces, eso es todo lo que necesitas.

2 comentarios:

  1. Adell, llevas razón en lo que dices, pero tus conclusiones me parecen un poco duras (solo un poco). El juego es bastante divertido y jugable. No es lo mejor, pero si le das una oportunidad es bastante divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría más bien entretenido en plan "puedo seguir jugando", pero no creo que sea un disfrute ver como los malos vienen en fila a que los acribilles o les hagas karate. Me hubiera divertido más si la parte de espionaje hubiese sido más estable, como pasa en Deus Ex o Dishonored.

      Lo dicho, me lo he pasado bien con el juego, pero es que lo que tiene por encima es mucha tela.

      Eliminar