martes, 24 de febrero de 2015

Los mejores RPGs de Megadrive/Genesis.

Hoy en día, Sega es una compañía que ha anunciado el abandono del desarrollo de nuevos títulos para consolas y que tiene decenas de RPGs todavía exclusivos de tierras niponas. Una compañía que parece enrocarse en "lo más seguro" y que incluso aunque ciertos proyectos hubieran sido viables, ha dejado a muchos atrás por el miedo al fracaso que le ha acompañado tradicionalmente.

Pero hubo una época en la que Sega lanzaba sus propias consolas y no solo eso, sino que en lugar de centrarse en contentar al publico "de casa" (el japonés) se dedicó a experimentar y en lo que en su día fueron mercados emergentes (Europa o Sudamérica) todavía tenemos que darles las gracias porque sus consolas fueron las que abrieron la puerta a un mercado de videojuegos algo más globalizado.

No obstante, la historia de Sega con sus consolas sólo tiene un gran brillo: Megadrive (Genesis en América), ya que el resto de sus sistemas o tuvieron poco éxito en generaciones dominadas por consolas que funcionaron mejor (Master System frente a NES) o resultaron "demasiado avanzadas" para la época (Game Gear y Dreamcast) o, directamente, fueron ideas tan locas que se estrellaron con estrépito (Megadrive 32X y Saturn).

Esa consola, lanzada en 1988, fue la gran competidora de Super Nintendo en el mercado de las 16 Bits (Hubo otras, pero no lograron acercarse a los números de los sistemas de Sega y Nintendo) y logró grandes cosas, como anular en parte el "sello de calidad" que garantizaba exclusivas para consolas de Nintendo (Llegaron los primeros juegos multiplataforma debido al éxito internacional de Megadrive), plantear una competencia clara de tú a tú entre dos sistemas (Algo nunca visto hasta la fecha y que no hemos vivido de nuevo hasta la pasada generación, con Xbox 360 y PlayStation 3... Hasta que Microsoft tiró la toalla) y, por supuesto, nos dejó grandes títulos, muchos de ellos RPGs para el recuerdo, que comentaremos en esta entrada:

Y empezamos el repaso con el que probablemente fue el primer SRPG para consola que llegó a occidente: Shining Force (1992/93), que llegó incluso a Europa (En unidades limitadísimas, eso sí) y nos presentó un planteamiento que a muchos puede recordar a la serie Fire Emblem de Nintendo.

No obstante, a pesar de las similitudes de ambos juegos, Hiroyuki Takahahi, su creador, explicó que no se basó en la saga nintendera, ya que le pareció "que su sistema era tan lento que le hacía dejar de querer seguir jugando", sino en un título poco conocido para ordenadores japoneses llamado Silver Ghost, en el que tenías que manejar a varias unidades a la vez. Si a eso le unimos la pasión de Takahashi por la serie Dragon Quest de Enix, así nació este juego.

El planteamiento es el típico de la época: Un héroe es enviado con un estratega a impedir la resurrección de un mal ancestral (En este caso, un dragón) y nuestro héroe debe reclutar nuevos aliados para formar un ejército con el que derrotar a las huestes del enemigo de turno, que en realidad estaba controlado por un mago oscuro sirviente del verdadero gran enemigo. La trama de "Soy malo porque me controlan" lleva funcionando desde El Señor de los Anillos, con Saruman.

Los combates muy similares a los de la serie Fire Emblem, con clases diferentes que pueden evolucionar, un cierto sistema de piedra-papel-tijeras entre unidades (Aunque no tan marcado como en la serie de Nintendo), batallas largas con incidencia del terreno, misiones clásicas del subgénero (Mata a todas las unidades/al líder rival/llega a un punto) y un cambio sustancial, ya que aquí no hay muerte permanente, sino que podemos recuperar a nuestras unidades caídas tras la batalla. De hecho, incluso si somos derrotados, bastará con gastarnos dinero para recuperarnos y podremos volver a intentarlo manteniendo la experiencia ganada en la última batalla. Un concepto realmente interesante.

Además, también viviremos momentos fuera de combate en los que podremos explorar pueblos, hablar con nuestras unidades (Que tampoco es que digan muchas cosas interesantes, pero bueno), encontrar tesoros, plantear nuestro grupo, realizar pequeños puzles para avanzar... Vamos, un elemento de los RPGs más clásicos para que no todo sea batalla-batalla-batalla.

La traducción del juego dejó bastante que desear y hay elementos completos de la historia original que fueron eliminados, pero con el remake del título para Game Boy Advance en 2004 ésta se pudo recuperar e incluso se añadió otra ruta alternativa en la que controlamos a otro grupo que también lucha contra las fuerzas del mismo enemigo o se incluyen nuevos modos de dificultad, objetos exclusivos que usar en combate... Vamos, que estamos ante un clasicazo del subgénero e incluso un imprescindible para comprender la historia de los RPGs estratégicos.

El título fue un éxito (Dentro de los niveles de la consola y el género en esa época, se entiende) así que Sega se lanzó de cabeza a la explotación de la saga, lanzando dos secuelas directas de la historia principal en Game Gear, si bien sólo uno de los dos títulos llegó a occidente y, de hecho, sólo se quedó en América.

Así las cosas, en 1993/94, por fin Megadrive recibió su propia secuela de la serie con Shining Force II, que no parecía tener relación alguna con el primer Shining Force (Algo que le vino bien para comercializarse de forma independiente) aunque, con el tiempo, se lanzó un título puente que trataba de unir ambos juegos.

Esta segunda entrega mejoraba casi todos los aspectos de la primera, pero manteniendo intactos todos los elementos del primer título, haciéndolo una secuela en la que no se complicaron mucho la vida y les salió bien.

De hecho, el propio director reconoció que a pesar de que las ventas de la serie iban bien, Sega seguía desconfiando de la saga y obligó a cambiar buena parte del equipo en esta secuela manteniendo el mismo presupuesto que en el juego original (A pesar de que el éxito de juegos anteriores permitía un dispendio mayor para mejorar más aspectos), así que se entiende que tuvieran que tomar ese camino.

No obstante, el juego tiene una historia tan interesante o incluso mejor que la primera entrega, personajes más carismáticos, gráficos mejorados y, eso sí, los mismos problemas de traducción e incongruencias de la primera entrega, aunque sin llegar a borrar elementos completos de la misma.

Como resultado, el título fue todo un éxito en Japón (Y ahí Megadrive no tenía tanto éxito) y la verdad es que se entiende, ya que el juego es genial.

De hecho, la calidad de ambos títulos fue tal que hasta a Super Nintendo le costó equipararse a la consola de Sega en este subgénero. Otro gran SRPG de Megadrive fue Warsong (1991) o, como mejor deberíamos llamarlo: Langrisser, una serie que sólo ha lanzado este título fuera de Japón, pero que tiene un largo recorrido en tierras niponas.

Como podéis ver en la imagen superior, el título recuerda a Advance Wars en el choque de unidades y la verdad es que puede ser uno de los SRPGs más masivos de la época, ya que podíamos comandar grupos de hasta 40 mini-pelotones distintos, haciendo que ciertas batallas nos duraran horas. ¡Menos mal que se podía guardar en cualquier momento!

El juego se quedó en América y la verdad es que resultó demasiado denso para la época (Incluso hoy en día lo parecería), pero incluía otros elementos novedosos, como la posibilidad de usar a nuestros generales en combate (Mucho más fuertes que sus unidades asociadas), con el riesgo de que si caían en combate, los perdíamos para siempre.

Vamos, que el juego requería mucha paciencia. xD

También SRPG, aunque de calidad muy inferior, tenemos a Sorcerer's Kingdom (1992/93), que también llegó a occidente, pero fue, si cabe, todavía menos irrelevante.

Aunque, seamos sinceros, en esta época todavía seguían siendo importantes los ARPGs, recuerdo de los tiempos de NES. así que mientras que en Super Nintendo reinaron los grandes JRPGs por turnos como Chrono Trigger, los Dragon Quest, la serie Final Fantasy... En la consola de Sega encontramos grandes RPGs centrados en la habilidad combativa del jugador.

Seguramente, uno de los mejores representantes es este Landstalker: The Treasures of King Nole (1992/93), que muchos consideran como el predecesor espiritual de Alundra (PSX, 1997/98) por las similitudes entre sus protagonistas (Ambos son elfos rubios de larga melena) y el desarrollo de ambos títulos, con elementos que recuerdan a la serie The Legend of Zelda. Es decir, estamos ya ante palabras mayores.

En este título controlamos a Nigel, un héroe que debe buscar el tesoro perdido del rey Nole viajando por toda la región y completando mazmorras en el camino. Con un desarrollo típico de los juegos de acción, podemos golpear con la espada a los enemigos, saltar, subir escaleras, hablar con los NPCs de cada poblado (Muchos de los cuales nos darán pistas importantes o incluso misiones extra con suculentas recompensas), coger y lanzar objetos... Vamos, todo lo típico de este subgénero.

Las mazmorras serán el punto fuerte del desarrollo de nuestra aventura, con multitud de monstruos, trampas y puzles que nos pondrán la cosa muy difícil hasta llegar al jefe de turno. Es decir, todo "muy The Legend of Zelda", aunque más rolero y con una vista cenital que nos dejaba un mejor apartado visual que el mismísimo A Link To The Past (SNES, 1991/92).

El juego es todo un clásico entre los grandes títulos de la consola y con razón.

Aunque de ARPGs de Megadrive a los que se le tiene un especial cariño en nuestra región creo que no hay duda: Tenemos que hablar del "trío traducido", tres ARPGs que la ya difunta Sega España logró traer en nuestro idioma, haciendo que este género fuera accesible para un público todavía bastante infantil por esos tiempos.

El primer que nos llegó fue Soleil (1994), llamado Crusader of Centy en América, un precioso título en el que controlábamos a un chico que tras cumplir 14 años recibe un entrenamiento para matar monstruos como lo recibió su padre, muerto en combate. Al poco de comenzar nuestro aventura, este chico queda maldito y pierde la habilidad para hablar con humanos... A cambio de poder hablar con los animales.

A partir de ahí dará comienzo una aventura diferente en la que recorreremos el mundo derrotando diversos monstruos con la ayuda de los poderes de los animales que nos ayudan, hasta que logramos librarnos de la maldición y descubrimos una forma de cambiar el mundo.

Desde luego, el título es hermoso y aunque peque de un poco infantil (Tampoco es particularmente difícil, como mucho nos dará problema algún puzle suelto) y, sobre todo, de una duración muy reducida, es de estas joyitas que a uno se le queda en el corazón.

Eso sí, igual si se juega ahora tras haber jugado a títulos más espectaculares y en nuestro idioma, vemos que, comparativamente, el juego no era para tanto, pero la verdad es que nunca olvidaré los buenos ratos que me hizo pasar... El día que tardamos en completarlo. ¿Os he dicho alguna vez que el pequeño Adell era un monstruo devora-juegos con mucho tiempo libre tras el colegio? xD

Otro de los ARPGs que nos llegó a nuestro idioma también pecaba de una duración ridícula y, encima, un nombre sin sentido: The Story of Thor (1994/95) o, más bien, Beyond Oasis, ya que por alguna razón, la historia del príncipe Alí (Alí Ababua :P) tuvo un título nórdico en nuestro idioma.

En el juego teníamos que usar el poder del brazalete dorado para invocar los espíritus elementales que nos permitían luchar contra diversas criaturas y abrir nuevos caminos hasta poder derrotar al poseedor del brazalete de plata, que estaba usando su poder para sembrar el caos en el mundo.

Planteamiento típico pero con un apartado visual bastante llamativo (Personajes muy grandes para un RPG de la época), buenas animaciones y, de nuevo, una dificultad que tampoco daba para mucho pero, bueno, hoy en día sacan a The Order 1886 (PS4), que cuesta 20-30€ más de lo que costaba este título en su día, con menos botones que pulsar para acabar la historia, y bien que resulta un gran juego. Tampoco es para ponernos las manos en la cabeza. xD

Es por ello que mi favorito personal de este trío, por su duración y complejidad tan superior, es Light Crusader (1995), el único RPG de aspecto occidental del estudio Treasure (Guardian Heroes) y que nos ofrecía cerca de 15 horas de emocionantes aventuras en una profunda mazmorra con todo tipo de puzles y acertijos de gran complejidad.

Con un estilo visual isométrico y NPCs bastante pobres (Los podíamos empujar como si fueran piedras y montarnos en ellos sin ningún problema), el título nos ponía en la piel de Sir David, un caballero que tiene que visitar el reino vecino para ayudarles con un caso de desaparición de ganado... Que se acaba tornando en uno de desaparición de habitantes a los que tendremos que rescatar de las profundidades de la mazmorra.

Las dosis de acción son interesantes y también contaremos con hechizos que podremos combinar para generar diversos efectos. Los combates tendrán una buena dificultad, habrá situaciones realmente originales (Como cuando nos infiltramos en una comunidad de orcos) y, lo dicho, los puzles nos harán sudar la gota gorda, como el mítico "NEWS" que nos decía un loco tras rescatarlo de un jefazo, lo que resultaba ser las coordenadas (Norte-Este-Oeste (W de West)-Sur) de un acertijo clave para avanzar. ¡Oh! Y los puzles tipo Simón o ese momento en el que viajas a otras épocas... Qué recuerdos...

Mi favorito personal de la lista, aunque como salió tan tarde no tiene mucho reconocimiento.

Y de ese trío damos el salto a la que, probablemente, fue la mejor adaptación de la serie de RPGs de tablero Shadowrun hasta el lanzamiento de Shadowrun Returns (PC/Tablets, 2013).

Shadowrun (1994) nos llevaba a la Seattle de 2058, en la que los implantes tecnológicos en la humanidad se mezclan con el regreso de la magia, haciendo que aparezcan razas como orcos, enanos, elfos o trolls. El conflicto geo-político generado por esta mezcla de situaciones se centra en la ciudad americana, donde las mega-corporaciones y los chamanes crean un gran conflicto sobre la posesión de un terreno valioso para unos y mágico para los otros.

En esa situación, los mercenarios llamados shadowrunner son los que realizan el trabajo sucio y tras la muerte de uno de ellos, hermano del protagonista de nuestra aventura, da comienzo una historia de búsqueda de justicia... O venganza, ya que el título es bastante abierto y nos da la posibilidad de decidir nuestra forma de actuar, alterando el desarrollo del mismo.

Sí, es como un RPG moderno, pero en 1994. Lo cual hizo que el título no tuviera un gran recibimiento ya que no es el típico RPG que se solía ver en consolas. Con un control realmente mejorable y gráficos no-muy-espectaculares, el juego quedó apartado como un éxito de culto y poco más hasta la llegada de esta nueva versión para PC, que nos hizo ver a este clásico de Megadrive de otra forma.

De hecho, Shadowrun Returns, además de su propia historia, permite jugar también los acontecimientos de este juego, en la que puede ser la forma más cómoda y accesible hoy en día de volver a disfrutar de este clásico del 94.

Por supuesto, Sega no solo nos "regaló" a la serie Shining en esta generación y también contó con su propia serie de JRPGs por turnos clásicos: Phantasy Star, serie que había comenzado en Master System (En el que fue el proyecto más ambicioso de los emprendido para la consola de 8 Bits de Sega) y que recibió tres entregas en Megadrive (1989/90, 1990/91 y 1993/95).

Estos títulos nos llevaban al trío de planetas situados orbitando alrededor de la estrella Algol, de la galaxia de Andrómeda. Cada uno tiene su propia situación y evoluciona de forma distinta entre los diferentes juegos (III y IV resultan ser continuaciones directas separados por 1000 años, mientras que II sigue los acontecimientos del primer Phantasy Star de Master System), pero en sí todos tienen elementos comunes tanto en sus sistemas de juego como en la aparición de bio-monstruos o villanos que aspiran a acabar con la vida de alguno de los planetas.

Con combates por turnos y grupos que se mueven entre 4 y 5 personajes a la vez, la historia de cada título es realmente diferente, pero también interesante, dejándonos planteamientos realmente profundos para la época, con ambientación espacial, incluso, algo que resulta bastante poco convencional... Si no miráis a Star Ocean. xD

Los títulos fueron de los primeros RPGs de sistema de combate por turnos lanzados en Europa, lo cual supuso una importante apertura del género a nuestra región, si bien, al igual que con los Shining Force, la escasa publicidad y las limitadas copias que nos llegaron hicieron que estos juegos pasaran bastante de puntillas hasta el salto de la serie al estilo MMORPG.

También de estilo clásico por turnos y de Sega tenemos a Sword of Vermilion (1989/91), pero es bastante inferior a estos Phantasy Star en casi todos sus aspectos.

Por supuesto, Megadrive tuvo también sus grandes RPGs occidentales, como esta versión del clásico Might & Magic: Gates to Another World (1991), port de la segunda entrega de la serie de Jon Van Caneghem que, por sorprendente que parezca, llegó incluso a superar a la versión original.

Sí, porque aunque la tónica general en esto de portear RPGs de PC a consola solía llevar a un bestial downgrade de la calidad del título original por eso del límite de espacio de los cartuchos, bajos presupuestos o, sobre todo, la impresión de que los jugadores de consola eran "menos habilidosos" en este tipo de juegos de menús farragosos.

Sin embargo, este juego no solo llegó en perfectas condiciones, sino que además funcionaba bien con el mando y ofrecía ciertas mejoras visuales y menos bugs que el título original.

¿La pega? Que el título no es que sea precisamente un imprescindible del género y la historia principal está tremendamente diluida entre la simple exploración del mundo y completar mazmorras por ganar niveles y mejor equipo. Es decir, hay una trama, pero parece que por intentar hacer al juego "libre", su importancia es casi nula. De hecho, cuando avanzas en la misma lo harás más por casualidad que porque de verdad lo estabas buscando o alguien te avisó de que eso es lo que tenías que hacer para avanzar.

Además, es de estos juegos con muchos menús para todo que, al poco, acaban volviéndose tediosos ante tanto matar por matar, por lo que es bueno para los fans de este estilo clásico, pero a muchos les puede echar para atrás.

Algo mejor, aunque también inferior a otros juegos comentados hasta ahora es Dungeons & Dragons: Warriors of the Eternal Sun (1992) que, al menos, ofrecía los elementos clásicos de la serie Dragones y Mazmorras, como la creación de nuestro grupo con las clases y razas básicas, los nombres de los conjuros y el funcionamiento en base a tiradas de dados.

Eso sí, con un argumento bastante pobre (Un castillo entero viaja a otra época y nuestros cuatro protagonistas deben investigar los alrededores, derrotando a otras facciones agresivas) y bastantes limitaciones con respecto a su complejidad (Lo comentado de "adaptarlo a jugadores de consola"), el título tampoco pasará a la historia, aunque sí que resulta interesante dentro del catálogo de la consola.

Por cierto, no comenté en su momento a Shining in the Darkness (1991), anterior a los Shining Force aunque sin relación con ellos, porque es un simple dungeon crawler de estos en primera persona tipo Wizardry que, vale, puede entretener, pero poco más. No obstante, está al nivel de estos juegos, así que si apuntadlo también si os va este rollo clásico. ;)

Aunque el que quizás sea más especial de toda esta lista es este título: Pier Solar and the Great Architects (2010). Sí, no lo escrito mal: Hace solo 5 años Megadrive recibió este RPG, desarrollado por el estudio indie WaterMelon. Por supuesto, la mayoría lo conoceréis más por la reversión en HD que recibieron el pasado noviembre Ouya, Wii U y Xbox One.

El juego nos presenta a tres chavales, cada uno con sus habilidades únicas, que van en búsqueda de una hierba milagrosa capaz de curar cualquier enfermedad, algo vital para la supervivencia del padre de nuestro protagonista. La trama se va complicando poco a poco y conocemos a otros personajes que alteran la tranquilidad inicial de nuestra aventura y la encaminan a algo mucho más grande, que puede hacer temblar los cimientos de toda la civilización.

Con elementos realmente interesantes (La diferencia de altura de los monstruos afecta al daño que pueden recibir, por ejemplo), traducción al español y especificaciones técnicas que llevan a Megadrive a su máximo, el juego es toda una prueba de amor a la consola de Sega y, además, es realmente bueno.

En serio, probadlo, que además no es "un juego viejo" como el resto de los de la lista. :P

La verdad es que, siendo estrictos, aquí debería haber acabado la lista, comentando que si no veis a juegos como Arcus Odyssey (1991) es porque resulta más un título de aventura o un beat'em up que un RPG o si no está esa maravilla llamada StarFlight (1991), que inspiró a FTL: Faster Than Light (PC, 2012) o a Mass Effect, es porque no lo considero como un RPG en si, sino más bien un sandbox espacial único para la época, con más de 200 planetas que explorar, diferentes razas de alienígenas que reacciones de diferentes forma, batallas espaciales...

Pero, claro, entonces no podría comentar estos juegos que, vale, no funcionaban en la Megadrive tal cual, pero si comprabas un aplique bastante caro llamado Mega-CD (O Sega-CD), podías disfrutar de algunos títulos únicos que aprovechaban las ventajas de un formato mucho más grande como el que ofrecían los CDs en la época, algo que aprovechó a las mil maravillas Game Arts para crear dos grandes RPGs para la consola: Lunar The Silver Star (1992/93) y Lunar: Eternal Blue (1994/95).

Ambos son JRPGs con un argumento clásico pero interesante, personajes carismáticos, gran banda sonora, muchas escenas de vídeo, algunas dobladas y una buena duración, claras ventajas del uso del CD.

Evidentemente, el hecho de que fueran exclusivos de Mega-CD hizo que la mayoría no lo pudiesen jugar (De hecho, ni llegaron a Europa), así que muchos tuvimos que esperar a 2010 para jugar al remake del primer juego, lanzado para PSP bajo el subtítulo Silver Star Harmony... Que tampoco llegó a Europa, pero PSP tiene más facilidades a la hora de solventar eso. ;)

Ambos juegos resultan realmente chulos para la época, más propios del nivel de la siguiente generación (La de PlayStation) que la de las 16 Bits, con guionistas y artistas de renombre en Japón encargados de hacer que los títulos brillaran en casi todos sus aspectos.


Y, bueno, creo que con esto puedo cerrar la lista. Comentar Shining Force CD (1994/95), remake para Mega-CD de los Shining Force Gaiden de Game Gear sería repetirme con el inicio de esta entrada y la verdad es que son juegos algo inferiores a los títulos principales de la serie, aunque interesantes para completar la trama global de la serie.

En fin, que me enrollo otra vez: Como habéis podido leer, la verdad es que Megadrive ofreció un menor nivel de RPGs que su rival en esta generación, Super Nintendo, pero a pesar de ello nos dejó títulos para el recuerdo que muchos deberían probar, porque no se arrepentirían.

Con esta entrada, ya hemos completado el repaso a los mejores RPGs de Nintendo DS, PSP, Xbox 360, Game Boy/Game Boy Color y NES, por lo que nos vamos acercando a las "cosas más complicadas" como Super Nintendo, PlayStation o PlayStation 2, con un catálogo tan basto en este género que resultaría imposible acordarse de tanto gran juego que hay disponible.

Pero, bueno, ya se verá, ¿verdad? :P

14 comentarios:

  1. El Story of Thor y el Light Crusader aún los conservo como reliquias de Mega Drive, no se donde pero en casa los tengo xD

    El primero a mi no me pareció tan corto en el sentido de que si vas a machete si que es cortito pero si te paras a buscar cosas extras alargas mucho su duración, por ejemplo localizar todas las gemas espirituales de cada uno de los cuatro espiritus que podias obtener (creo recordar que eran 15 gemas por espiritu) o armas especiales de municion infinita (como olvidar los 100 pisos con enemigos aleatorios en casi todos los pisos de la mazmorra oculta al oeste del castillo principal con la espada de llamas de uso infinito que era facil de obtener si ibas cerca del final del juego bien equipado y con todos los espiritus y diabolicamente dificil si intentabas ir nada más empezar el juego, pero que si te hacias con ella hacia el juego absurdamente sencillo) amén de montones de puntos de teletransportacion ocultos en el mapa que servian de atajos o te llevaban a desafios extra para conseguir armas infinitas y objetos, todo eso daba para mucho

    Aparte en aquella epoca sin internet ni guias ni nada solo quedaba la exploracion propia y revisar todo al milimetro para descubrirlo todo, que recuerdos tengo de lanzar con el brazalete orbes de luz por todo el mapa buscando vortices ocultos y que satisfaccion cuando los encontrabas sin esperartelo, por todo esto sumado a que era un chavalin y que me curré el juego yo solo al 100% varias veces (y seguro que alguna cosilla oculta en plan vortice se me escapó) es de los juegos que mas orgulloso estoy de haber jugado al tope aunque no es que sea el cenit de la dificultad ni mucho menos

    Light Crusader fue un desafio personal porque me quedé atascado semanas y semanas en el segundo piso creo del laberinto (el piso donde hay que conseguir cuatro orbes para seguir avanzando), pues bien, el orbe rojo protagonizó en mi grandes pesadillas, había que reproducir a traves de cuatro diapasones la melodia que sonaba en una caja de musica y yo que de calidad de oido voy justo normalmente me volvi loco para reproducirla (todo esto sumado a ser un crio sin demasiada experiencia videojueguil), al final a base de afinar mucho y probar innumerables combinaciones consegui reproducir esa melodia y hacerme con el orbe (rara vez fui mas feliz en un videojuego xD) permitiendome avanzar en un juego que me estaba encantando y que al final pude completar aunque dudo que al 100% porque habia drops muy raros de enemigos que a veces me daban unos, a veces otros y que salian hasta fuera de las ranuras de equipamiento en plan extra (guante rascaespaldas nunca te olvidaré) xD

    Los otros no los probé la verdad porque de Megadrive solo tuve cuatro juegos, esos dos y aparte el sonic 3d y el de la peli de los power rangers (mitiquisimo tb xD) y por emulador tampoco me tiró pasarmelos pero la verdad que me inciie en los RPG con esos dos juegos y guardo recuerdos muy buenos de ellos, acordandome incluso de mas cosas de ellos que de otros juegos mas recientes que he jugado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El puzle musical, todavía hoy en día, lo hago de memoria cambiando 2-3 cosas si no me sale a la primera, porque no tengo ni puñetera idea de afinación. xD

      Eliminar
  2. La verdad es que no jugué apenas RPGs de megadrive, como ya expliqué en mis inicios e el género xD A parte del Light crusader, probé pro emulador el Soleil, y el shining force II (tras haber jugado al 1 en GBA). Decir que los shining (incluyo los de game gear que jugué al remake de mega-cd por emu) son una grandísima saga de SRPGs, y aun siendo viejos, si ignoramos un poco el aspecto gráfico (que no se nota tanto en el de GBA), siguen siendo muy buenos :)

    ResponderEliminar
  3. Lunar Silver Star ya había tenido otro remake anteriormente, en PSX.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero yo esa versión tampoco la considero muy buena. Añadió elementos, sí, pero mantuvo intacto casi todos lo demás. Fue más un port con extras que otra cosa, no como la versión de PSP, que luce mucho mejor.

      Eliminar
  4. Bueno, las versiones de PSX de los Lunar son mucho más que un port. Todo el apartado visual 2D fue rehecho, conservando el estilo, pero aumentando la calidad de color y definición de los escenarios (incluyendo sprites muchísimo más grandes para algunos escenarios por ejemplo), las escenas animadas y el doblaje que hicieron es muy superior al de PSP, y la banda sonora se arregló para aprovechar aun más las capacidades sonoras (que la mega cd eran buenas, pero no se empleó en todas las melodías), y el Eternal Blue jamás volvió a remakearse.

    Lo que si hecho en falta ya que mencionaste el Pier Solar, son los juegos sin licencia que salieron allá por 1994 de la compañía no sé si china o taiwanesa de Chuan Poo, me refiero al rpg Brave Battle Saga: Legend of Magic Warrior. Un juego hecho a base de ripeos que realmente estuvo muy bien para la Mega Drive para ser rpg por turnos hecho por unos aficionados/amateurs.

    ResponderEliminar
  5. Hacía unos días que tenía guardada la entrada para leerla con más calma y al fin lo he podido hacer :). Me ha hecho reflexionar que, a pesar de que tuve la Mega Drive "en activo" (como consola principal al margen de las portátiles, porque fui de los que tuve la PSX muy, muy tarde) muchos años, el único de los de la lista que jugué fue Soleil y eso que la inmensa mayoría los conozco de nombre. Es más, es de las pocas consolas de las que sigo "coleccionando" y el único RPG en cualquiera de sus vertientes que tengo para ella es el Soleil ^^u. Supongo que las comparaciones con el catálogo en el género de SNES (brutal, no me cansaría de citar maravillas) le hace bastante daño incluso no sólo en la memoria colectiva sino también en aquel momento.

    En cuanto al Soleil, estoy de acuerdo en que si te paras a mirarlo hoy en día con objetividad y tranquilamente, e incluso lo juegas (yo lo volví a coger hará un añito o así) actualmente, te hace pensar que, desde luego, no es para tanto, pero tiene ese aura de nostalgia, buen recuerdo, cosa mágica que lo hace aparecer en todas las listas de RPGs de Mega Drive y en la inmensa mayoría de mejores juegos (en general) de la consola xD.

    Un saludo.

    P.D.: Preguntas para Adell y Miguel Martínez: ¿merece la pena totalmente hacerse con Pier Solar o es sólo una curiosidad retro actual y eso le da puntos? ¿Por qué merecería la pena ponerse hoy en día con la saga Shining Force si te gustan un poquito como mínimo los SRPGs? Obviamente intuyo parte de la respuesta en el texto y en los comentarios, pero por saber en mayor detalle. Supongo que la pregunta correcta sería si merece la pena hacerles un hueco en mi lista de próximos juegos a jugar teniendo en cuenta que ya está bastante llena xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pier Solar, lo dicho, lo jugué un tiempo y estaba bien, con un planteamiento interesante y un sistema de batalla curioso, pero no sé si cuando la cosa se pone seria de verdad mantiene el tipo. Lo tengo todavía en pendientes.

      Los Shining Force me los he pasado varias veces y son, eso, como Fire Emblem. Si te gustan, pruébalos porque resultan realmente interesantes. ;)

      Eliminar
    2. Pier Solar ni idea, nunca lo probé.
      Los Shining Force, si te gusta el género, son muy recomendables. Su estilo de juego no ha quedado desfasado, más allá de los gráficos (pero si eres de la old school estarás acostumbrado a jugar en 2D no? xD). Si conoces Fire Emblem, por ejemplo, aunque la última entrega (3DS) tiene algunos extras, los de GBA son perfectamente recomendables pese a su antigüedad, pues es algo similar. De la misma forma que otros juegos como Soleil si pueden quedarse pequeños en comparación con otros más actuales, y hay que valorarlos en función de su época, los Shining force usan mecánicas que aun a día de hoy no están desfasadas.
      Y que conste que yo jugué los de MegaDrive cuando ya llevaba unos cuántos de PS2 a mis espaldas :P

      Eliminar
    3. Muchísimas gracias a los dos por responder tan rápido ^^. Sobre el Pier Solar, la verdad es que tengo entendido que el juego, conforme la cosa va avanzando, pasa a ser bastante genérico y la historia no mantiene mucho el tipo. Me quedé con esa sensación de que era más una curiosidad "retro" con toda la magia de ser un juego para Mega Drive con una edición tan cuidada en 2010, que un juego excelente o notable objetivamente (de hecho, aunque las críticas no lo defenestraron, tampoco se movió mucho del 6 o 6 y pico, viéndole defectos o poca magia para los tiempos que corren).

      En cuanto a lo que me comenta Miguel Martínez, me gustan los SRPGs (aunque no les dedico todo el tiempo que querría, pero sí intento ir probando los que parecen recomendables), me gusta la saga Fire Emblem y estoy más que acostumbrado a jugar en esas latitudes (siempre tengo en marcha algún juego de Mega Drive, Game Boy o Super Nintendo como complemento a lo más actual que voy jugando), así que parece que debería atreverme a darle un tiento a los Shining Force. Si no es abusar mucho ya (y esto va también para Adell): ¿por cuál recomendaríais empezar (teniendo en cuenta calidad y, sobre todo, no perderse mucho de la historia si están relacionados)? Jugar en inglés no es un gran problema si es medianamente comprensible.

      Un saludo y gracias mil.

      Eliminar
    4. Empieza por orden, tiene una calidad similar. Si acaso entre el 1 y el 2 puedes jugar a los de Game Gear, remakeados en el Shining Force CD, ya que cuentan historias que suceden entre medio, aunque la verdad es que resultan bastante independientes incluso repitiendo algunos malos.

      Eliminar
  6. Saludos. Creo que se te olvidó un juego imprescindible, no por sus gráficos pero si por su complejidad y dificultad en sus quests. Me refiero a Rings of Power. Mundo abierto, no lineal, puedes explorar todo lo que quieras, luchas por turnos, podías morir en cualquier momento, buahh, una pasada. En serio, no sé cómo no has hablado de él. XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque era una rareza más propia de PC totalmente fuera de sitio, casi incomprensible y con una dificultad que te hacía llegar al Game Over de un plumazo.

      Es un antiguo Ultima adaptado a Megadrive, pero con temática original, lo cual no quita que personalmente, no le vea ni pes ni cabeza en el catálogo de la consola y, por tanto, ni lo haya considerado comentar. Por ser "rara avis" no se merece más reconocimiento que el que tuvo en su día: nulo. Si se ha conocido más en estos días es porque lo desarrolló la antigua Naughty Dog, no por otra cosa. ^^u

      Eliminar
    2. Pues para mí es mejor juego en lo que se refiere a rol que todos los que has puesto. Ya te dije antes, mundo abierto y bastante difícil. Yo lo jugaría la primera vez con 12 años y ahora tengo 34. Y me lo terminé. Para mí es el mejor de rol puro y duro. XD

      Eliminar