miércoles, 9 de agosto de 2017

The Witcher: ¿Qué es y por dónde empezar?

A la hora de encarar los ¿Qué es y por dónde empezar?, nos cuesta decidir qué sagas merecen o necesitan uno. Si se trata de una franquicia muy popular, seguramente la utilidad del texto se ve resentida, pues será tan bien conocida que no orientará a prácticamente nadie a la hora de jugarla. Si nos encontramos ante una licencia poco conocida, tal vez la entrada pueda no causar interés. Pero, incluso dentro de esa diatriba, puede que pasemos por alto algunas series por el hecho de contar con pocos títulos y ser relativamente fáciles (en cuanto a orden de los juegos) de afrontar.

Algo de esto nos ha podido estar pasando con la saga The Witcher de CD Projekt Red, ya archifamosa y que supone una de las licencias más apreciadas tanto por público como crítica en la actualidad. Además de su fama, al tener tan solo tres juegos de carácter "canónico", más un par de expansiones y una pléyade de productos derivados, nos parecía que tal vez las aventuras del brujo no necesitaban aparecer por aquí.

Sin embargo, en la reciente encuesta que lanzamos, con objetivo de conocer vuestras opiniones sobre Destino RPG y el futuro de la web, nos sorprendió ligeramente ver que The Witcher era una de las franquicias para las que más se pedía un "¿Qué es y por dónde empezar?". Deseosos de complacer a nuestro público (que para eso preguntamos) y con un servidor que está completamente enamorado del universo ideado inicialmente por Sapkowski (autor de las novelas), nos lanzamos a cubrir las aventuras de Geralt de Rivia.
Antes de empezar, sin embargo, cabe aclarar algunas cosas. Ya lo defendí en mi carta de amor a la saga (enlazada más arriba), pero creo que la mejor experiencia posible con el Lobo Blanco se vive leyendo también las novelas si gusta la lectura y se tiene el tiempo. Por lo tanto, voy a hablar de ellas aquí, como si fueran partes (que, de hecho, lo son) de ese cosmos que componen los The Witcher. Además, y como ya hemos señalado, CD Projekt Red ha ido editando algunos productos relativos al universo de Geralt de Rivia, como el título de Gwent, pero no los voy a tratar al no dar peso específico a la parte argumental, que es la que puede interesar a los que quieran aproximarse a esta franquicia.

A partir de ahora, vamos a enfocar las secciones en una doble vertiente: primero los libros y luego los juegos. Esto ayudará a entender mejor cómo se interrelacionan ambas cosas y a decidir, especialmente en el caso de las novelas, si os interesan o no. Así pues, nuestra historia empezaría con los libros, que argumentalmente son anteriores a los juegos. Estos nos ubican en un mundo ficticio de carácter medieval, donde los monstruos y criaturas de diversa índole campan a sus anchas y no es difícil encontrar elfos (aquí básicamente renegados y considerados un peligro por los humanos), enanos y hechiceros.

En este mundo existen los brujos, humanos sobre los que se han realizado unos entrenamientos y ritos peligrosos a los que no todos sobreviven. La ventaja de ello es la obtención de diversas habilidades especiales, véase unos reflejos prodigiosos, una vista afilada, el uso de un poco de magia o un manejo de la espada casi sin parangón, por citar algunas. Dichos brujos se dedican a cazar monstruos profesionalmente, pues conocen sus características y pueden enfrentarlos en combate de ser preciso. La gente los contrata para tal fin, aunque muchas veces los brujos son tan odiados o temidos como las criaturas a las que deben dar muerte.

El protagonista de nuestra historia, llamado Geralt, es uno de esos brujos, una especie mutante cada vez más cerca de la extinción. Con sus dos espadas al hombro (acero para los humanos, plata para los monstruos), deambula por el mundo ganándose el sustento, si bien es un brujo algo atípico en ocasiones, pues razona con las criaturas (teóricamente malvadas) siempre que tengan inteligencia y pueda evitarse la confrontación. En sus aventuras conoceremos a todos los personajes que han hecho célebre a esta serie, como la hechicera Yennefer (amor principal de Geralt), Ciri (una especie de hija adoptiva y que esconde un gran poder) o el bardo Jaskier (famoso cantautor de ese mundo ficticio y mejor amigo -y liante- de nuestro brujo).

Prefiero no hablar mucho más de la historia de las novelas, pues preferiría que, si os aventuráis, las descubrierais por vosotros mismos. Quien decida hacerlo, se encontrará unas obras de fantasía algo atípicas (aunque este enfoque cada vez prolifera más), donde obtenemos una visión más realista y menos idealizada de todas esas especies y criaturas tan habituales. Aquí, además, están fuertemente influenciadas por el rico folklore eslavo, lo que da un enfoque algo distinto al habitual a los mitos y cuentos que todos conocemos. Personalmente, si os gusta el género, debo recomendarlas.

Por su parte, el argumento de los juegos se inicia tras los hechos acontecidos en el séptimo libro, "La dama del lago". Refiriéndonos sólo al primer título, The Witcher (PC), nos encontraremos con un Geralt de Rivia amnésico, al que parece perseguir la Cacería Salvaje (un elemento recurrente también en las novelas). El brujo es llevado a Kaer Morhen (la fortaleza y guarida principal de estos profesionales), donde se desatarán una serie de hechos que pondrán en peligro tanto a los cazadores de monstruos como a la sociedad en general.

Así pues, sin querer entrar en más detalle, ya hemos dicho que los juegos son una continuación argumental a los libros. Sapkowski, el autor de las novelas, no los considera canónicos, aunque los chicos de CD Projekt Red han tenido un cuidado ejemplar (y pocas veces visto) a la hora de trasladar el mundo de Geralt de Rivia al videojuego, especialmente en la parte narrativa. Se trata de una continuación muy fiel a la obra original, coherente en muchos sentidos con la historia anterior y que, para los que nos gusta esta saga, encandila y posiblemente cierra la misma de una manera impecable.

De nuevo, hablemos primero de los libros. Las obras escritas de Geralt de Rivia se distinguen en dos estilos bien diferenciados: los conjuntos de relatos breves y las novelas propiamente dichas. Los primeros, que incluyen los libros "El último deseo" y "La espada del destino", se componen de historias cortas, de unas pocas decenas de páginas de duración, como si se tratase de cuentos con un enfoque adulto. Narran diversas aventuras de Geralt, a razón de una por relato, y sirven para presentarnos de un modo ameno y ágil su mundo y los personajes que lo pueblan.

Por otra parte, las novelas sí que son narraciones extensas propiamente dichas, de unas centenas de páginas. La primera de este estilo es "La sangre de los elfos" (tercer libro de la serie) y abarca al resto (excepto el último publicado, del que ahora hablamos) hasta "La dama del lago". Estas cinco novelas continúan la historia que ya se deja atisbar y se nos introduce en los conjuntos de relatos, funcionando, esta vez sí, como una saga literaria más al uso, que nos cuenta un argumento continuado. Mantienen el tono de los relatos, aunque debo decir que me parecen ligeramente menos disfrutables que aquellos. Tal vez es sólo una impresión personal.

Por último, en 2013 se publicó "Estación de tormentas", octavo y hasta el momento último libro de la serie. Mezcla ciertamente ambos estilos comentados en los párrafos anteriores, pues nos cuenta una historia completa abarcando todo el libro, pero dividida en pasajes (algunos sin aparente conexión) a la manera de los relatos. Funciona a modo de precuela de absolutamente todos los libros, aunque hay gente que podría especular con que tiene también fragmentos referidos a lo que pasó después de "La dama del lago". Por ese motivo, suele ser recomendable leérselo el último.

Por otro lado, los videojuegos son de sobras conocidos por casi todos. Se trata de unos Action RPG de corte occidental donde el peso principal recae en la parte argumental, pudiendo el jugador tomar algunas decisiones (más o menos grandes y relevantes) que afectan en cierto modo al devenir de la trama. Destaca el hecho de que no contamos con un grupo de combate (sólo manejaremos a Geralt, al menos hasta la tercera entrega), por lo que casi nos encontramos ante "simuladores de Geralt de Rivia", dada también la fidelidad extraordinaria con la que se ha adaptado el personaje y su mundo al videojuego.

Parte central de su experiencia jugable (más allá de la parte argumental) serán el combate, la exploración, las misiones (principales y secundarias) y el desarrollo del personaje mediante la subida de niveles y asignación de habilidades que vayamos ganando. También cuenta con sistemas de menor importancia (porque no se suelen usar tanto o no son tan obligatorios en niveles normales de dificultad) como la fabricación de equipamiento o de útiles, esta última mediante la alquimia propia de los brujos.

A nivel de combate, el primer juego de la trilogía es muy diferente a los dos siguientes. En The Witcher, utilizamos el ratón para clickar encima de los enemigos y encadenar ataques con la espada, en uno de los varios estilos que se nos proponen (algunos más ajustados a ciertos contrincantes que otros), donde mantener el ritmo es importante para hacer ataques más poderosos. Por contra, en The Witcher 2 y 3 los estilos quedan relegados a tipos de golpe (rápido o fuerte) y sí contamos con un esquema jugable más típico de los Action RPG, donde las pulsaciones de botones compondrán combos (sencillos, eso sí). Los tres juegos cuentan con movimientos habituales del género como las esquivas, los bloqueos (y posibles contraataques) y el uso de señales, que vendrían a ser las magias de los brujos (fuego, escudo, empujón, etc.).

Si bien el combate de los The Witcher ha sido criticado en ocasiones, a veces por sencillo y a veces por aburrido, pero donde no hay tanta discusión posible es en la exploración y afrontamiento de misiones. Todos los juegos nos proponen vastos escenarios por recorrer, obviamente adaptados de las novelas (con mucho tiento en la mayoría de ocasiones). En los dos primeros juegos los escenarios se dividían en secciones, si bien eran bastante grandes, pero en el tercero CD Projekt se marcó un enorme mundo abierto, que bien podría convertirse en paradigma de este tipo de obras.

La exploración será fundamental para encontrar nuevas ubicaciones, más equipamiento y diversas misiones que nos permitan avanzar en la historia o encarar tareas secundarias. Suele ser bastante entretenida y los parajes que nos presenta son interesantes y algunos de una belleza (especialmente en la tercera entrega) imponente. Es cierto que puede llegar a agobiar a algunos jugadores, sobre todo en The Witcher 3, por la gran cantidad de cosas que pueden hacerse, marcadas por esos símbolos en el mapa que a más de uno le recordarán a los juegos de Ubisoft.

Las misiones, tanto principales como secundarias, son el último elemento que cabe la pena mencionar aquí: en su mayoría son espectaculares, desde el primer título de la serie hasta el tercero. Prácticamente todas tienen una carga narrativa especialmente alta, haciendo que merezca la pena realizarlas para enterarnos de lo que ocurre con los personajes que se ven envueltos. Cuentan con giros bastante inesperados (más para el que no conozca las novelas) y son un ejemplo de cómo hacer misiones secundarias. No me detendré mucho más aquí, pues podéis visitar la entrada enlazada para entender mejor cómo funcionan ;).


Como hemos dicho, las novelas cuentan con unas centenas de páginas, aunque en un volumen mucho menor que otras obras conocidas del género. Estamos hablando de ocho libros que oscilan entre las 250 y 500 páginas. Obviamente depende del ritmo de lectura de cada uno lo que puedan tardar en leerse, pero se hacen amenas y ligeras, especialmente los dos primeros libros (los correspondientes a los relatos).

En cuanto a los juegos, su duración es variable y dependerá del completismo con el que los juguéis. Los dos primeros pueden rondar las 40-50 horas si más o menos vais a por todo lo que se puede hacer. El tercero es algo más extenso y diría que ronda las 70-80 horas haciendo buena parte de todo lo que ofrece, si bien hay partidas que traspasan holgadamente las 150 horas de juego. A eso habría que sumar lo correspondiente a las dos expansiones de la tercera entrega, por lo que tenéis entretenimiento para rato si os decidís a sumergiros en las aventuras del Lobo Blanco, da igual si optáis por libros, juegos o ambas cosas.

Refiriéndonos a la dificultad de los juegos, en mi opinión siempre han compuesto una curva un poco particular: suelen parecer duros al principio, pero tras las primeras horas se suavizan muchísimo y podríamos hasta decir que son relativamente asequibles para los avezados en el género. En las primeras horas no será raro que algún mal bicho o enemigo nos mate en pocos golpes a poco que nos descuidemos. Después, sea por acostumbrarse o por tener un personaje más poderoso, no será raro que cometamos auténticas carnicerías. Hay gente que recomienda subir la dificultad desde el principio, aunque eso ya va en el gusto de cada uno.

Aquí habría que hacer una distinción entre la primera entrega y las dos posteriores (referente a los videojuegos). En The Witcher, que fue exclusivo de PC, contábamos con una vista más o menos superior y, si bien los escenarios eran bastante grandes y llenos de detalle, el apartado artístico era bastante gris (a juego con las novelas, tampoco nos vamos a engañar) y técnicamente no se trataba de un juego puntero para la época, año 2007. Las dos siguientes iteraciones de la franquicia sí han sido mejor consideradas gráficamente, al ofrecernos un enfoque en tercera persona más cercano a los juegos de acción contemporáneos, con unos gráficos mucho más pulidos, con especial atención a The Witcher 3, donde CD Projekt nos regala unas estampas espectaculares.

A nivel artístico, los juegos funcionan estupendamente respecto al material original en el que se basan, siendo consecuentes con las novelas. Los diseños de los personajes casan bien con lo que podemos imaginar a partir de sus descripciones o incluso ver en las ilustraciones de portada de las obras literarias. Todo el amplio bestiario ha sido perfectamente trasladado y artísticamente se ha hecho también un buen trabajo con las ciudades y parajes, aunque con honrosas excepciones apegándose a un tono más gris y un poquito decadente que suele imperar en la historia.

En cuanto al sonido, personalmente no me considero un gran aficionado a las melodías de los The Witcher, pero debo admitir que casan bien con el tono del juego y lo que solemos ver en pantalla, con algunas piezas destacables. Los doblajes sí me parecen más reseñables, pues son de calidad en la versión inglesa y las voces son adecuadas casi siempre a los personajes. Si bien los textos de los tres juegos están en español, sólo se dobló a la lengua de Cervantes el primer título, en un trabajo que ha recibido muchas críticas pese a que a mí me parece simpático. Avisados quedáis.



Como es costumbre en esta sección, vamos a desmenuzar los títulos que componen la saga The Witcher aunque, como dije antes, nos quedaremos sólo con aquellos que tienen contenido argumental de peso, dejando de lado spin-offs y productos derivados. Obviamente, vamos a cubrir tanto los libros como los videojuegos. Así pues, tendríamos lo siguiente (el primer año de publicación hará referencia a publicaciones originales, el segundo a la edición en español):

Libros:
  • La espada del destino (1992, 2002)
  • El último deseo (1993, 2002)
  • La sangre de los elfos (1994, 2003)
  • Tiempo de odio (1995, 2004)
  • Bautismo de fuego (1996, 2005)
  • La torre de la golondrina (1997, 2006)
  • La dama del lago (1999, 2009)*
  • Estación de tormentas (2013, 2015)
*En algunas ediciones, como la española, también se puede encontrar dividida en dos partes.
** Hay dos relatos relacionados con la saga que se incluyen en la antología "Camino sin retorno": "Camino sin retorno" y "Algo termina, algo comienza", de los que hablaremos más en la siguiente sección.

Videojuegos:
  • The Witcher (2007, PC)*
  • The Witcher 2: Assassins of Kings (2011, PC y Xbox 360)
  • The Witcher 3: Wild Hunt (2015, PC, Xbox One y PS4)
    • Hearts of Stone (2015)**
    • Blood and Wine (2016)**
*Contó en 2008 con una versión mejorada para PC, "Enhanced Edition", que es la que se puede comprar actualmente.
**Expansiones de The Witcher 3, disponibles en todas las plataformas para las que salió el propio juego e incluidas en la versión "Juego del año" del mismo.


Lo que se pretende ahora es trazar el orden de ruta que considero más completo y adecuado para disfrutar de TODA la experiencia narrativa de esta serie. Por tanto, incluiré libros y videojuegos por igual, al formar parte del mismo mundo y ser los segundos una continuación directa (aunque no canónica según el autor de las novelas) de los primeros. Una vez ofrecida la lista a continuación, desmenuzaré los motivos de este orden:
  1. El último deseo
  2. La espada del destino
  3. La sangre de los elfos
  4. Tiempo de odio
  5. Bautismo de fuego
  6. La torre de la golondrina
  7. La dama del lago
  8. Algo termina, algo comienza
  9. Camino sin retorno
  10. Estación de tormentas (podría ir perfectamente el último en esta lista)
  11. The Witcher
  12. The Witcher 2: Assassins of Kings
  13. The Witcher 3: Wild Hunt
  14. Hearts of Stone
  15. Blood and Wine
Como podéis ver, irían todos los libros, prácticamente en orden de publicación, para después pasar a los videojuegos. El motivo de que los libros vayan primero y aparezcan en la lista es doble: por un lado, el hecho de que los juegos sean continuaciones directas de los libros; por otro, que la experiencia que un jugador vivirá con los The Witcher será más rica y emocional si ha pasado primero por las novelas. Obviamente, si no queréis leer los libros, podéis jugar directamente a los juegos en el orden estipulado y no habría mayor problema de continuidad, aunque podríais estar perdiéndoos jugosas referencias y sufrir alguna laguna argumental mal explicada (o directamente no referida) en los juegos de cosas que pasaron en los libros.

En cuanto al orden de las lecturas, no hay mucho misterio, pero sí cabe hacer algunas apreciaciones. Si os habéis fijado, la antología de relatos "La espada del destino" se publicó antes que "El último deseo", pero yo marco el orden inverso en la recomendación. Esto se debe a que los relatos se fueron publicando en revistas y después se recopilaron en libros, saliendo primero "La espada del destino" en versión conjunta, pero siendo anteriores cronológicamente hablando los relatos de "El último deseo". Si bien últimamente no hay problemas de orden con las nuevas ediciones (que numeran las obras), hace unos años había gente que defendía que había que leer primero "La espada del destino", lo cual como ilustramos aquí no es del todo adecuado.

Incluyo también los dos relatos referidos a la saga y presentes en la antología "Camino sin retorno" porque me parecen lecturas disfrutables, si bien es discutible su relevancia para entender la obra en su conjunto o no. Hoy en día puede ser difícil encontrar el libro donde se encuentran, pero están muy accesibles por la red. "Algo termina, algo comienza" es un relato con una especie de "final alternativo" a la séptima novela que Sapkowski realizó como regalo de bodas a unos amigos suyos. Muy divertido y emotivo de leer. En cuanto a "Camino sin retorno", sirve como una precuela a toda la saga, presentándonos a los padres de Geralt. Bien podría leerse antes de comenzar con las andanzas del brujo, pero creo que se disfruta más en el orden en que lo listo. Obviamente ambos relatos podrían eliminarse si no los consideráis lo suficientemente canónicos o alterar el orden de uno y otro entre ellos.

Con "Estación de tormentas" es complicado, porque también se trata de una precuela a los libros, aunque no iría cronológicamente antes que "Camino sin retorno". Sin embargo, es recomendable leerlo el último, ya que incluye algunos fragmentos que tienen más sentido si uno conoce todo el devenir de la saga literaria. Se podría también ubicar después de haber superado los juegos sin mayores problemas, pero ya que Sapkowski no considera los mismos como continuaciones a su universo literario (aunque lo sean perfectamente, y muy buenas), mejor agrupamos libros así seguidos.

En cuanto a los juegos, no hay misterio: el orden para jugarlos es el orden de salida y numeración. Hay gente que habla auténticas pestes acerca del primer The Witcher, ya que jugablemente es bastante distinto de los otros y un poco tedioso de llevar. Personalmente considero que no hace daño jugarlo, pero hay gente que lo obvia y argumentalmente no es tan grave: la propia CD Projekt ofreció un vídeo resumen de esta entrega que encontraréis fácilmente y que narra lo más importante de cara a The Witcher 2.

En cuanto a las expansiones, se podrían hacer sus misiones dentro de la propia pasada a The Witcher 3, pero recomendaría jugarlas después de haber completado la historia principal de la tercera entrega. En primer lugar, porque se trata de misiones de alto nivel que no podréis encarar con éxito al principio o a medio juego. En segundo lugar, porque argumentalmente quedan muy bien tras completar la historia de The Witcher 3, especialmente si sacamos alguno de los finales concretos que tiene la tercera entrega. Además, pueden contener pequeñitas referencias que quedan raras si no hemos avanzado lo suficiente en la historia principal del juego base.

Así pues, ese es mi orden recomendado y sus justificaciones para que sea ese y no otro. Como digo, contáis con la flexibilidad de obviar los libros y dedicaros solamente a los juegos (aunque si se tiene el tiempo yo no lo recomendaría), así como de mover algunos elementos de la lista según lo que describo más arriba.

Si era necesaria o no esta entrada, a vosotros os tocará decidirlo con vuestro interés en la misma y vuestra presencia en los comentarios. Lo que está claro es que un sector del público la pedía y que para mí ha sido un placer inmenso el poderla realizar, ateniéndonos a lo muchísimo que me gusta el universo de The Witcher.

Nos encontramos ante una de las licencias más respetadas a día de hoy del mundo del videojuego, así como más conocida del ámbito fantástico literario, si bien quizá no cuente con la popularidad de otros monstruos del género. Dos mundos que casan perfectamente (pese a lo que su autor diga) y que tienen una continuidad entre ellos alucinante, fruto de un cuidado excelso al detalle y un respeto pocas veces visto a la obra que se adapta desde la literatura.

Con la espectacular narrativa que nos proponen, sólida en el ámbito literario y pocas veces vista a nivel tan rico en el videojuego, no puedo hacer más que recomendaros hasta el hartazgo leer también los libros, pues imagino que no hará falta empujar mucho para los juegos. No olvidéis dejar vuestras impresiones, sugerencias y dudas en los comentarios y gracias por leer ^^.

11 comentarios:

  1. Muchas gracias por la entrada, tengo en mente meterme de lleno con los libros y juegos, todavía ni he empezado... lamentablemente es dificil organizar la cantidad de juegos y cantidad de horas dedicadas al vicio, pero avanzando de a poco... nuevamente muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Felicito por la entrada, pero en mi caso ya había leído los libros y ya tuve el honor de jugar el 3, que es el más relacionado con los libros, pero sin duda servirá para los neófitos

    ResponderEliminar
  3. Menudo currazo M2Hero, mis felicitaciones! Sobre la saga The Witcher, tuve una primera experiencia con el primero, y me pareció bastante malo XD. Luego le dí una oportunidad al segundo y, aunque es bastante mejor, se me hizo tosco. Se notaba demasiado que los polacos de CD Projekt eran peceros, y yo siempre he sido un jugador muy "consolero" que no perdona la torpeza en los movimientos de los personajes de un videojuego. Es por eso que lo abandoné a las pocas horas y, por su culpa, casi me pierdo The Witcher 3.

    Lo compré el año pasado, para Navidades, de oferta con las expansiones para PS4, al principio un poco reticente ya que creía que no me iba a gustar y que las buenas críticas que recibió estaban "compradas", y reconozco que lo gocé como un gorrino XD

    Esta última entrega sigue acusando problemas en el combate y en el control (aunque son infinitamente mejores que las dos anteriores) pero es que todo lo demás ralla a un nivel tan SUBLIME que se lo acabas por perdonar. A día de hoy aún tengo pendientes las expansiones, que acometeré tan pronto me den vacaciones en el curro ;)

    Así que yo recomiendo empezar directamente por la tercera entrega. Ni siquiera es necesario leer ningún libro para enterarse de todo, aunque obviamente si lo haces la experiencia jugable es mucho mejor.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada! Hace tiempo que decidí leerme los libros para disfrutar más tarde de los juegos, y me alegra confirmar que fue una buena decisión. Además, por lo que he leído parece que podría empezar a jugar en cuanto termine Camino sin retorno y leer Estación de tormentas al tiempo que los voy jugando, lo cual es de agradecer, ya que como no tengo demasiado tiempo, y estoy alternando mis lecturas con los libros de Mundodisco voy bastante lento (en cuanto termine Guardias Guardias empezaré con Tiempo de odio). Así que se agradece mucho esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De mis favoritos guardias guardias, viva zanahoria XD. Que gran perdida sufrió el mundo al perder al gran Terry.

      Respecto a the Witcher, he de admitir que el dos no me engancho y lo tengo en un cajón, y obviamente el 3 ni lo tengo, pero creo que voy a empezar por los libros, a ver si agarrándole cariño al mundo tiro por que ganas de darle la oportunidad que me has convencido se merece.

      Eliminar
    2. Ciertamente Guardias Guardias está siendo de los mejores, no entiendo por qué no hay más libros de Terry Pratchett adaptados al cine. Tienen material para hacer un montón de peliculones.

      Eliminar
    3. Por que el cine no sabe captar la esencia de terry, o se lo toman muy enserio y pierde su chispa pero sacas buena calidad o renuncias al dinero e intentas algo fiel, pero sin dinero suficiente acaban quedando tan cutres que parece que te tomaste a guasa todo y no lo respetas

      Eliminar
  5. Estoy interesado en darle una oportunidad a la saga atelier, cual sería el orden? Y despues otra saga zelda (Ya sé no es RPG).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para estas cosas es mejor preguntar en Discord (encima de la cabecera está el enlace), que esta entrada es de otro tema y mucha gente que podría ayudarte no verá la pregunta aquí.

      Para Atelier suelen ir por trilogías, te diría que cualquiera de los títulos iniciales de una (aunque en realidad no es tan importante empezar por el primero). Depende de que consolas tengas, pero tenemos análisis de la trilogía de Arland (PS3):
      http://www.destinorpg.es/2014/05/no-apto-para-todos-los-publicos-segunda.html
      También de Shallie (3ª entrega trilogía Dusk, PS3):
      http://www.destinorpg.es/2014/09/jugando-de-importacion-atelier-shallie.html

      De Zelda, la mayoría son independientes, mira la cronología y en función de que sistemas tengas elige ;)
      Nuevamente te recomiendo que te pases por el canal de discord, y que indiques que plataformas de juego te sirven. Así como si ya has jugado alguno.

      Eliminar
  6. Yo he leido por ahi que los libros terminan de manera apresurada y con un final abierto es eso verdad??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente no creo que los libros terminen de manera apresurada, aunque habría que matizar lo que entendemos por ello. Posiblemente se podrían haber narrado más cosas dentro de esa historia y haber dotado de algo más de coherencia a sucesos que ocurren por el final, pero no me pareció tampoco insatisfactorio a ese nivel.

      Lo que sí se puede afirmar más abiertamente es que el final es abierto. Más que abierto, libre a múltiples interpretaciones, por lo que cada uno puede hacer sus cábalas de lo que pasa o no (no puedo hablar más sin spoilear, lo siento xD). Los chicos de CD Projekt se sirvieron de esa ambigüedad para continuar la historia en los juegos, tomando una de esas interpretaciones como canónica para ellos, ya que el propio autor de las novelas señala que para él los juegos no son continuaciones canon de su obra.

      Eliminar