sábado, 17 de febrero de 2018

[Análisis] Zwei: The Ilvard Insurrection

Si sois lectores habituales de la página, estaréis acostumbrados a que os hablemos de Nihon Falcom, concretamente de su saga Trails, de la que tenemos multitud de entradas, y en menor medida de la serie Ys, ya que funcionan como los pilares principales de una de las compañías más veteranas del género en Japón. No obstante, ellos también lanzan otro títulos que no están relacionados con esas sagas, como el reciente Tokyo Xanadu o el que os traemos hoy, Zwei: the Ilvard Insurrection.

Zwei es una bilogía cuya primera entrega, Zwei: The Ages Adventure, fue lanzada el año 2001 en PC, que contaría con versiones para PlayStation 2 y PSP pero nunca salió de tierras niponas oficialmente. En 2008 lanzaron una secuela, Zwei II, esta vez exclusiva para ordenadores y que tampoco salió de la isla. Así pues, en occidente no fue hasta finales de 2017, de la mano de XSEED, que recibimos la localización de ese segundo título, para PC, con el subtítulo de "The Ilvard Insurrection" (nótese que las iniciales forman II) y el primero nos llegó a finales del pasado junio, con el subtítulo de "The Arges Adventure". Sí, nos llegaron al revés del orden original.

Jugar a este título sin probar el anterior puede sonar raro, pero en realidad pueden jugarse de forma independiente sin problema ya que, aunque comparten mundo, nos muestran historias diferentes y lo único que nos perderemos será alguna referencia, como el cameo de los protagonistas de la primera entrega, que simplemente pensaremos que son dos personajes más.

El título, evidentemente, está sólo disponible en inglés. Así que partiendo de ello pasemos a analizar sus diferentes aspectos:

viernes, 16 de febrero de 2018

Phantom Brave en PC o cómo destrozar un juego

Si bien nunca ha sido un subgénero demasiado explotado ni popular, han sido muchos los SRPGs que han dejado una impronta notable en el devenir del género como tal, llegando algunos de ellos a conseguir el estatus de juego de culto o incluso una suerte de paradigma al que tomar como referencia... aunque, por desgracia, sólo queden dos sagas "vigentes" hoy en día con una larga trayectoria detrás: Fire Emblem y Disgaea. Esta última es precisamente la gallina de los huevos de oro de Nippon Ichi, quien no ha dudado a la hora de lanzar secuelas (que más de una vez han salvado a la compañía de la quiebra), ports y spin-offs de la saga en todo tipo de sistemas, sin olvidar el desarrollo de otros títulos que beben directamente de los Disgaea, como es el caso del título que nos ocupa.

Phantom Brave cuenta con el honor de ser el primer juego localizado por la rama americana de Nippon Ichi, NIS America... si bien eso no impidió que pasara desapercibido en su consola original, PlayStation 2, allá por 2004 y que no cosechara éxitos mayores en sucesivos relanzamientos en consolas como Wii o PSP. Lejos de amilanarse, la compañía volvió a intentarlo con un port a PC que prometía mejoras evidentes a nivel gráfico y poco más, porque tampoco logró hacer demasiado ruido.

Esto último me lleva a la nota inicial de esta entrada: ni pretendo ni voy a hablar en profundidad sobre el juego en sí, sino más bien sobre cómo NIS se las apañó para hacerme huir de éste tras apenas 5 horas invertidas en él, contador que no resulta significativo para hablar detenidamente sobre el juego entero por mucho que su duración no sea muy alta, aunque sí comentaré las impresiones que me dejó. Vayamos por partes:

jueves, 15 de febrero de 2018

Los jefes más fuertes que el enemigo final

El enemigo final de un RPG suele ser el cierre de la historia, ese gran villano que ha puesto al mundo patas arriba y el que nuestros personajes deben derrotar para alcanzar la paz. Sin embargo, no es algo extraño, sobre todo en los títulos de la saga Final Fantasy, donde su impacto ha llegado a alcanzar muchos títulos distintos, que se añadan enemigos opcionales que, a la postre, acaban siendo mucho más fuertes que ese gran jefe que se consideró como un peligro mundial que había que derrotar sí o sí.

La razón de incluir a esta clase de jefes especiales suele ser la de darle una razón a alcanzar los niveles más altos en nuestros personajes. Normalmente, es posible completar la trama principal entre el nivel 50 y 70, lo cual deja un amplio margen de casi 50-30 niveles donde existen nuevas habilidades o equipo que no tendrían un uso evidente, puesto que al jefe final se le puede vencer mucho antes. La solución a eso está en crear zonas y enemigos que puedan justificar esa fuerza extra, completamente opcionales, donde los jugadores que tengan ganas de seguir combatiendo puedan encontrar retos adecuados a los niveles más altos de los necesarios para finalizar el título.

Pero, claro, esto crea un problema a nivel argumental: ¿cómo se puede justificar que existiese ese jefe que es mucho más peligroso que el que dio pie a que hubiera que salvar el mundo? Normalmente, no hay una razón para ello, lo cual en más de un título genera una especie de punto paródico en el que sólo se puede explicar que ese (o esos) enemigos son pura invención y realmente no estaban ahí.

Pongamos algunos ejemplos:

martes, 13 de febrero de 2018

[Planet Hype] Edición 30

Con la avalancha de anuncios que estamos teniendo últimamente, toca volver a revisar nuestra idea mental de "¿qué títulos me interesan especialmente y cuál pongo por encima de otro?" que formamos en esta sección, donde podemos compartir nuestros títulos más esperados del momento.

Ese es el objetivo de esta serie de entradas, Planet Hype, donde reunimos todos los esperados personales de los participantes y elaboramos una lista conjunta que refleja por dónde van los tiros de la comunidad... cuando somos lo suficientemente participativos, porque en la última edición la cosa ha estado algo flojita.

Pero, bueno, hicimos una lista que es la que vamos a repasar ahora y esperamos que con la cantidad de títulos anunciados hace nada tengamos algo de más participación que nos permita hacer una revisión algo más variada. Ya sabéis, estas secciones dependen absolutamente de vosotros y si no participáis pueden dejar de publicarse. ;)