viernes, 14 de octubre de 2016

[Experiencias Roleras] Alundra

Matrix Software es de esas compañías que se miran con un gran signo de interrogación, ya que son conocidos por ser unos buenos creativos en el apartado de ports o adaptaciones de títulos clásicos, pero las veces que han intentado crear algo propio... el resultado ha sido bastante mejorable, salvo en un caso, el primero, donde crearon una obra que ha pasado a la historia como uno de los mejores (y tradicionalmente olvidados) títulos de PlayStation.

Esa ópera prima es Alundra (PS, 1997), publicada por Sony en Japón y la difuntas Working Designs en América y Psygnosis en Europa. A decir verdad, salvo por Sony y la propia Matrix, prácticamente todo lo demás que ha tocado esta franquicia ha acabado siendo un desastre: su -horrible- secuela Alundra 2 y la distribuidora de tal título, Contrail, también han quedado hundidas con el paso de los años. De hecho, si Alundra se pudiera considerar como saga, ésta está más que muerta.

¿Pero qué tuvo este Alundra para ser tan interesante? Bueno, lo principal es contar con una base muy evidente: The Legend of Zelda. Las referencias a la saga de Nintendo van desde un protagonista élfico, a un sistema de combate similar, una organización en mazmorras donde lograr nuevos objetos con los que poder avanzar a la siguiente y hasta podemos ver elementos como la hierba alta que podemos cortar para encontrar dinero o pequeñas curaciones. Sin embargo, a pesar de contar con esa referencia, en lo que destaca este título por encima de... prácticamente todos los títulos de Link, es en su trama: seguramente, una de las mejores de todo el catálogo de PlayStation.

Y es que la historia de Alundra da para un estudio. Es bastante típica inicialmente: un ser demoníaco que ha escapado de su prisión milenaria y los guardianes de la región le piden ayuda a nuestro protagonista, perteneciente a una tribu que puede introducirse en los sueños de la gente.

Tras un naufragio, Alundra, que así se llama nuestro protagonista, es rescatado por el herrero del poblado de Inoa, Jess, un poblado donde sus habitantes están sufriendo extrañas pesadillas que ponen en peligro sus vidas y para las que la habilidad de Alundra resultará clave: tendremos que introducirnos en las mismas y combatir con sus monstruos interiores para salvar a esa persona.

La situación, pues, se movería entre liberar a ciudadanos de sus pesadillas mientras exploramos la región e intentamos llegar hasta donde se oculta el demonio Melzas, pero en este título hay algo que se ha probado muy pocas veces: en Inoa desconfían de nosotros como sus salvadores.

Esto nos permite enfrentarnos a algo que es muy poco habitual, ya que cada uno de los habitantes del poblado de Inoa tendrá una diferente opinión de Alundra y sufriremos auténticas campañas de descrédito porque muchos considerarán que nosotros somos los culpables de los acontecimientos que azotan al pueblo. Además, la trama está lejos de seguir un guión perfecto donde los salvamos a todos, ya que en muchas situaciones llegaremos tarde o nuestra ayuda será insuficiente para salvar a ciertas personas, lo que nos creará, por una parte, sorpresa, porque nunca sabremos lo que va a pasar con nuestras actuaciones, y por otra una cierta sensación de culpa, de rechazo, ya que resultará sencillo ponerse en el lugar de los que dudan de Alundra.

El desarrollo de la trama será, pues, muy interesante y, aunque no esté dividido en capítulos, sí que tendrá un claro orden, arcos y desarrollo lineal. Resulta muy emocionante y emocional, razón por la cual la mayoría de los que han completado el título siempre lo guardarán en sus memorias. Impacta. Mucho.

Alundra tiene una perspectiva aérea-lateral y se desarrolla como un ARPG o, directamente, como un The Legend of Zelda, ya que el género de este título es muy difuso entre ambos estilos. Básicamente, casi todo el sistema nos recordará a la saga de Nintendo: podremos saltar por los escenarios, golpear con nuestra arma (Empezaremos con una daga, pero podremos lograr espadas, varitas, mayales y arcos) y un sistema de pantallas pobladas de enemigos entre las que nos moveremos a través del scroll o puertas.

El desarrollo nos llevará a explorar los escenarios, tratando de localizar nuestra próxima mazmorra para avanzar en nuestro objetivo de alcanzar a Melzas. En ellas, conseguiremos nuevas piezas de equipo o desentrañar acontecimientos con los que avanzar en la trama y poder llegar a nuevas localizaciones. A veces, la historia avanzará llevándonos a tener que introducirnos en la mortal pesadilla de alguno de los habitantes de Inoa, lo que supondrá una mazmorra propia, con ambientación y enemigos relacionados con la personalidad de cada ciudadano... Y puzles. Madre mía, los puzles.

Este título está plagado de puzles, que serán de todo tipo: habilidad, acertijos, prueba y error... Buena parte de la dificultad del juego radicará en la complejidad de estos rompecabezas que nos pueden llevar minutos e incluso horas desentrañar. Además serán muchos más que los que podremos tener en juegos como Light Crusader de Megadrive o Vagrant Story, de PlayStation, ya que estarán por todos los lados. Rara será la mazmorra que no tenga uno o varios puzles que nos hagan sudar.

En cuanto al combate, además de las diversas armas, tendremos disponibles diferentes armaduras, botas, objetos secundarios para abrir caminos, conjuros, objetos curativos... Habrá que pertrecharse muy bien, ya que tendremos que enfrentarnos a muchos enemigos, trampas y, al final de cada mazmorra, nos estará esperando el jefe de turno, gigante y particularmente complicado.

La exploración será importante, ya que, al igual que en The Legend of Zelda, podremos encontrar escondidos varios cofres que contienen contenedores que aumentan nuestra salud máxima (Derrotar a jefes también nos mejorará esa característica) y unos misteriosos halcones dorados, que podremos intercambiar con un NPC para lograr diversos objetos e incluso el acceso a una zona especial de minijuegos, donde podremos demostrar nuestra habilidad para lograr más extensiones de salud o incluso equipo extra.

Se supone que el título nos durará alrededor de las 30 horas, dependiendo de nuestros problemas con los puzles, pero si queremos lograr todos los objetos del juego, este tiempo se puede aumentar bastante más.

Visualmente, Alundra parece claramente un título clásico: sprites, animaciones simples, parpadeo, ciertas ralentizaciones cuando hay demasiados elementos en pantalla, reiteración de ciertos elementos o enemigos... Desde luego, no vamos a encontrar nada muy espectacular en este aspecto dentro del juego. Hay algunos efectos lumínicos decentes y el opening se muestra con una animación propia de una serie de dibujos de la época, pero no veremos esas escenas de vídeo en nuestra aventura, sólo en un final donde te puede decepcionar bastante este aspecto.

Eso sí, la Banda Sonora es harina de otro costal: 43 temazos que acompañan a la perfección cada momento de nuestra aventura y las emociones que nos evoquen. Es de estos apartados musicales (porque los efectos sonoros son también simples) que se te quedan grabados en la mente y que, con sólo escuchar unas notas años después, ya recuerdas el resto del tema y la localización/situación donde sonaba.
Alundra es de esos títulos que poca gente que los ha jugado puede criticar, salvo cuando recuerda lo que sufrieron con sus puzles. Su historia es, sencillamente, brillante y oscura a partes iguales, la Banda Sonora está a un nivel espectacular y su nivel técnico, aunque refleja que han pasado casi 20 años desde su lanzamiento original, era aceptable para la época y, sinceramente, a nadie le va a doler lo más mínimo este apartado. 

Personalmente, lo incluiría entre mis 10 juegos favoritos de PlayStation y, a veces, hasta podría colarse entre mis 10 favoritos generales, porque este título es de los que deja huella. Con unos 85 puntos de media para la crítica y menos de 250.000 unidades vendidas, es un juego que se suele olvidar dentro del catálogo de la primera consola de Sony pero, creedme, merece la pena jugarlo.

Lo recordaréis.

5 comentarios:

  1. Por azares del destino nunca completé el juego (se me borró la última partida ;_;), pero lo que probé me gustó mucho. Completarlo es una de esas espinitas que tengo clavadas y algún día lo haré XD LO que pude ver me gustó más que cualquiera de los zeldas que he probado, la verdad.

    ResponderEliminar
  2. Una auténtica joya del catálogo de la primera Playstation. Y que difícil es! De hecho lo he jugado varias veces y nunca he sido capaz de terminarlo. Me superan lo enrevesado de sus puzzles. Pero que maravilla de música y gráficos.

    Magnífico análisis Adell.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguna vez lo reintentas y te quedas en un puzle, dímelo: le pasé el de los bloques de hielo a 3-4 personas en mi vecindario. xD

      Eliminar
  3. Nunca lo probé, pero si se basa en los clásicos de Zelda seguramente estará bueno, mas nunca mejor que un Zelda, que a dia de hoy es una joya del video juego 😊

    ResponderEliminar
  4. de lo mejor que entrego la playstation y uno de mi favoritos, aun tengo que terminarlo, ya que perdí la partida hace bastante cuando se rompió mi memory card, pero creo que ya es hora de volver a jugarlo.

    ResponderEliminar