viernes, 11 de septiembre de 2015

[Opinión] Momentos mágicos e inolvidables en los RPGs

Independientemente del medio que analicemos, ya sea una obra literaria, película o videojuego, por poner algunos ejemplos, encontramos siempre una serie de recursos que pretenden destacar cada determinado producto de su competencia y hacer del mismo una obra interesante y digna recordar. Esto permite, desde el punto de vista más objetivo, que dicho producto se haga famoso y venda lo suficiente bien como para que sea rentable. Pero, además, determinados juegos, películas o libros calan profundamente en el consumidor, transmitiendo algo que trasciende por encima de la mediocridad y pudiendo llegar a ser considerados por muchos como auténticas obras de arte.

Esto se puede conseguir de diversas formas, pero hoy nos centraremos en una muy antigua, donde se pretende expresar ideas y emociones en un particular universo ficticio que sobrecogen, emocionan y empatizan con el lector o espectador. Son, pues, momentos mágicos e inolvidables que juegan con nuestras emociones y se graban a fuego en nuestro recuerdo, son aquellos momentos que rememoramos acompañados de sentimientos de alegría o tristeza y que hacen, a largo plazo, que recordemos aquel producto como algo maravilloso olvidando todos sus errores y sombras, resultando en aquella pequeña semilla que crecerá y crecerá, dando lugar al fan incondicional.

Centrándonos ya en los videojuegos, nos encontramos con un medio audiovisual muy adecuado para crear esos momentos, y todavía más si nos referimos solo a los RPGs, donde es natural combinar distintos recursos para crear ese caldo de cultivo propicio para crear momentos inolvidables. Repasemos algunos de esos recursos acompañados de ejemplos dentro de los RPGs. Clarificar que algunas de las secciones están directamente relacionadas con otras, pero se han mencionado de forma independiente por resaltar de forma clara los recursos que considero más importantes.

Como todo medio audiovisual que se precie, la música acompaña cada momento de un RPG. En muchas ocasiones solo se aspira a que este apartado sirva como música de fondo que acompañe a otras actividades, como pueden ser los combates o escenas sin importancia.,, Pero, en otras ocasiones, son preparadas para ir de la mano de determinados eventos, fortaleciendo, haciendo énfasis o incluso mejorando lo que puede estar ocurriendo visualmente.

Muchos de estos casos van acompañados de bandas sonoras orquestales, donde la propia escena está sincronizada con la música para crear ese momento que será recordado por el jugador. El ejemplo más claro de esto es Nier, donde el propio director reconocía que las escenas se modificaban para encajar con la música, pero tenemos muchos otros momentos donde la música es inolvidable, como la pieza que acompaña al jefe final de Final Fantasy VII (One Winged Angel). También se suele usar (abusar diría) de canciones con una cantante femenina que acompañan al final del juego, esforzándose por crear ese momento de felicidad al acabarlo con “una canción bonita”.

Este recurso como tal no va a crear momentos inolvidables, pero sí que ayuda considerablemente a fortalecer la magia del momento.

Está claro que la escena donde se va a desarrollar el evento importa, y la creación de un paisaje hermoso en un mundo vistoso y mágico, en ocasiones con escenas imposibles de ver en la realidad (como árboles que se iluminan en la noche, algo que nos maravilla en Xenoblade Chronicles), fomentan que ese momento sea especial durante la historia. Por poner un ejemplo de su importancia, imaginaos cierta escena entre Yuna y Tidus en Final Fantasy X, si se diera, por poner un ejemplo, en un vertedero, en vez de en el Lago de Macalania, flotando en el agua rodeados de luciérnagas...

Los RPGs tienen la posibilidad de añadir cientos y cientos de líneas de texto sin despeinarse. Algo que aparta a muchos jugadores que se preguntan porqué te siguen contando la historia de ese mundo o describiendo y narrando la forma de ser de un determinado personaje, en vez de lanzarte a matar cosas desde los 10 primeros minutos.

Pues bien, uno de los principales motivos consiste en crear una base del universo y personajes que han creado, toda esa narración en la que están invirtiendo tantas lineas de texto tienen como objetivo que empatices con los personajes y te sientas atraído por ese universo. De esa forma, consiguen que más adelante sientas las decisiones que debes tomar como si realmente te importaran a ti o que sientas determinados sentimientos de alegría o tristeza cuando ocurre algo con ese personaje al que has llegado a amar u odiar. Ya no estás jugando a un juego, estás viviendo y sintiendo una historia.

Hay muchos ejemplos de universos con encanto y personajes para el recuerdo, si los entrelazamos con momentos inolvidables, podría mencionar uno de Joshua en The World End With You, el regreso del héroe de Terranigma o lo que pasa con Aeris en Final Fantasy VII.

Un clásico entre los clásicos, y para muchos de los recursos más importantes para crear momentos inolvidables. El humor suele aligerar la carga introducida en otros momentos de la historia y suelen embaucar al jugador, recordándose siempre de forma positiva, aunque por desgracia es un recurso tan utilizado que, en numerosas ocasiones, encontramos escenas muy forzadas y personajes cómicos que, al final, no nos son nada graciosos.

Eso sí, cuando se saben hacer bien resultan en momentos dignos de recuerdo, mención especial aquí para buena parte de los personajes de Persona 4, en particular Teddie. El momento en el que “se descubre ante los demás” no tiene precio.

Los videojuegos pueden superar a otros medios en algunos puntos concretos, sobre todo porque permiten interactuar con el mismo jugador. Esto permite hacer cosas que son imposibles en libros (Salvo en los de "Elige tu propia aventura") o películas.

Aunque el título de esta sección parece que habla más de emociones, me refiero aquí a aquellos momentos de un RPG donde te proponen un autentico reto, que supondrá un esfuerzo notable para conseguirlo y se acompaña de una enorme tensión, ya que se puede fracasar estrepitosamente en cualquier momento. Hablo pues de los momentos que se crean por ejemplo al acabar con algunos de los jefes de Dark Souls (el juego en sí es difícil, pero acompañado de un jefe con carisma, un ambiente adecuado y música hacen del momento inolvidable), o de ver como tu tripulación sale ilesa al final de Mass Effect 2, gracias a todas las decisiones que has debido ir tomando antes del final de la aventura.

Dejo para el final lo que, evidentemente, da la puntilla a las emociones del jugador y embauca a nuestro corazón para jugar con nosotros, creando ese momento que siempre recordaremos. Hablo, pues, de esos momentos felices o tristes acompañados con la muerte de algún personaje, con la idea de que han destruido tu aldea, con el fracaso de una misión y sus terribles consecuencias, con el descubrimiento de un traidor o, por supuesto con el desarrollo feliz de los acontecimientos al resolver los problemas que nos marcaron al empezar nuestra aventura.

Quiero destacar para terminar que las emociones son un poderoso recurso, ya que en verdad nos alegramos y entristecemos por algo controlado con un mando frente al televisor, pero que, en el fondo, merece la pena, porque en estos RPGs nos encontramos con la expresión de ideas, emociones y, en general, la visión de todo un mundo donde se desarrollan ciertos acontecimientos sobre los que tenemos cierto control, resultando pues que, en ocasiones, lo que estamos realmente haciendo es interactuar con una expresión del propio arte.



No quiero terminar sin agradecer a los que os lo habéis leído y preguntaros cuales son vuestros momentos mágicos e inolvidables en un RPG y si hay algún otro recurso que creáis importante para este género. ;)

14 comentarios:

  1. Ayer precisamente me preguntaba mi hermana si había llorado alguna vez jugando, a lo que tuve que responderle que sí. Soy de aquellos que defienden el videojuego como otro tipo de arte, y si películas, series o libros consiguen hacerlo también, veo como algo normal que lo haga este medio.

    Hay muchísimos momentos mágicos a lo largo de la historia, pero si los enumeramos ocurrirán dos cosas: será una lista larguísima y minaremos de spoilers, que es algo que siempre trato de evitar por respeto al resto de personas.

    Lo que está claro es que tanto el diseño artístico como quizás en mayor medida, la banda sonora, son claves para transmitir emociones al jugador. Como bien dices, se nota muchísimo cuando la OST está de relleno o cuando está cuidada para que acompañe a la perfección al título. No sabía lo de NieR, cada vez me dan más ganas de jugarlo :(

    ResponderEliminar
  2. Hay escenas que no se olvidan. El combate final de Terra en BBS y el sentimiento que engloba por sentirte casi uno con el personaje, y el notar sus esfuerzos por conseguir lo imposible.

    La mejor escena de Suikoden V se produce cuando elijes una mala acción en la historia, te hace perder el final perfecto, pero es ciertamente épico.
    La carga emocional sin duda influye mucho.
    Buena entrada.

    ResponderEliminar
  3. Voy a desmarcarme un poco y mencionaré un título que no considero RPG, The Legend of Zelda: Twilight Princess. El final de ese juego era indescriptible, es un final muy triste en el que casi lloré por cosas que no voy a mencionar porque sería un spoiler importante. TP tiene varios momentos así (el Midna's Lament aún me pone los pelos de punta). Juego que también recuerdo por Don Mechas, el personaje más forzado humorísticamente que he visto nunca.

    Entrando en RPGs, Final Fantasy IV me marcó por algo relacionado con Palom y Porom, que no diré tampoco (agh, es muy complicado hacer esto sin entrar en spoilers), y Final Fantasy VI tiene TANTOS momentos que no terminaríamos. Mención especial a Locke, que fue demasiado para mi ser.

    Luego en sensaciones más de "gloria" por haber superado un momento increíble de tensión acompañado de buena música... El final de Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance. Hay una serie de jefes seguidos bastante difíciles, y lo más importante: hay buena música y los jefes tienen un motivo por el que luchar contigo, que es algo que falla a veces en los RPGs.

    Me ha encantado tu aporte ;)

    ResponderEliminar
  4. Siempre recordare una escena de Lost Oddysey nunca me habia entrado un nudo en el estomago con un videojuego en la vida, creo que incluso se me saltaron las lagrimas, alucine de lo que en ese momento me pasaba en el videojuego como una escena me habia tocado hasta ese punto en el que queria llorar como hacian los protagonistas... me costo seguir jugando y tuve que darme un par de minutos para recomponerme... tampoco quiero decir que escena es pero aquellos que hayan jugado seguro que saben cual es la escena clave entre padre e hija

    Esas sensaciones que crean los videojuegos puede que no las comprendan muchas personas pero es asi... igual que las sensaciones que crean ciertas canciones en los videojuegos... no puedo quedarme con ninguna en especial porque todas tocan algo en algun momento de la vida que hace que las necesites escuchar una y mil veces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo con esa escena, yo no lloré pero caray, te deja tocado por dentro. Por no hablar de las historias de los sueños, hay algunas que también emocionan muchísimo, sobre todo porque algunas son perfectamente aplicables a casos reales que nos pueden pasar o nos pasaron a cualquiera y si a eso le sumas que tengas una buena inmersión en el juego... pues te emocionan mucho como mínimo

      Me ha gustado mucho la entrada :)

      Eliminar
  5. Yo es que con la primera historia de Lost Odyssey, que me pilló tan de imprevisto, acabé con las lágrimas saltadas. No es algo que puedes esperar de un videojuego y, desde luego, no en ese momento. Te hace replantearte mucho el tema de la inmortalidad de los protagonistas.

    Después, momentos inolvidables, tengo a decenas y algunos ya los he contado por aquí. xD

    ResponderEliminar
  6. Hay tantos momentos en los rpg que me dejaron maravillado y marcado, solo por mencionar algunos títulos: Final Fantasy VIII fue el primero que jugué hace 12 años con su historia, el Terranigmas con ese gran final (hasta llore la primera vez), el Wild Arms con su intro y esa música instrumental la cual es de mis favoritas, o los hermosos paisajes que me encanta recorrer en el Xenoblade Chronicles y hay varios mas, pero no terminaría nunca de nombrarlos todos.

    ResponderEliminar
  7. También soy de los que opinan que un videojuego puede ser considerado arte (al menos, uno bien hecho). Y en aquellos donde los recursos se utilizan bien, puedes crear momentos que realmente te marcan o destacan sobre los demás.
    De hecho, muchos de estos momentazos son el fruto de la fusión de varias de esas características que funcionan. No es el mejor momentazo de un juego, pero uno que destaca bastante para quienes lo conocen y junta muchos de esos elementos es:

    FINAL FANTASY V:
    La batalla contra Gilgamesh. Por un lado el carisma del personaje, recordado por muchos con cariño, con un diseño atípico y original, junto a un espectacular acompañamiento sonoro (el punto más importante de la escena, posiblemente), y pincelado con toques de humor (sin abusar del mismo). A eso le añadimos un toque de tensión por ser una batalla de jefe y tenemos la mezcla perfecta.

    Por no hablar de Galuf...

    ResponderEliminar
  8. A mí sí que me apetece mojarme un poquito más, así que citaré algunos de los momentazos que he vivido con algunos RPGs. Spoilers sólo habrá de Mass Effect (el primero) y de Ocarina of Time, así que con saltarse la línea de cada juego, basta. Por otra parte, es curioso, pero mis juegos favoritos absolutos (en el género, me refiero) no los recuerdo por momentos específicos o momentazos, sino que el todo me parece bueno y no destaco alguna secuencia o punto en particular. Si acaso, y si no disculpadme que hoy estoy un poco espeso, creo que faltaría añadir la epicidad (si no se incluye en otro aspecto, Macrox) a los componentes o recursos, sobre todo en un género donde se suele tirar de ella a menudo como es este. Mis momentazos así a bote pronto, pero seguro que hay más:

    -Kingdom Hearts: cuando alguien nos suelta el discursito "I'm (rellene nombre), the seeker of darkness". Me moló mucho la frase, la escena y como me sentía en la piel de Sora.
    -FF VIII: su final, no digo más. Creo que es mi final de RPG favorito y, si no, debe ser por poco.
    -Mass Effect (SPOILER): Al final del juego, cuando tienes que decidir si salvar al consejo después de que lleven todo el juego puteándote. Go to the hell, bitches! Me gustó mucho que te planteasen esa decisión y cómo está llevada.
    -Mass Effect 2: el final, los resultados de la misión suicida (a mí un personaje me palmó y creo que lo dotó todavía de más sentimiento).
    -Dragon Age Origins: creo que hay dos discursos épicos en el juego antes de entrar en batallas grandes y ambos me encantaron.
    -Zelda Ocarina of Time (SPOILER): como dice Luxar Cole igual no se considera un RPG, pero cuando te haces adulto en el templo la primera vez, sales, y descubres un mundo mil veces más gris de lo que era cuando eras pequeño, lleno de criaturas (los zombis esos) espantosas, es un choque importante. Me encantó como lo hicieron.
    -Mención especial para Lost Odyssey, donde concuerdo totalmente con lo dicho por Raúl, Desaya y Adell. Pero es que LO son momentazos por doquier, hay muchísimos. Para mí, casi cada sueño era un momentazo. No he llorado más con juego alguno en mi vida y a veces, como dice Raúl, tenías que dejar el mando dos minutos, ir y beber agua o algo y recomponerte. Genial juego. De hecho, hubo una época de mi vida que por circunstancias personales no pude seguir jugándolo por lo doloroso que me eran las emociones que te transmitía.

    Y ahí paro, pero si me esfuerzo alguno más sale seguro xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y como dices M2hero, la epicidad es un recurso muy importante, se usa mucho en los rpgs y hacen que los momentos sean mucho más épicos, valga la redundancia :P

      Eliminar
  9. Los FF están llenos, bastantes de los cuales ya se han mencionado: Gilgamesh y el puente (FFV), la ópera (FFVI), el gran spoiler del FFVII si no lo conocías de antemano, etc. Si yo tuviese que destacar solo uno seguramente me quedaría con Celes y los peces.
    Por nombrar tres momentos que me vienen a la cabeza fuera de esa saga y sin pensarlo demasiado:
    Dragon Quest VIII: Seguramente ya esté bastante claro, pero me encantó el giro de guion que supone el discurso de Marcello en Neos. La transformación en unos minutos y con solo un discurso de un personaje que parecía movido solo por ambición en uno complejo lleno de rencor y desesperación.
    Majora's Mask: El vendedor de máscaras tocando la canción de curación.
    Y ya fuera del género: Phoenix Wright solicitando interrogar al loro del testigo. Un clásico.

    ResponderEliminar
  10. To the Moon. No es un RPG, pero probablemente sea el mejor sitio dónde he visto retratado cómo se siente tanto una persona con autismo y similares, como ve el mundo y al contrario, como lo ven los de su alrededor.

    ResponderEliminar
  11. Eyes on Me de Faye Wong hizo de Final Fantasy VIII algo inolvidable!!!

    ResponderEliminar
  12. gracias por los comentarios! he recordado por aquí un montón de los que no me acordaba, sobre todo con respecto a los finales.
    Desde luego Lost Odyssey tenía unos cuantos de ellos con mucha carga emocional, tanto el que comentas como en las mini historias, que según recuerdo estaban escritas por una escritora famosa y de prestigio, al menos en Japón. El final del terranigma también me dejó marcado (y confuso, como sabrán los que se lo han pasado :P). Otro que también me llegó fue el de Kingdom Hearts, justo cuando Sora dice ESO no es malo, realmente es algo bueno (por no Spoilear), y el malo Nooo porqué (tenía los pelos de punta). Y fuera de Rpgs, hay que reconocer que to the moon prepara con mucho esfuerzo al lector/jugador para ese final, envolviéndote de emociones y sensaciones por lo que es muy difícil no sentir nada con su final.

    ResponderEliminar