sábado, 10 de marzo de 2012

Análisis de Mass Effect 3 (Por la crítica)

Mass Effect se puede considerar, con todo merecimiento, LA saga de RPGs de esta generación. Al contrario que otras grandes sagas actuales como Dragon Quest, Final Fantasy, Persona, Fallout o The Elder Scrolls, esta saga de BioWare ha nacido en los sistemas actuales y su crecimiento ha sido exponencial con cada nueva entrega, llegando al nivel de otras más veteranas.

Mass Effect 3 supone el cierre de la trilogía y quién sabe si de la saga tal y como la conocemos, en sus cotas más altas de popularidad y amenazando seriamente el trono de otras sagas más veteranas.
La crítica ha sido bastante favorable con este título, algo que no comparten muchos fans, escandalizados por un pobrísimo final. ¿Habrá sido una de las pegas consideradas por los medios? Pasemos a comprobarlo:

 Sistema de combate


Mass Effect 3 tiene otras dos entregas a sus espaldas, por lo que su sistema es ya de sobra conocido por los fans: Estilo shooter con gran importancia de la cobertura, dos aliados controlados por la CPU a los que les puedes dar órdenes concretas y el añadido de la posibilidad de combatir cuerpo a cuerpo.

Con unas mecánicas tan asentadas, es difícil sorprender a los jugadores, aunque desde varios análisis han comentado que, en términos generales, la IA mejorada es de los cambios más notables en combate. Ahora tus aliados responderán de forma más adecuada incluso sin tener que estar encima de ellos con órdenes constantes, mientras que los enemigos resultarán más correosos y nos asaltarán buscando sorprendernos de forma más directa. Un avance más hacia la acción más desenfrenada.

La personalización de los personajes permite aún más especialización que antes, haciendo que el Soldado, por ejemplo, pueda llevar una gran cantidad de armas diferentes encima, pero no las pueda dominar con tanta soltura como clases más especializadas. Hay más flexibilidad en la rama de talentos, permitiendo que creemos con más libertad al personaje que queremos sin quedar atados a la base de su clase. Eso sí, habrá menos personajes a controlar en esta entrega, por lo que el abanico ya no será tan amplio.

En cuanto al equipo, las mejoras han reducido las opciones y se suelen reducir a un par por arma, muchas de las cuales tampoco es que supongan demasiada diferencia. Tendremos balas especiales, mejoras de alcance, daño... Como siempre, pero su importancia es algo menor.

Originalidad

Como buena secuela, hay pocas cosas que nos puedan resultar completamente innovadoras. Casi todos los aspectos del juego han sido ya vistos en títulos anteriores, por lo que a veces se tiende al aburrimiento o a la repetitividad, sobre todo en las misiones secundarias, menos variadas que en títulos anteriores y con excesiva tendencia a recompensas intangibles (Ventajas en la guerra), tiroteos masivos (Sobre todo al explorar planetas) o viajes cansinos de un sitio a otro, sobre todo si evitas el modo multijugador.

Historia


Cuesta contar la historia de este Mass Effect 3 sin entrar en spoilers de títulos anteriores o sobre todo, sin considerar ciertas rutas tomadas por los jugadores, ya que según nuestras decisiones en títulos anteriores podemos alterar notablemente la historia de esta entrega.

Si no has completado los anteriores juegos de la saga, no hay problema, ya que podrás responder a una serie de preguntas que reflejarán las decisiones más importantes de los títulos anteriores. Eso sí, tu inmersión no será tan profunda como la de cualquier otro jugador que sí haya disfrutado de la saga con anterioridad.

Sea como sea, el juego comienza con los Segadores asaltando la Tierra como Shepard sabía que iba a pasar, por lo que no queda más remedio que intentar convencer a la Ciudadela de la necesidad de ayuda. Esto no va a resultar nada fácil, ya que las diversas razas del universo tienen sus propios problemas de los que preocuparse antes que de los humanos, por lo que Shepard tendrá que recorrer las diferentes galaxias ayudando a turianos, krogans, salarianos, quarianos e incluso geth para ir trazando nuevas alianzas entre civilizaciones que supongan una ayuda definitiva contra la amenaza común.

Ese aspecto será uno de los elementos más interesantes del juego, el que ocupará la mayor parte de nuestro tiempo y el que se vea más afectado por nuestras libres decisiones (Salvo que evites pensar mucho y optes por el sistema de juego enfocado a la acción, que ofrece respuestas directas y menos palabrería) tanto de este como de títulos anteriores. El sistema de Parangón o Renegado será tan divertido como siempre, pero pierde cierta importancia al final.

En la parte negativa, nuestro escuadrón contará con menos aliados que tendrán menos relevancia en la historia principal. Este aspecto es más notable tras el gran trabajo creando unas personalidades tan interesantes en cada uno de los personajes secundarios de Mass Effect 2, donde la idea del grupo estaba más arraigada. Ahora nuestro objetivo es de mayor altura, por lo que no pasaremos tanto tiempo con nuestros aliados como en el título anterior.

Por supuesto, el final es quizás el aspecto más polémico, si bien la crítica no llega a extremos tan viscerales como muchos jugadores: Mass Effect 3 acaba rápido y sin demasiadas explicaciones al respecto. No hay epílogo, no hay valoraciones finales, no hay gran importancia de las decisiones que hayamos tenido durante la aventura… No, todo acabará más o menos igual y dejará a los jugadores con una sensación de cierto vacío tras esperar este momento durante tanto tiempo.

Seguramente, próximos DLCs aclaren más este final, pero evidentemente resaltará el morro que tienen desde EA para “obligar” a adquirir un producto extra a los jugadores.

Música y sonido


Contar con nuevos y renombrados compositores le ha venido bien a la música de la saga, que en este título aporta un poco más que un simple acompañamiento de fondo. Hay temas ciertamente interesantes que merecen ser escuchados con tranquilidad, pero igual siguen quedando difuminados ante la mayor importancia de la tensión del combate.

En cuanto a las voces, este aspecto sigue tan cuidado como siempre, resultando perfecto si obviamos el detalle de que están en inglés.

Gráficos


El aspecto gráfico de Mass Effect nunca ha sido objeto de queja durante toda la saga y en esta tercera entrega la cosa no iba a cambiar. La belleza de los escenarios, la perfecta representación de los personajes, las cuidadas escenas de video… Este título resulta brillante en este aspecto.

No obstante, hay ciertos problemas concretos como la cierta reiteración de los mismos enemigos, demostrando poca variedad o con la cámara, que molestó a algunos analistas durante el combate, pero por norma general no son demasiado graves.

En cuanto a la diferencia entre versiones, PS3 se lleva la peor parte, con tirones y bajadas de frames que pueden convertirse hasta en un problema a la hora de jugar. En Xbox 360 esto no es tan grave, aunque está el problema de tener que cambiar de disco con cierta frecuencia y en la versión de PC, como suele ser normal, siempre que aguante el ordenador, no hay nada que objetar.

Dificultad

Mass Effect siempre ha mantenido una dificultad muy adaptable a cada jugador, lo cual hace que el título siempre tenga una dificultad correcta, con ciertos picos concretos pero, por lo general, nada que no se pueda superar con un buen hacer en combate. De hecho, casi ningún análisis ha comentado algo sobre este aspecto, por lo que ni resultará terriblemente fácil ni será un infierno.

Duración

Entre 20 y 40 horas de duración, más o menos lo mismo que en títulos anteriores y con la posibilidad de probar diferentes partidas/planteamientos para comprobar los resultados nos deja un buen sabor de boca en este apartado, máxime con la inclusión del multijugador para alargar todo el planteamiento.
Este nuevo añadido nos llevará a una galaxia en guerra donde la raza/clase que escojamos tendrá una vital importancia en nuestra forma de jugar y nos ofrecerá buenas horas de diversión. No será demasiado variado, pero las recompensas son interesantes y puede resultar un buen añadido al juego. Eso sí, tampoco es que el modo multijugador compense la compra del juego por sí mismo.
 
En resumen


Mass Effect 3 supone un buen cierre a esta saga nacida en la generación actual de consolas. Con la solidez ganada con sus anteriores entregas, este título no revoluciona demasiado y, simplemente, ofrece más de lo bueno que tiene para asegurar el éxito. La crítica ha valorado al título como uno de los mejores de lo que llevamos de año, pero quizás ha pecado de cierta tendencia a comentar aspectos generales del juego sin entrar a analizar con profundidad todos los apartados del juego, citando contínuamente a los títulos anteriores como muestra de lo que es éste.

En el aspecto negativo, se puede considerar que hay muy poco nuevo y muy poco variado como para compensar su compra, máxime cuando la historia pierde intensidad en la relación con nuestros compañeros o, sobre todo, al final de la misma... Pero está claro que si has disfrutado de los juegos anteriores de esta saga, no te puedes quedar sin ver su final.

3 comentarios:

  1. Interesante por lo menos, me he saltado unos cuantos parágrafos de "historia", pero en general me gusta comoqueda. Caerá seguro, pero cuando lo vea accesible, que en salida no sepuede.

    ResponderEliminar
  2. Primero comentas que "La crítica ha valorado al título como uno de los mejores del año" (y lo fue), pero luego en el apartado 'aspectos negativos' dices cosas que hacen creer en todo lo contrario. Por lo visto esto de 'contradecirse' empieza a ser algo muy habitual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La falta de novedades hace que no sea un buen juego? Ah, vale, gracias. Un interesante punto de vista. ^^u

      Eliminar