sábado, 18 de mayo de 2019

Nippon Ichi vuelve a estar en problemas

El abismo de la quiebra no es ajeno a muchas desarrolladoras japonesas. Nextech (Soleil), Agatsuma Entertainment (Code of Princess), Imageepoch (Luminous Arc), Hudson Soft (Bomberman), Neverland (Rune Factory)... son algunos ejemplos de estudios que no pudieron sobreponerse a sus problemas económicos. Atlus, Square Enix, Sega, Konami o la propia Nippon Ichi tuvieron también serios problemas económicos en los últimos diez años, pero lograron superarlos con "estrategias defensivas" y apoyo económico puntual o de mayor calado, que todavía cargan hoy en día (Atlus es subsidiaria de Sega, al fin y al cabo).

En el caso de la compañía de la saga Disgaea, los malos resultados de A Witch's Tale, Phantom Brave: We Meet Again y Disgaea 2 en PSP, pusieron al estudio en un serio aprieto que solventó el lanzamiento de Disgaea 4 (PS3, 2011). De hecho, el propio presidente de la compañía bromeó -o eso dijo después- con la posibilidad de que, en caso de que Disgaea 5 (PS4, 2015) tuviese un mal resultado en ventas, la compañía podría haberse hundido. Es decir, puede haber algo de verdad en la broma de la comunidad donde Nippon Ichi sobrevive hasta que está al borde del abismo económico y tiene que lanzar un Disgaea. De hecho, ya comentamos en su día el peligro en que se situaban con la quinta entrega que, por fortuna, funcionó muy bien.

¿Pero qué les ha llevado a estar arrinconados de esta forma, viéndose obligados a entregar un warrant al grupo Daiwa Securities para poder pagarle a sus empleados? Vamos a analizar algunas razones:

Nippon Ichi es una desarrolladora pequeña. Sus títulos de más éxito puede que, como mucho, hayan llegado a bordear el millón de copias vendidas y la diferencia de Disgaea con el resto es abismal. Evidentemente, este panorama no es muy halagador y han intentado cambiarlo. El estudio ha buscado crear secuelas que pudieran mantener el tipo al largo/medio plazo, con proyectos como The Witch and the Hundred Knight 2 (PS4, 2018), Cladun Returns: This is Sengoku (PC/PS4, 2017) o Yomawari: Midnight Shadows (PS4/Vita/PC, 2017 - Switch, 2018), que se quedaron muy lejos de los números logrados por sus títulos originales, llegando a vender la mitad de los mismos, como mucho.

Ya que no encontraban solución con sus secuelas, Nippon Ichi intentaba crear nuevos proyectos con toques originalesHakoniwa Company Works (PS4, 2017) mezclaba SRPG con Minecraft y funcionó tan mal que ni llegó a occidente, algo parecido a lo ocurrido con sus nuevos títulos de terror, Iwaihime: Matsuri (PS4/Vita, 2017) y Closed Nightmare (PS4/Switch, 2018). Su propuesta de toque clásico jugando con saltos temporales, The Longest Five Minutes (PC/Vita/Switch, 2018), falló en algunas de sus propuestas y no tuvo impacto comercial. The Princess Guide (PS4/Switch, 2018/19) parecía que iba a abordar una mezcla de esos complejos juegos de tutoreo de princesas con ARPG, pero se quedó en un proyecto excesivamente simple en todos sus apartados, prácticamente como Penny-Punching Princess (Vita/Switch, 2018). The Liar Princess and the Blind Prince (Vita/PS4/Switch, 2019) era una bonita historia de cuento, con un buen diseño, pero poco más destacaba.

Prácticamente el único juego original desarrollado estos últimos años que ha tenido un buen rendimiento ha sido el Dungeon Crawler Labyrinth of Refrain: Coven of Dusk (Vita, 2016 - PS4/Switch/PC, 2018), del que ya estaban desarrollando su secuela, Labyrinth of Galleria: Coven of Dusk (PS4/Vita) e iba a llegar a Japón el próximo 21 de julio, hasta que los problemas económicos del estudio lo han retrasado a una fecha por determinar.

Como una forma de levantar la situación, Nippon Ichi pensó en trasladar a su saga más importante a dispositivos móviles, firmando un acuerdo con el estudio dependiente de Sony, ForwardWorks (World of Final Fantasy: Meli-Melo, que duró literalmente un año), para que desarrollase Disgaea RPG, un título de combate por turnos que ya contaba con 300.000 pre-registros antes de su lanzamiento en Japón, el pasado 19 de marzo.

A esa gran masa de jugadores que tenía curiosidad por probar cómo se iba a adaptar la saga Disgaea a móviles, se le unió una importante cantidad de occidentales que se descargaron la aplicación aún cuando no estaba disponible en sus tiendas digitales. ¿El resultado? Prácticamente era imposible mantener el servicio más de dos horas. Caídas, pérdidas de datos, jugadores que no eran capaces ni de entrar al juego... ¿demasiada gente? Esa fue la primera excusa.

Esto obligó a un extenso periodo de mantenimiento que llegó a durar varios días, nuevas caídas, nuevos mantenimientos y, finalmente, una suspensión completa que les llevaría "al menos tres meses", ya que literalmente la infraestructura disponible no podía soportar una cantidad estable de jugadores. No era el único problema, ya que muchos datos del periodo de prueba arrastraron fallos en la versión completa, lo que obligaría a reiniciar todas las cuentas de los -pocos- jugadores que habían logrado jugar unos minutos. Este bochorno no pasó desapercibido por los inversores, hundiendo la cotización en bolsa de Nippon Ichi cerca de un 25%.

Si la compañía matriz no lograba levantar cabeza con sus propios proyectos, su distribuidora occidental, NIS, mantuvo el tipo durante un tiempo, a pesar de sufrir también diversos problemas. Con acuerdos realizados para proyectos con buen rendimientos como Danganronpa en consolas, los New Tokyo Legacy, God Wars con Kadokawa, los RPG Maker en consolas, los nuevos títulos de la serie Touhou, Demon Gaze II... no eran grandes superventas, pero rendían bien para la distribuidora.

Con estos buenos números, lograron romper el acuerdo de XSEED con Nihon Falcom y, por tanto, las series Ys o Trails pasarían a ser distribuidas por NIS en occidente, justo cuando estaban en pleno proceso de crecimiento en nuestras regiones. Sin embargo, rápidamente descubrieron las razones por las que XSEED tenía tantos problemas para localizar estos títulos, además de ser una distribuidora muy pequeña: Nihon Falcom es horrible a la hora de hacer que sus títulos sean  sencillos de adaptar a otros idiomas.

Ys VIII: Lacrimosa of Dana (PS4/Vita, 2017 en occidente) tuvo que pasar por un proceso de re-traducción que les llevó varios meses, porque tal y como había sido lanzado originalmente había partes completamente incomprensibles. Este fue el menos de los problemas, ya que la versión para PC, también prevista para 2017, tuvo que retrasar su lanzamiento a mediados de abril del 2018... o quizás tendríamos que decir que a una fecha posterior, ya que ese lanzamiento original seguía teniendo problemas muy serios de rendimiento. Algo que no era ajeno a NIS, precisamente, que ya tenía experiencia en adaptaciones a PC más que mediocres. Seguramente no recuperaron el coste de este port.

Otras adaptaciones recientes de la distribuidora, ya en consolas, también tuvieron resultados bastante pobres, como The Lost Child, Metal Max Xeno y The Caligula Effect Overdose, pero los acuerdos con SNK para SNK Heroines: Tag Team FrenzySNK 40th Anniversary Collection han funcionado bastante bien y parece que, al menos a priori, la vertiente occidental no se ve afectada por los problemas de su matriz. Hace unas horas confirmaron su presencia en el próximo E3 2019.


Es, desde luego, una situación complicada que parece que puede obligar a redirigir de nuevo todo su esfuerzo creativo en una única dirección: Disgaea 6, la saga que tiene que salvar a Nippon Ichi una vez más. Será la tercera vez consecutiva que deben lograr la machada ante la incapacidad de lograr encontrar el éxito duradero en cualquier otro proyecto que plantean. ¿Hasta cuándo podrán mantener este ritmo?

9 comentarios:

  1. Creo entender que es lo que tiene esta gente en mente: quieren lograr un nuevo éxito comercial lanzando y lanzando nuevos proyectos, es decir levantar una nueva saga que ayude a mantener al estudio con cierta comodidad, algo que claramente no han logrado. Si esto no resulta, aparentemente su plan es sacar un nuevo disgaea y sobrevivir un par de años más intentando lograr este nuevo éxito.

    ResponderEliminar
  2. Espero que lleguen a reponerse y no se centren solo en sacar juegos de la saga Disgaea. Hace poco tuve el placer de jugar a Labyrinth of Refrain: Coven of Dusk y me soprendio gratamente. Quizás les falta publicitar más sus otras sagas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tanto eso, es que ya tienen el sobre nombre de la compañia de disgaea a si que cada que intentan hacer algo nuevo fuera de disgaea la gente pasa, coven of dusk tuvo la ventaja de usar el mismo estilo de disgaea(o directamente solo recololearlos como la monja) por lo que no paso desapercibido

      Eliminar
  3. Se te ve muy puesto en el tema, ¿cree que hay posibilidades de que sea adquirido por otro estudio? A Atlus no le ha ido nada mal con SEGA, todo lo contrario, está mejor que nunca, ha mantenido su marca y tiene cierta autonomía, con el paraguas de SEGA. ¿Lo ves posible? Es que si van a estar en el limbo continuamente, y dependiendo exclusivamente de las ventas de Disgaea... lo veo bastante perjudicial para la empresa, sabiendo que en cada desarrollo de Disgaea se juegan la quiebra de la compañía, les daría muchísima mas tranquiliad y sosiego en los desarrollos que pertenecieran a SEGA u otra compañía grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego de la adquisición de sega, atlus ha bajado de forma notoria los juegos de otras compañías japonesas que distribuían en Occidente, por lo que mejor que nunca no lo están ni de cerca. Al menos en el ala occidental dr la compañía, en Japón si están mejor.

      Eliminar
    2. Claro, cierto, me refiero a Atlus como desarrolladora, no como distribuidora, pero lo importante, o lo que yo veo importante, son sus desarrollos, que un juego de Idea Factory por ejemplo, lo distribuya Atlus, o lo haga Deep Silver, me es bastante indiferente... que prefiero que crezca su vertiente desarrolladora, y no tanto la de distribución.

      Eliminar
    3. El problema es que Atlus tenía una imagen de marca muy clara que han explotado y han seguido esa línea que ha funcionado. Tenían futuro y crecimiento potencial si se les mantenía la estabilidad. A Nippon Ichi le han funcionado Disgaea (y el resto de sus SRPGs se han quedado lejísimos), Yomawari (y el resto de sus juegos de terror se han estrellado) y podemos considerar que Labyrinth of ReFrain/Z.H.P. como diferentes vertientes de Dungeon Crawlers. ¿Qué compañía importante de Japón tiene capital de sobra e interés artístico parecido al de Nippon Ichi para arriesgarse con estos planteamientos? La única que se me ocurre es Bandai Namco, pero ellos saben de primera mano lo poco que vende Nippon Ichi en países como España, donde distribuyen sus juegos, no sé hasta qué punto habría interés real.

      Eliminar
    4. Claro, dependería mucho del precio de compra de Nippon Ichi... pero la tener la IP de Disgaea y potenciar esa franquicia sería interesante para cualquier compañía japonesa, ha vendido bastante bien a nivel internacional, y si hacen una reestructuracion de la empresa para enfocarla en Disgaea, proyectos mas seguros, una mejor salud financiera... A mi es que, salvando las distancias, me recuerda mucho a Atlus, por eso comento lo de la compra por parte de SEGA, aunque es mas un deseo por ver que Disgaea sea una IP de SEGA, que una posibilidad real seguramente xD

      Eliminar
  4. Hoy me iba a comprar un juego de switch que estaban en oferta, estaba entre el God Wars y el Dragon Cafe (ese que distribuye Akyss), recordé este articulo y me decidí por el God Wars xD

    ResponderEliminar