viernes, 4 de abril de 2014

El deterioro de los JRPGs en esta generación.


Seguramente todos habréis leído estas declaraciones en multitud de medios: Cómo el mercado de RPGs japoneses ha perdido en esta generación de consola el peso que siempre había tenido y los títulos del mismo género llegados desde occidente no solo les han ganado terreno, sino que incluso se han convertido en la voz cantante en todo el mundo.

Realmente esta tendencia ha tenido más de "salsa rosa" que de otra cosa. Hemos tenido MUY buenos JRPGs en esta generación de consolas, pero como estamos en occidente se le ha querido dar mucho más valor a lo que ha venido de nuestras zonas (Con programadores mucho más accesibles) obviando y infravalorando a muchos títulos "porque eran muy japoneses y todos sus RPGs son iguales". Y eso lo decía el mismo editor que ponía por la nubes a Skyrim que lo único original que tiene es... ¿Que es muy grande?

Por supuesto, en toda esta entrada vamos a obviar mucho lo que ha pasado en consolas como Nintendo DS, PSP o, en sus últimos años de vida, Wii, ya que ahí los JRPGs han sido muchos más que los RPGs occidentales y han seguido manteniendo una calidad envidiable, manteniendo la frescura en el género innovando en muchos aspectos a la vez que el núcleo principal del estilo nipón seguía estando presente.


¿Pero qué ha pasado para que se diera una vuelta de tuerca de este calibre? Principalmente tenemos que achacar buena parte de esta situación al hecho de que las grandes compañías japonesas especializadas en crear RPGs han tenido problemas graves a la hora de adaptarse a la nuevas consolas.

Lo de Square Enix está sobradamente documentado, pero también tenemos a Nippon Ichi, que estuvo a punto de entrar en quiebra; a SEGA, que decidió dejar de crear RPGs para consolas de sobremesa; tri-Ace, que anda a la deriva estos últimos años; Atlus, que también ha pasado por problemas económicos y casi ni ha explorado esta generación de consolas de sobremesa; el Tales Studio tuvo que ser rescatado por Namco Bandai... Y compañías como Konami, Sony o Capcom que, directamente, han dejado de contar con sus series de RPGs (Suikoden, Wild Arms y Breath of Fire) porque no eran lo suficientemente rentables.

Y es que uno de los grandes problemas surgidos en esta generación ha sido el salto en el apartado gráfico y costes de los títulos. Si antes podías hacer un juegazo con 10-12 millones de euros, hoy en día tienes que irte a los 17-20 millones para aprovechar el potencial de las consolas actuales y, claro, eso es si tienes un motor gráfico que pueda hacerlo.

En un principio, las compañías japonesas intentaron mantener sus motores gráficos superiores de los tiempos de PlayStation 2, pero cuando las grandes compañías occidentales, que habían trabajado tradicionalmente mucho en PC, con unas capacidades técnicas generalmente superiores a las de las consolas, vieron que las arquitecturas de Xbox 360 (Sobre todo) y PlayStation 3 se acercaban al modelo del PC, se les abrió el cielo.

De golpe, los motores gráficos de las compañías japonesas eran muy inferiores (Lo que obligó a Square Enix un sobre-coste espectacular para que Final Fantasy XIII se mantuviera entre los títulos con mejores gráficos, con nuevo motor gráfico incluido) y los motores adaptados a PC de las compañías occidentales funcionaban a las mil maravillas tanto para PC, que era para lo que fueron inicialmente concebidos, como para las nuevas consolas. Además, aprovecharon esa adaptabilidad para desarrollar en varios sistemas a la vez (PC, PS3 y Xbox 360, principalmente), lo que les dio una gran ventaja de mercado frente a las compañías japonesas, que todavía pensaban que mantener la exclusividad y la fidelidad en un sistema les iba a salir tan bien como en las dos últimas generaciones.


El buen funcionamiento mundial de una consola americana como Xbox 360, que llegó a tener más consolas en el mercado que PlayStation 3 durante buena parte de la generación, también afectó mucho al ratio de accesibilidad a los JRPGs. Ya no vendían en una consola con casi el 90% del mercado, lo hacían para una que tenía el 45-50%... Si sólo contamos consolas en HD, que si metemos a Wii y PC en el pastel, ese intento por mantenerse fieles a PS3 ha hecho que muchos títulos sólo fueran accesibles para un 30-35% del mercado. Es decir, que su impacto es mucho menor.

Precisamente, el crecimiento del mercado del PC es otra de las claves del ascenso de los RPGs occidentales: Muchas compañías japonesas no habían creído que el sistema de compras digitales y el uso del online se fuera a convertir en algo tan importante para el género, pero sin embargo, Steam revitalizó el mercado hasta límites insospechados y ¿qué RPGs estaban ahí? Correcto, los occidentales. Títulos como los Fallout, Elder Scrolls o Diablo III han logrado ventas millonarias en PC y, por tanto, han llegado a mucho más público del que podría llegar cualquier JRPG. Precisamente, ahora vemos pequeñas irrupciones de estas compañías en esta plataforma, pero el problema está en que muchas hace AÑOS que no trabajan para PC, algo que sí siguieron haciendo las grandes compañías occidentales, así que casi ninguna tiene personal capacitado para aprovechar las posibilidades de esta plataforma.

También hay que considerar el mal estudio que se le dio desde Japón a esta situación. Muchas compañías interpretaron que el problema era que, de golpe, sus títulos no cuadraban con la cultura occidental, así que o intentaron cambiar sus propios diseños para buscar un público más global (Algo que la propia Square Enix ha reconocido como un error) o se caricaturizaron todavía más (Algo que les funcionó a compañías pequeñas como Gust y sus Atelier o Compile Heart, aunque sea en un mercado muy reducido) o bien, directamente, decidieron dejar de trabajar para occidente, como pasó con SEGA, con buena parte de lo que saca Level-5 (Benditas Nintendo o Namco Bandai distribuyendo cosas que parecían que no tenían sentido en occidente), con los actuales Dragon Quest o con Final Fantasy Type-0.


Por fortuna, compañías como Namco Bandai, que siguieron fieles a su estilo, decidieron dar un paso adelante y aceptar que sus títulos pueden tener público en occidente si se les publicitaba y localizaba correctamente, lo que ha servido para "revitalizar el género" en estos últimos años, añadiendo su capacidad distribuidora a la de compañías como NIS, Aksys, Atlus o XSeed.

Pero hasta este "renacimiento", el género japonés se ha estado pintando como "de capa caída" por el descenso en calidad de la serie Final Fantasy o la ausencia de nuevas entregas en series japonesas tan importantes como Dragon Quest, Kingdom Hearts o Persona, lo que ha dejado como representantes a títulos "de segunda fila" que, sí, son interesantes, pero no alcanzan los niveles óptimos de calidad de los grandes títulos del género en los tiempos de PlayStation 2.

Y si, luego, el mejor JRPG de la generación de sobremesa (Xenoblade Chronicles) es menospreciado por ser lanzado en Wii o chocar con Skyrim... Pues pasa lo que pasa. Seguro que todavía habrá gente que se piensa que Dark Souls os occidental o algo así.

Es decir, que los JRPGs han dado un bajonazo en esta generación de consolas de sobremesa por muchas razones: Costes, problemas con los motores gráficos, apuesta por la exclusividad en un mercado muy globalizado, pérdida de visión de un mercado tan creciente como el de PC y las descargas digitales, mal estudio de las razones de esta situación, ausencia de los "grandes líderes" de este estilo con "el rey" (Final Fantasy, porque nunca consideramos a Pokémon en esto, que nunca ha dejado de funcionar) de capa caída... Lo que ha coincidido con la ventaja competitiva de las compañías que creaban RPGs occidentales, que se han adaptado mejor a todos los cambios y, encima, con el crecimiento del mercado digital ha abierto la puertas a nuevos modelos de negocios como los de las compañías indie o la apuesta por Kickstarter.

En esta nueva generación está por ver cómo se levantan los JRPGs, pero parece que el ritmo seguido en estos últimos años puede ser clave para que la tendencia se vaya corrigiendo. Muchas compañías ya están asumiendo qué es lo que tienen que hacer para que sus títulos tengan éxito en todo el mundo: Mantener su esencia y adaptarla correctamente al mercado occidental (No es necesario luchar en igualdad gráfica con los RPGs occidentales), sin desnaturalizarla. Contar con el PC y las descargas digitales...

Sinceramente, creo que el género necesita de ambos estilos para funcionar, así que igual este "golpe" a los JRPGs les ha servido para aprender y que ambos estilos compitan en igualdad de condiciones sin que uno brille mucho más que el otro, que es algo que nunca había pasado hasta ahora. ;)

6 comentarios:

  1. Pues espero que el JRPG mejore porque el WRPG, aunque no me disgusta, no me acaba de tirar tanto y si tenemos en cuenta que la mitad son shooters ya mejor no opino ._.
    P.D. Dark souls, al estar hecho en japón, es técnicamente JRPG pero por estilo de juego y tal es más WRPG diría yo...

    ResponderEliminar
  2. El problema viene con las exigencias que se les piden a estas mismas cuando muchos de sus titulos llegan al occidente y estudios pequeños que en PS2 crearon juegos demaciados buenos pero al tener que adaptarse al 3D la cagaron(El caso de Gust que no supo hacerlo con Ar tonelico Qoga ni con Atelier Rorona a pesar de que el primero es un juego que en historia es DEMACIADO bueno)
    Yo veo simplemente que ahora el mercado esta para todos, antes eran pocos los JRPGS con corte japones puro como los que crea Compile Heart(sus primeros juegos ni llegaron aqui) y que ademas son traidos en su caso la mayoria(Neptune es un ejemplo claro de tener una base de fans solida). Todo era del mismo corte. Yo ahora disfruto bastante de todo lo que ofrece el mercado de JRPGS y agradesco que ahora existan juegos de diferentes cortes.


    PD: Una lastima que muchos juegos se queden en japon como lo es el Shining Ark que es un juegaso de PSP que por lastima salio cuando la PSP ya estaba "muerta" en occidente. Un Sen no kisekio que no oleremos hasta el 2025, un Tears To Tiara II que nunca llegara y un monton de ejemplos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el articulo. Todo lo que explicas es muy razonable.

    La verdad, la prensa ha sido muy amarillista. JRPGs buenos los hay a patadas en esta gen. Y la mayoria de ellos infravalorados... Todavia me duele el 70 que tiene Suikoden Tierkreis en metacritic.

    ResponderEliminar
  4. Antes de nada felicitarte por el artículo. Está perfectamente realizado en todos los aspectos.

    Y sí que es cierto que esta generación no ha sido tan buena como la anterior en cuanto a JRPGs se refiere. Cuando miro mi estantería de juegos de PS2, DC y GC, y me pongo a compararla con la de PS3, 360 y Wii... Está claro que no ha sido igual.

    Sí que ha habido estupendos juegos en esta generación, como puedan ser Lost Odyssey, Infinite Undiscovery, Blue Dragon, The Last Remnant, Xenoblade Chronicles o Star Ocean entre otros, pero en la anterior generación fueron tantos y su grandiosa mayoría de una calidad tan apabullante, que es inevitable darse cuenta de que ha descendido su cantidad y calidad.

    Has dado perfectamente los principales motivos para que tal situación llegase a suceder, y también es muy cierto que el hecho de no haber tantos títulos no significa que le haya ido tan mal al género como las diversas páginas webs y usuarios han querido hacer ver.

    Lo dicho, estupendo artículo. Da gusto leerte.

    ResponderEliminar
  5. Gran artículo sin duda, los Rpgs constituyen según mi opinión el mejor género, no obstante en las nuevas generaciones es cierto (Sale bastante costoso) y además el "público" de las nuevas generaciones es más seguidor del shooter o sino de del Acción RPG que ha involucrado cambios radicales. He visto que aún salen títulos pero para consolas portátiles como el 3DS, pero es cierto se espera un cambio con Persona 5 (después de 1000 años que salga por favor) y el regreso de sagas clásicas como Dragon Quest.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Muy bien argumentado todo.

    Estoy muy de acuerdo, y añadiría algo clave: después de todos los años de inestabilidad y lucha en el mercado, cuando ya se dieron cuenta las compañías japonesas de lo que debían de hacer, se les ha sumado una pequeña ventaja. Me refiero a ese último empujón que ha tenido PS3 respecto de 360 en los últimos años, y el año o dos años que siga viva PS3 dónde han salido y saldrán una buena cantidad de JRPGs que han sabido salir rápido de Japón y que mantienen nutrido a parte de ese publico fiel que les queda por otras partes del mundo.
    Algunos en formato digital, con opciones de elección de audio, muchos sin traducir. Pero el esfuerzo está ahí, y aunque a algunos usuarios algunas acciones como las de no disponer de su idioma o un doblaje les moleste, deben saber que incluso con esas nos traen un juego del que no esperan que les salgan del todo números bonitos en partes como Europa.

    Por mi parte espero Drakengard 3, debemos apoyar los que seamos fieles de este mercado a estas compañías como podamos, si al menos os gusta, sabed que si hacéis el bien esto puedo continuar, si no, nos hundimos todos y nos perderemos muchas cosas que no llegarán a nuestras tierras.

    ResponderEliminar