viernes, 17 de marzo de 2017

[Análisis] NieR: Automata

Tras una terrible acogida en cuanto a ventas y crítica de la prensa especializada (porque los usuarios lo tienen en muy alta estima) parecía imposible que NieR recibiera una secuela. Pensado originalmente como una trilogía que seguía uno de los finales de Drakengard, el último proyecto de Cavia se quedaría en un único título, NieR Gestalt/Replicant (en función de la versión japonesa u occidental).

Ese juego vendió tan terriblemente mal que llevó a cancelar los dos proyectos del estudio: Cry On y Catacombs, provocando que el destino de su excéntrico y genial director, Yoko Taro quedara en el limbo. Afortunadamente los milagros existen y, en el año de los sueños, durante la conferencia de Square Enix, ocurrió lo que nadie esperaba: NieR resucitaba, esta vez bajo el sello de PlatinumGames, con Yoko Taro al frente de la dirección y Yosuke Saito como productor, junto a buena parte de la Business Division 6.

De hecho, lograban mantener a buena parte del equipo original, con Keiichi Okabe componiendo la Banda Sonora y Emi Evans encargándose de las interpretaciones. El diseño de personajes correría de la mano del grandísimo Akihiko Yoshida, y nos prometieron por activa y por pasiva que el juego sería NieR. ¿Cómo podía ser posible tal milagro?

Tras una demo lanzada a finales del 2016 que nos dejaba atisbar lo que sería el combate, nos tocaba esperar al 10 de marzo, día del lanzamiento en Europa para PS4. Hoy mismo llega a PC.

La historia de NieR: Automata nos sitúa tras uno de los finales de NieR en el que, tras muchísimos años, la humanidad se encuentra casi extinta a raíz de una invasión alienígena en el planeta Tierra. Los humanos deciden abandonar su hogar y habitar la Luna, mientras crean androides para combatir contra las máquinas de los aliens. Esto nos situará en un planeta totalmente devastado por la guerra que tendremos que recuperar.

Con este planteamiento, nos pondremos en la piel de 2B, uno de los androides que es enviada a la Tierra en una misión de reconocimiento y destrucción de un Goliath, un robot gigante, comenzando así nuestro periplo. Sin querer comentar nada más para evitar spoilers, el juego tiene muchísimas implicaciones ético-religiosas y un componente filosófico importante. También tiene la increíble cantidad de 26 finales distintos, si bien los "canon" serán únicamente 5. Y debemos completar estos cinco finales para entender el juego en su totalidad.

Los dos primeros finales los obtendremos al finalizar la historia con cada uno de los protagonistas: 2B y 9S. En cada uno se nos contará la historia desde un prisma diferente, dándonos cada vez más información y preparando el terreno para la última ruta, donde ambos convergen. En esa tercera ruta se encuentran los últimos 3 finales, si bien no tendremos que repetir el juego entero como ocurría en el NieR original, puesto que Automata dispone de un selector de capítulos que nos deja justo en el momento de la bifurcación.

El mundo que nos presenta Taro está totalmente devastado, donde absolutamente todo tiene una carga de dramatismo muy importante. El juego utiliza varios elementos para enfatizar esto aún más: su Banda Sonora para ensalzar estos momentos, unos tonos grises (heredados del primer NieR) y un mundo enorme y vacío. En líneas generales, la ambientación y los giros de guión son superiores al original. La trama está muy bien llevada, siguiendo el estilo habitual de este genio y presentándonos multitud de enigmas que iremos resolviendo a medida que avanzamos por las distintas rutas y encajamos las distintas piezas del puzzle.

Una de las mayores críticas que sufrió su precuela fue, precisamente, una cantidad enorme de misiones con desarrollos poco interesantes (las misiones habituales de un MMORPG de corre-ve-y-dile o tráeme X y/o mata Y) que, si bien la mayoría acababan con un final bastante trágico, jugarlas resultaba bastante pesado. En Automata las misiones vuelven a seguir la misma estructura, pero ahora te ayudan a entender mejor el mundo, dotando de trasfondo a los distintos NPCs y creando situaciones realmente tristes. El toque Taro no se ha perdido, y aunque el fondo de ellas sea criticable, el por qué haces lo que haces dista mucho de ser una misión típica.

Donde sí se podría considerar que se ha dado un paso atrás es en el elenco de personajes. Se echan muchísimo en falta las interacciones entre Kainé, Weiss o Emil, y en líneas generales, salvando a 9S (que me ha parecido el mejor de las dos entregas) me ha dejado bastante frío. No porque los personajes no tengan motivaciones, si no porque les falta desarrollo y, sobre todo, interacción entre ellos. Distan mucho de ser malos personajes, pero tras el primer NieR es algo que difícilmente se puede pasar por alto. Eso sí, las interpretaciones (al menos en su versión inglesa) son soberbias, y vemos a un Kyle Mccarley desgarrador, a un Ray Chase brillante y a una Cherami Leigh que nos romperá el alma. 

Si hay algo que tengo que destacar de este juego es su fusión de géneros en pos de la narrativa. Es muy típico ver como muchos AAA cogen cosas de aquí y allá de distintos géneros para atraer a la mayor cantidad posible de público. Fases de disparo en Assassin's Creed, sigilo en Final Fantasy XV... NieR: Automata es un ARPG/Bullet Hell/Plataformas 2D que combina a su vez la perspectiva isométrica y también incluye momentos de Novelas Visuales. Este batiburrillo de géneros ya lo vimos en NieR, sirviéndose de todo este cambio constante para confundir aún más al jugador.

Aquí las transiciones son aún más fluidas, la cámara se sitúa a la perfección y los cambios de perspectiva son increíbles. La narrativa exige que el juego cambie de géneros constantemente y Taro se vale de su maestría para lograrlo. Cada momento, cada cambio de género está medido al milímetro y la fusión entre narrativa y sistema de juego se consigue a la perfección.

La mano de PlatinumGames se nota y, a pesar de que no llega a ser tan espectacular como la que se podría considerar como su mayor creación, Bayonetta 2, es lo suficientemente competente como para no querer evitar los combates, que a veces era lo que preferías en el título anterior. Tenemos cuatro tipos de armas distintas, dentro de las cuales dispondremos de un amplio arsenal (cada arma tendrá sus propias habilidades) y las podremos alternar en combate para realizar espectaculares combinaciones que hacen al sistema realmente entretenido. Por cierto: vuelven las historias de las armas, algo que ya veíamos en el primer NieR. Armas que podremos mejorar, claro.

A parte de eligiendo sus armas, tendremos otras formas de personalizar a nuestros personajes: el pod que nos acompañará también será intercambiable, y nos permitirá utilizar lo que sería equivalente a la magia del original. Algunas de ellas os sacarán una sonrisa. Podremos equiparnos diversos chips que nos mejorarán el daño, la vida o la defensa, o nos otorgarán diversas habilidades como el tan necesario "tiempo bala" para esquivar (con la misma mecánica que el "tiempo brujo" de Bayonetta). También tendremos otras rarezas marca de la casa, como escuchar gritos de agonía al eliminar a las máquinas. Incluso podremos quitarnos nuestro Sistema Operativo, provocando un Game Over directo.

Resumiendo, el sistema de juego es bastante satisfactorio, si bien no es lo mejor de PlatinumGames. Los controles responden a la perfección y vamos a disfrutar muchísimo alternando armas y creando distintos combos. Todo mientras esquivamos infinidad de proyectiles en el clásico "Bullet Hell" marca de la casa. Es uno de los aspectos más depurados del juego y resulta algo de agradecer, puesto que el NieR original demandaba amplias mejoras en este aspecto.

Otro de los puntos fuertes del juego es la Banda Sonora. Parecía imposible que Keiichi Okabe se superara, tenía el listón altísimo con el primer NieR y piezas como Shadowlord o Kaine's Salvation. Lo ha conseguido, y con creces. No solo porque sus temas sean memorables y combinen a la perfección con el momento en el que suenan, que es lo que se le suele pedir en este apartado, es que Okabe ha conseguido crear una Banda Sonora orgánica, que cambia a medida que hacemos cosas u ocurren sucesos. ¡Incluso han hecho una versión idéntica de la misma en 8 Bits! ¡Y está dentro del juego!

Con piezas realmente tristes que ensalzan aún más los momentos (demasiados) que nos hará querer soltar el mando y parar el juego por unos instantes o temas de batalla sublimes, este título consigue recrear momentos espectaculares que le dan más épica aún a los enfrentamientos, introduciendo o quitando instrumentos o cambiando el tempo a medida que ocurren cosas. Es francamente difícil de explicar, más aún si quiero evitar los spoilers, pero podemos estamos ante uno de los mejores trabajos (si no el mejor) del año. Y, sí, estamos en marzo.

En lo que se refiere a su apartado técnico, NieR: Automata dista mucho de alcanzar la espectacularidad gráfica de Horizon: Zero Dawn o Uncharted 4, pero arregla (más o menos) uno de los mayores problemas del original: su tasa de frames. Los que hemos jugado a NieR recordaremos esos combates en los que los polígonos parecían saludarnos al girar, pero Automata corre a 60 fps fijos... la mayoría de la veces. En PlayStation 4 Pro se notan en alguna ocasión algunos bajones, que a pesar de que distan de hacer la experiencia injugable (fueron bastante puntuales y para nada tan molestos como los del original) están ahí y hay que señalarlos. También hay ciertos bugs y posibilidades de bloqueos que nos obligan a reiniciar nuestra partida guardada, algo que parece relativamente común, por lo que esperamos que sea solucionado con algún parche. Desde luego, no es tan atroz como la precuela y en muchísimos aspectos arregla la mayoría de problemas que este tenía, pero dista mucho de ser perfecto.

Anticipándonos a vuestras dudas: ¿hace falta jugar al primer NieR para entender este? Sí y no. Hasta el final de la ruta B el juego es completamente comprensible (dentro de lo que se deja) sin necesitar tener conocimiento de lo que se cuenta en NieR o Drakengard. A partir de la ruta C explota todo y las conexiones están ahí. Podremos entender el juego en su totalidad, pero muchísimos de los sucesos que ocurrirán nos dejarán más apáticos si no hemos disfrutado del primero. ¿Entenderás y disfrutarás NieR: Automata? Sin duda, pero la experiencia será muchísimo más gratificante habiendo jugado a su precuela.

NieR: Automata es uno de esos juegos que salen una vez cada mucho tiempo, únicos en su especie. No es apto para todos los públicos, ya que el humor y la crudeza con la que cuenta Taro sus historias, así como la narrativa que emplea, no son habituales. Mezcla muchísimos géneros y el combate no se encuentra en su foco principal, puesto que funciona de elemento accesorio a la narrativa.

Y, a pesar de todo, es totalmente recomendable precisamente por eso: porque no hay nada igual. Es un título lleno de sorpresas, de giros retorcidos y de Taro riéndose, por enésima vez, de nosotros. Es un firme candidato a juego del año, que efectivamente tiene sus problemas pero que, en conjunto, luce espectacular. Una apuesta muy atrevida para un juego con tanto presupuesto (no llega a ser un AAA) que debemos de dar las gracias de que exista. Una locura que solo puede salir de Japón. Una historia que te removerá por dentro mientras Emi Evans te acaba de desgarrar con su voz.

Gloria a la humanidad.

9 comentarios:

  1. Yo ya había decidido hace mucho jugar a este titulo y este análisis no hace mas que reforzar dicha convicción, no puedo creer que tenga 26 finales !!!UNA LOCURA¡¡¡, respecto a la compresión de la historia en la susodicha ruta C, bueno no es problema, buscare una explicación por Internet si es necesario, así lo hice en su momento con Rule Of Rose.

    PD: Reitero lo que ya había dicho en otra entrada, el echo de que un titulo, (en este caso el Drakengard 3 y el Nier original) venda poco y tenga muchas criticas negativas por parte de la prensa "especializada", pero que al mismo tiempo los usuarios que si lo jugaron les parezca una maravilla, no significa que sea una obra de arte de incomprendida, solo significa que tuvo sus virtudes (como cualquier titulo), pero dichas virtudes no fueron suficientes para subsanar sus defectos (que también tienen todos los títulos), no existe tal cosa como el juego perfecto que le gusta a todo el mundo. Realmente espero que los fans del original no empiecen a jactarse de haberlo jugado como si pertenecieran a una élite o algo similar, se pondrían a si mismos en vergüenza por lo anteriormente mencionado.

    ResponderEliminar
  2. Le tengo unas ganas tremendas desde la demo y sabe Dios que sólo unos vales y una cadena que no lo tiene nunca me impiden no estar jugando ya con él. Muy buen análisis.

    Puntualizaré que vivimos en un mundo muy feo si un casi 7 global es una terrible acogida de la prensa especializada, cuando no está mal teniendo en cuenta las trabas del primer Nier en varios puntos y que son productos de esos que aquí llamamos no aptos para todos los públicos. No justifico, pero es lo que hay y un 7 o cerca no debería ser entendido como mala nota... Otra cosa es que sepamos como funciona esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la nota media es lo de menos. El problema es que la prensa directamente no entendió el juego porque no están acostumbrados a las obras de Taro y no había nada que te indicara que cambiaba. El primer NieR tiene cuatro finales, y la primera partida es lo suficientemente larga para pensar que el resto de finales son variaciones por alguna toma de decisiones y ya está. El tema es que en el segundo run el juego cambia muchísimo a pesar de que repites contenido, y fue algo que directamente obviaron. Si solo valoras a NieR como el ending A, te queda un JRPG que no destaca en nada. El auténtico NieR empieza con la segunda ruta, ruta que no jugaron.

      Que ojo, puedo entenderlo, no hay motivos reales para saber que va a cambiar tanto el juego. Afortunadamente con Automata este error se ha arreglado y han incluido un aviso al acabar la primera ruta de que oye, hay más y hay que seguir jugando al juego.

      Eliminar
  3. Me da miedo pensar que clase de trolleada ha puesto taro para que de 5 finales hayan hasta 26 variaciones, al !menos no parece que tengas que hacer copias de seguridad de tu juego como en el primero... De momento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bad Endings y una lista que mantiene la cuenta, al estilo de las novelas visuales. Muy japonés todo.

      Eliminar
    2. Bueno eso es algo mas normal, pero no me fio

      Eliminar
  4. Hay un error en el analisis.
    En cierto momento comentais que en el original se tenia que repetir el juego entero para sacar los finales, y no es asi (Me lo estoy rejugando ahora, sacados ya los finales A, B y C, me falta el D)

    El Nier original estaba dividido en dos partes, una vez completado el juego, la segunda vuelta para sacar el siguiente final empezaba ya avanzada parte de la historia de la segunda parte. Y esto era necesario porque el final B no es un final nuevo y ya, el final B te cambia la perspectiva completa de la historia y por eso te hacen empezar desde ahi, porque es necesario para verlo todo.

    Para los finales C y D era necesario reunir todas las armas del juego por lo que es normal que tambien te pongan en ese lugar al reempezar (avanzado ya la segunda parte del juego) para que puedas conseguirlas.

    De todas maneras, no es nada pesado la verdad. El final B avanzas más despacio porque incluye bastantes cinematicas nuevas y tal, y no te las puedes saltar para no perderte la historia, pero para el C y el D... te las vas saltando todas y en menos de 3 horas te has pasado el juego otra vez. Además acabas tan chetado subiendo niveles y mejorando armas que ya cuando vas por el C por ejemplo, los enemigos caen de un golpe o dos y los boses de 4 o 5 golpes.

    Aparte de eso, me ha gustado mucho el analisis. Espero pillarlo pronto porque el Nier original me parecio un juegazo muy maltratado por la prensa por no llevar un nombre de juego famosete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, mira lo que lo releí pero se me debió pasar el "casi" antes de entero.

      Lo bueno de NieR es precisamente lo que comentas, que son tantos los cambios en la ruta B que hay que jugarlos, no es un juego para ver en Youtube

      Eliminar
  5. No entiendo ese énfasis con la crítica de la prensa especializada, o sea el juego era un asco en todos los aspectos y que la gente lo considere de culto es por gusto personal. Este nuevo Nier cumple correctamente en todos los apartados y soluciona muchos problemas criticados en Nier.
    Entiendo que la prensa se mueve mucho por $$$ cuando le conviene pero hay que estar ciego para no ver lo horrible e infumable que es Nier.

    ResponderEliminar