sábado, 23 de marzo de 2019

La oscuridad tras la revelación

En la industria actual de los videojuegos nos encontramos dos grandes estilos a la hora de afrontar un desarrollo: anunciarlo nada más que se empieza a trabajar en el mismo o bien esperar a que su fecha de lanzamiento sea verdaderamente posible de establecer. Compañías como From Software todavía mantienen ese segundo estilo, mientras otras que normalmente parecían también abonadas al mismo, como Nintendo y Bethesda, han ido abriendo la mano y ya no tienen problemas en dejar caer próximos lanzamientos aunque les falte muchísimo tiempo de desarrollo.

Porque, a fin de cuentas, sale rentable dejar caer proyectos futuros, por muy inviables que sean en la actualidad. PlayStation 4 prácticamente "ganó" esta generación de consolas dejando en fuera de juego a Xbox One negando la idea del bloqueo a la hora de prestar juegos y anunciando, en el año 2015, varios proyectos que parecían imposibles... y, salvo uno, todos lo eran o siguen siendo. The Last Guardian salió al mercado a finales del 2016 tras unos siete años de desarrollo que bordaron su cancelación. Shenmue 3 logró en un momento su financiación, pero hasta el próximo 27 de agosto del 2019 no será publicado. Final Fantasy VII Remake ni está ni casi se le espera para esta generación. Pero poco importa: con la vacua promesa de estos títulos la consola ya tenía vía libre y, de hecho, si no fuese por el lanzamiento de Nintendo Switch, PlayStation 4 se hubiera movido en un entorno muy parecido al que vivió en las épocas de PlayStation y PlayStation 2. Mucho más sencillo para las desarrolladoras, ya que sólo tendrían que priorizar la consola de Sony como base para sus proyectos. El PC podría aguantar sin problemas cualquier título con esas especificaciones.

Esto provoca que tengamos muchos proyectos a los que hemos llegado a ver en movimiento y puede que no estén disponibles hasta muchos años más tarde, en algunos casos incluso saltándose la generación de sistemas en la que se anunciaron. Hay multitud de RPGs atrapados en este limbo actualmente, de los que no hemos sabido nada nuevo desde hace muchos meses y sólo podemos confiar en que se está trabajando en los mismos. Despacio pero sin pausa. Porque, aunque ya hemos tenido varios ejemplos de cancelaciones o cambios de sistema debido a retrasos que superan los cinco años, solo la esperanza de que valga la pena esa espera es lo que sigue alimentando el interés por los proyectos faraónicos. Repasemos algunos ejemplos de RPGs que llevan un tiempo en las tinieblas y de los que no sabemos nada desde hace bastante:

Los creadores de N+, Mark of the Ninja, Don't Starve, Oxygen not Included o Invisible Inc. anunciaron este proyecto como una interesante vuelta de tuerca al género RPG, planteándonos la idea de que en sus combates por turnos tuviésemos que intentar subyugar a los enemigos el lugar de matarlos.

Con un casting coral de protagonistas con sus propias historias, entornos dinámicos generados proceduralmente junto a sus habitantes y un único objetivo en mente: hacernos ricos en un ambiente de ciencia ficción,  este título parecía la gran propuesta del estudio para el pasado 2018, pero sin embargo se saltó el siguiente E3 y no hemos vuelto a saber nada de él desde esa primera presentación

Los rumores apuntan a que Klei pasa por problemas económicos (de ahí el relanzamiento de Mark of the Ninja: Remastered para generar ingresos a bajo coste) y este título podría estar en la cuerda floja.

La apuesta para diseñar su propio Dark Souls+God Eater por Bandai Namco parecía avanzar a buen ritmo, con capturas, vídeos e incluso demostraciones disponibles en múltiples eventos que no anticipaban ningún problema serio en el desarrollo de este proyecto.

Sin embargo, todo se torció cuando su lanzamiento parecía a la vuelta de la esquina: el pasado junio anunciaron su llegada el 28 de septiembre, lo que podría ser peligroso para su rendimiento comercial dada la gran competencia que iba a existir ese mes. Unas pocas semanas más tarde, sin más razón que "la necesidad de pulir aspectos para cumplir los estándares de la compañía y los jugadores", el título era retrasado más de tres meses, al 2019

Y aquí estamos. Finales de marzo del 2019 y Code Vein sigue desaparecido cuando su lanzamiento parecía inminente. Parece evidente que, en seis meses, los cambios no estarán siendo tan menores como anunciaron inicialmente y este juego está sufriendo un remodelado completo que lo alejará bastante de las demos que existían del mismo. El problema es el gran silencio en el que está sumido desde su retraso cuando, hasta entonces, teníamos nuevas imágenes y vídeos casi cada mes. A este paso, casi ni lo vamos a reconocer cuando vuelva a aparecer.

Aunque podemos estar tranquilos porque desde que lo vimos por fin en movimiento el pasado agosto han mantenido actividad en Redes Sociales y sabemos que estarán en el próximo E3, no podemos olvidar que Cyberpunk 2077 fue inicialmente anunciado en el año 2012 y ya tiene premios por sus demostraciones en diversos eventos a pesar de que estaba muy lejos de finalizar su desarrollo.

Teniendo en cuenta que su adquisición se produjo hace siete años y que hasta el pasado agosto sólo habíamos visto más que escenas fijas o vídeos de escenas pregrabadas, es de esos proyectos que ha pasado por un gran periodo de silencio hasta que, por fin, ha podido emerger a la luz. Y desde luego, no es el único que conocemos, que hay una compañía casi especializada en esto.

Sí, evidentemente hablábamos de Square Enix y sus 10 años que pasó entre Final Fantasy Versus XIII exclusivo de PlayStation 3 a Final Fantasy XV para PlayStation 4 y Xbox One (o PC, un año más tarde). También se han llevado muchos años desde que enseñaron por primera vez Kingdom Hearts III y, evidentemente, la situación pinta igual -o peor- con Final Fantasy VII Remake.

Porque se habían llevado años y años asegurando que el remake de ese título era inviable, que no podrían diseñar esos entornos en 3D, que preferían hacer nuevas entregas, que querrían superar el impacto de dicho título... pero lo anunciaron por sorpresa y citándolo como exclusivo para PlayStation 4, dándole la ventaja a la consola de Sony, a sabiendas de que ese proyecto no existía.

El propio Tetsuya Nomura se enteró de que iba a ser el director del título a la vez que el resto del mundo, cuando le quedaban años para acabar Kingdom Hearts III, por lo que resulta evidente que simplemente tendrán a unos pocos desarrolladores de la casa (porque durante un corto tiempo estuvo en manos de Cyberconnect2, los creadores de .hack o Tail Bronx) intentando hacer diseños básicos a la espera de que Nomura realmente tome el mando y empiece a establecer lo que quiere crear. Ya llevamos un par de E3 sin que el juego haya vuelto a aparecer y sólo sabemos que hace unos meses, a puerta cerrada, alguien pudo ver los diseños de los miembros del grupo Avalancha, por lo que tiene toda la pinta de que, en realidad, no tienen más de una hora de juego acabada, como mucho.

Que Bethesda se plantó el pasado E3 2018 traicionando lo que anunciaban con orgullo siete meses antes con Fallout 76 (que ya sabemos cómo ha salido) como gran propuesta ya olía mal hasta para ellos mismos, así que acabaron su conferencia soltando un par de nombres al aire con la esperanza de que se perdonase un poco el presente a la espera de un futuro más ilusionante.

Evidentemente, vamos a acercarnos a un año desde que vimos los logos de Starfield y... evidentemente una versión que ni cuenta como beta del que podrá tener The Elder Scrolls VI sin que sepamos nada nuevo de esos proyectos, porque básicamente hay muy poco que saber: son teorías en las que estaban trabajando, pero ni de lejos se podían considerar como proyectos en desarrollo físico. Conociendo a la compañía, podrían acelerar un The Elder Scrolls VI de aquí a algo más de un año (jugar con el 6/6/2020 es MUY de Bethesda), simplemente usando el motor que ya tienen más que explotado para crear un entorno abierto, una trama que podrían haber guardado en lugar de usarla en The Elder Scrolls Online y añadir unas pocas novedades en el sistema. No necesitan más, un título así, incluso plagado de bugs y con un año de contenido extra en camino, vendería millones.

Pero, por el momento, sigue siendo un proyecto incluso sin logo serio o sistemas objetivo, así que no pensemos en una salida al paso de Bethesda para compensar el batacazo de Fallout 76, porque sería una muy mala noticia para la eventual calidad que nos gustaría ver en una nueva entrega tan esperada.

Gracias a unas entregas que hicieron las delicias para los amantes de las dinastías y la estrategia militar que preferían un enfoque más rolero, con combates masivos en tiempo real, la saga Mount & Blade se habría convertido en la alternativa de series como Civilization si no llevase tanto tiempo parada.

Esta secuela, que se desarrollaría 210 años antes que Warband, lleva años como concepto y prácticamente sólo aparece de nuevo brevemente una vez por año para asegurar que sigue adelante, pero sin visos a que el proyecto vaya a acabarse próximamente. En 2015 ofreció un vídeo en la Gamescom, en el 2016 lo hizo en la PC Gamer Weekender, el 2017 tocó en el E3... y el año pasado se pudo jugar en un evento cerrado para la prensa. Este 2019 parece que les toca Gamescom de nuevo, así que puede que por fin este proyecto empiece a ver la luz al final del túnel, porque son muchos años viviendo de las rentas de la saga para una compañía tan pequeña.


Porque la realidad es que los videojuegos son cada vez más difíciles de desarrollar y llevarse varios años con su desarrollo es algo excesivamente común. Las posibilidades a estas alturas son anunciar a los cuatro vientos cuando sólo tienes un corto vídeo que enseñar o bien callarte y hacer la gran presentación cuando más o menos puedes tener claro el marco de lanzamiento, pero aún así es una decisión complicada cuando el hype puede permitirte lograr la financiación necesaria para esa nueva aventura.

Así pues, ¿cómo enfocáis estos juegos de los que sabemos que están en desarrollo pero desaparecen durante meses y meses? ¿Tenéis paciencia o sabéis controlaros porque veis venir que están todavía demasiado lejanos? ¿Cual ha sido -o es- el proyecto cuyo camino por el limbo informativo más os ha asustado?

3 comentarios:

  1. En lo personal los casos más preocupantes para mí son Code Vein, que quedó en una pausa que no me gusta NADA, el Cyberpunk 2077 pasó de menos a más y las notas son relativamente constantes pero los propios desarrolladores han dicho que fue un error avisar esto con tanto tiempo de anticipación.
    Quizas en parte sean necesarios estos anuncios por reclamos de inversores, habría que ver cómo hacen otros estudios como Obsdian, Bioware (este último antes de asociarse con EA)

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué la primer imagen es del Vampire The Masquerade: Bloodlines 2?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque lo han anunciado cuando saben que les queda por lo menos un año de desarrollo y pegaba bien con el título de la entrada por la oscuridad.

      Eliminar