miércoles, 10 de mayo de 2017

Atlus y sus líos con Europa

Que Atlus es una de nuestras compañías favoritas es algo difícil de negar: son los creadores de las sagas Shin Megami Tensei, Persona, Etrian Odyssey, tienen multitud de RPGs interesantes y, además, su distribuidora americana nos ha permitido recibir en occidente muchos títulos que no hubiesen llegado de otra forma.

Sin embargo, la compañía tiene una cuenta pendiente con la región europea, donde no tiene su propia división y, por tanto, sus títulos llegan mediante acuerdos de distribución con diferentes compañías (actualmente, Deep Silver/Koch Media). Es comprensible que no se quieran meter en esta región, dado los problemas básicos que presenta la misma, pero la distancia entre América y Europa, en esta caso, se hace particularmente enorme, dejándonos agravios comparativos que dejan en muy mal lugar al fan europeo de la compañía.

En esta entrada, pues, vamos a comentar varios de esos "líos" o problemas que Atlus ha tenido a la hora de traer (o no) algunos de sus títulos a la región europea, con algunas circunstancias tan rocambolescas que incluso se ha llegado a comentar que siempre les pasa algo, lo cual tampoco es extrictamente cierto, pero sí que parece que la "mala suerte" parece perseguirles:

Este es, quizás, el mayor problema que Atlus puede presentar en la región europea: no llegar a lanzar sus títulos. Actualmente, esto parece poco probable debido a que Europa ya tiene un mercado demasiado fuerte para obviar algún lanzamiento que no sea extremadamente minoritario, pero basta irnos a la pasada generación para comprobar que esta práctica era bastante habitual.

Rondo of Swords, Etrian Odyssey II y III, Devil Survivor, Shin Megami Tensei: Strange Journey o Radiant Historia son algunos ejemplos relativamente recientes, todos de Nintendo DS. Pero si nos vamos más atrás, muchos títulos también se quedaron en el continente americano, como los Growlanser, Dual Hearts, los Devil Summoner, Class of Heroes, Crimson Gem Saga... Por fortuna, estos clásicos no fueron pérdidas tan graves, pero en los casos de Nintendo DS dejamos de recibir títulos que eran de los mejores RPGs del sistema.

No obstante, también hay que decir que, aunque algunos llegaban, el agravio comparativo para Europa era evidente:

Esta es de las mayores rémoras de Atlus en Europa hasta su acuerdo con Deep Silver/Koch Media: la inmensa mayoría de sus títulos tardaban entre 6 meses y un año en llegar desde el continente americano a Europa, a pesar de que no era necesario un cambio de idioma, ya que llegaban en inglés, igualmente.

Sin duda, el caso reciente más recordado fue el de Shin Megami Tensei IV (N3DS), que estuvo inicialmente previsto en Europa para finales del 2013, con rumores sobre su traducción. Luego quedó en un limbo extraño, con Atlus dando septiembre del 2014 como fecha límite para su distribución... Pero al final acabó llegando el 30 de octubre del 2014, sólo en formato digital. En el caso de Devil Survivor 2 de Nintendo DS llegó un año y medio más tarde que en América, en formato físico, pero sólo bajo pedidos de la distribuidora Ghostlight. Algunas tiendas ni se preocuparon de lograr alguna copia, por lo que la mayoría de jugadores tuvieron que comprarlo desde el Reino Unido.

El caso es que Atlus llegó a establecer una media de espera entre Japón y Europa por encima de un año que, aunque se ha reducido año tras año, sigue teniendo pequeños problemas logísticos en ciertos países como España, donde los cambios de distribuidora a última hora hacen que muchos juegos, en su formato físico, lleguen con entre una y tres semanas de retraso con respecto al resto de la región. Y eso, teniendo en cuenta que el retraso no se produce en las tiendas digitales, penaliza doblemente en el caso de estos títulos sin tanto público.

Atlus es una compañía que cuida mucho al público americano y trata de ofrecer ediciones especiales de varios de sus títulos, con sucedió con Persona 4: The Golden, Shin Megami Tensei IV, Devil Survivor 2: Overlocked... Ediciones que nunca llegan a Europa y tienen que ser sustituidas por versiones mucho más "reducidas" (por decir algo) de las mismas y porque la distribuidora europea en cuestión se interesa, cosa que no siempre ocurre.

Así, pues, basta comparar la edición especial de Persona Q en América con la de Europa para darse cuenta del agravio. Además, en este caso concreto, sucedió el problema que sirvió de ejemplo para lo de "Juego grande, juego pequeño", que se tuvo que solucionar casi un año más tarde y sin que la tienda en cuestión hiciera nada, fue solventado desde Madrid: muchas tiendas ni recibieron las supuestas cartas que se recibían por reservar el juego.

Este tipo de juegos con tan poco público en nuestra región parecen poco aptos para contar con ediciones físicas especiales, ya que llegan pocas unidades y la mayoría de las tiendas no se preocupan por ese contenido extra para unos títulos con pocas previsiones de ventas. Es un "trabajo y espacio extra" que no les compensa.

La cuestión es que aunque tienen fallos generales, hay títulos concretos que han tenido tantos problemas que se merecen un comentario a parte. El caso de Digital Devil Saga fue de los más representativos: ambos títulos, lanzados originalmente para PlayStation 2, llegaron en formato físico a Europa con cerca de año y medio de retraso, lo cual, como ya hemos comentado, era casi normal.

Pero el lío llegó con su versión digital para PSN, de forma que pudiera jugarse en PlayStation 3. La distribuidora británica Ghostlight fue la primera interesada en lanzarlo en dicho formato, pero no tardó en descubrir un serio problema que sólo afectaba a la región europea: el emulador de PlayStation 2 disponible en las PlayStation 3 PAL daba problemas con esos juegos

Así, pues, tras darlo prácticamente por imposible en el año 2013, finalmente acabó llegando en junio del 2014, básicamente cuando Atlus decidió adaptarlo también a la Store Americana. Con algunos pequeños problemas del ratio de frames en algunas escenas, pero nada realmente relevante.

Shin Megami Tensei Devil Survivor: Overlocked (N3DS), fuera parte del retraso en Europa, que llegó casi dos años más tarde que en América, y los problemas con diferentes países (entre ellos España) que no pudo contar con la versión física del juego por medios oficialestuvo problemas graves con diferentes bugs exclusivos de los sistemas europeos.

El título podía detenerse en momentos cotidianos como la invocación de un demonio o en caso de que comprásemos un demonio en la Subasta y mintiese en sus estadísticas. Además, varios textos presentaban fallos y resultaban imposibles de leer.

Atlus, Nintendo y Ghostlight tuvieron que trabajar a marchas forzadas para crear un parche descargable que llegó un mes más tarde de su lanzamiento oficial y que, a día de hoy, sigue siendo necesario descargar para poder jugar al título en las consolas europeas.

El último caso que podemos comentar fue el que surgió ayer mismo, que refleja bastante bien la problemática de Atlus cuando no cuentan con una distribuidora en Europa, dado que el título sólo fue lanzado en formato digital.

Así, The Caligula Effect (Vita) llegaba a Europa una semana más tarde que en América sin ningún tipo de explicación que justificase este retraso, puesto que que al tratarse de un título digital lanzado en un sistema sin bloqueo regional el único cambio necesario sería el de las descripciones y pasar el correspondiente PEGI en Europa.

Sin embargo, ayer mismo Atlus nos despertaba (porque el anuncio se hizo de madrugada en Europa) indicando que, finalmente, el título no llegaría a Europa en la fecha prevista inicialmente del 9 de febrero y que se retrasaba a una fecha por determinar.

¿Qué había pasado? ¿Qué tipo de problema concreto podría haber tenido un título para sufrir ese nuevo retraso? Bueno, tardamos pocas horas en darnos cuenta, al entrar en la página de PSN Europa del juego:


Alguien se había equivocado y la descripción del género del juego lo mercaba como deportivo en lugar de RPG, lo cual supondría un problema en buscadores y haría que un título que ya de por sí tendría poco público fuese más difícil de encontrar y en agrupaciones de ofertas del género quedase fuera.

Lo más absurdo es que el título estaba ahí, era posible de descargar, el aviso de Atlus no llegó a Sony Europa, de forma que The Caligula Effect apareció en la Store como juego deportivo en la fecha marcada originalmente y se podía descargar sin ningún problema. ¿La respuesta de Atlus? Tirar para adelante y bromear sobre el supuesto retraso que nunca fue:

 "¡Buenas noticias! ¡El retraso ha sido efímero y #TheCaligulaEffect ya está disponible en Europa!"

Y ahí sigue, como título deportivo. Es de suponer que en algún momento intentarán cambiarlo o igual pasan completamente y el juego quedará permanentemente marcado en PSN Europa entre FIFA, Pro Evolution y obras similares. Total, ¿qué más dará? Igual hasta le viene bien y al aparecer por ahí logra atraer a algún comprador poco habitual.

Sea como sea, esperemos que Atlus tome nota y, por fin, dejen de pasarle estos problemas en nuestra región, porque todo esto le hace un flaco favor a su expansión como compañía importante para el género RPG.

3 comentarios:

  1. Simplemente, nos consideran como lo que somos, un mercado pequeño.

    ResponderEliminar
  2. No se si reír o llorar, es una locura lo que estoy leyendo

    ResponderEliminar
  3. Lo que ya sabíamos, que son un puto desastre. Habrá que meterles más caña.

    ResponderEliminar