jueves, 15 de diciembre de 2016

[Análisis] Lost Odyssey

Aunque la pasada generación se tiene que considerar como la que ganó Wii en número de sistemas vendidos y en efecto revolucionario o la que PlayStation 3 logró dominar bien pasado su ecuador, Xbox 360 fue el sistema que lo inició todo, en el año 2005, un año antes de sus dos competidoras.

El sistema de Microsoft llegó antes y lo hizo muy bien, con una Microsoft absolutamente comprometida no solo en el sistema (Que sufrió ciertos problemas de averías en sus modelos) sino también en lograr que su consola tuviese un catálogo amplio de títulos, tirando del concepto de exclusiva (aunque fuese temporal) para lograr una ventaja frente a sus competidoras.

Sabiendo que Japón iba a ser un problema (Son totalmente reacios a los sistemas occidentales y algunos de los líderes de Microsoft habían tenido algún patinazo con ese público), Microsoft apostó por apoyarse en muchas compañías niponas para que elaboraran un buen catálogo que permitiese competir en igualdad o incluso en superioridad de competiciones contra las otras dos consolas japonesas, con juegos de corte nipón.

Fracasaron en el medio/largo plazo, pero el inicio fue avasallador: Tales of Vesperia (Seguramente, uno de los mejores -si no el mejor- Tales of de la historia), Eternal Sonata, Star Ocean: The Last Hope, The Last Remnant, Infinite Undiscovery... Y las exclusividades que preparó Hironobu Sakaguchi con su nueva compañía, tras la marcha de Square Enix: Blue Dragon y, sobre todo, Lost Odyssey, actualmente disponible de forma gratuita en Xbox One por tiempo limitado.

Nos situaremos en un mundo donde la Revolución Industrial mediante la explotación de la magia está alterando el sistema de equilibrio de la sociedad, con la aparición de multitud de motores mágicos que permiten el uso de luz eléctrica, vehículos, comunicación a distancia, robots...

Dos naciones se encuentran en guerra en este tumultuoso proceso: el reino de Gohtza y la república de Uhra, que también mantiene un conflicto con la nación de hombres bestia de Khent. Solo el estado independiente de Numara, donde múltiples intentos de golpes de estado se están produciendo, permanece ajeno al conflicto.

Tras un incidente, sólo Kaim Argonar y Sez Balmore salvan la vida, descubriéndose que son inmortales, algo que parece haberse esfumado de las memorias del primero, nuestro protagonista, que poco a poco va recordando sucesos de sus diversas vidas que ha tenido que ir reconstruyendo tras la inevitable muerte de sus acompañantes por el peso de los años.

La trama es, pues, una mezcla de las clásicas tribulaciones entre reinos, pero con ese interesante elemento añadido de contar con personajes inmortales, que poco a poco van recuperando sus recuerdos y van completando un puzle que les llevará a tener que alterar, una vez más, el destino mundial.

La trama resulta interesante y va ganando empaque según vamos avanzando y descubriendo el mundo, nuevos personajes y comprendemos un poco mejor el pasado de los inmortales y su papel en esta tierra.

Hay que dar una especial mención a los sueños de Kaim, que sólo con texto y música nos transportan a vivencias pasadas del protagonista de la aventura, siendo especialmente duros y llegando a remover los sentimientos de más de un jugador (En el plano personal, tengo que reconocer que este es el único RPG que me ha hecho llorar a lágrima viva) haciendo que comprendamos que la inmortalidad tiene también un importante peso emocional que permite configurar un poco mejor la personalidad de esos personajes.

Muchos han considerado este título como "el verdadero Final Fantasy de la generación" y la verdad es que, saltando este importante giro de personajes inmortales, que dota de un toque diferente a toda la aventura, es fácil encontrar muchos elementos clásicos de la saga de Square Enix incluso sin incluir nombres o elementos concretos de la misma. El mero desarrollo de la trama es lo que da esa sensación y, desde luego, difícilmente decepcione en este apartado.

Lost Odyssey sigue un sistema de combate por turnos con encuentros aleatorios, con mapamundi, vehículos, ciudades, puntos de guardado... Elementos muy clásicos que, sin embargo, ofrecen interesantes variaciones en el desarrollo del título.

En batalla, ambos grupos (aliados y enemigos) se sitúan en dos líneas, de forma que los situados en la parte trasera tendrán una especie de muro (definido por la salud de la línea delantera) que disminuye el daño recibido, creando un interesante factor estratégico. También tenemos que comentar la existencia de un tiempo de ejecución en los conjuros (puede llevarnos varios turnos, por lo que hay que temporizarlos bien) que se tienen que adquirir en nuestro libro de conjuros para usarse y el sistema de anillos cuando lanzamos un ataque, de forma que tendremos que intentar darle al botón de acción en momento justo para que ambos anillos coincidan para aumentar el daño causado y causar algunos efectos extras (que configuramos nosotros mismos), como robar un objeto, causar estados alterados, drenar salud o PM... 

Por supuesto, la existencia de personajes inmortales tendrá una gran incidencia en los combates, ya que si caen en batalla podrán levantarse de nuevo pasado unos turnos, aunque evidentemente será posible ser derrotados si todos nuevos personajes caen a la vez. Además, los inmortales no podrán aprender por sí mismos nuevas habilidades, en su lugar, tendrán que recurrir a objetos o "unirse" a otro personaje mortal (Que sí ganan habilidades subiendo de nivel) para ir aprendiendo el uso de sus técnicas. De forma similar a Final Fantasy IX, cada personaje tendrá un límite a la cantidad de habilidades que puede tener activas a la vez, 

Siendo sinceros, Lost Odyssey es un juego que no ofrece demasiada dificultad, pero completar su historia dividida en 4 discos nos puede llevar alrededor de 50 horas, superando ampliamente las 70 si intentamos completar todas las misiones secundarias o las 100 si queremos el 100% de los Logros. Es un juego realmente divertido y, aunque no es complejo a la mínima que tengas algo de experiencia en el género, tampoco te dará la sensación de ir excesivamente sobrado como para llegar a aburrirte.

Los fans del estilo clásico lo adorarán y los que prefieren algo más dinámico, tendrán también ciertos elementos que apuestan en este sentido. No es perfecto, pero funciona bien.

La Banda Sonora de este título, compuesta por Nobuo Uematsu, es una auténtica maravilla. Muchos de sus temas nos permitirán quedar inmersos a la perfección en cada una de las localizaciones o situaciones que viviremos, con mención especial al tema de mapeado, uno de los mejores de la historia en esta vertiente. El doblaje (disponible en inglés o japonés) es bastante bueno en ambos idiomas y el juego está traducido completamente al español, por lo que hay poco que añadir en el tema sonoro.

En cuanto al aspecto visual, hay que tener en cuenta que estamos ante un título de los primeros años de la generación (Fue lanzado originalmente en el año 2007), por lo que queda lejos de ser brillante: fondos muy vacíos en combates, enemigos repetitivos, cierta ralentización de acciones, aspecto algo difuso, como si hubiera una niebla difusa alrededor de todo... Tampoco es que sea horrible, pero está claro que este juego no se puede comparar al potencial visual que llegaría a alcanzar esta generación. Gana algo enteros en las escenas de vídeo, pero algunos efectos en estas escenas quedan un tanto pobres a estas alturas.

Aunque los años le pesen en el aspecto visual y posea demasiados elementos clásicos para los que buscan un RPG más dinámico, Lost Odyssey es, seguramente, el mejor RPG exclusivo de Xbox 360 y unos de los mejores representantes del género nipón en esa época.

El cambio de generación dañó demasiado a los JRPGs en esta época y el título de Mistwalker fue duramente vilipendiado por el mejor hecho de ser clásico y japonés (Tiene 78 puntos de media para la crítica), lo que unido a que el sistema de Microsoft tampoco logró captar demasiado a los fans del género (Vendió unas 900.000 unidades) hizo que quedara lejos del potencial que podría haber alcanzado.

No es perfecto, ni de lejos, pero tiene muchos elementos interesantes para que merezca la pena hacer un esfuerzo por poder probarlo, sobre todo si tienes una Xbox One y puedes hacerlo de forma gratuita. En caso contrario, te quedará esperar que, de alguna forma, llegue a PC o bien podrías buscar la forma de poder jugar en una Xbox 360. Es de esos juegos que demostraron que se podían hacer buenos JRPGs en esa época donde tocaba criticarlos y darle paso a los RPGs occidentales pero, claro, ya con el tiempo que ha pasado, es posible encontrarle más fallos por la evolución del género.

Aún así, lo dicho, si tienes la oportunidad, dásela, merece la pena.

12 comentarios:

  1. Otro de esos grandes juegos que nunca llegarán en reconocimiento hasta donde debieron, una pena.
    Yo sigo esperando el port a PC...

    ResponderEliminar
  2. Lost Odyssey es de los poquísimos RPGs clásicos, sin casi ideas o gameplay o setting originales de verdad, que me encanta. La ejecución por norma general me da igual, pero en este juego está tan pulida que me da hasta a mí.

    Top 5 RPG de la generación pasada, obra maestra y quintaesencia del RPG clásico por turnos. Sólo le achaco malos antagonistas (que dañan bastante la historia), y algún que otro problema de mapeado. Lost Odyssey es (fue) el juego al que dirigir a los amigos a los que decepcionaba la experimentación y el cambio.

    Es un juego de fórmula, pero casi perfecto en la fórmula. ¿Sabes cómo esos que dicen "no me va Mozart, pero reconozco su maestría y no hay huevos de criticarle"? Eso es Lost Odyssey para mí, un juego de los que no me gustan hecho EL juego de los que no me gustan.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me parece un juego sobrevalorado por los frikis. Jugablemente me parece ciertamente bueno, y en historia el primer disco es sublime, el segundo muy bueno y a partir del tercero se desinfla cosa mala, con una trama que va dando tumbos y la gran revelación en una sidequest, con una vuelta de tuerca interesante pero mal contada y poco explotada. Y no, los mil años de sueños, a pesar de su indiscutible calidad, no consiguen arreglar es desaguisado porque, básicamente no tienen nada que ver, y eso dejándome pequeños detalles de coherencia como el barco de Set, lo desaprovechado de los personajes y de la ambientación. Blue dragon, a pesar de tener una historia mas sencilla, y quizás precisamente por eso me parece mas redondo. Lo que pasa es que como el jrpg ha dado un bajón en las sobremesas de la generación pasada, lo ponemos por las nubes. Es el juego por el que me compre la consola y no me arrepiento para nada, le he echado unas 100 horas y solo me falta el logro de los objetos, pero yo estoy en que ni se merece ese reconocimiento de muchos les atribuyen. Lo peor es que sakaguchi en sus primeras declaraciones comento algunas cosas que al final no ocurrieron, como permamuerte en los mortales y sus consecuencias para la trama o un desarrollo mas propio de mundo abierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Juego sobrevalorado por los frikis" es quizás la línea condescendiente más vieja del mundillo, creía ya no quedaba nadie capaz de escribirla en las comunidades de RPGs sin autoparodia. Me has alegrado el día.

      Eliminar
    2. Cuando suelo emplear ese tipo de líneas condescendientes, Abe, suelo tener en mente muchos de los comentarios que se pueden leer en medios mucho más masificados que este. Son comentarios que, cuando hablan de este juego, más que opiniones parecen lloriqueos de un ultra cuando pierde su equipo. No creo que debas sentirte aludido puesto que hay un abismo intelectual entre ellos y tú, del cual me suelo leer todos tus comentarios puesto que generas debate aportando argumentos muy sólidos y una gran redacción. De todos modos entiendo que yo soy una persona "que no tiene filtro" y que, al no expresarme bien, puede que no se me entienda y quedar como un bocazas. Así que te ofrezco (sinceras) disculpas si te has sentido ofendido, al igual que el resto. El tono con el que lo he dicho no me refiero a un simple aficionado al ocio alternativo, pero claro, no hay suficiente confianza y por ello debería ser más cuidadoso a la hora de expresarme.

      De todos modos, a parte de eso, no creo que haya dado razones para que te pongas a la defensiva (ni esta, ni otras) y si lo crees así, podemos aclararlo, porque posiblemente sean malentendidos (y posiblemente por mi parte).

      Eliminar
  4. Yo siempre lo he dicho, este es el único Final Fantasy que no lleva Final Fantasy en el título. Es un pedazo de juego si te gustan los JRPG, yo me compré la consola sólo por jugar a este (bueno y al Mass Effect, Eternal Sonata y Ace Combat 6) En aquella época los exclusivos te vendían una consola.

    ResponderEliminar
  5. Lo dije ayer por Twitter y lo pongo aquí hoy: para mí, simple y llanamente, el mejor RPG de la generación pasada. Evidentemente hay un alto componente sentimental en él y eso es lo que suele pasar con los juegos que se quedan guardados en la memoria para siempre: que los sentimientos de cuando son jugados se emborronan con el juego en sí mismo y se acaba produciendo una mezcolanza en la que, como dije una vez, parece que los puntos positivos se multiplican.

    La historia quizá no sea la mejor, pero tiene algo que la hace grande a mi entender, que es "su alma, su corazón". Te puede romper por dentro en mil pedazos y luego recomponerte con alguna tontería Jansen o la inocencia de los chiquillos. Habla de la muerte y de la pérdida de manera realista y desde el punto de vista de unos personajes que no la pueden sufrir en sus propias carnes... pero que han visto demasiado de eso como para no estar heridos. Lo dejé en mi primera vez porque estaba tan jodido emocionalmente que no podía seguir, francamente. Lo tuve que retomar algunos años después para poder completarlo. No me ha pasado con ningún otro juego, así que eso habla a las claras de la emotividad que tiene para mí.

    El sistema de combate como ha dicho Adell y los compañeros no inventa nada, pero funciona sólido como una roca. Suelo pensar en Lost Odyssey cuando pienso en mejores sistemas de combate clásicos, si bien hoy hay alguno que me gustaría pelín más que este, pero no desmerece.

    Muchos hablan del Final Fantasy sin Final Fantasy en el título, o el auténtico FF de la generación y, aparte del toque de Nobuo y Sakaguchi (sobre todo de este último), podría haber llevado ese nombre sin problemas porque sería digno igualmente. Tiene esa extraña magia de los diez primeros FFs, difícil de identificar, pero ahí está, inexorable y sutil aunque no utilice elementos de aquella.

    Por último, qué decir de los 1000 años de sueños. Es raro, cabría pensar que en ese momento aquello no tendría cabida ahí (te podías tirar minutos largos con algunos), pero imbricaba tan bien con el tono general del juego, mantenía el componente emocional e incluso lo aumentaba, que no puedes decir que no si casas con el asunto.

    En fin, ya veis que todo lo que defiendo en el comentario son sentimientos, pero es que se supone que el arte es lo que te debe elicitar y para mí LO es arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclaro que me harían dudar un poco los Cold Steel hablando de mejores RPGs de la anterior gen, pero de momento LO me parece un peldaño por encima a falta de acabar II. Y lo dejé por cuestiones emocionales externas al juego pero que se hacían realmente potentes combinadas con las propias del juego. De ahí la emocionalidad del asunto.

      Eliminar
  6. Gran juego y por LO y Mass efect me pille la Xbox.
    Pese a que estoy de acuerdo con que es un juego con magia, la historia con sus fallos, igual que la vida, no todo encaja siempre, pero sabe llegar. Su música es sublime con temas que te cuentan nota a nota lo que quieren transmitir y lo hacen a la perfección. Visualmente en su momento era magnífico para mi gusto y a día de hoy sigue sin desmerecer y más en un rpg donde valoro mucho más cualquier otra cosa que los gráficos.
    En lo que falla y a lo bestia es en los tiempos de carga, tardas más en "entrar" al combate y "salir" de este que lo que tardas en matar a los enemigos, hasta tal punto que me desespere en muchas ocasiones en las que había combates cada tres pasos. Es probable que en mi cabeza tras tantos años exagere un pelin, pero si es cierto que me jure no volver a jugarlo solo por no aguantar de nuevo esas cargas, imagino que con los años cambiaré de parecer, pero a día de hoy sigo en mis trece jajajaja.

    ResponderEliminar
  7. Para mi es una autentica maravilla. Hay poco mas que decir aparte de lo dicho por el articulo y los comentarios anteriores, yo el único fallo que le encuentro es que los villanos flaquean mucho, y algunos de los protagonistas son personajes muy vacíos y planos (pocos personajes en algun juego he visto peores que Sarah)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sarah es un personaje que no tiene derecho a ser lo sosa que es con lo interesante que es su historia, su familia, y literalmente todo lo relacionado con ella.

      Yo lo achaco al diseño estético.

      Eliminar
  8. Ah que recuerdos me trae este juego, como lo disfrute cuando lo jugué.

    ResponderEliminar