viernes, 17 de julio de 2015

[Experiencias Roleras] Basch GT nos escribe sobre Final Fantasy IX.

Buenas. Soy Basch GT y para mí es un honor escribir en el blog de Destino RPG por primera vez. ^^

Hace una semana, uno de los títulos clásicos de la saga Final Fantasy cumplía 15 años. Fue el último Final Fantasy que salió en PlayStation y no solo eso, fue un Final Fantasy que quiso volver a sus orígenes de fantasía medieval, después de haber pasado 2 entregas en mundos futuristas como Midgar o Esthar. Hablo de Final Fantasy IX.

Final Fantasy IX fue el primer RPG que me compraron de pequeño y fue el que hizo que me gustaran los RPGs. Es un título que atrae fácilmente a los niños por el aspecto infantil de cabezones que tienen los personajes, pero la historia, aunque comience siendo muy simple, va mucho más allá conforme avanza, tocando temas que sobrecogen la mente de un niño y le hacen pensar en cosas que, normalmente, no pensaría a tiernas edades.

El miedo a la muerte, a perder a tus seres queridos o el amor son algunos de los temas que rodean este título y que nos empujan a verlos de otra forma gracias al valor que los protagonistas tienen para superar las dificultades en todo momento, provocando que, como me pasó a mi y a tantos otros, te acabes encariñando del juego, los personajes y su mundo. Que de todos los grandes títulos que ha realizado en su carrera, Hironobu Sakaguchi lo considere como su favorito personal, está claro que demuestra que estamos ante un título que remueve emociones.

Con motivo del decimoquinto aniversario del lanzamiento de este título en Japón, voy a realizar un análisis de todo lo que ofrece este título en cada uno de sus apartados. Comencemos:
Como ya dije al principio, la historia comienza de una forma muy sencilla: Una banda de ladrones conocida como Tantalus se infiltra en el reino de Alexandria con el motivo de secuestrar a la princesa Garnet. Durante la primera hora de juego, estaremos ocupados con esta parte de la trama mientras conocemos a otros personajes ajenos a la misma que se incorporaran de una manera u otra (como Vivi), mientras aprendemos los conceptos básicos del juego. Un aspecto que viene bien para aquellos que no están acostumbrados a jugar a un RPG.

Tras ese intento de secuestro, descubrimos muchas razones encontradas y personajes que se ven envueltos en una historia de conflicto entre reinos, persecuciones y planes que van más allá de lo que el grupo protagonista podría imaginar, llevándonos a enfrentarnos a una crisis mundial. (Cosa, por otra parte, típica en el género)

Sin embargo, la forma en la que todo está narrado, la personalidad de cada personaje y la evolución del argumento, tratando los temas tan variados que comenté al principio de la entrada, hacen que este título brille con luz propia y llegue a calar en prácticamente cualquier jugador del mismo.

Desde luego, es de los mejores aspectos de este Final Fantasy IX.

No soy un experto en analizar los gráficos de un juego, ni espero escribir conceptos avanzados sobre ello. Lo que más se notaba en Final Fantasy IX cuando analizamos su aspecto visual eran los detalles de los escenarios que el juego mostraba, cada uno diferente con su propia temática: El castillo de Alexandria, Lindblum, la ciudad de Burmecia, Treno,... Todo estaba muy bien cuidado y hacía que disfrutáramos del juego sumergiéndonos de lleno en la experiencia. Las secuencias cinematográficas se ven espectaculares, llevando la consola a su máximo potencial

En lo que respecta a los personajes, el equipo de Squaresoft optó por deformarlos, aumentándoles el tamaño de la cabeza, haciendo que se puedan apreciar mejor la cara y las ropas. Este fue uno de los motivos por los que mucha gente consideraba a este título infantil y no quisieron jugarlo, a pesar de que todo lo que rodea a este título tiene muy poco de infantil. En fin, ellos se lo perdieron si se quedaron antes con un estilo visual concreto en lugar de darse cuenta del juegazo que había detrás.

Sobre el apartado sonoro, este Final Fantasy fue el último de la saga en el que la Banda Sonora completa estuvo compuesta por el maestro Nobuo Uematsu. En lo que respecta a los temas musicales, me gustaría mencionar especialmente al tema "Vamó allá, flamenco", de estilo andaluz, demostrando que a Uematsu también le llegaron influencias de la música tradicional española. Por lo demás, el resto de pistas sigue su armonía en el juego y no desafina en ningún momento. Yo, que jugué de niño a este juego, llegaba a sentir hasta un poco de miedo cuando escuchaba el tema del jefe final de cada zona. Es épico a más no poder.

Podría seguir comentando temas (Melody of Life...) pero mejor os dejo la Banda Sonora completa y ya está:


En Final Fantasy IX controlaremos a Yitán (Zidane, fuera de Europa, donde le cambiaron el nombre por ser igual al del conocido futbolista francés), su protagonista, durante la mayor parte del recorrido de la aventura, aunque a veces controlaremos a otros por imposición de la historia. Uno de los detalles más curiosos del título reside en la exploración de los escenarios, ya que cuando el protagonista encuentra algo interesante, aparece un bocadillo con un símbolo (?/!) con los que interactuamos pulsando X. Este sistema de exploración puede servirnos para abrir un nuevo camino, un cofre del tesoro, una trampa,.. Las posibilidades son enormes y hace que estemos muy pendientes de no dejar sin revisar cualquier zona de los bellos escenarios.

Además de caminar por ahí, como en otras entregas, se nos otorgarán medios de transporte conforme el juego avance. Apreciaremos poder usar un chocobo para evitar los combates en las llanuras (además que el chocobo tiene un papel importante como historia secundaria), también podremos manejar un barco y, por supuesto, no faltará el mítico barco volador.

En el título nos encontraremos a menudo con minijuegos para poder descansar un poco de la historia y divertirnos un rato. Retos como el salto a la comba, la búsqueda de Stellazios, la Mogured (un minijuego en el que te conviertes en el cartero de los moguris), el juego de cartas Tetra Master (el cual llega a ser obligatorio jugar en una parte de la aventura, bastante pegadizo) o hasta encontrar tesoros perdidos con las chocografías, gracias a la ayuda de un chocobo. He de decir que realizando el minijuego del chocobo (requiere tiempo, paciencia y mucha exploración) encontrarás los mejores equipamientos y una sorpresa al final, así que merecerá realmente la pena.

También habrán minijuegos impuestos, algo muy común en los RPGs, para continuar la historia. Uno de los más frustantes es uno en el que debes salvar a tus amigos de morir,  jugando al Pollito inglés.

Los moguris, criaturas simbólicas de Squaresoft y de la actual Square Enix, tienen un papel bastante importante en este título. Actúan como nuestro medio de guardado y como nuestro medio de descanso, si poseemos la clásica tienda de lona. La mogured (mencionada anteriormente) nos permitirá mandar cartas de moguri a moguri en una especie de "Cadena de favores" enterándonos de cotilleos o curiosidades, tendremos a los geniales Mogutaro y Mogujiro ejerciendo de tutoriales con patas y, para rematar el tema moguri, a menudo nos encontraremos con cierto moguri viajero que nos ofrecerá packs de artículos a precios bastante interesantes.

Además, durante el progreso de la aventura nos encontraremos con una novedad narrativa: Las STA (Secuencia en Tiempo Actual). Estos eventos nos servirán para saber qué están haciendo otros personajes en ese mismo momento. La mayoría de las veces sirve como curiosidad y conocemos aspectos curiosos del resto de personajes, otras veces ver esas escenas alterará un poco la historia y otras veces hasta ganamos objetos o perdemos algo. En ocasiones, nos saldrán varias STA a la vez y habrá que elegir una que, al hacerlo, provocará la desaparición de las otras o veremos las consecuencias de haber elegido ciertas STA en otra STA. Es un árbol de decisiones y hace que quieras saber en una segunda partida qué te perdiste en esa STA que no habías visto.

En cuanto al sistema de combate y progresión, este juego regresa al sistema de clases únicas. Cada personaje tiene su clase por defecto (que trae de por sí su habilidades de acción únicas e irremplazables: robar, invocar, magia blanca, negra, salto,...) y no se le puede cambiar. Esto afecta a sus habilidades de acción, que son fijas y las aprenden a través del equipamiento de objetos.

 Podremos controlar a 4 personajes en combate al mismo tiempo, con la posibilidad de que un segundo jugador participe con un segundo mando. Al igual que en otros títulos de la saga, nuestros personajes suben de nivel al combatir contra enemigos y, además de Experiencia, consiguen puntos de habilidad que ahora explico para que sirven.

El equipamiento de los personajes es el mismo que en los títulos más clásicos de la serie, haciendo que cada pieza de nuestro equipo conceda habilidades que puedes usar mientras mantengas ese equipo y, si consigues los PH requeridos, podrás aprender dicha habilidad sin necesidad de seguir usando el equipo que la concedía.

Existirán dos tipos de habilidades: Las de acción y las de apoyo. Las de acción son habilidades que se usan en combate gastando un número determinado de PM (Puntos Mágicos), mientras que las de apoyo son habilidades que se mantienen activas en combates (O se pueden activar bajo ciertas condiciones) si, previamente, hemos gastado piedras mágicas para activarla en el menú de habilidades. Esas piedras se consiguen al subir de nivel y puedes aplicar o quitar piedras como tú desees. Las habilidades de apoyo van desde resistencias a estados alterados, daño adicional contra un tipo de enemigo a beneficios como autolévita ó autoprisa. La lista es grande y, desde luego, permiten una gran personalización dependiendo de la forma que te guste jugar.

Para entrar en combate, solo basta con movernos en una zona donde puedan aparecer enemigos y ¡ZAS! Pasamos a la pantalla de combate. Hoy en día, hay opiniones divididas sobre ese sistema de encuentros aleatorios, pero a mí personalmente me gusta el sistema de pantalla de combate y no ver a lo que me enfrento hasta que el juego me “obliga”. Es cierto que a veces es tan exasperante como andar por una cueva en un juego de Pokémon y te salgan chorrocientos Zubats cada 2 pasos y, como referencia, hay una mazmorra al final de este juego en la que hay una zona en la que te puede salir de un encuentro cada 3 pasos. No bromeo.

El sistema de combate sigue el mandado de la saga Final Fantasy clásica: BTC (Batalla en Tiempo Continuo). Es decir, tienes que esperar a que se rellene la barra de tiempo de espera de un personaje para poder indicarle la acción a realizar: Atacar, Usar un conjuro, un objeto, realizar alguna habilidad especial como robar, técnicas de esgrima, etc... Mientras esperas, el enemigo puede atacar, mientras piensas la orden, el enemigo puede atacar (aunque puedes poner en opciones que el tiempo se ponga en espera si si te toca actuar), por lo que es un modo de combate que te hace pensar rápido y actuar de forma dinámica al mismo tiempo. Sabemos que no es el más efectivo hoy en día pero en su época era algo que nos maravillaba.

Un aspecto importante en el combate es el estado límite, conocido en este juego como Trance. Es un estado propio de cada personaje que se alcanza tras ser dañado lo suficiente por el enemigo como para rellenar la barra de Trance, situada debajo de la de tiempo de espera. En este estado, el personaje se ve envuelto por una luz y toma un nuevo aspecto. Cada personaje tiene su propio Trance y, al alcanzarlo, se le sustituye uno de los comandos por el comando especial del Trance. Hay uno que puede lanzar magia negra x2, otro lanzar técnicas especiales dependiendo del arma equipada, otro lanzar magia blanca x2, etc...

El trance tiene una duración limitada, ya que cada acción en modo Trance quita una porción de la barra y, al vaciarse o acabar el combate, se pierde el estado y vuelta otra vez a rellenarlo. Es muy útil contra situaciones desesperadas y contra jefes, pero muchas veces se activa en situaciones donde no nos hace la más mínima falta, perdiéndolo ridículamente, por lo que a veces no resultará tan predecible como puede parecer a primera vista de controlar cuando entrar o no en Trance.

Hironobu Sakaguchi consideró a este Final Fantasy su favorito porque, para él, "es lo más cercano a su concepto ideal de como debería ser un Final Fantasy". Pues bien, yo no sé como es el concepto ideal de un Final Fantasy, lo que sí sé es que este Final Fantasy fue el que me metió en el mundo de los RPGs y aún no he salido de él, así que algo tiene que tener.

Es un Final Fantasy divertido, con muchas referencias a los otros juegos de la saga y que tiene una escala de dificultad que va de menos a más. Explota temas morales y no se deja nada en el tintero. No te aburrirás a menos que, directamente, no te gusten los RPGs.

Hoy, siendo su decimoquinto aniversario, me alegra comprobar que aún sigue siendo recordado como uno de los mejores RPGs de nuestro tiempo. Como fan suyo, le deseo que siga siendo recordado y que siga siendo transmitido a las futuras generaciones de jugadores hasta el fin de los tiempos.

Ha sido un placer haber escrito en este blog y espero volver a hacerlo próximamente.

Un saludo, compañeros.

10 comentarios:

  1. Está en mi top 3 de Final Fantasy sin lugar a dudas. Es un juego genial pero hay que reconocerlo que tiene las cosas más coñazo de la saga para mi, la comba es una locura para llegar a los mil saltos, las carreras con Hipito son un rompededos, coleccionar todas las cartas del Tetra Master también tiene lo suyo y ya si te pones a hacer el bug de Marcus para conseguir a God Eiko apaga y vámonos xD

    Por no hablar del reto de pasarse el juego en menos de 12 horas para conseguir la Excalibur II o del reto de nivel 1 para conseguir los stats más perfectos posibles al final del juego, yo hice todo lo anterior en sus tiempos (ya llovió xD) y si me dicen que tengo que repetirlo todo ahora me da un desmayo directamente xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los japoneses les gusta los retos "rompededos". Yo nunca he tratado de conseguir lo máximo (para la comba, debes tener reflejos de jedi o te comes la cuerda).
      Cuando descubrí en internet el reto de la excalibur II y como se conseguía, me negué a hacerlo por 2 razones: La primera porque tienes que abrir la consola en cada cinemática para ahorrar tiempo por lo que podría afectar a la consola, y la segunda porque me niego en rotundo a ir rápido en un RPG por un arma. El reto de nivel 1 debe de ser horrible.

      Eliminar
  2. Opino igual que Desaya, está en mi top 3 de Final Fantasy, y probablemente entre los mejores RPGs que he jugado. Sí, la historia es muy típica, con algún giro argumental al final pero en general es lo de siempre. Pero es que no tiene ningún apartado que digas flojea ahí, todo está cuidado de forma brutal, como comentas el sistema de habilidades, el diseño de las mazmorras...

    Y en cuanto al apartado sonoro sin duda es mi banda sonora favorita. Cada pieza es mágica y está perfectamente cuidada para cada momento.

    No sé, me es imposible ser objetivo con este Final Fantasy, es mi juego favorito y soy demasiado fanboy, así que es difícil que me escuchéis decir algo malo del mismo, como mucho el juego de la comba xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuviera que buscar algún defecto, sería que en la mazmorra final todo está centrado en avanzar hasta el final, derrotando a todo jefe hasta el jefe final. Sí, me diréis que tiene su historia, pero podrían haberle metido más ganas. Al menos, no es como en FFVIII, que una vez entran en la mazmorra final, todos están calladitos.
      Es que este FF está hecho para sorprenderte. Que lo ves gracioso para niños, espérate que ahora te muestro cosas que no deberías ver, chaval. Que esto es muy ñoño, uy, que has picado. Así es casi todo el rato.
      El único defecto real que le doy al juego es Quina, sobretodo porque me dejaron vendido en cierta parte del juego con ella y tuve que enfrentarme al boss sin magias azules. Ahí aprendí que todos los personajes deben ser entrenados.

      Eliminar
  3. Hoy en día, disfruto de la magia de la saga de "Tales of" de PS3, dónde he vuelto a recuperar mi amor por los RPGs. Pero cuando echo la mirada atrás, me acuerdo de ese RPG que me metió en en ese mundillo. ¿Qué habría pasado si nunca me lo hubieran comprado? Posiblemente sería un niño rata jugando al Call of Duty xD.
    En cualquier caso, siempre es bueno recordar las raíces por las que empezamos en este género, pero siempre mirando hacia delante.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda alguna un gran juego, mi 2º favorito (el VIII va delante para mi). Estoy muy de acuerdo en todo lo que expones, tampoco hay mucho que comentar, pero te has olvidado de una cosa clave :/ El juego dispone del gran VIVI el mejor personaje jamás creado ò_ó

    P.D: Su BSO es mi favorita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor dejar esas cosas para que las descubra el jugador por sí mismo.

      Eliminar
  5. ¿Se puede emular bien este juego en PC?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi experiencia, con el epsxe va bastante bien, tengo jugado en emulador varias partidas completas y sin problema, habia una version que tenia un fallo con una escena de video que dejaba el juego colgado pero imagino que con nuevas versiones del emuador se subsanaria, era un fallo tipico hace años pero no creo que siga existiendo ese bug ahora xD

      Eliminar
  6. Sin duda el FF más "mágico". Con el tiempo se ha convertido también en mi favorito, o al menos en el mismo nivel que el VII que fue el primero que jugué.
    Tiene de todo: argumento (típico pero muy bien llevado), personajes carismáticos (yo creo que hasta Quina tiene su gracia), giros de guión que no siempre son esperados, cantidad ingente de contenido entre aventura principal y búsquedas secundarias, tiene dos de los mejores minijuegos de la saga (el tetra master y la quest del chocobo), la bso es una jodida genialidad....
    No sé, uno de los pocos peros que le encuentro es que las invocaciones llegan un pelín tarde para mi gusto y que los límites son bastante flojitos (aunque mirándolo en perspectiva, creo que el único de la saga en el que realmente me convencen los límites es el 7 y tal vez el 12).

    En fin, una obra maestra atemporal.

    ResponderEliminar