lunes, 6 de julio de 2015

[Experiencias Roleras] Waxy nos escribe sobre Blue Dragon.

Allá por el año 2005-2006 la segunda máquina de Microsoft, Xbox 360, llegó al mercado y, como se esperaba, tuvo una pésima aceptación en tierras niponas. Japón no miró con buenos ojos (y sigue sin hacerlo) una videoconsola extranjera como era el sistema de Microsoft, así que rápidamente los altos mandatarios de la compañía decidieron dar un golpe de efecto para atraer a esos jugadores orientales con títulos que les gustasen: en especial con JRPGs. La recién creada Mistwalker, fundada por el gran Hironobu Sakaguchi tras su despido de Square-Enix, fue la elegida para crear dos de los juegos dedicados a los amantes del género que fuesen exclusivos de Xbox 360: Blue Dragon y Lost Odyssey. Ambos títulos resultaron notables o incluso sobresalientes y, a pesar de no lograr su objetivo de atraer al público del lejano oriente, sí que son considerados como grandes joyas de la generación pasada.

Bueno tras esta introducción vamos a entrar en harina; Blue Dragon (Xbox360, 2006-2007) fue el primero en llegar y no pudo hacerlo de mejor manera, ya que Mistwalker dio a luz un gran JRPG que, pese a sus fallos, es un título que cualquier fan del género debería probar. Sakaguchi decidió comenzar su empresa creando su propio Dragon Quest con Blue Dragon y es innegable que este título bebe de esa fuente en multitud de aspectos.

Blue Dragon fue mi primer juego en mi Xbox 360 y por la que estuve esperando sin tocarla desde navidades, cuando me la regalaron los reyes ante la incapacidad de encontrar la Wii, que era la consola que pedí en primera instancia a sus majestades. Hasta finales de agosto, cuando este juego salió en España y pude por fin saciar mi hambre de JRPG, ahí estuve con mis 60 € delante del Game a disfrutar del juegazo que sabía que me iba a encantar…  Y no me equivoque.

Blue Dragon comienza su historia como la mayoría de RPGs clásicos, donde la pequeña aldea de nuestros protagonistas, Talta sufre uno de los ataques periódicos del llamado Terraburón, que destruye todo a su paso. Pero este año Shu, el protagonista del juego, decide que ya no permitirá mas destrucción, así que ayudado por sus amigos Jiro y Kluke logran descubrir que el Terraburón no es más que un engendro mecánico controlado por el malvado Nene. Tras una serie de acontecimientos, este trío protagonista logra lo que ellos denominan “magia”, que no es otra cosa que lograr controlar su sombra y convertirla en animales mitológicos con poderes sobrehumanos; Shu tiene un Dragón, Jiro un Minotauro y Kluke un Fénix. A ellos se les unirá el pequeño Marumaro, un Devi algo gritón e infantil que también controla su sombra con forma de Smilodon (o tigre dientes de sable) y la adulta y enigmática Zola, con el poder de controlar a su sombra con forma de Murciélago vampírico.

La historia girará en torno a cómo este quinteto intenta derrotar al malo de turno, en este caso Nene, que disfruta haciendo el mal y destruyendo el mundo. Una premisa simple y muy usada, pero que funciona. A la trama tal vez le falte fuerza narrativa, pues puede pecar de infantil y simplona hasta la llegada del tercer DVD, cuando la historia da un giro y se vuelve más interesante, aunque hay que tener en cuenta el juego en el que nos estamos moviendo, ya que como bien dije antes, hablamos de un título muy influenciado por la serie Dragon Quest, así que como en la serie de Square Enix tampoco se complican demasiado con crear una trama demasiado elaborada, aquí se busca más o menos lo mismo.

Estamos ante un titulo de corte JRPG clásico, es decir, combates por turnos en un equipo de 5 protagonistas, sin cambios (Sólo están ellos durante toda la trama) con un sistema de combate  que introduce suficientes novedades para hacer al juego más rico y estratégico.

En primer lugar, al entrar en batalla se divide el escenario en 4 filas, dos aliadas y dos enemigas, algo que ya hemos podido ver en otros RPGs clásicos: En la vanguardia o fila delantera tenemos a los atacantes físicos que pueden atacar con potencia y son los que reciben más daño, pues poseen más defensa, y en la retaguardia o fila trasera a los atacantes mágicos, que gracias a esa posición poseen mayor defensa ante ataques físicos a costa de perder potencia física, pero que no manteniendo su potencia en ataques mágicos, que es su fuerte. Estas dos filas también se dan en el grupo enemigo, provocando que los que se encuentren en la retaguardia no puedan ser atacados físicamente hasta que los enemigos que hay en la vanguardia sean derrotados... Salvo que usemos cierta habilidad o magia para alcanzarles.

Por otro lado los turnos no solo se basan en atacar cuando le toca a cada uno, los atacantes mágicos tienen que cargar los hechizos, carga que tiene un doble significado dependiendo del tiempo de ejecución, ya que puede causar más daño y, además, golpear a varios enemigos. Esta disyuntiva hará que la estrategia sea esencial, sobretodo contra jefes, ya que habrá veces que nos toque decidir si preferimos llevarnos mucho tiempo de preparación para ejecutar los mejores ataques o preferimos usar hechizos rápidos.

En segundo lugar, Blue Dragon toma el sistema de trabajos o jobs para los personajes, esto es, tenemos dos formas de subir el nivel de cada aliado: Primero como personaje en si, que va ganando niveles hasta llegar al clásico máximo: 99 y, por otro lado, el nivel de trabajo de la sombra, que puede ir cambiando cuando se prefiera. Esto le da riqueza al sistema, pues a pesar de que Jiro tiene su principal rol como Mago Blanco, puede ser Monje perfectamente en cualquier punto de la partida dando al juego mayor libertad y maleabilidad. Los trabajos del juego son: Maestro de Espada, que posee la capacidad de crear espadas elementales; Monje, el trabajo con mayor fuerza y con acceso a ataques cargados; Asesino, un atacante veloz con posibilidad de alcanzar a las filas traseras, robar y con acceso al “Ataque doble”; Guardián, que se encarga de defender al grupo al obtener una mayor vitalidad; Mago Blanco, el siempre necesario curandero; Mago Negro, que usa ataques de magia elemental; Mago de Barrera, que se encarga de proteger al grupo dando buffos de defensa; Mago de Apoyo, que se encarga de dar buffos y debuffos de ataque a compañeros y enemigos, además de poseer la habilidad “Doble Hechizo”; y Factotum, un trabajo sin ninguna utilidad en el combate pero que posee las necesarias y obligatorias “Ranuras de habilidades y de accesorios”.

Estas ranuras de habilidad del Factótum son esenciales como dije, pues cada personaje tiene un límite de habilidades que puede llevar. Esto es: un Mago Negro puede tener acceso a la habilidad “Doble Hechizo” del Mago de Apoyo gracias estas ranuras, pero podría perder espacio para colocar habilidades de otros trabajos, técnicas de apoyo como Meditación u otras posibilidades.

Aparte de las habilidades que los trabajos mencionados pueden aprender para el combate, hay algunas habilidades de campo, es decir, que pueden usarse en el mapa. Cosas como “Barrera”, que hace que a costa de un coste de mana los enemigos débiles mueran cuando los toquemos o “Aura Atrayente” y “Aura Repelente” que atrae o repele los monstruos cercanos pueden resultar bastante interesantes en ciertas situaciones.

En cuanto al equipo, es bastante básico también: Tenemos cuatro accesorios que centrados en subir ciertas características cada uno: Pulsera, Anillo, Pendiente y Collar que aumentan fuerza, magia, defesa y resistencia mágica respectivamente. Además se pueden añadir hasta tres accesorios especiales gracias a las habilidades del Factotum, que pueden dar otro tipo de beneficios al personaje.

Fuera del combate nos encontramos también en un JRPG con mapamundi, pero bastante guiado, que cuando nos encontremos en las últimas horas de juego, más concretamente a partir del DVD 3, nos permitirá explorarlo a nuestro antojo, logrando una libertad total clásica en estos títulos. En este mapamundi habrá las típicas mazmorras con sus jefes especiales que  nos pondrá las cosas difíciles más de una vez, pues hay ocasiones en los cuales la mazmorra será un paseo pero el jefe final será un suplicio.

Los enemigos no son aleatorios en este caso y aparecen en el mapa, por lo que podremos comenzar el combate cuando los alcancemos o evitarlos si queremos/podemos. Es importante comenzar el combate atacando uno mismo, porque si es el enemigo quien ataca las filas se invertirán y los magos estarán en la vanguardia, con los atacantes físicos en la retaguardia, lo cual nos deja en una desventaja muy grande. Además de esta posibilidad, Blue Dragon ofrece otro factor estratégico a la hora de comenzar los combates, ya que gracias a un gatillo del mando podremos detener el tiempo y si en el radio de acción de nuestro personaje hay más de un enemigo podremos luchar con los dos o más, no a la vez sino en una cadena de enfrentamientos, obteniendo un beneficio aleatorio tras cada combate. Y no solo eso, al igual que en la naturaleza hay animales que son enemigos, en Blue Dragon también se dan estas enemistades. La llamada “Traición se da cuando en estas batallas múltiples hay dos especies de monstruos que son enemigos naturales, haciendo que aparezcan en una sola batalla pero que en vez de luchar contra tu grupo peleen entre ellos. Esta traición es muy útil, pues en varias ocasiones estos combates territoriales conllevan beneficios a nuestro favor y hay monstruos que pueden resultar complicados pero que gracias a estas guerras internas pueden conllevar que estos enemigos temibles se destrocen entre ellos.


Artísticamente el título de Mistwalker es muy bonito, utiliza un Cell Shading que tan bien le sientan a este tipo de títulos de aspecto anime. Lo que más llama la atención es el diseño de los personajes que son tan característicos ya que se nota la mano de su creador, Akira Toriyama, el padre de Dragon Ball o Dr. Slump y el diseñador de los también populares y ya mencionados Dragon Quest. Los paisajes son muy abiertos, a veces incluso demasiado, sobretodo en los primeros compases del título en el que puede llegar a abrumar y provocar que uno se pierda. Lo que más me llamó la atención en su día era el agua, es muy bonita y muy bien representada parece casi real, y estamos hablando de un titulo de hace casi 10 años lo que es de admirar. No obstante, en otros aspectos sí que nos encontramos con "defectos gráficos" lógicos de un juego tan veterano, que surgió a comienzos de la pasada generación.

Además, el título tiene varias caídas de framerate, sobretodo en combate y cuando se utilizan ataques mágicos, provocando que el juego "petardee" bastante, algo que podemos corregir ligeramente si instalamos el juego en el Disco Duro, pero incluso así sigue teniendo estas caídas, lo cual desmerece un poco más el aspecto técnico del título.

La música es otro punto positivo y es que estamos ante un trabajo de Nobuo Uematsu que aunque no estamos ante una de sus obras más logradas, sí que nos deja melodías agradables e inmersivas en la historia. Punto y aparte merece el tema para los jefes, de estilo muy rockero (Con gritos y todo xD) el cual o lo aborreces o lo adoras, pues es totalmente diferente a lo que puedes escuchar en el resto de la BSO.

Otro punto clave del juego es que, como algunos pueden haberme leído, soy un firme defensor de nuestra lengua castellana y, lo siento, pero no juego a títulos en inglés. Los entiendo y sí me defiendo bien en la lengua de Shakespeare, pero me niego a que en mi tiempo de ocio y en juegos donde hace falta concentración y hay tanto texto tenga que leer en ingles… Bueno a lo que iba, Blue Dragon está totalmente localizado al español, esto es, esta subtitulado y DOBLADO, lo cual es algo bastante loable y es que siendo una licencia nueva de un genero como el JRPG, creo que todos sabemos lo raro que es ver esto. Sí, puede que no sea el mejor doblaje del mundo y puede chirriar bastante en algunos casos pero, oye, que es un detallazo y se agradece mucho… Aunque aun así como sé que muchos odiarían oír el juego en nuestro idioma, Blue Dragon trae un selector de idiomas incluyendo español, alemán e inglés.

Blue Dragon es un buen juego que tiene muchas virtudes y bastantes defectos, como todo juego "de segunda fila". Posee una historia interesante sin ser nada del otro jueves, un sistema de combate rico e interesante, unos personajes con una personalidad muy marcada, un gran abanico de posibilidades estratégicas, enemigos complicados (Incluidos varios secundarios más poderosos que el enemigo final), bajadas de framerate que desmerecen la espectacularidad en combate, una buena banda sonora… En fin, de cada uno depende decidir si vale o no la pena según lo que esté buscando, pero yo sin duda lo recomiendo, incluso después de probar y enamorarte de su hermano mayor, Lost Oddysey.

Recomiendo encarecidamente descargar del Bazar de Xbox el llamado “Dispositivo Complicador” que añade dos tipos de dificultad extra, ya que es un complemento gratuito y muy necesario, pues sin él su modo normal se queda muy corto y sin retos extra, lo que hace que sus modos Difícil y Experto supongan un mayor desafío para los que buscan ese "algo más".

Y nada más, me despido y de nuevo recomiendo este título que ha tenido una serie de animación y dos secuelas en la portátil Nintendo DS, las cuales son aceptables, aunque quedan por debajo de este juego y casi toda la dura competencia que había en la portátil, principalmente porque sus sistemas de combates son completamente nuevos para aprovechar las cualidades de la consola.

Un saludo y hasta la próxima. ^^

3 comentarios:

  1. El juego pasó algo desapercibido por parecer infantil y es una lástima, la verdad, a mi me pareció un buen juego. Quizá la historia sea algo infantil (tampoco tanto) en algunos puntos y tenga algún fallo menor, pero el sistema de juego me parece sólido y la dificultad adecuada (ni te obliga a farmear a saco ni te lo pasas pulsando X). A mi el juego me sorprendió bastante, por lo que había oído de él me esperaba un juego peor XD

    Probé el primero de los de DS y el sistema de batalla no me gustó nada :S

    Y respecto al anime, la historia es diferente, sólo coincide el mundo, la idea de las sombras y algún personaje (y aquí sí tiene un aire más infantil). Por si a alguien le interesa.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, pequeño apunte a la chequera de Microsoft. Inicialmente acordaron 3 JRPGs para la Xbox360. Sin embargo, después de Lost Odyssey y antes de hacer el tercero coincidió con el mayor afloramiento de la idea de la caída de los JRPGs, y dicho juego, Cry-On, fue cancelado.

    Reconozco que no me gustó demasiado este Blue Dragon, entre otras cosas por su para mi argumento bastante infantil (no puedo volver a escuchar aquello de "no me rendiré"). Pero bueno es mi opinión.
    Lost Odyssey sin embargo sí tuvo para mi muchas cosas buenas, envuelta en una obra demasiado tradicional para los tiempos que corrían que lo hizo pasar bastante desapercibido.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo probé y dios... se me hizo muy muy flojo. Si hay que llegar al 3º DVD para que se ponga algo más interesante creo que al final puede uqe nunca le llegue a dar la segunda oportunidad.

    ResponderEliminar