martes, 29 de mayo de 2018

Salón de la Fama - Candidato: Lost Odyssey

Cuando Bill Gates declaró que los mandos más pequeños de su Xbox estaban pensados específicamente para el público asiático "porque tenían las manos más pequeñas", las consolas diseñadas por Microsoft habían ganado una frase lapidaria que hacía aún más imposible que un sistema occidental tuviera el más mínimo éxito en Japón

Para tratar de levantar esa desastrosa situación, Xbox 360 contó con una apuesta clara por las desarrolladoras niponas en sus inicios: Bandai Namco, Tri-Crescendo, Square Enix... y la compañía de Hironobu Sakaguchi, Mistwalker, fundada tras su marcha de Squaresoft por los malos resultados de la película Final Fantasy: La Fuerza Interior. Junto al cancelado proyecto de Cry On, los otros dos títulos diseñados exclusivamente para la consola de Microsoft fueron Blue Dragon, claramente influenciado por la serie Dragon Quest, y Lost Odyssey, el que en la fecha muchos llegaron a considerar como "el verdadero Final Fantasy", ya que mantuvo el sistema de turnos con una interesante evolución, contaba con música de Nobuo Uematsu, compositor principal de la serie de Square Enix, y su historia era particularmente original, centrándose en personajes inmortales que aspiraban a cambiar el destino del mundo junto a mortales normales.

No obstante, era un periodo de cambio de tendencia y los RPGs occidentales estaban tomando el control de la generación, por lo que Lost Odyssey fue criticado por ser "otro JRPG clásico" con sólo un 78 de puntuación media y sus ventas se quedaron por debajo del millón de unidades.

Por esas razones el título no podía entrar en nuestro Salón de la Fama, ya que para acceder de forma directa hace falta superar los 90 puntos de puntuación medio o bien alcanzar los cinco millones de unidades vendidas. Pero existe una tercera vía: el voto popular favorable con una ventaja de tres contra uno (o 75%), quizás de los más difíciles de alcanzar puesto que, hasta la fecha, solo once RPGs han logrado ingresar por este método.

Como ya contamos con un análisis del título, hemos debatido entre los miembros de nuestro staff que hemos superado el título para que podáis haceros a la idea de nuestras impresiones sobre si Lost Odyssey merece, o no, formar parte de nuestro Salón de la Fama:

El título de Mistwalker es un RPG brillante, con una trama realmente seria (aborda temas como la depresión, el peso de la inmortalidad y la muerte...) a la que le pesan sus muchos momentos bajos y contar con un villano poco carismático. Es, también, una obra de una reducida dificultad, pero quizás ahí se acaban sus problemas, ya que el sistema de combate, evolución, Banda Sonora y sus momentos emotivos hacen que el viaje merezca la pena.

Reconozco sin reparo que con ese primer sueño de Kaim llegué a llorar, algo que ningún otro juego había logrado. Le tengo cariño y realmente creo que es de esos títulos que no fue adecuadamente valorado en la época porque vivíamos en plena "marcha triunfal" de los RPGs occidentales. No obstante, también creo que su calidad no llega a ser lo suficientemente elevada como para merecer un reconocimiento mayor. Es una gran obra, pero no una excelsa.

Así pues, mi voto es "NO".

Cuando encendimos el Salón de la Fama en Destino RPG, mi criterio para los títulos que no entraban automáticamente era "relevancia para el género". Lost Odyssey es quizás el juego propuesto que, de mantener ese criterio, me tendría más opuesto.

Pero con los años el Salón ha pasado a ser más una galería de excelencia que de títulos revolucionarios, y Lost Odyssey es excelencia pura en casi todos sus aspectos. Tiene un par de bazas originales (el enfoque de los Mil Años de Sueños, un protagonista adulto/viejo en un JRPG...) pero su gran mérito es que todo lo que hace, lo hace perfectamente. Tiene una banda sonora de Uematsu mejor que sus mejores. Un sistema de batalla por turnos a reloj parado que incorpora los elementos más sólidos del sistema dejando atrás el bagaje. Sistemas de progresión, nivel, y aprendizaje de habilidades cuidadosamente calibrados inspirados en una miríada de sistemas previos. Tiene un antagonista mediocre, pero juraría es la única pega visible.

Lost Odyssey es la condensación pura del JRPG clásico, la culminación y el punto final de un estilo de hacer juegos que había perdido (y siguió perdiendo, este juego no cambió nada) su audiencia. Square Enix dejó de hacer Final Fantasy clásicos, los estudios nuevos del JRPG usan otras historias, sistemas de batalla, y estética/música, Mistwalker misma fue mucho más experimental jugablemente con The Last Story. Pero Lost Odyssey, sin cambiar nada, y sin que nadie lo jugase o recuerde, queda a la posteridad como el JRPG a recomendar en su estilo.

Así que sí, probablemente debería estar en el Salón de la Fama.

Lost Odyssey es un gran juego, se mire como se mire, hecho a medida para un sector de los jugadores amantes de los JRPGs tradicionales. Aquellos enamorados de las bondades y valores de este tipo de juegos tenían aquí a uno de los máximos exponentes para la época, siendo una autentica oda a todo aquello por lo que brillaron con una formula similar durante más de una década.

Es cierto que no inventa nada, su mayor virtud radica en coger piezas de otras obras e integrarlas a la perfección, quedando un conjunto que funciona como un reloj. Puedo resaltar el gran empeño que se pone en la parte de narración y música del juego, lo cual no podía ser menos contando con Nobuo Uematsu (compositor de nuestras piezas favoritas de, entre otros, Final Fantasy) y Kiyoshi Shigematsu, un famoso escritor japonés (aunque su participación se reduce a relatos escritos sobre el pasado del protagonista). También es muy destacable la construcción y carisma de algunos de nuestros queridos inmortales protagonistas.

Sin embargo, a pesar de sus enormes virtudes, queda lastrado por algunos defectos. Entre ellos se puede comentar algunos propios del clásico JRPG, como un sistema por turnos que puede hacerse pesado, con un gran abanico de posibilidades donde acabas usando solo unas pocas útiles. El último tercio del juego también pierde fuelle desde el punto de vista narrativo y algunas de las grandes promesas, como la inclusión de los relatos de Kiyoshi, aunque geniales, se quedan relegadas en una parte secundaria de la historia. Por todo esto, aunque disfruté el juego enormemente, desde mi punto de vista no puedo recomendarlo para el olimpo de los videojuegos, donde ya están otros que rompieron moldes con todo aquello que hace bien este juego.

Voy a ser más directo que mis compañeros: si bien el juego me pareció correcto en general, no recuerdo ningún aspecto de él que destacase demasiado. La historia estaba bien, y era curiosa la forma de presentar el pasado de algunos personajes, pero ciertas partes de la trama se hacían algo lentas. Jugablemente tenia una idea original, con el sistema que permitía aprender habilidades de los personajes aliados, pero al final esto se traduce en personajes de primera y de segunda, algo que no me gustó mucho. 

No lo recuerdo como un mal juego, pero tampoco como uno especialmente memorable, así que no creo que se merezca ser considerado como uno de los mejores de la historia.

Un juego al que, probablemente, lo máximo que se le pueda achacar es estar atado a una visión del género muy concreta que vivió sus más grandes momentos en una época anterior a la salida de Lost Odyssey, por lo que este título podría suponer un auténtico canto de cisne para el estilo JPRG clásico de buenos valores de producción.

Dicho eso, para mí es un de los mejores exponentes del RPG en su generación de consolas y una sublimación de todo lo que hizo grande al género en la segunda mitad de los 90 y comienzos de los 2000: personajes, banda sonora, jugabilidad clásica pero compacta, historia... y una sensibilidad para con el jugador que lo hace difícil de batir en mis podios personales. Es cierto que no inventa nada, pero como dice algún compañero consigue una mezcla tan sólida de elementos conocidos que tampoco desfallece de forma clara.

Para mí, y sé que estoy votando con el corazón más que con la cabeza, que voto por los 1000 años de sueños, por las lágrimas que derramé jugándolo y porque tuvieron que pasar años (y un mejor estado personal) para que pudiera afrontarlo entero, es un tremendo SÍ. Un sí porque es de esos juegos especiales que te pueden ganar un plus "invisible" por sentimientos, que dirían algunos.



Estas son nuestras opiniones, pero también nos interesa conocer las vuestras. Ya sabéis, hacen falta un 75% de votos favorables para que Lost Odyssey logre ingresar en nuestro Salón de la Fama y, para ello, podéis votar en el siguiente formulario y, por supuesto, usar los comentarios para aportar vuestra opinión al debate. Contamos con vuestra participación para tomar esta decisión.

7 comentarios:

  1. Un amigo me regaló este juego, lo puse y mi Xbox contra atacó con el anillo de la muerte.

    Es por eso que mi venganza tornará como un voto.


    ( Para el proximo pregunta a Adell ¿Porque Jorge perdio gracia? ¿La tuvo alguna vez? ¿Podemos banearle con un 75% de los votos a favor?).

    La verdad es que tengo muchas ganas de jugarlo. La premisa es de las que me gustan y su diseño me parece interesante. Suerte con la votación.

    ResponderEliminar
  2. Pese a que siempre digo que sus tiempos de carga entre combates se me hicieron jodidamente eternos y no se si lo volveré a jugar por qué no podría aguantarlo jaja, mi voto es SI.
    mis razones son pese a sus fallos, la gran banda sonora, los 1000 años de sueños y la construcción de la historia son puntos con más peso para mi.

    ResponderEliminar
  3. Para mí no está a la altura de dicha distinción, más viendo como otras obras maestras del género han quedado relegadas a estar fuera. No inventa nada, no destaca especialmente en nada exceptuando algo extravideojueguil como son esos textos, y en definitiva es un título notable aupado por pertenecer a la peor época de la historia del jrpg, no por su grandeza.

    ResponderEliminar
  4. Un buen juego, pero ni de lejos el verdadero final fantasy de esa generación. La cuestión es que en esta generación de consolas el jrpg estuvo en notoria decadencia, y por ello un título técnico e inspirado como este sobresalía tanto. disfrute el juego por mas de 100 horas pero considero que el punto mas alto esta reservado para pocos así que mi voto dice que no merece estar en el salón de la fama.

    ResponderEliminar
  5. Dentro de ser un juego correcto y entretenido, no creo que sea la joya olvidada que tanto repiten algunos. Le falta exploración, tareas secundarias interesantes, la trama flojea, y no creo que recree tan bien la "experiencia de ser inmortal", creo que simplemente es un elemento de peso de la trama, pero sin alardes. Los relatos están bien, pero no todos están a la altura.
    Es un buen juego con ideas interesantes, pero le faltan cosas para brillar realmente.
    Yo voto No.

    ResponderEliminar
  6. Recordamos que tenéis que votar en la encuesta del formulario, los votos por aquí no los podemos contar.

    ResponderEliminar
  7. Yo ya lo comenté en su momento: me parece que la gente se pone muy mística con este juego y creo que no es tanto por su calidad intrínseca como por la comparación con la mayoría de los reguleros juegos de su estilo contemporáneos a este. Jugablemente me parece maravilloso (aunque Blue Dragon es .mejor en eso) y argumentalmente aunque sublime de primeras y correcto en el segundo disco, a partir de ahí se empieza a desinflar. Y los 1000 años de sueños no lo arregla. Es el juego por el que me compré la consola, pero me parece sobrevalorado. Yo voto que no.

    ResponderEliminar