lunes, 12 de marzo de 2018

[Charlas Discordantes] Final Fantasy V

Como si de una especie de maldición se tratase, el segundo Final Fantasy numérico de los tres que llegaban a cada consola parecía quedar por debajo de los otros en popularidad: Final Fantasy II fue "el raro sin niveles", de los nuevos elementos implementados en Final Fantasy VIII casi ninguno se mantuvo en los juegos posteriores, Final Fantasy XI fue un MMORPG que no llegó a muchos jugadores -eso sí, fue tremendamente exitoso en ganancias-... y este Final Fantasy V se consideró como "un paso atrás" en la franquicia si nos ceñimos al camino que siguieron Final Fantasy IV o Final Fantasy VI en tener un argumento mucho más elaborado.

La razón de esto es fácil de entender: Final Fantasy V se puede considerar como el punto culmen de lo que iban siendo los Final Fantasy impares hasta el momento, manteniendo el sistema de trabajos y superando todo lo planteado en Final Fantasy III con el intercambio de los mismos. Eso, de por sí, suponía un problema desde el punto de vista argumental y diseño de los personajes, ya que gran parte de lo que hacía a Tellah, Cecil o Rydia interesantes estaba también en el "trabajo" que ellos tenían asignados

Es difícil representar a un personaje que sea rudo o fuerte si en ese mismo momento puede ser un Mago o, al menos, lo era en esos tiempos y, de hecho, si nos atenemos a toda la serie Final Fantasy... ¿Cuándo hemos vuelto a tener un sistema como este de trabajos intercambiables cuando la saga ya pasó a tener mucho más peso argumental? Tenemos que irnos a Final Fantasy X-2, la opción Zodiac de Final Fantasy XII o los roles de Final Fantasy XIII, amén de la posibilidad en los Final Fantasy online, pero no llegan a tener una influencia tan clara en este Final Fantasy V como The 4 Heroes of Light, los Final Fantasy Tactics o los Bravely, entre muchos otros. 
Porque analizar esta quinta entrega implica tratar su sistema de trabajos, lo fácil y entretenido que era jugar entre los mismos. Gracias a la inclusión de una segunda barra de experiencia dedicada a aumentar el dominio de cada personaje con el oficio que estaba usando podíamos probar otro trabajo y, si no nos convencía, volver al que teníamos anteriormente conservando todo lo que habíamos aprendido. Además, mejorar nuestro dominio con cada uno nos daba la oportunidad de aprender nuevas habilidades que, como otro gran punto importante, podían usarse con otros oficios, ya que podíamos conservarlas mientras usábamos un trabajo diferente, lo cual permitía crear combinaciones particularmente interesantes e incentivaba la creatividad de estrategias.

Debido a estas posibles combinaciones, es también un título que, si se domina, permite hacer auténticas barbaridades lo que acompaña el ideal de ir permitiendo que los jugadores fuesen más fuertes como evolución del género: poco a poco se fueron dando cuenta de que no era necesario enfocar la dificultad como una forma de alargar los títulos (rémora de los tiempos del arcade) sino como un reto adecuado que acompañe la acción y permita disfrutar de combates entretenidos durante toda la aventura, no una sucesión de picos de dificultad evidentes para obligar a quedarse minutos o incluso horas parados, entrenando para poder seguir adelante.

Final Fantasy V ya era posible de completar usando un grupo que rondase el nivel 55, muy lejos de entregas anteriores donde era fácil tener que irse al 70 o más para poder llegar con claras garantías, aunque tiene también momentos realmente duros donde llevar una buena combinación de trabajos tenía mucho más peso en la estrategia.

El sistema de este título es el "padre" de multitud de RPGs clásicos y actuales, por lo que en este aspecto Final Fantasy V resulta realmente querido por todos los que disfrutamos de esa clase de juegos (Bravely Default, por ejemplo), pero quizás falla un poco en el peso argumental, por las razones ya comentadas.

La historia de este título nos lleva a un mundo que se está hundiendo: los cristales elementales están perdiendo su poder y nuestros primeros personajes serán meros desconocidos en mitad de este cataclismo que comienza. Bartz, un vagabundo solitario con su chocobo que le empuja a ayudar. Galuf, un hombre mayor sin memoria que aparece junto a un meteorito estrellado y Lenna, princesa del reino de Tycoon que estaba al cuidado del Templo del Viento, se acaban uniendo al líder pirata Faris en la exploración del suceso acaecido con el cristal, siendo consagrados como "los Guerreros de la Luz" por los restos del mismo y el rey de Tycoon.

Así, pues, comienza una aventura para salvar los cristales restantes que nos deja sus detallitos, pero resulta mucho menos profunda que la de la entrega anterior: de los aspectos más curiosos está el del cambio de género del grupo conforme avanzamos en la trama, ya que pasamos de pensar que teníamos a tres chicos y una chica a acabar a la inversa, tenemos al desmemoriado Galuf y su revelación de cómo en el pasado acompañó a un grupo de héroes -los Héroes del Alba- que encerró a Exdeath, el gran enemigo de este título... pero no el más carismático, ya que su sirviente Gilgamesh es el más alabado por su mezcla de honor y toque cómico para escapar de las situaciones peligrosas para su salud, con el temazo del juego a su favor o una muerte -posible de evitar si el grupo es extremadamente fuerte en ese punto- muy épica, digna de un guerrero de su alcurnia.

De hecho, ese es de los aspectos más destacables del argumento de este título, que no trivializa los sacrificios y todos son reales, dejándonos pérdidas memorables que pesan en la resolución de nuestros protagonistas e incluso cambian la composición de nuestro grupo cuando parecía más que definida. Además, es un juego desarrollado en dos mundos diferentes con peso argumental y efecto simbólico en el combate contra el gran villano, por lo que se puede decir que quizás el problema argumental para que parezca menos brillante que los otros dos Final Fantasy a su alrededor reside en las pocas variables personales de los protagonistas y los ciertos momentos un tanto áridos entre suceso y suceso. Bueno, eso y que tampoco tenemos una visión temporal clara, ya que este título no llegó oficialmente a occidente hasta su port en PlayStation, lo que son entre siete y diez años de retraso con respecto a su debut original en Super Nintendo.

Otro detalle de su argumento que salió a la palestra en nuestra charla fue el uso bondadoso que se da a los animales en todo el título, desde Boko pasando por Syldra, Hiryu (a quien se niegan a matar por salvar la vida de la reina, madre de Lenna), el dragón de Krile... en este juego se deja un bonito mensaje de amistad de mascotas amigas de su "dueño".

Tampoco se olvida el que sea posiblemente uno de los estados alterados más horribles de toda la historia de la serie Final Fantasy: Vejez, que reducía permanentemente nuestras estadísticas al hacer envejecer a nuestros personajes -de una forma similar a como pasaba con Tellah en Final Fantasy IV- y su efecto permanecía hasta el final del combate, incluso si lográbamos anularlo de alguna forma. Desde luego, con razón no se incluyó en otras entregas, porque daba mucho asco.

Al final, el resumen que podemos hacer de Final Fantasy V tras nuestra charla es que realmente es de los Final Fantasy menos populares, con muchos jugadores que no llegaron a darle la oportunidad o se quedaron en su paso atrás argumental al perder los personajes parte de su personalidad cuando no quedaban atados a un trabajo. Es mucho mejor de lo que puede parecer, pero ni mucho menos un imprescindible, por mucho que sea uno de los principales referentes del sistema de oficios intercambiables que todavía sigue encandilando hoy en día. 

Y, a vosotros, ¿qué opinión os dejó esta quinta entrega?

5 comentarios:

  1. Hecho de menos un Final Fantasy así :')
    O al menos un Tactics como dios manda (lo tenian super facil para un TA3...(3DS)).

    Lo más parecido sería el supuesto Bravely Third para mi, pero las dos entregas anteriores me han dejado muy mal sabor de boca (y eso que el segundo es mejor que el primero con personajes que me gustan más y oficios más chulos, pero... no sé). U Octopath Traveler, aunque cada vez tengo menos hype por el juego (además no me queda claro si se nos unirán todos aunque sean historias independientes o tendremos que rejugar hasta el hartazgo xDDD).

    ResponderEliminar
  2. FFV... Tengo sentimientos contradictorios con este FF xD
    Me encanta todo el tema de oficios y puedo decir con total seguridad que las combinaciones que se pueden hacer en este FF al ver tal variedad me asombra. Además, no os mentiré si digo que me encanta poder usar dos habilidades de diferentes oficios por personaje (Sin hablar del aprendiz, que estaba rotísimo).
    También hecho de menos un Final Fantasy de este estilo y ojalá sacaran FFTA3 como ha dicho Sara *-* Pero bueno, tiempo al tiempo. No pierdo la esperanza. El caso es que es un FF que recomiendo si es por tema jugabilidad y oficios. Ahora sí, en historia pierde mucho en mi opinión. Me esperaba algo más. El inicio tiene buen ritmo, pero luego pega una bajada importante hasta cierto evento que no diré por no hacer spoiler. No sé si fue solo a mí pero habían momentos en los que me perdía en el mapamundi porque no sabía donde seguía la historia. Eso a mí me hace perder inmersión en el juego, y luego pasa lo que pasa xD
    Los personajes, eso sí, fantásticos en su gran mayoría. Destacaría a Galuf, Boko, Gilgamesh y Faris. Otro punto por el cual recomiendo este FF.
    La OST es de mis favoritas. Ya me quedaba un buen rato en el mapamundi al principio escuchando Four Valiant Hearts... xD Y bueno, el battle theme genial, como no.
    Podría decir más, pero tampoco quiero que me den las uvas. Es un FF que recomiendo si ya has jugado a este tipo de juegos y te gustan los oficios, quieres ver a personajes con los que te reirás (y llorarás) lo suyo y quieres disfrutar de una OST que mantiene el buen ritmo durante todo el juego. Lo malo es el tema historia, de verdad que me chirría un poco (pero eh, que aún así no es sosa ni mucho menos, pero no llega al nivel de otros FFs).
    Un saludo y felicidades por el blog, que llevo unos días curioseando por aquí y la verdad, encantado estoy ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu comentario.
      De hecho, nunca llegue a terminarlo porque lo deje aparcado durante un tiempo y cuando quise retomarlo, no tenía ni idea de adonde tenía que ir en el mapamundi y lo abandone, por lo que tengo una espinita clavada...

      Eliminar
  3. Inefable el bajón narrativo que tuvo con respecto al lV pero por mi parte doy mas valor a la jugabilidad (sin negar los demás apartados) así que final fantasy V lo disfrute de principio a fin se me hizo hasta corto desgraciadamente hasta final fantasy Vl no demostrarían que jugabilidad he historia pueden convivir en simbiosis para crear algo mas grande. Aun así era una delicia tanto la exploración como la experimentación en este final fantasy. Recomendado solo para fans de la saga.

    ResponderEliminar
  4. Este es mi FF favorito, no se la razón ciertamente, aunque puedo intuir que fue al ser el unico titulo que no conocía hasta que salio en PSX me intrigo lo suficiente para jugarlo, y hasta la fecha lo eh jugado y terminado mas que cualquier otra entrega de la saga,(sin incluir la versión para android/ios) posea todas sus versiones la mas jugada fue la de GBA que lo jugué tanto que mi cartucho quedo corrompido al ya no poder guardar partidas (es cierto, al guardar la partida siempre marca error en la partida salvada y ¡si! es original mi cartucho)

    ResponderEliminar