jueves, 25 de junio de 2020

El spin-off necesario en Pokémon

Con el anuncio ayer por la tarde de Pokémon Unite, el MOBA que está siendo desarrollado por Tencent para Switch y móviles, muchos jugadores entraron a criticar esa decisión, primero porque no era lo que esperaban (y había sido alimentado por falsos rumores, todo sea dicho) y segundo por llegar al género "demasiado tarde", alejado del baile que se generó a remolque del éxito que tuvieron los dos principales títulos del estilo en el mercado: DotA 2 y League of Legends, que lograron números mucho más superiores a los de precursores aún activos como Heroes of Newerth.

Es cierto que hubo una época en la que muchas compañías intentaron hacer su MOBA de éxito tratando de competir contra los dos reyes del estilo, como ejemplos como Smite (2004), Vainglory (2014)Heroes of the Storm (2015), Arena of Valor (2017), Battlerite (2017), Paladins (2018)AirMech Strike (2018)... títulos que aún se sostienen, no como los fallidos intentos de Electronic Arts con Dawngate (2015), Warner Bros. e Infinite Crisis (2015), Crytek y Arena of Fate (2016), Perfect World con Gigantic (2017), NCSoft con Master X Master (2018), Epic Games con Paragon (2018)... pero, aún así, en un entorno extremadamente lejano a los números que manejan los dos reyes del estilo.

Claro, tras ver como compañías tan importantes fracasaban estrepitosamente a la hora de entrar en este escenario, cabría pensar que es absurdo intentarlo dos o tres años más tarde, cuando "la moda multijugador" ha variado a otros estilos. Al fin y al cabo, los que ha pasado en los últimos años es que hemos tenido Shooters intentando seguir el modelo de Overwatch, compañías intentando lanzar su Battle Royale tras los éxitos de PlayerUnknown Battlegrounds y Fornite y, ahora, parece que tocan los Zeldalikes de mundo abierto a la estela de Breath of the Wild.


Pero la realidad es que este movimiento obedece más a la alianza estratégica de Nintendo y Tencent, que va más allá de los puros criterios jugables. Para los que -aún- no la conocéis, Tencent es la compañía de videojuegos más grande del planeta, con multitud de ramas en múltiples estilos de entretenimiento y, además, es China, lo que le hace tener una importancia enorme de los negocios de videojuegos en el gigantesco país asiático. Poseen o tienen un alto porcentaje del control en Riot Games (League of Legends, Valorant, Legends of Runeterra...), Funcom (Conan Exiles Mutant Year Zero: Road to Eden), Grinding Gear Games (Path of Exile), Supercell (Clash RoyaleBrawl Stars...), tienen el 40% de Epic Games, el 20% de Marvelous... vamos, que relacionarse con ellos no solo significa unir fuerzas con un gigante, es que además te abre de par en par las puertas del mercado chino, seguramente uno de los más suculentos dadas las grandes restricciones que hay para el resto de compañías.

Fuera parte, el mercado de móviles, aunque hace poco salió la noticia de que Nintendo renegaba un poco del mismo tras los modestos resultados de sus proyectos en el pasado año, en contraposición al bombazo que ha supuesto un título como Animal Crossing: New Horizons, sigue siendo extremadamente importante. Ya comentamos hace años su fortaleza en el mercado japonés y, aunque por estos lares da la sensación de que es un mercado demasiado volátil, las ganancias que genera un juego de éxito en estos dispositivos son absolutamente delirantes. Además, en China los MOBA de móviles sí que tienen mucho más éxito (Arena of Valor es un éxito allí, por ejemplo) y Tencent puede mover los hilos para que se combine una promoción extrema del juego en sí al propio fenómeno de Pokémon, por lo que a la mínima que sus mecánicas y servidores funcionen, jugadores no le van a faltar. Y es evidente que en el resto del mundo muchísimos jugadores que conocen la serie van a probar este nuevo título.

Pero, claro, aquí entramos en el terreno de las expectativas y, fuera parte de que muchos parecían no haberse leído la "letra pequeña" de que el juego que se iba a anunciar era de Tencent, lo que ya nos daba una pista de por dónde iban a ir los tiros, aquí cada cual quiere SU juego de Pokémon. Esto resulta una idea tan variada en una comunidad con más de diez millones de jugadores que resulta imposible de definir, porque con cualquier tipo de anuncio literalmente tendremos millones de jugadores contentos y otros tantos millones decepcionados, porque es imposible contentar a todos cuando cada grupo quiere algo distinto.

Hay a quienes les gustaría que la franquicia Pokémon se acercase más a ser un buen juego de rol con estas criaturas, como nos contó Drive el año pasado. Que las historias evolucionen para ser más adultas, que el sistema de combate sea más equilibrado y no tan favorable para los jugadores, que tengamos un RPG con Pokémon y no de Pokémon... pero lamentablemente los números de Pokémon XD: Tempestad Oscura hicieron que se abandonase esa rama, al quedar por debajo de los dos millones de copias vendidas.

Otra de las corrientes sobre lo que se podría haber anunciado un nuevo lanzamiento era mirar al punto de vista de Pokémon desde los ojos de un infante, como lo veía M2Hero, en el que ese aspecto nostálgico y especial de la franquicia se centraba en ese público infantil que, aunque ya no lo seamos, seguía transportandonos a esa época. Modelos como Pokémon Let's Go: Pikachu/Eevee serían la mejor representación de este estilo, jugando con la accesibilidad para todos los jugadores pero añadiendo ese punto nostálgico cuando nos vuelve a llevar a las regiones y combates que hicimos en nuestra infancia. Ciertamente, aquí los números sí que avalaban esta posibilidad, ya que ese juego roza ya la barrera de los 12 millones de copias vendidas, a niveles de un relanzamiento de éxito como el de Pokémon Rojo Fuego y Verde Hoja, pero parece que se ha optado por evitar una competencia directa cuando todavía queda contenido que lanzar para Pokémon Escudo/Espada.

Hay quien esperaba avanzar en los remakes de las entregas clásicas y que le tocase el turno a Pokémon Diamante/Perla, pero fuera parte de que presentaría el mismo problema que un nuevo Let's Go (ofrecer competencia al modelo que todavía se quiere explotar de Escudo/Espada), el ejemplo de Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alma y su mala recepción a posteriori también tiene que estar presente en las ideas de los que deciden qué título lanzar de la franquicia. Sus ventas fueron excelentes (más de 14 millones de unidades, cerca de igualarse al mejor relanzamiento de la historia de la franquicia: Pokémon Edición Amarilla), pero cuando uno se enfrenta a críticas como "demasiada agua", quizás es que ha llegado el momento de pensar mejor cómo quieres volver a realizar un relanzamiento de este estilo. Y no es broma, que Perla/Diamante sigue siendo a día de hoy el tercer juego mejor vendido de la franquicia, sólo por detrás de los dos primeros. Poca broma.

Así pues, si nos fijamos en los números financieros puros, ¿qué tipo de spin-off se debería haber lanzado si hemos descartado la idea del RPG para no competir con un juego que todavía estás explotando? El siguiente escalón nos llevaría a Pokémon Stadium, pero el último del estilo, Battle Revolution, también se quedó por debajo de los dos millones de copias vendidas, lo que se podría considerar como "la línea roja de la franquicia", bajo la cual resulta complicado seguir contando con nuevos lanzamientos salvo que seas un spin-off más que asentado como el de Pokémon: Mundo Misterioso, que se mueve por debajo de esos números con prácticamente todas sus entregas y sigue adelante sin problemas. También porque los realiza Spike Chunsoft, lo cual no supone un coste de desarrollo para The Pokémon Company y, para los números que suele tener Chunsoft, es uno de sus mayores éxitos.

De este modo, la siguiente opción podría ser toda una sorpresa para muchos, ya que implicaría revivir a Pokémon Pinball, que superó los cinco millones de copias vendidas con su entrega en Game Boy... pero la fórmula se quemó rapidísimo y la edición para Rubí y Zafiro se quedó en menos del millón y medio. Algo parecido se podría decir de Pokémon Trading Card Game, cuya primera entrega rozó los cuatro millones de copias vendidas y la segunda ni salió de Japón. Además, aunque ciertamente el juego de cartas físico sigue con una buena salud (es el segundo más jugado en el mundo, sólo por detrás de Magic: The Gathering) ya existe un juego oficial permanente con un modelo tan curioso como el de Pokémon TCG Online, que tiene como micropagos la propia compra de cartas físicas y sigue en pie desde el 2011, con la posibilidad de jugarlo en móviles desde hace años. Seguramente, The Pokémon Company tendrá muy controlado los números de este título para saber si conviene, o no, lanzar una competencia en forma de juego individual para consolas.

El siguiente en la lista, por números puros y sin una nueva entrega que hundiese las ventas es, precisamente, el que sí tiene título en camino: Pokémon Snap (más de tres millones y medio de copias vendidas), lo cual tiene todo el sentido económico del mundo y, además, juega también la baza de la nostalgia para los que lo jugaron hace tantos años. Ciertamente, al menos a priori, parece complicado que New Pokémon Snap pueda igualar los números de su predecesor, pero puede que el tiempo pasado y el contar con una comunidad de todas las edades mucho más aficionada a la fotografía, gracias a nuestros móviles, este título tenga una combinación suficientemente buena de número de ventas pasado y potencial de impacto en el presente. No se dan puntadas sin hilo, como quien dice.

El resto de spin-offs conocidos ya no cumple ese criterio de la barrera de los dos millones. Pokémon Ranger estuvo por encima con sus dos primeras entregas, pero se hundió en la última (quizás porque llegaron muy cercanos en el tiempo) y ya Rumble, Conquest y otra larga retahíla nunca llegaron a ser tan superventas. Ciertas entregas para móviles, evidentemente, sí que han tenido éxito (no hace falta que hablemos de Pokémon Go y la locura que tuvo su llegada en el 2016... que todavía lo mantiene como un juego que funciona muy bien en la actualidad), pero los modelos allí son más estables en el tiempo, así que no se necesitan secuelas para descubrir que una idea está quemada.

Precisamente de esa potencial estabilidad en el tiempo surgía ese rumor de un posible Pokémon MMORPG, una idea que se lleva comentando desde hace años y que ha ganado fuerza precisamente tras el anuncio de Pokémon Unite como MOBA. Pero la realidad es... ¿Qué ventaja o variación ofrecería un MMORPG de Pokémon con respecto a lo que ya tenemos hoy en día? Al fin y al cabo, ya podemos intercambiar libremente criaturas con jugadores de todo el mundo, combatir con ellos en tiempo real e incluso se han dado pasos para jugar de forma cooperativa en Let's Go y las Incursiones de Escudo/Espada. ¿Qué nos falta, pues? ¿Ver a los otros jugadores dando vueltas por ahí y competir por las mismas capturas? Atentaría contra el factor cooperativo al que aboga la serie. ¿Chat? Un problema para la idea de que estos juegos sean para todas las edades. Es más, ¿quién demonios piensa que si hacer un MOBA en 2020 es llegar tarde, lanzar un MMORPG no es aún peor? Esa carrera por seguir a DotA 2 y League of Legends tiene poco más de un lustro, pero la lucha de los RPGs en línea fue definida hace casi una década.

World of Warcraft (2004/05) fue el gran enemigo a batir y todos los llamados "WOWkiller" (o potenciales "mata World of Warcraft") han fracasado de forma radical. Aion (2008/2009) tuvo su última expansión hace cuatro años y se hizo gratuito mucho antes. Guild Wars 2 (2012) también pasó al modelo gratuito y lleva tres desde su última gran expansión de contenido. Age of Conan (2008) no tiene nueva expansión desde hace diez años. WildStar (2004) duró cuatro años. Warhammer Online: Age of Reckoning (2008) se estrelló por el estilo... y luego tenemos muchos "muertos vivientes" que simplemente pueden seguir manteniéndose y cuyas ganancias globales tras todos estos años los hicieron muy rentables a pesar de contar con comunidades muy inferiores, como Star Wars: The Old Republic (2011), The Elder Scrolls Online (2014), TERA (2011/12), DC Universe Online (2011), Wakfu (2012)Dragon Quest X (2012) en Japón, Phantasy Star Online 2 y su reciente llegada a occidente tras casi una década siendo exclusivo del país nipón...

Pero la realidad es que aquí sólo hay dos reyes que son los únicos que pueden mantener un sistema de cuotas mensuales y una comunidad gigantesca: World of Warcraft y Final Fantasy XIV. El primero ya está notando el achaque de tantos años y el segundo mantiene el tipo gracias a una gran comunidad y una gran trama... pero tuvo que sobrevivir a uno de los lanzamientos más horribles que se recuerdan. Es decir, que sin la constancia de Square Enix manteniendo un juego que necesitaba ser reformado completamente y un líder como Yoshida, a estas alturas World of Warcraft seguiría sólo en el trono tras quince años. Este es el nivel de este mercado. Así de duro es y eso lo han comprobado intentos más recientes como Fallout 76 (2018) y Anthem (2019), a los que siguen pasando por encima los otros dos reyes del estilo MMORPG Shooter: Destiny 2 (2017) y, sobre todo, Warframe (2013), un título que todavía puede celebrar sus propias convenciones cada verano para anunciar sus próximas expansiones de contenido.

¿Cómo va a competir Pokémon ahí? ¿Con qué variación con respecto a lo que ya podemos hacer en los juegos normales actuales va a revolucionar suficiente la fórmula para generar un modelo rentable? Porque, básicamente, parece complicado que puedas arrebatar a jugadores de alguno de los MMORPGs de éxito actual, por lo que buena parte del potencial éxito de esta idea dependería de atraer a jugadores de la saga que no están jugando/nunca han jugado a ningún título online, con todo el horror que implicaría para Nintendo mantener una comunidad saludable para toda la familia sabiendo que buena parte de su fandom es bastante tóxica. Eso sí, en caso de que surgiese alguna potencial oportunidad de mercado, no dudéis que lo intentarán, pero ahora mismo parece bastante complicado sin un giro drástico de la fórmula o el mercado.

Pero, tras los evidentes, ya quizás sólo quedaría pensar en posibles estilos donde nos gustaría ver a Pokémon y que aún no han sido explorados. Les hemos visto combatir, ser detectives, en puzles, pintando, deletreando, con más acción... pero, claro, esos otros estilos probablemente no nos ocuparían en caso de darse. ¿Os gustaría verles en un ARPG de mundo abierto a lo The Legend of Zelda: Breath of the Wild en el aspecto visual? Chocaría tras las críticas al nivel técnico de Escudo/Espada. Pero, desde luego, pase lo que pase, tendremos a millones de jugadores interesados, y otros millones enfadados porque no es lo que quieren. Así que os preguntamos: ¿qué Pokémon quieres tú?

3 comentarios:

  1. A ver supongamos un mundo abierto, llenos de pokemon, praderas, bosques, rios, mares, montañas, cada mapa con sus biomas y sus ciudades, ¿que querria yo? Facil elegir mi propio destino: ser enfermera pokemon, abrir un restaurante, ser un pescador, ser miembro de una banda criminal, ser policia, no ser solamente ese entrenador machaca rivales que destroza a todos los lideres y alto mando, deberia poder variarse y bajo x requisitos poder x ejemplo abrir tu propio gimnasio o tu propia liga, podria a ver competiciones entre ligas,,, las posibilidades de pokemon bien desarrollado son casis infinitas x 1 sola razon ellos ya tienen un mundo previo desarrollado en el imaginario colectivo de los jugadores solo tienen que desarrollarlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás bethesda debería hacer ese proyecto o monolith soft, yo creo todos quieren ese concepto.

      Eliminar
  2. Detective Pikachu 2,que para algo lo anunciaron,sin trailer. ¿Pedir? Juegos de calidad decente como hubo hasta la 5ta generación, que no recorten y simplifiquen contenido, trama, complejidad de diseño de niveles y rutas, enfocando todos los esfuerzos a los obsesionados en mejorar stats de sus pokemon para el competitivo, y que consideran la campaña prácticamente un tutorial añadido. La saga está en un momento de calidad deplorable, invirtiendo lo mínimo posible en cada nueva entrega principal para tener una excusa y sacar toda la maquinaria de merchan a rodar (serie, cartas, spin offs, muñecos...).

    ResponderEliminar