martes, 11 de septiembre de 2012

Mis RPGs del verano (2): Pokémon Conquest.

Me gustan los SRPGs. ¿Lo he comentado alguna vez? Seguro que sí, aunque quizás esta es de las pocas veces en la que me han coincidido dos RPGs tácticos a la vez. Mientras estaba jugando a Gungnir (PSP), también me dedicaba a terminar este Pokémon Conquest, que ya empecé a jugar un poco antes de la llegada del periodo estival.

Pokémon Conquest es un curioso crossover para Nintendo DS entre la saga Pokémon y la semi-desconocida en occidente saga táctica de Tecmo Koei Nobunaga's Ambition, en la que se combinan muchos Pokémon y sus ataques clásicos con la ambientación japonesa medieval y el sistema de juego estratégico de la saga Nobunaga's. La idea es indudablemente original y supone un curioso spin-off de la saga Pokémon, ¿pero es un buen juego? Voy a comentar lo que me pareció:


Sistema de combate
 
Quizás uno de los aspectos más divertidos y, a la vez, más sosos del juego. Para este Pokémon Conquest se ha tratado de simplificar un poco el elemento "táctico" de un juego de este subgénero, haciendo que el elemento estratégico básico sea el de la saga Pokémon (Fuego vence a Bicho, Planta, Hielo y Acero, por ejemplo) haciendo que cada pokémon pueda usar un solo ataque que tiene un rango y efecto determinado. El papel del entrenador de cada poke consistirá en aplicar una habilidad especial (Aumentar el crítico, curar, crear estados alterados...) más o menos poderosa que solo podrá usar una vez por combate.

Esto hace que el título sea muy fácil de llevar desde el primer momento, incluso para el jugador que sea novato en este subgénero, pero se queda bastante corto para alguien que ya lleva un tiempo jugando a este tipo de juegos. Al hacer que cada poke sólo pueda lanzar un ataque con un rango determinado (Algunos bastante locos, que necesitan colocarse con mucho espacio para poder atacar a un enemigo o que tienen un área de efecto amplia, pero demasiado lejana de lo que se pueden entender como "parámetros normales"), nos encontramos con que hay pokes mejores que otros solo por el tipo de área que tienen. Hay ejemplos como el de Luxio y Luxray en los que te preguntas si no era mejor quedarse en Luxio, que ataca creando un área a su alrededor de rayos, antes que evolucionarlo y ver como su ataque es un área similar al número 5 de un dado, con el que es más fácil acabar dañando a un aliado antes que acertar con 2-3 rivales.

Además, a todo esto hay que añadirle el incomprensible sistema de "Link" que refleja la relación del entrenador con su pokémon. Muy cuco y muy curioso, pero no le sirve de nada al que esté acostumbrado a la saga Pokémon y al sistema de niveles, que era mucho más fácil y comprensible. Ahora tenemos que esperar a que el Link con nuestro poke suba al 50% o que alguna estadística alcance un número determinado para que nuestro compañero evolucione... Y eso, en este juego, es inadmisiblemente lento. Los combates "de relleno" para capturar nuevos pokémon y/o buscar nuevos entrenadores aliados apenas suben algo, los combates serios "de historia" sí sirven, pero solo los podemos hacer con grupos de 6 pokes como máximo y no nos podemos poner a tontear para tratar que un poke débil evolucione, ya que son bastante duros. En resumen: Que acabamos con un "Grupo A", con los pokes más fuertes (Incluidos el Eevee -o en lo que sea que lo hayas evolucionado- y un Jigglypuff/Wigglypuff, obligatorios en los combates de historia y un horror cuando te enfrentas a los reinos de los pokémon tipo Fantasma o Acero) y un "Grupo B" formado por los pokes fuertes cuyo tipo no sirve contra el reino al que nos vamos a enfrentar o cuya potencia no llega al nivel del grupo A, bien porque no han evolucionado o bien porque, simplemente, son peores pokémon.
Esto hace que acabemos por repetir las mismas rutinas y que el juego se nos haga monótono una vez que completamos el primer modo historia y se nos abre el "Modo Warlord", en el que controlamos a otros capitanes con objetivos dispares (Recluta X aliados/Vence a Y/Conquista todo...) en misiones bastante insustanciales. De hecho, yo lo dejé de jugar en este punto, ya que en algunas de esas te metían unos saltos de dificultad salidos de la nada tan absurdos que decidí pasar de llevarme horas haciendo combates de relleno para evolucionar los pokémon de mi nuevo grupo y asi poderle ganar a los rivales de cierto reino.

El sistema de "Reino" y los diferentes terrenos, normalmente favorable a los pokes del tipo que lo pueblan es interesante, porque permite mucho juego (Las compuertas del de agua, la captura de bandera del de planta, lucha o veneno...) y le da el toque estratégico extra, aunque te acabas por acostumbrar a las dos veces que lo haces.
Historia
"Eres el regente de un reino, así que une a un ejército y ponte a conquistar a los reinos vecinos antes de que te conquisten ellos a ti." Con este planteamiento tan... Elaborado, nos ponemos manos a la obra con la tarea que, la verdad, no tiene mucha historia.
Cada reino tiene a un capitán general y, si acaso, entre 1 y 3 generales de importancia que tienen algo de historia, pero la verdad es que eso pasa totalmente desapercibido en el juego en sí y solo se ve un poco por encima en el "Modo Warlord" en el que cobran protagonismo. Sea como sea, todo se reduce a "Me pasa X, voy a conquistar el mundo", así que la verdad es que no es que te encariñas mucho con nadie, salvo por su aspecto o su pokémon principal.

Que tampoco es que Pokémon haya tenido una historia muy enrevesada como para esperar algo especial, pero la verdad es que se echa de menos algún aliciente extra.

Música y sonido


El uso de un estilo clásico japonés para aderezar el juego resulta de lo más adecuado y se pega bastante bien. En el aspecto sonoro, por contra, tenemos el típico grito de cada poke y el ruido de sus ataques, así que tampoco es que haya mucho que destacar en este aspecto.

Gráficos

Nintendo DS hace tiempo que ya enseñó cuál era su máximo de potencial, lo cual no quita que en este título se hubiera agradecido algo más que el motor gráfico de Pokémon Ranger (NDS, 2006) diluido para que entraran los 12 pokémon (Los tuyos y los del rival) en pantalla. Además, muchos mapas son extremadamente pequeños o sin mucho contenido, por lo que en este aspecto parece que estás jugando a un título antiguo en lugar de uno que acaba de ser lanzado en 2012.


Dificultad

Aunque ya he comentado que el juego se hace fácil de comprender y de jugar, la dificultad hay veces que se complica una barbaridad. Eso de obligarte a llevar dos pokémon normales (Salvo que evoluciones a Eevee) hace que, a veces, contra algunos reinos, vayas con dos pokémon menos (Porque a ver qué haces contra enemigos de tipo Fantasma) mientras te enfrentas a un grupo completo de entrenadores con sus pokes entrenados a tope y en un terreno que les favorece. Además, siempre que intentamos conquistar un castillo, hay un tiempo máximo de 20/30 turnos para completarlo, por lo que tampoco podemos optar por la táctica de la resistencia a base de hacer un daño ligero desde lejos, a salvo de los ataques rivales.

Por si eso fuera poco, hay veces que los reinos enemigos ganan un extra de potencia "por la cara" que te obliga a parar y hacer combates de relleno contra entrenadores derrotados y pokémon salvajes en los reinos que son de tu poder y, así, ganar algo de fuerza... Pero esto es TAN lento (Date con un canto en los dientes si tu link sube un 1% y tu poke gana 1 punto en cada estadística) y tan aburrido que es más fácil que te aburras del juego antes de que veas que tu "entrenamiento intensivo" ha servido de algo. La experiencia de verdad se gana a base de combates de historia y eso merma bastante las posibilidades cuando, precisamente, estás entrenando para vencer en un combate de esos.


Y no hablemos del dinero: Da igual si no te compras nada y vendes todas las pociones y objetos cutres que recogerás del terreno de combate o al derrotar a los pokes rivales: Cuando llegue el vendedor que de verdad interesa, el que vende objetos para evolucionar a ciertos pokémon, tendrás como muchos para comprarle 4 o 5 y, con eso, tira para el resto del juego, porque te va a resultar casi imposible volver a recolectar la pasta que vale cada uno de esos objetos... Salvo que tengas la paciencia de Job y seas capaz de llevarte meses (Dentro del juego, se entiende) farmeando dinero.

Duración

La historia principal me duró unas 20-25 horas completarla y, tras ello, se desbloquea el laaaargo "Modo Warlord", con muchas misiones de diferente duración (Algunas duran una hora y otras pueden superar las 5) en el que tenemos muchas misiones extra que, además, se pueden expandir con el sistema de Descarga DS. En este aspecto no hay problema alguno, ya que también podemos competir con otros entrenadores, como es tradicional en la saga Pokémon, haciendo que el título sea casi infinito, aunque la pregunta es si de verdad puedes aprovechar toda esta gran duración y el juego te tendrá enganchado el tiempo suficiente.


En mi caso, tengo una partida en las 32 horas y pico, en medio de una misión de Warlord en la que los rivales me sacan 200 puntos de poder y decidí pasar de volver a entrenar, así que os podéis hacer una idea.

En resumen


Pokémon Conquest es un juego entretenido y fácil de digerir, con ciertos fallos de diseño que hacen que la variedad no sea muy allá y la historia no tenga peso para empujarte a seguir jugando. Las primeras 20 horas te resultarán más que entretenidas pero, luego, correrás el riesgo de sentir que estás haciendo continuamente lo mismo y acabar por dejar el juego arumbado. Si superas eso, tendrás juego para rato. Personalmente, lo veo muy inferior a otro SRPG que ha salido este mismo año para Nintendo DS (Y que llegará a Europa entre finales de 2012 y comienzos de 2013) como es Shin Megami Tensei: Devil Survivor 2, que además también está en inglés, así que si podéis elegir, ya sabéis. ;)
  • + Es fácil de cogerle el punto, incluso si no estás acostumbrado a este subgénero.
  • + Se hace divertido en las primeras horas.
  • + Los reinos están bien diferenciados y las mini-pruebas que te plantean le añaden un extra de picante.
  • + Tiene una duración impresionante.
  • + La música le va como anillo al dedo a la ambientación.
  • - En el aspecto gráfico, parece un título de hace 6 años, como poco.
  • - Se hace MUY repetitivo.
  • - El sistema de evolución es extremadamente lento.
  • - Picos de dificultad excesivos en algunos momentos.
  • - Historia de relleno.

2 comentarios:

  1. Todas las ganas quitadas de jugar :( Una pena, me encantaba la idea super rara y seria. Una gran pena T_T

    ResponderEliminar
  2. Yo lo he jugado, y la verdad el sistema de evolución no me parece tan lento. Eso si, es un concepto genial mal realizado.

    ResponderEliminar