viernes, 18 de septiembre de 2020

Final Fantasy XVI: el nuevo experimento de Square Enix

 

Mirándolo de cierta forma, la saga principal de la franquicia Final Fantasy se puede dividir en dos: los que son experimentos y los que se pueden considerar como evolución o desarrollo de un experimento. De esta forma, Final Fantasy evolucionó en III y V; Final Fantasy IV lo hizo a VI y IX... y podemos dejar de contar salvo que consideremos que, por ser un MMORPG, Final Fantasy XIV evolucionó del XI, aunque claramente ambos tomaron inspiración en diferentes juegos en línea de sus respectivas épocas. El resto tienen sus propios elementos y mecánicas que no se volvieron a usar en el resto de la franquicia, al menos de la misma forma.

Final Fantasy XVI fue presentado en el pasado evento de PlayStation 5 como título exclusivo temporal (se habla ya de seis meses para su llegada a PC y un año para que lo haga en Xbox) y, desde luego, parece ya complicado fijarlo como evolución pura, ya que ofrecerá un dinámico sistema de combate en pura acción (lo cual haría fijarnos en Final Fantasy XV), pero con una ambientación absolutamente medieval que se aleja de prácticamente todo lo que ha tenido esta franquicia desde hace años, ya que tanto la trilogía de Final Fantasy XIII como Final Fantasy XV y VII Remake nos llevaban a mundos de toques futuristas donde existía la magia. Pero... ¿quién está detrás de este nuevo experimento? Vamos a tratar de abordarlo:

Uno de los aspectos más llamativos de esta entrega es que se va a realizar con un equipo completamente nuevo con respecto a los que han liderado la saga hasta ahora... al menos si nos referimos a títulos offline. Al fin y al cabo, Naoki Yoshida es considerado como "el hombre milagro" para la franquicia al revivir Final Fantasy XIV con su cambio en A Realm Reborn, transformando uno de los mayores agujeros económicos de la compañía (hasta el punto que puso en peligro el propio futuro de la serie Final Fantasy) en el que, sin duda, es el producto de la saga más rentable del momento, siendo el único MMORPG del mercado que puede mantener cuotas mensuales junto al incombustible World of Warcraft y, además, considerado como el mejor título de su estilo desde hace años.

Yoshida es un reconocido fan de la serie Final Fantasy que, curiosamente, hasta su implicación en Final Fantasy XIV nunca había podido tocar un juego de la saga. De hecho, su ascenso en Square Enix provino por la parte menos conocida en occidente: los arcades de Dragon Quest: Monster Battle Road, a pesar de lo cual logró encauzar un MMORPG que era una ruina y demostró que sabía lo que buscaban los fans de esta serie. Referencias a nombres icónicos de la saga, cameos de algunos de los juegos más conocidos de la serie (de hecho, tenemos Gold Saucer, el Triple Triad, Kefka y...), además del toque personal del propio Yoshida, un reconocido fan del trabajo de Yasumi Matsuno. De hecho, sus títulos favoritos son los Tactics Ogre, Final Fantasy Tactics, Vagrant Story y Final Fantasy XII, además de, evidentemente, muchos MMORPGs, que le sirvieron como experiencia para regenerar Final Fantasy XIV.

De hecho, se podría considerar que su carrera ha sido meteórica. Puede que no tenga tanta experiencia como desarrollador (aunque lleva diez años sólo con Final Fantasy XIV), pero su carisma en el liderazgo y ese "toque fan" que sabe lo que gusta a los aficionados de la saga completan una personalidad arrolladora. De hecho, se considera también como uno de los miembros de Square Enix más abiertos a expresar sus opiniones y compartirlas con los propios aficionados: era fácil verle participar activamente en las convenciones dedicadas a su juego, con largas charlas y mesas redondas de debate sobre el mismo, llegando a tener su propia columna en la revista de videojuegos más importante de Japón. "Yoshida Unchained" (Yoshida Desencadenado) se estuvo publicando desde el año 2013 y, en ella, trataba temas sobre Final Fantasy XIV, desarrollo de videojuegos, situación de la industria... estas columnas se llegaron a agrupar y publicar en tres volúmenes y, precisamente, se detuvieron "por exceso de trabajo" durante el pasado año, cuando se medio confirmó que le iban a encargar un gran proyecto AAA. No obstante, los rumores sobre que él recibiría eventualmente un encargo para hacer un juego principal offline de la serie Final Fantasy se llevan sucediendo desde hace más tiempo, también porque, básicamente, el resto de las opciones dentro de Square Enix no estaban disponibles. Se ha producido una curiosa división en el que todos los desarrolladores veteranos de la saga (Nomura, Kitase, Toriyama, Nojima, Hamauzu...) se están encargando del remake de Final Fantasy VII -ahora con su segundo capítulo- y Final Fantasy XVI va a quedar en manos de un equipo completamente nuevo para el desarrollo de una entrega offline de la franquicia.

Aunque la Creative Business Unit III fuese conocida especialmente por Final Fantasy XIV, en esta división también se desarrolló otro juego que sorprendió al gran público como Dragon Quest Builders, cuya segunda entrega fue uno de los grandes ejemplos de incorporación de elementos solicitados por la comunidad. Además, vemos el tono general del estudio a la hora de interpretar su estilo preferido: les gusta la fantasía medieval donde los robots sean, si acaso, un vestigio del pasado, los grandes espíritus e invocaciones tengan una presencia pivotal en la trama y en los que las tramas de tintos políticos, con discusiones, amenazas veladas y traiciones estén a la orden del día.

Si Yoshida es el productor, el director de esta entrega será Hiroshi Takai, quien fuese encargado de los gráficos de batalla en Final Fantasy V y ha trabajado principalmente en los juegos de la serie SaGa, como los tres Romancing, Frontier y su gran proyecto antes de Final Fantasy XIV fue como director de The Last Remnant. Nexos comunes: tramas de fantasía medieval con intrigas políticas, ideal para lo que busca y adora Yoshida. Desde luego no es Yasumi Matsuno (cuya implicación con Square Enix y este proyecto no está del todo clara), pero es mucho menos visceral y más efectivo. Por cierto, ¿os resultó llamativo ese sistema de combate tan dinámico, con esquivas, combos aéreos, impulsos, magias rápidas, diferentes armas, transformaciones...? Podemos estar muy tranquilos con respecto a quien liderará este apartado: Ryota Suzuki, uno de los grandes fichajes de Square Enix de este año y de los mayores expertos en los spectacle fighters, ya que fue el director de sistemas de batalla en juegos como Devil May Cry (4 y 5) o Dragon's Dogma. Un Final Fantasy con un sistema de combate a lo DMC puede ser toda una gozada.

El resto del equipo que compondrá Final Fantasy XVI se presume que provendrá también de Final Fantasy XIV, especialmente alabado por su excelente trama, no sólo destacable entre los otros MMORPG del mercado, pero que muchos llegan a considerar como la mejor de la franquicia Final Fantasy desde hace más de diez años. No obstante, tampoco podemos olvidar que Square Enix difícilmente vaya a sacrificar a uno de sus mejores productos si todos sus encargados se marchan a hacer esta nueva entrega. Es muy probable que algunos puedan duplicar tareas o que incluso se decida abandonar finalmente Final Fantasy XI para que haya un equipo con experiencia manteniendo vivo al XIV, pero esto es algo que, de momento, no está del todo claro. Dependerá de la cantidad de personal que vaya requiriendo Yoshida para mantener ambos proyectos en marcha, aunque parece evidente que toda la división estará centrada en estos dos juegos, seguramente estén reclutando nuevo personal y no es nada raro que en Square Enix se produzcan cesiones de personal entre estudios si se trata de ayudar a desarrollar un Final Fantasy. ¡Oh! Y en el apartado sonoro será muy interesante si Masayoshi Soken tiene tiempo extra y trabaja en este proyecto, ya que sus composiciones para Final Fantasy XIV son absolutamente sublimes y pueden ser una sorpresa muy agradable para los que no le conozcan aún.

El tráiler de Final Fantasy XVI ya contenía suficientes detalles de su trama para que podamos intuir por dónde va a marchar su camino. Tenemos a una región donde existen los llamados "dominantes", clásicos invocadores de la franquicia pero que en esta trama parecen ser más parecido a avatares de los mismos, pudiendo tomar su forma y poderes (en cuyo caso se denominan "Eikon") aunque no está muy claro si tomando un control absoluto de los mismos. De hecho, hemos podido ver a Shiva, Titán, Ifrit y Fénix. Nuestro protagonista bondadoso será el protector de Joshua, dominante de un Eikon de fuego que, al menos a priori, parece que será Fénix, aunque también podría ser Ifrit. En cualquier caso todavía no lo puede llegar a dominar completamente. Nuestro personaje recibirá parte de esos poderes y, por otros detalles que hemos visto en su capacidad de combate, da la impresión de que podremos usar diferentes Eikons como espíritus que nos confieran habilidades extra en batalla, como lanzar fuego, elevar a los enemigos con una ala de fénix, golpear con los puños de Titán... no seremos dominantes, pero sí podremos portar parte de sus poderes y elegir al que usar dependiendo de la situación.

Nuestro ducado parece contener el llamado "Cristal Madre" y, por tanto, es un objetivo de un imperio extranjero que se quiere hacer con los poderes de los distintos dominantes. Tenemos nombres de regiones como Dhalmekia, enemigos como los Sangreférrea de las tierras estigias y un conflicto que parece haber estado desarrollando durante años, sólo que en este caso nuestro reino no contará con la ayuda de sus vecinos. Sabemos también que el imperio tendrá a los dragontinos entre sus huestes y que también manejaremos a uno de sus guerreros, un hombre mucho más maduro con un tatuaje en su cara que tiene como objetivo hacerse con los Eikons y al que nuestro protagonista más joven promete que matará. No está muy claro cómo se producirá el desarrollo, pero parece evidente que iremos saltando entre esos dos personajes y que el ducado caerá, en una trama que parece heredar ciertos detalles de Final Fantasy IV... aunque es ya tan común en la saga que resulta difícil marcarla en un único título.

Lo que sí queda claro es el efecto que tiene este equipo, con unos diseños que recuerdan a Final Fantasy XIV pero manteniendo ese toque medieval europeo, con castillos con sus cuadras, carretas y tiendas de lona, ropajes similares a los de esa era (aunque, evidentemente, más rimbombantes y con peinados modernos) y cargas de... ¿chocobería? También da la impresión que estaremos ante un RPG de mundo abierto de nuevo, con localizaciones como cañones montañosos, una antigua aldea abandonada en un pantano, castillos y fortalezas, valles con curiosas formas rocosas... en un momento es posible ver que hay un compañero junto a nuestro personaje, pero puede ser un mero invitado de apoyo. Con lo visto y teniendo en cuenta que Ryota Suzuki proviene de Devil May Cry, es posible que sólo combatamos con un personaje (más allá de que también será posible manejar a uno de los grandes enemigos del juego) en lugar de un grupo de aliados, rompiendo uno de los elementos clásicos de la franquicia pero que resulta más coherente para un sistema de combate que resulte más comprensible, manejable y, sobre todo, espectacular. Como vemos en el logo del juego, será interesante ver la historia desde ambos puntos de vista: un personaje bondadoso carcomido por el deseo de venganza y uno que se pueda considerar como malvado, aunque simplemente esté cumpliendo órdenes.

Final Fantasy XVI apunta a ser un interesante experimento que pueda unir parte de los elementos modernos de la franquicia (acercándose al RPG de Acción en entornos abiertos) con las nuevas ideas que trae un equipo acostumbrado a un modelo multijugador como el de Final Fantasy XIV, pero defensores de ese Final Fantasy XII que pudo ser y no fue. Una trama de fantasía medieval con muchos tintes políticos y situaciones trágicas mostradas tal y como son, reflejando los dos bandos de un conflicto en el que uno busca seguir órdenes, aunque sean absolutamente crueles, y el otro se aferra a un sentido de justicia y defensa de sus seres queridos, pero no le queda más que la venganza al perderlo todo (o casi todo). Una trama centrada en las invocaciones, los cristales y diferentes reinos teniendo objetivos ocultos, donde se podrá combatir como si estuviésemos en un gran spectacle fighter o Hack & Slash.

Es una revolución, una evolución, algo completamente clásico y algo nuevo, todo a la vez, un equipo nuevo se va a hacer cargo de la saga Final Fantasy con sus propias ideas, que pueden ser, a la par, más clásicas que los veteranos encargados de la serie y más revolucionarias que todo lo que podríamos haber visto de manos de los Kitase, Nomura o Nojima. Estamos ante un título que puede marcar la nueva época de la franquicia o que quedará como otro tantos de sus experimentos de los que sólo se mantienen algunos detalles en el próximo juego. Pero, en cualquier caso, han logrado algo que parece inherente a esta saga: ya es de los juegos más esperados de la próxima PlayStation 5. ¿Cómo de larga será la espera? De eso dependerá la capacidad de Square Enix para haber aprendido y saber gestionar proyectos de gran envergadura tras tantos y tantos problemas en entregas previas. ¿Qué opinión os ha dejado a vosotros esta presentación? ¿Tenéis fe en este Final Fantasy XVI?

3 comentarios:

  1. Personalmente, a mí me ha dejado un poco frío, y no solo por ser action RPG (que posiblemente me guste más q otros si solo se maneja a uno).

    Creo q ha llegado un momento en q la saga principal debería dividirse en 3: una con "turnos", una de action RPG como este, y otra online. Y así agradas a los perfiles de fans que hay

    Por contra, los nombres q están detrás si me parecen interesantes

    ResponderEliminar
  2. La historia parece ser congruente con la saga, una historia "epica" donde empezas matando lobos y terminas con un dios. Le doy mi visto bueno.

    Esperemos que el desarrollo de los personajes y la historia sea bueno ya que en este punto la mayoria de rpgs japoneses suelen fallar.

    El apartado grafico es realmente bueno, si lo veo como un next gen y el estilo artistico me encanta.

    El sistema de combate que es posiblemente uno de los puntos mas importantes para muchos y para mi, ya que es lo que te motiva a querer seguir jugando, tiene pinta de ser "visualmente genial", simplemente espero que no sea spamear 2 botones, pegar y esquivar, me gustaria algo un poco mas tactico dentro de lo que permite el genero action rpg.

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno:

    Ambientación Medieval en un FF offline por fin después de más de 10 años.
    Las Invocaciones lucen genial.
    La OST pinta bien.
    Toriyama y Hamauzu parece que están lo más lejos posible de este proyecto.

    Lo no tan bueno:

    Ves los combates y parece un Lost Soul Aside con mayor presupuesto. Hasta el FF XV parece tener más táctica en los combates.
    Que habrá que esperar hasta el 2021 para saber más detalles como si el sistema de combate tendrá más profundidad, se podrá controlar una party, y de como será el Mundo (Mundo Abierto ó con Zonas Conectadas como el Tales of Xillia).

    ResponderEliminar