miércoles, 8 de julio de 2020

Candidato al Salón de la Fama: Final Fantasy Tactics Advance

Final Fantasy Tactics es de esos juegos legendarios y claves para el subgénero de los RPGs estratégicos, una obra compleja y difícil de domar, pero que todavía hoy en día tiene multitud de creativos inspirados por tratar de realizar una obra que combine de forma tan brillante una trama con multitud de tintes político-religiosos en un sistema de combate donde cada unidad pueda cambiar y combinar las múltiples clases disponibles en el juego, permitiendo múltiples posibilidades estratégicas.

Sin embargo, no fue el único juego lanzado con esa marca. En el año 2003, cuando Square y Enix estaban a punto de completar su fusión, el antiguo estudio Quest (creador de Tactics Ogre) se reunió para crear un nuevo título en exclusiva para Game Boy Advance, con su propio estilo visual (mucho más colorido), de ambiente (en este mundo existían diferentes razas) y una trama muy diferente a la compleja de tintes políticos del Final Fantasy Tactics original.

Este Final Fantasy Tactics Advance fue toda una sorpresa para un público supuestamente más infantil de la portátil, funcionando como iniciador de muchos jugadores en el subgénero estratégico y logrando el aplauso de público (vendió más de un millón de unidades sólo en occidente) o crítica, llegando a los 87 puntos de media. Números realmente importantes para un juego de este estilo, pero que no alcanzan nuestros duros criterios para entrar directamente en el Salón de la Fama de Destino RPG. Por ello, queremos proponer este título a vuestro criterio para decidir si se merece, o no, ingresar en nuestra exclusiva lista:

En Final Fantasy Tactics partimos del poblado de St. Ivalice, donde nuestro protagonista (Marche, aunque le podemos cambiar el nombre) se ha mudado junto a su hermano Dóned, aquejado de una enfermedad que le hace tener que permanecer en una silla de ruedas y para la que el clima de esta región puede ser beneficioso. En su primer día de colegio, Marche conoce a Mewt, un compañero que sufre acoso escolar, que ha perdido su madre y cuyo padre se ha visto abocado al alcoholismo. También a Ritz, una chica fuerte que también oculta un secreto. Todos se reúnen en el hogar de nuestro protagonista y sueñan con vivir en el mundo de fantasía de un libro que Mewt adquirió, siendo efectivamente transportados al mundo de Ivalice, donde diversos clanes combaten para hacerse con el dominio de la región.

Marche se une al moguri Montblanc (un clásico en otros juegos lanzados posteriormente y situados en este universo) y forma su propio clan, descubriendo que sus amigos y hermano viven prácticamente un sueño en este entorno. Mewt tiene a una madre, es rey de la región y su padre ejerce como Juez Supremo, la ley de Ivalice. Dóned puede correr y vivir aventuras sin su enfermedad. Ritz puede demostrar sus fortalezas sin preocuparse de su secreto... pero este mundo no es el real y, por tanto, Marche hará todo lo posible para llevarlos a todos de vuelta.

Aunque el título está orientado a misiones, muchas de ellas guardan su propio hilo conductor y un argumento interesante, más allá de la trama principal, en la que Marche deberá convencer a sus amigos enfrentándose a la propia resistencia de la ilusión, que quiere mantenerles dentro de este mundo -en algunos casos, incluso se podría considerar a Marche como "el malo" de la historia-. Conoceremos a personajes interesantes como el traficante de tarjetas-leyes Ezel; el fiel hechicero defensor de Mewt, Babus; Shara, la acompañante de Ritz y múltiples villanos o simples personajes que buscan sobrevivir en este entorno donde las leyes y los jueces son el poder absoluto, pero aún así existe una gran corrupción en el sistema -algo que se explora especialmente en las misiones desbloqueadas tras completar las 300 bases del juego- y muchos territorios sin ley llamados Jagd, donde la muerte es permanente al no estar bajo el amparo de los jueces.

Esto hace que, a pesar de su contínuamente interrumpido ritmo y la gran cantidad de misiones con nulo interés que tendremos que completar, el juego nos deje un muy buen sabor de boca en el aspecto argumental, ofreciendo muchas discusiones interesantes sobre aspectos como la libertad, la necesidad de unas leyes, perderse en una ilusión, fidelidad, corrupción, enfrentarse a la muerte... muchos pequeños matices que transforman lo que podría ser un juego para niños en toda una obra a ser reconocida.

Final Fantasy Tactics Advance se desarrolla como un RPG estratégico por casillas en el que formaremos un clan de hasta 24 miembros. Cada unidad podrá ser de las cinco razas existentes en la región (Humanos, Viera, Bangaa, Moguri y Nu Mou), cada una de las cuales tendrá su propia selección de oficios propia, haciendo un total de 34. Esto permite una gran flexibilidad y una gran cantidad de opciones para cada personaje de nuestro clan, al que eventualmente también podrán ingresar personajes especiales con trabajos exclusivos.

El sistema para desbloquear otros oficios es un poco más complejo, ya que se deberán aprender un número de habilidades de ciertos trabajos para que esa unidad tenga acceso a los llamados "oficios avanzados". Ese aprendizaje se realiza mediante un sistema parecido al que utiliza Final Fantasy IX, con el que ciertas piezas de equipo tendrán una habilidad asociada y tendremos que ganar PH (se gana una cierta cantidad por realizar una acción en batalla o al completar misiones) para que dicha técnica sea efectivamente memorizada por la unidad. Este método permite ciertos abusos en situaciones controladas, permitiendo que los personajes ejecuten simplemente técnicas de refuerzo, curación o incluso golpear a otros aliados para ganar PH de forma ilimitada, pero es el menor de los problemas para el equilibrio de este juego.

Los combates se realizan en escenarios variados donde la velocidad de cada contendiente marca el orden de actuación. Como otros títulos del estilo, tendremos accidentes geográficos como ríos, montes, árboles o rocas que afectarán a la movilidad de cada unidad, contaremos con ataques físicos o habilidades que podrán afectar a más de una casilla y el posicionamiento sobre el oponente al que se va a golpear tendrá su importancia, ya que atacar por el lado o, sobre todo, por la espalda, aumentará nuestro porcentaje de acierto y el daño causado.

Realmente la dificultad del título no será demasiado elevada, aunque la cierta aleatoriedad de sus misiones y la composición de nuestro grupo puede hacer que ciertas batallas sean especialmente duras. Enfrentarse a un poderoso grupo de muertos vivientes sin medidas para sellarlos indefinidamente (estos enemigos reviven tras ter turnos), determinados combates especiales que se definen en un uno contra uno, grupos de enemigos muy rocosos con buenas habilidades de reacción o en perfecto posicionamiento...  pero lo más complejo será comprender cómo funciona el sistema de artilugios, necesarios para poder realizar determinadas misiones y que, en algunos casos, son difíciles de conseguir y se entremezclan con otros tantos un poco inútiles, lo que nos puede hacer llegar al límite de esta clase de objetos y descartar alguno vital para una misión futura, impidiendo para siempre que la podamos realizar. Tampoco ayuda que haya tareas que se realicen enviado a unidades (no combatiremos en esas) y el azar sea lo que determine si ésta se completa o no, además del hecho que muchas misiones sólo aparecen en ciertos poblados en determinado momento, lo que puede hacernos quedarnos en un bucle donde no nos aparece nada nuevo que hacer.

También iremos desbloqueando poco a poco nuevas zonas para el mapeado que podremos colocar con total libertad, desbloqueando objetos si los ponemos en el lugar correcto. En este mapa también encontraremos a otros clanes que se moverán por el territorio y con los que podremos combatir, será posible "tomar" un territorio para colocarlo bajo nuestra protección y tendremos que defenderlo de ataques de cuando en cuando... no serán opciones con demasiada profundidad, pero por lo menos nos darán algo que hacer entre que realizamos nuevas misiones o esperamos a que se nos ofrezcan.

En el paso de tiempo y las batallas tendrá también incidencia el sistema de Leyes, que se aplican en las zonas protegidas por los jueces. Cada día, nuevas leyes se aplicarán sobre todo el territorio, con restricciones al uso de determinadas armas, conjuros, estados alterados... incumplirlas significará una tarjeta amarilla al infractor, lo que impondrá una multa económica al clan al final de la batalla. Una doble amarilla o un incumplimiento muy serio (como matar a un rival con un arma prohibida) supondrá la expulsión de esa unidad, que desaparecerá del combate y no podrá ser seleccionada hasta que cumpla su castigo (en número de batallas) o paguemos su condicional. El sistema es muy aleatorio y generalmente será molesto exclusivamente para nosotros, ya que la IA rival tendrá -casi- siempre presente esas restricciones y, en algunos casos, podrán ser especialmente molestas o difíciles de recordar, especialmente en el caso de "Mímica", que castiga  a una unidad por hacer la misma acción que la unidad previa (por ejemplo, sólo mover, mover y atacar, ejecutar una cierta habilidad...).

Pero, en general, nuestro grupo tendrá recursos más que de sobra para afrontar bien todos los combates. Existen muchas habilidades especialmente potentes en el juego, como Riposte y la capacidad de anular y contraatacar cualquier golpe físico simple lanzado sobre una unidad, Paz Espiritual y su capacidad para aumentar el porcentaje de acierto a niveles delirantes, lo que hace al Ladrón (podremos robarle todo el equipo a casi cualquier oponente) o a la Asesina (podrá causar muerte directa) especialmente potentes. El título tiene además un tope de nivel muy bajo (el 50), por lo que en términos generales supone que no necesitaremos mucho entrenamiento para superar el juego. Simplemente derrotando clanes enemigos y completando misiones, si elegimos correctamente las clases a usar, iremos muy bien.

Otro recurso que nos quedará será usar a los grandes totemas, espíritus que iremos desbloqueando conforme avancemos en la trama del juego y que se asociarán a cada raza.  Una vez llenemos su barra correspondiente, podremos invocarles para que causen un importante daño a todos los enemigos o refuercen a nuestro grupo, lo que podrá ser el empujón extra que nos ayude a superar determinados combates. En resumen, será un sistema variado, con múltiples opciones, un poco mal equilibrado en diferentes aspectos, pero en general enormemente divertido.

Con una colorida paleta de colores y unos cuidados sprites, Final Fantasy Tactics Advance sigue luciendo bastante bien incluso hoy en día. El título resalta especialmente en la pantalla portátil de Game Boy Advance y deja mostrar la gran variedad de enemigos, razas y trabajos existentes en el juego. Las animaciones de ataques, habilidades y, especialmente, totemas, están muy cuidadas, completando un muy buen acabado para un título de estos años y en una portátil. El apartado musical es también muy brillante, con melodías compuestas por Hitoshi Sakimoto que todavía se reutilizan cuando se vuelve a explorar Ivalice en próximos juegos.

Donde quizás sí falla bastante más es en la traducción a nuestro idioma, un tanto torpe y brusca en muchos momentos, seguramente aún aquejada de esos problemas del pasado en los que un traductor debía trabajar sobre texto plano sin más conocimiento de lo que estaba ocurriendo realmente en la escena. En total, tenemos cerca de cincuenta horas de juego que se pueden ir por encima de las setenta si queremos completar las 300 misiones y acceder a la cadena extra de acontecimientos, lo que completa un juego realmente extenso en el que hay relativamente pocos atajos.

Final Fantasy Tactics Advance es, probablemente, uno de los mejores RPGs estratégicos de la historia. A pesar de la reducción de tono para funcionar mejor en un público más joven como el de Game Boy Advance, el juego sigue ofreciendo una temática realmente interesante mucho antes de que el término isekai estuviese tan asentado como en la actualidad. Ofrece un muy buen nivel técnico y artístico, los combates son realmente entretenidos, tenemos multitud de opciones para crear nuestra alineación ideal...

Quizás falla especialmente en el ritmo de sus misiones, en que resulta muy desequilibrado en diferentes aspectos o que su traducción al español es algo mejorable, pero aún así resulta un juego superlativo que sirvió como introducción para muchos jugadores al género de los RPGs estratégicos. Fue uno de nuestros "Vamos a Jugar" más divertidos hace cinco años y de esos juegos que marcó a todos los que lo jugaron desde el inicio. Pero, claro, la decisión es completamente vuestra y tendréis que decidir si este juego se merece, o no, ingresar en nuestro Salón de la Fama. Para hacerlo, no tenéis más que ingresar en el siguiente formulario (son tres preguntas de sí/no, no os preocupéis) y votar para tomar la decisión. ¡Contamos con vuestra participación!

3 comentarios:

  1. Juego iconico sin duda, aun recuerdo cuando Babus habla con Marche y le comenta algo asi como:

    Aún si fuera cierto que Ivalice es un sueño, ¿porque querrias volver al mundo real? Aqui tienes un gremio, amigos, fama...

    Aun no he encontrado la respuesta que yo hubiera dado a esa pregunta...

    Por cierto mi personaje favorito el padre de Mewt, con dos ... y aun siendo un npc, creado para ser controlado, va y deja el cargo de Gran Juez, hace division de poderes, y pone al GM en su lugar...

    ResponderEliminar
  2. JUEGAZO. Merece estar, en mi opinión, mucho más que otros que ya están. Le deseo suerte!

    ResponderEliminar
  3. Se me pasó votar. Ya he dado mi beneplácido.

    Lo he jugado 2 veces, una intentando completar entero y otra solo la historia. No solo el juego es bonito visualmente y no tiene tanta carga política u oscura como el de PSX, que lo hace más atractivo al público.

    Sino que la historia es bonita, los pjs crecen y se enfrentan de acuerdo a lo que sienten en ambos mundos. Marche, pese a ser un joven que lo tiene todo en ambos, se rebela como que "la realidad" es la que se debe enfrentar y es donde realmente debemos conseguir nuestros sueños.

    Y todo el sistema de clases, esta lo bastante cuidado, pese a que A2 lo mejoró.

    ResponderEliminar