lunes, 6 de enero de 2020

El extraño mundo de Death Stranding

Death Stranding ha sido uno de los grandes juegos de finales del pasado año. La apuesta de Sony por un Hideo Kojima liberado de Konami ha tomado su tiempo para finalizarse y su definitivo lanzamiento ha resultado una de las experiencias más particulares de la industria reciente AAA. Es de esa clase de juegos extremadamente arriesgados que normalmente sólo veríamos dentro de la corriente independiente y, desde luego, con muchísimo menos presupuesto, pero aquí nos llega desde la batuta de uno de los directores más importantes de la industria, con actores de renombre ofreciendo sus rostros y con todo el dinero que Sony ha podido ofrecer para mantener la exclusiva temporal en PlayStation 4, al menos hasta el próximo verano que llegue también a PC.

Aunque ciertamente no creo que se pueda considerar como un RPG, por más que resuene la pregunta de "¿qué no tiene elementos de este género hoy en día?", sí que resulta un título extremadamente interesante del que me gustaría tratar en esta página, porque sinceramente considero que hay mucho que decir de este título. Porque es de esos intentos que tratan hacer algo tan radicalmente diferente que resultan difícil de definir en los conceptos que tenemos en la actualidad, lo que demuestra hasta qué punto está evolucionando la industria de los videojuegos y lo anticuadas que se están quedando las etiquetas de consideramos hace tiempo.

Pero vayamos por partes y mejor empecemos a intentar definir qué es lo que intenta lograr este Death Stranding:
El juego te pone en la piel de Sam Porter, un simple repartidor en este mundo futurista donde algo que ha sido llamado Death Stranding ha provocado una catástrofe masiva a principios del Siglo XXI. No tardaremos mucho en comprender que parte de ese gran apocalipsis sigue rondando las regiones que recorremos y existen unos entes o EVs que serán extremadamente peligrosos si nos encontramos con ellos.

Lo interesante del concepto es que juega de forma clara con el desconocimiento del jugador, de forma que lo que realmente está pasando en el mundo es comprendido y asumido por todos los personajes que encontramos, pero los que estamos jugando no tenemos más que pequeñas piezas que obtenemos a través de conversaciones de personas que tratan la situación con la naturalidad del que la ha visto desarrollarse. Todos saben qué son los EVs, los Doom (una cualidad única de nuestro protagonista) y los Repatriados (algo que Sam también es), pero como jugadores no encarnamos realmente a nuestro protagonista porque no estamos en su cabeza y, por tanto, no tenemos toda la información que él sí conoce. Se trata de una forma de narrar una historia que no es exclusiva de este título, pero que nos hace parte de la trama como los únicos que no sabemos lo que ocurre, haciendo que tengamos que atar cabos con los fragmentos de historia y los documentos que vamos localizando.

Nuestro objetivo será volver a unir los Estados Unidos bajo algo denominado como "Red Quiral", de la que tampoco tenemos una gran información. Para ello, tendremos que realizar varios repartos en diferentes localizaciones, lo que consistirá en el núcleo jugable de la aventura. En ese aspecto, este juego adolece de unas físicas un tanto extrañas en los vehículos, pero por lo demás todo resulta muy orgánico. Los movimientos de Sam resultan realmente fluidos y dotados de un realismo que a veces puede ser algo frustrante. 

Llevar los repartos por el mundo implica una serie de peligros que nunca te dejarán ir totalmente tranquilo a ninguna parte: los EVs ya mencionados acabarán con nosotros si nos atrapan; las MULAS, antiguos repartidores (portadores) como nosotros, harán lo posible por arrebatarnos nuestros encargos al haber sido consumidos por la locura; el propio terreno escarpado nos pondrá en muchos apuros ya que podríamos dejar caer y dañar o perder la carga en un traspié...

Además, no todos los encargos consistirán exclusivamente en ir de un punto a otro, ya que algunos NPCs no querrán aceptar unirse a la red y tendremos que intentar convencerlos; será necesario planear muy bien cada paseo porque si intentamos llevar muchos paquetes de una vez nuestro personaje se cansará y será menos ágil... aunque pueda parecerlo, no se trata de un juego en el que lo único que tendremos que hacer es repartir paquetes y tendremos que considerar muchos aspectos para nuestra gran misión, obteniendo más información como jugadores de lo que de verdad está pasando en ese mundo.

Aparte de los repartos, el juego tiene momentos de infiltración y combate. Si bien las cosas de desbloquean con el paso del tiempo y no dispones de todo desde que empieza la historia, puedes conseguir armas (granadas, fusiles, escopetas) para derrotar a los enemigos que nos puedan frenar en nuestro reparto e incluso nos podremos hacer con armas especiales para poder combatir a los EVs, cosa que, tal como la historia te plantea, es algo que nadie había logrado hacer antes. Dichas armas se podrán mejorar poco a poco para aumentar nuestra efectividad contra esas criaturas, lo cual también será un eje importante para la trama. Esto además da pie a que el juego incluya secciones donde podremos enfrentarnos a grandes enemigos o jefes y momentos donde se torne como un auténtico Shooter en Tercera Persona, todos integrados como puntos de inflexión a lo largo de nuestro viaje.

A todo esto se añade también un sistema de construcción para facilitar tu avance por el mundo. Podremos colocar puentes, puntos de recarga (para los vehículos, todo es eléctrico), puedes ir dejando cuerdas y escaleras para trepar por riscos, puedes hacer incluso mini-bases donde parar a descansar en tu viaje... Todo ello consume recursos que podrás conseguir tanto a través de habitantes perdidos por el mundo, las bases de los mulas o las grandes ciudades del juego, que suelen tener reservas de materiales. También será posible usar las construcciones de otros jugadores si estamos conectados a internet, ya que cada vez que logras unir a los supervivientes del mundo a la Gran Red Quiral podremos acceder al contenido que otros repartidores han ido elaborando.

El nivel técnico del título es muy destacable, seguramente de los títulos con un aspecto visual más brillantes que ha recibido PlayStation 4. Quizás resulte un tanto árido a nivel artístico dadas las condiciones del mundo que recorremos, eso sí, ya que a pesar de que recorremos gran variedad de zonas como mesetas, valles o riachuelos, no podremos encontrar mucho en cada región, salvo algunas bases de MULAS que pretendan robarnos. Es apropiado dado el mundo que nos quieren presentar, pero quizás algunos puedan sentir demasiado "vacío" en el ambiente.

Merece una mención aparte la Banda Sonora del título, espectacular en todos los sentidos, recurriendo a ella sólo en los momentos más importantes ya que el resto del juego se desarrolla bajo un sonido ambiente realmente ideal. En general, también podríamos destacar el desarrollo de cada uno de los personajes que conocemos en nuestro camino, ya que todos muestran una personalidad realmente interesante y con un razonamiento comprensible. Es un título que se mueve constantemente entre grises, donde nadie será completamente blanco o negro, ni siquiera nuestro protagonista.

Al final, Death Stranding resulta un batiburrillo inicial que va entrelazándose y cobrando sentido a lo largo del juego. Con el toque habitual de Kojima, recurriendo a largas cinemáticas y diálogos un tanto crípticos, es un título donde el aspecto jugable resulta muy importante, pero no será lo que más nos ocupe en un proyecto que se puede completar en unas cincuenta horas.

Es, desde luego, una experiencia realmente extraña y muy particular, de esas que no se le pueden recomendar a cualquiera porque pueden ser realmente chocantes y fallar a la hora de funcionar con ciertos jugadores. Su apartado jugable puede ser extremadamente lento y poco comprensible, ya que puede parecer una mera excusa para desarrollar esa trama en la que queremos intentar saber mucho más de lo que conocemos, pero todo forma parte de un plan con el que se busque nuestra evolución a lo largo de la aventura hasta que empezamos a hacernos una idea de lo que realmente está ocurriendo.

¿Qué impresiones os ha dejado Death Stranding a vosotros, ahora que ha pasado un tiempo para asentarlo? ¿Os convence o lo veis demasiado particular para vuestros gustos?

1 comentario:

  1. Qué juego más tedioso y aburrido, por favor. Más que nada tedioso, ese episodio 13... interminable e infumable, jajaja.

    ResponderEliminar