miércoles, 12 de junio de 2019

[Indie a seguir] Cris Tales

Entre los múltiples RPGs interesantes que estamos descubriendo mucho más en el E3 2019, uno de los más llamativos es Cris Tales, desarrollado por Dreams Uncorporated y SYCK, pero distribuido por Modus Games. Presentado en el PC Gaming Show, el título llegará también a PlayStation 4 y Xbox One en el año 2020, pero la demo que nos presenta sus primeros minutos sólo se ofreció en Steam.

Fuera parte de su llamativo estilo visual, con diseños que recuerdan lejanamente a los trabajos de Vanillaware, también se mostró como una carta de amor a los clásicos del género RPG, ofreciendo combates por turnos donde acertar con el tempo de los ataques (propios y enemigos) nos servirá para aumentar o disminuir el daño, de forma similar a los RPGs de Mario. Pero el que parece su gran aspecto clave, que afectará de forma básica su concepto, es el que nos presenta esa vista del entorno en forma de vidriera, donde podremos observar el escenario en tres momentos temporales distintos: pasado, presente y futuro.

Las implicaciones de esto son enormes, ya que será visible en todo momento lo que pasará en cada zona o con cada personaje en el futuro y podremos actuar para remediar esa posibilidad. A través de nuestra rana parlante acompañante, será posible saltar al pasado o futuro para afectar al presente, en más de un momento teniendo que decidir entre diferentes opciones que tendrán impacto en nuestra aventura.

Otros aspectos interesantes que podemos observar en la demo es el esfuerzo realizado por el estudio para doblar -al inglés- a cada uno de los NPCs del poblado inicial, todos con su propia expresividad reconocible y muy apropiada. Más de uno derrocha carisma, como el mago del tiempo Wilhelm. Aunque tampoco existían muchas opciones para recorrer los escenarios (el comienzo del juego, al menos en la demo, es absolutamente lineal), sí que es posible encontrar objetos desperdigados por los rincones, como pociones, éteres o similares. Es de esperar que, en el título completo, cuando Crisbell, nuestra huérfana protagonista que obtiene estos poderes de Mago del Tiempo de forma inesperada, domine más sus poderes, seguramente será posible obtener objetos de los escenarios de pasado y futuro, ampliando enormemente nuestra capacidad de exploración o incluso decisión. Posibilidades como robarle el dinero a un personaje cuando es joven y que, por ello, no construya una tienda en el futuro pueden hacer realmente interesante este concepto.

El sistema de batalla tampoco tiene desperdicio a la hora de aprovechar esta función, ya que Crisbell podrá llevar a los enemigos al futuro o pasado dependiendo de su posición con respecto a nosotros. Esto afectará a sus características (imaginad convertir a un joven hechicero en un poderoso mago veterano o a la inversa) y los ataques que nos lances, por lo que tendremos que dominar el tempo adecuado en el que defendernos de cada ataque enemigo dependiendo del momento temporal en el que se encuentren. En la demo, por ejemplo, nos enfrentamos a un jefe con un escudo indestructible, al ser golpeado con un conjuro de agua en el presente, quedará corroído en el futuro, disminuyendo enormemente su resistencia. Es el ejemplo que nos han querido mostrar, pero las posibilidades de tratar a ciertos jefes casi como un puzle en el que decidir cómo jugar con nuestras opciones temporales para cobrar ventaja, puede ser especialmente memorable.

Cris Tales es, en resumen, uno de esos indies que los fans del género RPG no deberemos olvidar cuando lleguemos al 2020. Esa mezcla de elementos clásicos con el juego temporal, su gran diseño y las posibilidades que podemos imaginar de un sistema con un potencial enorme nos ponen los dientes realmente largos sobre un proyecto al que todavía le queda bastante trabajo. Con poco más de media hora de duración, probar la demo os puede dar una buena impresión sobre lo que esperar de este juego. ¿Cómo veis este título?

1 comentario:

  1. Cuando vi el trailer me encandiló. Y cada vez que leo del juego me enamoro más.

    ResponderEliminar