lunes, 11 de febrero de 2019

[Análisis] Tales of Vesperia: Definitive Edition

Tales of es ya una de las sagas con más solera de Banda Namco que cuenta con innumerables entregas a sus espaldas. Una de las más aclamadas fue Tales of Vesperia, que apareció allá por el año 2008 en Xbox 360, aunque en tierras europeas tuvimos que esperar unos meses, hasta verano de 2009. Inicialmente fue exclusivo de la consola de Microsoft, aunque hubo una versión posterior para PlayStation 3 con contenido extra, que no llegó a salir de Japón.

Una década después, nos llega la Definitive Edition, un Remaster de la versión de PlayStation 3 que nunca vimos en nuestras fronteras que llegó a PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch. ¿Qué nos ofrece esta versión? A parte del evidente lavado de cara a nivel técnico, incluye los extras que no recibimos originalmente en occidente, DLCs gratuitos y, en nuestro caso, localización al castellano, cumpliéndose así la fallida promesa de antaño, ya que, pese a prometerlo y anunciarlo, la versión de Tales of Vesperia para Xbox 360 llegó únicamente en inglés, lo que fue un revés importante para muchos jugadores.

Habiendo roto la barrera de la exclusividad y del idioma, esta nueva entrega es, sin duda, más accesible que nunca, lo que permitirá a muchos quitarse esa espinita por no haber podido disfrutar el que, para mucho, todavía sigue siendo el mejor título de la franquicia (con permiso de Symphonia y Berseria). ¿Es merecido ese reconocimiento? ¿Ha envejecido bien el título? ¿Sigue siendo recomendable? Veámoslo.

Antes de ponernos en materia, nos gustaría comentar varios aspectos sobre la localización de este juego. Bandai Namco sigue apostando por nuestro mercado, pese a que las ventas no acompañan mucho, esforzándose en traducir todas las entregas de la saga. Esto es, sin duda, algo bueno y por lo que hay que alabar a la empresa, aunque en esta ocasión, quién sabe si en un intento de reducir los gastos derivados, el resultado no ha sido tan loable como en otras ocasiones. En términos generales la localización es correcta, pero cuenta con varios fallos e imprecisiones recurrentes, siendo el más destacable las continuas confusiones con Estellise y Estelle (nombre y apodo de un personaje de nuestro grupo). Es bastante chocante oír claramente por el doblaje una opción y ver escrita otra, sin nada que lo justifique.

A esto tenemos que añadir la aparición de texto en italiano en la descripción de ciertas habilidades, al menos un par de escenas donde se repiten diálogos… Y esto sólo comentando lo más grave y notorio. Tampoco podemos echar por tierra todo el trabajo por “un puñado de errores”, pero están ahí y se nota que, esta vez, el mimo habitual de otras entregas no ha estado presente en este relanzamiento.

¿Y qué ofrece esta versión con respecto a la que recibimos en Xbox 360? Básicamente dos personajes controlables extras, uno ya conocido de la entrega original y que ahora pasará a formar parte definitiva de nuestro grupo y una pequeña pirata completamente nueva con respecto a la entrega de la consola de Microsoft. Esto no solo añade variedad al combate, sino que añade varios skits (conversaciones entre personajes), modifica otros y cambia ligeramente algunas escenas del juego para adaptarse a la nueva realidad. Además de eso, y de la mejora en el apartado técnico, incluye de forma gratuita varios DLCs con trajes alternativos para todos los protagonistas. Bastantes nuevos elementos que, tras tanto tiempo, pueden hacer que valga la pena adquirir esta nueva versión incluso para los que ya disfrutaron de la original.

El planteamiento inicial de la historia es poco destacable: nuestro protagonista será Yuri Lowell, un habitante de los barrios inferiores de la ciudad de Zaphias, donde los nobles viven bien y los ciudadanos de clase baja son ninguneados. De hecho, un incidente entre un noble y nuestro barrio será lo que inicie un viaje que evolucionará en una gran aventura para salvar el mundo. Y es que lo que inicialmente será la búsqueda de un ladrón, irá creciendo a medida que vayamos descubriendo cómo es la realidad fuera de la capital imperial y los entresijos del mundo. Habrá otros problemas que no podremos ignorar, hasta llegar a algunos de escala mundial, que pondrán a todos en peligro.

No obstante, aunque el argumento empiece de una forma un tanto manida, trata varios temas de forma brillante en la trama principal. Más allá del imperialismo y la lucha de clases, abordaremos aspectos como la ecología y las consecuencias del desarrollo tecnológico descontrolado, la justicia y su subjetiva visión, el peso de la nobleza, la importancia de fijar nuestro camino...

Pese a todo, es cierto que, para jugadores que hayan disfrutado de muchos RPGs, la trama puede no parecer excesivamente elaborada y pecar de resultar simple en ciertos aspectos. No es una historia que vaya a resultar aburrida, pero es muy probable que tampoco te vaya a sorprender. Eso sí, ésta gana muchos enteros por el gran elenco de protagonistas del título, ya que si bien todos parten de algún estereotipo conocido, con algún matiz menos común, el desarrollo que experimentan durante la aventura, así como la sinergia que desprenden en conjunto, ayudan a acentuar y disfrutar mucho más de todos los acontecimientos. Todos los personajes tienen algo que aportar y enriquecen la historia con ello.

Durante el juego, a parte de las escenas de historia, también podremos disfrutar de los típicos skits, que no serán precisamente escasos, donde podremos profundizar más en cómo son nuestros protagonistas fuera de la batalla, su forma de ver las cosas, verlos actuar en situaciones diversas… Es un elemento que permite dar un mayor desarrollo a los mismos y hace que empaticemos con ellos. No son pocas las situaciones en las que la visión de algunos personajes chocará frontalmente y no faltarán muchos momentos cómicos para aliviar el tono.

Si nos centramos en las nuevas aportaciones de esta versión, la verdad es que no cambian demasiado la visión del título y, de hecho, el personaje que no existía en la entrega original, la pirata Patty Fleur, destaca por incorporarse al grupo de forma tan simple que no resulta extridente ni para los que ya conocieran el juego original y las sinergias de los personajes. Lograr incluir a un personaje más en una historia cerrada y que el resultado sea tan natural es algo digno de alabar.

Tales of Vesperia es un Action RPG de estilo animado, donde tendremos que visitar ciudades, mazmorras y demás lugares unidos por el mapamundi. Sí, habéis leído bien, esta entrega todavía contaba con un mapamundi, algo que ha desaparecido en los juegos actuales de la franquicia. Esto, sin duda, ayudará a recalcar ese toque nostálgico que arrastra el título.

Tanto en el mapeado como en las mazmorras del juego podremos ver a los enemigos, con los que entablamos combate una vez choquemos con ellos. Precisamente en el sistema de batalla es donde se notarán más los años de este título, ya que resultará menos fluido que las entregas más recientes de la serie. Esto no quiere decir que deje de ser realmente divertido, pero sí que refleja lo bien que suele evolucionar esta serie en ese apartado.

El sistema de combate se basa en combos, ya sea con el botón de ataque (unido a una dirección), o con el de artes, al cual podremos asignar accesos directos pulsandolo junto a una dirección. Esto nos dará el combo básico de “3 golpes + arte”, pero a medida que avancemos y consigamos habilidades, podremos realizar combinaciones más elaboradas con diferentes tipos de arte que será todavía más efectivas. Las artes consumirán PT en función de su potencia, pero podremos recuperar algo mediante golpes normales o tras cada combate (aparte del uso de objetos).

Y hablando de habilidades, mediante las piezas de equipo tendremos oportunidad de aprender las que estén asignadas a cada arma, que podrán usarse de forma temporal al equiparlas, o de forma permanente al aprenderlas. Hay de varios tipos, desde las básicas que aumentan algún atributo (+5% de fuerza, etc) a otras que pueden alterar nuestro estilo de combate, por ejemplo, alargando combos, permitiendo que nos movamos manteniendo la guardia, etc. Este factor hace que la impresión inicial del sistema de combate sea bastante diferente a aquella que tendremos tras varias horas de juego, ya que irá ganando complejidad conforme vayamos ganando más habilidades con diferentes armas.

Este juego también incorpora un sistema de cocina, donde podremos usar productos alimenticios y un determinado cocinero de nuestro grupo para crear alimentos que recuperarán o otorgarán algún beneficio temporal para el grupo, lo cual puede ser útil para no gastar tantos objetos de recuperación, cuya cantidad es limitada. Descubrir las especialidades de cada personaje y ver cómo van mejorando con sus habilidades culinarias aporta un matiz extra para la sinergia del grupo.

Uno de los aspectos más desaprovechados del juego serán los títulos, “etiquetas” que conseguiremos tras conseguir ciertos logros, ya sean en combate o durante la aventura. En otras entregas estos podían alterar los atributos, otorgar habilidades o aportar diferentes efectos por equiparlos, pero, en esta ocasión serán meramente decorativos, con alguna excepción que puede cambiar el traje del personaje.

Otro de los grandes alicientes de la franquicia también está presente en esta entrega: en los Tales of es posible jugar en compañía, con otros jugadores manejando a diferentes personajes de nuestro grupo. Este multijugador local puede ayudar a hacer más sencilla la aventura y, además, aderezará a la misma con los comentarios conjuntos. Si podéis darle una oportunidad, seguro que disfrutáis de la experiencia.

También es importante recalcar que Tales of Vesperia ofrece multitud de misiones secundarias completamente opcionales repartidas por el mundo. En la mayoría nos tocará revisar muy bien cada escenario e incluso tendremos que volver atrás a ciertas zonas ya visitadas, lo cual hace que muchas pasen muy desapercibidas y sea uno de esos RPGs donde es fácil perdernos determinado contenido.

La historia principal, jugando a un ritmo normal, puede irse fácilmente a las 45 horas, que superarían las 60 si nos paramos con determinadas secundarias. Si ya buscamos hacernos con más logros o trofeos, el título ofrece la posibilidad de empezar sucesivas partidas con determinadas bonificaciones (o restricciones), en diferentes niveles de dificultad... La duración se puede disparar si intentamos lograr el 100% de logros o el Platino.

A pesar de que el aspecto visual ha sido adaptado para sistemas más potentes, este título no deja de ser un Remaster de un juego con más de 10 años a sus espaldas y que tampoco fue una maravilla de la técnica en su época. Contar con unos diseños animados ayuda a que no se le note demasiado el paso del tiempo, pero resulta evidente que está lejos del nivel de acabado de los juegos actuales de la serie.

En el apartado sonoro este título es muy sólido, aunque quizás se pueda considerar que está algo por debajo de otras entregas, tema de apertura a parte, ya que aunque la mayoría de temas resultan un buen acompañamiento durante el juego, hay veces que le falta ese toque de epicidad en ciertos momentos. Sobre el doblaje ya comentamos la cierta disparidad que existe con los textos en nuestro idioma, pero centrándonos en su calidad resulta bastante acertado y cumple a las mil maravillas, tanto en japonés como en inglés.

Aunque se le notan los años que han pasado desde su lanzamiento original, especialmente en la comparativa con entregas modernas de la serie, Tales of Vesperia: Definitive Edition no conserva mal el tipo y sigue siendo un título muy disfrutable. Los elementos incorporados desde la versión de PlayStation 3 que nunca recibimos en occidente sirven de excusa perfecta para darle una nueva oportunidad si ya lo jugaste en su día y enriquecen un, ya de por sí, amplio título.

Es uno de esos títulos clásicos del género RPG que muchos no tuvieron la oportunidad de disfrutar, bien por el paso de los años, la consola donde fue lanzado o los problemas de su idioma, pero ahora lo tenemos para todos los sistemas actuales y localizado al español, por lo que es la oportunidad perfecta para saldar cuentas con una de las entregas más adoradas por muchos jugadores de la saga Tales of.

Esperamos que este análisis os haya parecido interesante y recordad que si tenéis preguntas o queréis compartir vuestras impresiones, podéis usar los comentarios.

2 comentarios:

  1. Yo he jugado un par de horas y el sistema de combate me pareció horrible. Es una involución respecto Zestiria/Berseria, que son los únicos de la saga que había jugado hasta ahora. Lo tengo apartado por ahora, ¿mejora bastante al avanzar? ¿Se puede configurar de alguna forma para que no sea tan tosco y el modo libre esté de forma permanente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, más tosco es, eso no lo voy a negar. De todas maneras, al avanzar se desbloquean opciones y habilidades que lo mejoran (seguirá siendo más tosco que los nuevos, pero menos).
      Si el modo libre te refieres a moverte apretando L2, eso no se puede automatizar. Lo que quizá te guste más jugar en manual, en vez de semiautomático (en el menú de artes se puede cambiar), que cambia algunas cosas, como atacar en el sitio donde estás, en vez de moverte hacia el objetivo fijado de forma automática.

      Eliminar