viernes, 30 de noviembre de 2018

¿Hacia dónde va tri-Ace?

Casi siempre que comentamos la idea de RPGs originales pero irregulares que tuvieron una acogida respetable y, por tanto, muchos más jugadores pueden particular en la discusión, encontramos a algún título de tri-Ace.

La compañía nipona, fundada en el año 1995 tras la excisión de los creadores de la saga Tales of, enfadados por los cambios que Namco le dio a Tales of Phantasia (SNES, 1995), vivió sus mejores años bajo el paraguas de Enix y posteriormente Square Enix, creando las series Star Ocean y Valkyrie Profile, entre otros proyectos que no acabaron de funcionar muy bien como Radiata Stories (PS2, 2005) o Infinite Undiscovery (XB360, 2008). De hecho, siendo justos, es difícil considerarles como una compañía realmente fuerte ya que siempre ha dependido de los recursos de otra más potentes y, en términos generales, sólo títulos muy concretos se pueden considerar a un nivel realmente alto, siendo el resto simplemente interesantes, pero sin grandes alardes.

La cuestión es que tras la irregular recepción de Star Ocean: The Last Hope (XB360, 2009/PS3, 2010), Sega contrató al estudio para realizar un proyecto juntos, dejando que tri-Ace mantuviese su relación con Square Enix como su principal cliente. Eran interesantes y se podía decir que no les faltaban propuestas de compañías de renombre para aprovechar su potencial.

De esa primera colaboración con Sega surgió Resonance of Fate (PS3/XB360, 2010), que recientemente ha llegado también a PlayStation 4/PC. Extremadamente original, el título ofrecía un sistema de combate que mezclaba turnos, posicionamiento, disparos, volteretas y coberturas, con una personalización impresionante (tanto en vestimenta como en las armas). Si a esto le añadimos un sistema de casillas bastante confuso para abrir el mapeado y una historia donde nuestros protagonistas y la trama principal parecen ir por derroteros distintos, el juego era toda una rareza, lo que le dotaba de una frescura casi única, precisamente cuando los RPGs japoneses estaban en sus momentos más bajos.

A pesar del buen funcionamiento del título, superando el millón de unidades vendidas, tri-Ace regresó con Square Enix. Allí, los problemas económicos por los que pasaba la compañía tras el nefasto debut de Final Fantasy XIV provocaron que tri-Ace tuviese que ayudar en el desarrollo de Final Fantasy XIII-2 (PS3/XB360, 2011), lo que les obligó a detener sus propios proyectos asociados a a ellos. Con esta situación, tri-Ace entendió que debía buscar el apoyo de otras compañías para realizar títulos completamente nuevos, para lo que realizó su propio motor gráfico... que prácticamente nadie usó.

De hecho primer título que realizaron con una cierta libertad en este nuevo periodo fue un juego de navegador llamado Hoshigami no Taijyu Lemuta (Yahoo Japón, 2011), que evidentemente no tuvo demasiado calado. Enfrascados también en ayudar a Square Enix para el desarrollo de Lightning Returns (PS3/XB360, 2013), tri-Ace tuvo un año 2012 muy ocupado, trabajando también junto a dos compañías importantes en Japón como Konami y Level-5.

Para Konami todos los títulos que realizaron tuvieron una recepción infame y ni llegaron a salir de Japón. Beyond the Labyrinth (3DS, 2012) fue una mezcla de Dungeon Crawler, puzles y un sistema de piedra-papel-tijeras que no pasó de las 30.000 copias vendidas, mientras que Frontier Gate (PSP) era un título de caza de monstruos pero con un sistema de combates por turnos y combos a lo Valkyrie Profile, con elementos multijugador. A pesar de ofrecer muchos de los elementos que parecían destinarlo al triunfo y salir en unas fechas donde no chocaría con Monster Hunter, el juego sólo tuvo un aceptable recibimiento con su debut a finales del año 2011 (superó las 100.000 unidades vendidas) y su versión mejorada, Frontier Gate Boost+ (PSP, 2013), pasó bastante desapercibida. El tercer proyecto junto a Konami fue Silent Scope: Bone-Eater, un juego de francotirador para arcades que sí fue localizado al inglés, pero que evidentemente tampoco se puede considerar como un éxito.

Con Level-5 colaboraron para el desarrollo de Little Battlers eXperience W (PSP/Vita, 2012), pero la saga ya estaba dando los últimos coletazos porque, como solía pasar con los creadores de Profesor Layton, Yo-Kai Watch o Inazuma Eleven, explotaron en demasía la franquicia con títulos muy consecutivos cuando el éxito de la misma no invitaba a tal reiteración. No les volvieron a llamar.

Como se puede observar, estos nuevos proyectos eran todos para portátiles, con un presupuesto muy inferior a lo que tuvieron con Sega o Square Enix. Se puede considerar que tri-Ace había bajado de nivel, algo que ejemplifica muy bien el proyecto con el que debutaron en PlayStation Vita: Judas Code (2014). Ese juego resultó ser un shooter de esos de mover el cursor por la pantalla muy al estilo Silent Scope, pero sin la gracia de contar con el clásico periférico que simula un arma real, por lo que podéis imaginar el nulo éxito que tuvo en la portátil.

El año lo acabó salvando una nueva llamada de Sega pero, de nuevo, el proyecto que les encargaban estaba atado a una portátil (PlayStation Vita) y a una saga ya existente.. tri-Ace había dejado de ser requerida por su originalidad. Desde luego, las ventas de Phantasy Star Nova (2014) no fueron las más importantes de la franquicia (que tampoco es que sea tan exitosa), pero con casi 200.000 unidades vendidas en una consola con tan poca base como Vita en esa época, se pudo considerar como un triunfo.

A pesar de ello, la compañía estaba atravesando un desierto de medianías con muy poco impacto, lo que provocó que fuesen adquiridos por Nepro Japan en el año 2015, un conglomerado especializado en aplicaciones de móviles que quería reforzar su división de juegos. Chronos Ring (Móviles, 2015) fue el primer proyecto finalizado bajo esta nueva dirección y, evidentemente, el pánico por perder a esta compañía como desarrolladora para consolas fue importante. ¿Era el "paso atrás" definitivo de tri-Ace?

Pero, afortunadamente, a Nepro Japan le importaba poco el medio mientras los proyectos resultaran rentables, por lo que tri-Ace volvió al desarrollo de un título para un sistema de sobremesa con Exist Archive: The Other Side of the Sky (PS4/Vita, 2015/16), desarrollado para la editora Spike Chunsoft y siendo publicado en occidente por Aksys Games. Volvíamos a recibir un RPG de la compañía en nuestras regiones, firmado por ellos mismos, con un estilo de combate que recordaba a uno de sus títulos más emblemáticos como Valkyrie Profile... y pasó muy desapercibido. Con unas 150.000 unidades vendidas (90.000 de las mismas en Japón) y 69 de puntuación agregada para la crítica, el título tenía elementos interesantes, pero su bajo presupuesto y grandes desequilibrios impidieron que resultase más llamativo.

Pero había esperanza: Square Enix volvía a contratarles para que regresaran a su saga más importante, Star Ocean. El equipo parecía haber comprendido los errores que tuvieron con Star Ocean: The Last Hope y querían recuperar las sensaciones de la tercera entrega, casi indiscutiblemente la mejor de la franquicia. Con un nutrido casting de protagonistas en un sistema de combate donde todos podían participar a la vez, Star Ocean: Integrity and Faithlessness (PS4, 2016) resultó un título mediocre, con una trama muy pobre y poquísima profundidad.

Tras este fiasco que ronda las 500.000 unidades vendidas (muy lejos del más de millón que lograron en su mejor época) y un 58 de puntuación agregada, tri-Ace reeditó rápidamente Star Ocean 3: Till the End of Time el año siguiente en PlayStation 4, casi como si quisieran disculparse ofreciendo de nuevo el título más añorado de la serie. No obstante, esto también se puede considerar como una forma de alimentar el título gacha de la franquicia: Star Ocean: Anamnesis (Smartphones, 2016, 2018 en occidente), que está muy lejos de ser el gran motor económico que resultan otros títulos del estilo, pero con unas ganancias estimadas que rondan los 15.000 $ diarios al menos no nos hace temer por el futuro de la compañía en el plano económico.

Sin embargo, en el aspecto creativo si parecen estar muy lejos de sus mejores momentos y su proyecto Heaven×Inferno (Smartphones, 2016) también pasó bastante desapercibido. Ahora mismo, tri-Ace parece más una compañía que ha ido menguando hasta acabar siendo principalmente un estudio dedicado a juegos de móviles donde la excepción es el relanzamiento de alguno de sus grandes éxitos, como el reciente Resonance of Fate 4K/HD Edition. De hecho, su nuevo título forma parte de un proyecto cross-media con Alim (Brave Frontier) y Shueisha (la editora de la línea editorial entre la que se encuentra la Shonen Jump, donde se publican los capítulos semanales de varios de los mangas más importantes de Japón) llamado Mist Gears.

Combinando un manga (Mist Gears: Blast) publicado en la Weekly Jump, una novela digital (Mist Gears: Ghost) y el juego para Smartphones en el que podemos editar a nuestros personajes y combatiremos en un sistema de clases y turnos, está por ver qué tal resulta tras su primera semana en el mercado. Parece un proyecto serio, pero no son pocos los cross-media ambiciosos que fracasan a pesar de contar con una buena promoción, como pudimos ver en casos como Chōsoku Henkei Gyrozetter de Square Enix o el más reciente Snack World de Level-5. Es difícil convencer al público nipón con algo que no genera más productos de forma natural sino que está orquestado desde su base.

Ese es el presente de la compañía, porque Resonance of Fate 4K/HD Edition posiblemente pase muy desapercibido por la forma en la que ha sido lanzado, sólo en formato digital y con nula promoción, dejándolo todo en el recuerdo de lo raro que era en su momento. La saga Star Ocean parece herida de muerte y sólo si Anamnesis genera lo suficiente para pedir otro juego parece viable que se atrevan a preparar otro título de la serie. El éxito de Valkyrie Anatomia: The Origin (Smartphones, 2018), con más de un millón de descargas, ha dependido exclusivamente de Square Enix, que hasta se permitió la marcha del productor de la saga, Yoshinori Yamagishi. Es decir, ya ni son vitales para sus propias sagas más representativas.

¿Podrían volver a trabajar con Sega? Puede que esta reedición de Resonance of Fate fuese un globo-sonda para comprobar si de verdad hay ganas de otro título del estilo, pero ya hemos comentado que, de momento, no parece que esté siendo muy llamativo con Red Dead Redemption 2, Pokémon Let's Go: Pikachu/Eevee, Fallout 76 (bueno, ya sabéis) y Super Smash Bros. Ultimate absorbiendo la mayor parte de las ventas actuales de videojuegos.

tri-Ace ha ido empequeñeciéndose con el paso de los años y de ser una de las desarrolladoras más originales y con más talento ha ido pasando a hacer juegos para portátiles sin mucho impacto y juegos para móviles que tampoco están siendo un éxito rotundo. El ejemplo de Integrity and Faithlessness es, lamentablemente, una señal más de que pueden haber perdido buena parte de esa magia que tuvieron en su día, por lo que sólo nos queda esperar a que sea una mala racha, ya que la otra opción es asumir que la tri-Ace de hoy en día no tiene nada que ver con la que hizo esas maravillas que todavía nos encandilan. ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Qué juegos recordáis especialmente de la compañía?

4 comentarios:

  1. La verdad recuerdo con nostalgia los primeros juegos de Tri ace que jugué, fueron el star ocean 2 y el valkirie profile lenneth, que grandes juegos, originalidad, duración de historia, llegaban en ingles y "piratas", en Chile era imposible ver juegos de importación para PS one originales, nunca terminé alguno de los 2, eran inmensamente largos y al encontrarse en ingles era dificil descifrar en ocasiones la historia, que pena por Tri ace, ojalá vuelva a resurgir, aunque lo veo complicado, gigantes como square-enix han caido y no han podido levantar aún, ahora más que los RPG occidentales años que llevan ganando terreno.

    ResponderEliminar
  2. Voy a sonar muy fan ahora, pero ya le hubiera gustado a más de una compañía del sector haber parido esa maravilla de los RPGs que es Valkyrie Profile. Qué maldito juegazo. El resto o no lo he disfrutado aún o me parece algo más olvidable, salvando los Star Ocean que aún mantenían el tipo.

    ResponderEliminar
  3. Por lo que veo en este articulo, el momento de mayor gloria lo tuvieron con Star Ocean/Valkirie Profile Lenneth y la originalidad la explotaron al máximo con Resonance of Fate, este ultimo lo jugué y es cierto que es interesante, pero solo al principio, después se vuelve repetitivo, por eso no lo pude terminar, la historia también tardaba MUCHO en arrancar.

    Me da la impresión de que esta empresa, salvo que se alineen los planetas y el mercado los respalde mucho, se va a quedar siendo un actor mediocre/regular (elijan el concepto que les parezca mas benévolo) del ambito de los celulares y tampoco va a ser muy destacable ahí ¬¬

    ResponderEliminar