lunes, 10 de febrero de 2020

Candidato al Salón de la Fama: NieR Automata

Ya lo comentamos al principio de año: de los RPGs que habían cumplido el lapso de tres años desde su lanzamiento que consideramos para poder permitir que un título ingrese en nuestro Salón de la Fama, NieR: Automata era un claro candidato que se quedó muy cerca de cumplir los objetivos para acceder de forma directa en nuestra lista. Rozó los 90 puntos de media en su versión de PlayStation 4, pero los ciertos problemas de la versión para PC redujo un poco la puntuación conjunta y sus ventas han superado los 4 millones de copias, pero aún no llegan a las cinco.

Técnicamente, podríamos esperar pacientemente hasta que alcance alguno de los criterios de entrada directa, pero hemos preferido optar por dejar la decisión en manos de nuestra comunidad, vosotros, para que decidáis si este título diseñado por Square Enix (con Yoko Taro a la cabeza) junto a PlatinumGames debe ingresar ya en nuestra lista. Desde luego, este título fue uno de los que más debatimos durante el 2017, año de su lanzamiento, cuando Astara lo consideró como una obra muy importante para la industria del momento y charlamos del mismo concepto un mes más tarde.

Es, obviamente, un juego realmente especial que despierta emociones muy diferentes en sus jugadores, a los que intenta trastocar con sus diferentes finales y cambios en controles o mecánicas para abordar aspectos que sólamente un videojuego puede realizar. Por supuesto, no es perfecto, ya que hay vece que recicla demasiado enemigos y escenarios, también puede desviar demasiado la atención por el mero placer de hacerlo, como si fuese una forma de intentar hacer maquillar ese aspecto reiterativo, pero la decisión final estará en vuestras manos. Así pensamos en nuestro staff:
NieR: Automata es un juego extraño, en lo que respecta a la línea creativa de Yoko Taro o a el panorama de 2017 en general. En el contexto de los Drakengards y NieR, es probablemente el primero "jugable" en el sentido más estricto de la palabra, es el único cuyos sistemas y diseño de niveles pueden atraer a un público por sí mismos aunque todo lo demás fallase. Y como juego de alta producción en estos tiempos, eso lo coloca en un limbo de "muy temáticamente interesante y creativo para el estándar AAA, debajo de la línea de los juegos de autor o indies contemporáneos". Vive en ese espacio intermedio en casi todos sus aspectos: finales malos, pretensiones de Esopo, existencialismo... explorados todos a cuatro dedos de profundidad; y pese a eso, hechos infinitamente más atractivos por la presentación.

Es también uno de los juegos más "amalgama de cosas no relacionadas" de los últimos años, y cada una de sus partes individuales es aceptable sin ser excelente. Es un explorador de ruinas desiertas decente, un spectacle fighter decente, un juego sobre la naturaleza de la inteligencia artificial decente. Aun un NieR decente, ya que el original tiene una consistencia de tono y temas mucho más coherente. Pero Automata es la suma de las partes, y la suma consigue algo inalcanzable aun para los mejores ejemplos de cada apartado. Además de que el target más amplio que permiten el pulido en presentación y sistemas de juego también magnifica el impacto cultural, y debería estar en el Salón de la Fama aunque fuese sólo por eso.

Nier: Automata supone un juego muy especial ya que disfruté muchísimo del NieR original. Soy de aquellos que consideraron al primero un diamante en bruto, uno de esos juego que si lo llegabas a pulir, podría ser considerado una obra maestra en numerosos aspectos. Automata fue la confirmación a esa premisa: un juego de gran aceptación entre crítica y público, con más de 4 millones de copias vendidas, que demostraba que ciertos elementos narrativos, musicales y artísticos pueden tener gran peso en el valor de un videojuego, creando aún algo que puede ser aceptado de forma general por el voraz mercado.

Es, por supuesto, un muy buen juego a nivel argumental (como un todo al menos), tiene una de las mejores bandas sonoras de un videojuego y guarda momentos que se quedan en el corazón del jugador para el resto de su vida, sin olvidar que gracias a PlatinumGames la jugabilidad del pasa a ser mucho más divertida y sólida con respecto al primer NieR. Aunque también arrastra algunos puntos negativos, como la repetición de algunas de las misiones secundarias, la forma de tratar con el mapeado (aburrido sin el teletransporte), o el sistema de finales que puede no convencer y hacer que los jugadores abandonen el juego antes de descubrir lo mejor.

Sin embargo, a pesar de los puntos negativos, sus aspectos positivos y, sobre todo, detalles distintos a los que se suele centrar una industria, que en su mayoría nos presenta historias muy ligeras donde importa enganchar al jugador con una jugabilidad adictiva, es lo que hace recompensar a este juego con un sí, debe estar según mi opinión en nuestro salón de la fama.

Si bien reconozco que es un buen juego y me gustó, para mi dista de ser excelente. El sistema de combate puede resultar espectacular de primeras, pero acaba volviéndose repetitivo y simple, recurriendo a aspectos más básicos del hack & slash. No considero que sus personajes ofrezcan suficiente variedad jugable, lo que hace que las mecánicas no varíen en demasía, quizás quitando el "minijuego" de Bullet Hell que es, para mi, odioso. El mundo es considerablemente grande, y bonito a su manera, pero demasiado vacío (aunque por historia sea coherente). Eso sí, al menos hay elementos de exploración, misiones secundarias, etc. 

La historia es un punto fuerte, aquí no tengo queja, cumple bien, aunque tampoco la considero sobresaliente. Por otro lado, el apartado técnico es, tanto visual como sonoro, posiblemente el aspecto más fuerte del juego, que difícilmente puede criticarse (salvo la versión de PC si tienes mala suerte con los errores). No obstante, no lo considero el apartado más relevante para calificar a un juego. Dicho esto, creo que NieR: Automata es un buen título, pero para mi no califica como apto para el Salón de la Fama.

Pero, al final, como siempre nos gusta hacer en estos casos, la respuesta dependerá de vosotros. No tenéis más que entrar en nuestro formulario para decidir cuál es el destino del título. ¿Creéis o no que Nier: Automata merece ingresar en nuestro Salón de la Fama del género RPG?

1 comentario:

  1. Siendo Yoko Taro me pregunto si los fallos no están ahí a posta.

    Por mi parte se han presentado juegos menos sólidos al salón de la fama. Por lo que para mí es un Si

    ResponderEliminar