jueves, 16 de mayo de 2019

Recordando a Persona Q: Shadow of the Labyrinth

Han pasado cerca de cinco años desde que recibimos en Nintendo 3DS a Persona Q: Shadow of the Labyrinth, una combinación de personajes, enemigos y parte de las historias de Persona 3 (PS2, 2006/08-PSP 2009/11) y Persona 4 (PS2, 2008/09-Vita, 2012/13) con las mecánicas o aspectos simbólicos de la serie Etrian Odyssey, todos desarrollados por Atlus.

Ciertamente, a pesar de que ambas series eran RPGs y tenían una clara pasión por las mazmorras, esta era una combinación muy arriesgada que, sin embargo, funcionó a las mil maravillas. El título tuvo una recepción favorable tanto de la crítica como del público, que premió la propuesta llevándola a superar las 700.000 unidades vendidas, lo que lo convertía en el mayor éxito comercial de un Etrian y lo dejó a la par de otro spin-off de la serie Persona, el título de lucha Persona 4: Arena.

En su carrera actual, Atlus ha demostrado dos cosas: que no tiene problemas a la hora de cerrar catálogos de consolas donde sus títulos han funcionado (Persona 4 en PlayStation 2 y Persona 5 en PlayStation 3 son la prueba) y que, si algo funciona, eventualmente lanzarán otro título siguiendo esa fórmula. No es, pues, una sorpresa que desarrollasen esta secuela, Persona Q2: New Cinema Labyrinth, que llegará a una prácticamente "muerta" Nintendo 3DS el próximo 4 de junio. La popularidad de la serie Persona es muy superior a lo que era con el primer Q, elevada con Persona 5 y los diferentes cameos de sus protagonistas en otras sagas; así que vamos a recordar lo que ofrecía ese primer título para los que se lo perdieran en su día y ahora, tras conocer la saga, quieren probar esta propuesta con su segunda entrega.

La trama de Persona Q nos invitará a elegir entre uno de los grupos protagonistas de Persona 3 o 4 para comenzar. Sin importar nuestra decisión, ambos grupos serán transportados desde sus fiestas estudiantiles a una dimensión paralela en las que se encuentran a dos jóvenes que llevan más tiempo encerrados en ese universo, el callado y protector Zen y la dicharachera o comilona Rei, ambos sin recuerdos de sus vidas anteriores, que actuarán como protagonistas de la trama mientras que ambos grupos se relacionan entre ellos al explorar los laberintos, buscando una forma de regresar a sus mundos.

Esto provoca que la temática del juego sea realmente diferente dependiendo de los protagonistas que participen en sus eventos: cuando profundizamos en lo que ocultan los diferentes laberintos y el pasado de Zen o Rei, la trama se tornará más oscura y misteriosa, mientras que los personajes de los Persona se relacionarán entre ellos con un claro tono cómico. Para enfatizar esta faceta, todos los protagonistas verán reducidas sus personalidades a algunos aspectos generales de las mismas: Yousuke tendrá mala suerte, Teddie flirteará con las chicas y competirá por ser la mascota de los grupos, Akihiko estará obsesionado con el ejercicio... todos tendrán una especie de par en el grupo de protagonistas del otro título con el que se relacionarán especialmente, lo que incentivará los momentos divertidos, también por parte de los ayudantes de la Velvet Room, mucho más desbocados al no contar con su maestro.

Debido a la forma en la que el juego trata a los personajes, queda claro que tiene en cuenta que los jugadores conocen a los mismos por jugar a sus respectivas historias. No es necesario completarlas para entender qué ocurre en este título, pero sí que ayuda a que muchas situaciones nos recuerden a eventos que ya vivieron estos personajes en sus obras. Quizás por ello en Persona Q2 se ha buscado dar mucho más protagonismo a los protagonistas de Persona 5 y jugar con el avatar femenino que podíamos escoger en Persona 3 Portable. Será menos importante jugar a los anteriores para comprenderlo todo mucho mejor, aunque tampoco se puede considerar que Persona Q sea un galimatías sin jugar a los otros Persona.


Persona Q es un Dungeon Crawler con vista en primera persona donde, en lugar de clases, cada personaje tendrá asociado un cierto Persona que determinará sus características, fortalezas, debilidades y el rango de habilidades disponibles, que se podrán aumentar al poder escoger un Persona secundario de la lista que iremos consiguiendo al derrotar enemigos y fusionándolos entre sí, conservando las técnicas de sus "padres". Al igual que en los Etrian Odyssey, podremos llevar a cinco personajes en el grupo de combate al mismo tiempo, repartidos en dos filas, lo que servirá para reducir el daño causado -salvo conjuros o armas a distancia- y recibido en los que se sitúen más alejados del fragor de la batalla.

Al igual que en los Persona, este título dará gran importancia a la búsqueda de las debilidades de cada enemigo ya que, además de causar un daño aumentado, también es posible que el enemigo quede aturdido (si todos los rivales se aturden a la vez podremos lanzar un ataque conjunto con nuestro grupo) y, si nuestro personaje que acertó con el punto débil o causó daño crítico no ha recibido daño ese turno, sea el próximo en actuar en el siguiente, reduciendo a cero el coste de sus habilidades. Una ventaja crucial que lleva a que buena parte de la estrategia se centre en explotar -y evitar- esas debilidades.

La exploración, sin embargo, será completamente Etrian Odyssey: laberintos que tendremos que ir dibujando poco a poco mientras los exploramos con vista en primera persona, donde nos irán surgiendo combates de forma aleatoria aunque avisados por un indicativo en el lateral. En algunas zonas nos encontraremos con los temidos F.O.E., grandes jefes que seguirán distintos patrones de movimientos y contra los que, normalmente, tendremos que buscar al forma de evitarlos para poder avanzar en el laberinto hasta que seamos lo suficientemente fuertes para plantarles cara. Serán -casi- tan fuertes como el jefe final de cada mazmorra, lo cual no quita que tengan debilidades a los estados alterados (y hay muchos realmente fuertes en este juego, que literalmente maniatan al enemigo) y sean posibles de derrotar con ciertas estrategias.

Los enemigos nos dejarán caer sus materiales al derrotarlos, que podremos vender en la tienda de uno de los acompañantes de Igor para obtener macca, el dinero del juego, que usaremos para comprar objetos, equipo, curarnos... muchos monstruos nos darán objetos especiales si acabamos con ellos de una forma concreta y los jefes también darán materiales exclusivos, los cuales al venderlos también nos permitirán desbloquear nuevos objetos y equipo en las tiendas. Otro método para lograr materiales exclusivos será explotar los llamados P-Spot que aparecen en determinados puntos de cada mazmorra.

Así pues, este título se moverá en un sistema muy conocido en la saga Etrian, donde la gestión del riesgo, nuestros recursos de salud y SP, saber escapar en el momento adecuado o buscar los atajos que nos permitan ahorrarnos buena parte del recorrido realizado la próxima vez que exploremos la zona, resultará absolutamente clave. Aunque su dificultad es inferior a la de la saga Etrian porque muchas habilidades exclusivas del juego así lo permiten, el título no será nada sencillo y será fácil que nuestro grupo sea derrotado multitud de veces por arriesgarnos demasiado, despistes o golpes de mala suerte. 

Eso sí, eventualmente podremos llegar a niveles de dominio, acceso a habilidades y equipo que serán, literalmente, inasumibles por los enemigos del juego. Resultará relativamente sencillo que en el cuarto o quinto laberinto (los dos últimos) directamente usemos la fuerza bruta en lugar de buscar la forma de evitar a los F.O.E., lo cual hará que el gran problema de esas zonas sea lo enrevesada y largas que resultan. Puzles complejos interrumpidos por encuentros aleatorios, infinidad de pisos por explorar, misiones opcionales que nos servirán para profundidad en la personalidad de cada protagonista... este título se va fácilmente por encima de las sesenta horas de juego, que pueden ser muchas más si nos quedamos atascados en algún punto o intentamos completarlo todo.

Uno de los apartados más sorprendentes del título es lo bien que es capaz de adaptar el estilo de los personajes en sus respectivos juegos a un modo más animado que equilibra el aspectos de los mismos. Aunque evidentemente el diseño de los escenarios no es particularmente llamativo, el buen hacer a la hora de escoger cada laberinto, adaptando la decoración y enemigos a los mismos, hace que luzca bastante bien para la potencia de la portátil, aunque también es cierto que recurre al cambio de color en muchos monstruos del juego. Encontraremos escenas animadas, nuestros personajes conversarán con animaciones en 3D y un buen doblaje en muchos casos, lo que completa un buen nivel técnico.

Pero donde destaca especialmente es en el apartado sonoro, ya que al contar con adaptaciones y remezclas de los mejores temas de ambos títulos, el nivel musical es absolutamente brillante. Por si fuera poco, Persona Q también cuenta con composiciones propias que resultarán inolvidables. Eso sí, al igual que el resto de juegos de la saga, nos llegó completamente en inglés.

No resultaría exagerado considerar a Persona Q: Shadow of the Labyrinth como uno de los mejores RPGs de Nintendo 3DS. La evolución de la escala de poder de nuestros personajes hace que la curva de dificultad se haga favorable al jugador en la parte avanzada, cuando el juego empieza a perder su frescura, lo que ayuda a que avancemos a un mejor ritmo siempre que no nos perdamos demasiado en los cada vez más enrevesados laberintos.

Resulta todo un regalo para los aficionado a los Persona, sirve como buena presentación de la saga Etrian Odyssey (con títulos mucho más complicado, ojo), es una delicia musical, luce bien visualmente, su sentido el humor es encantador... desde luego tiene inconvenientes, como la importancia del factor azar en muchos combates, que la trama principal sea poco llamativa o la cierta necesidad de conocer a la serie Persona para comprender bien todo lo que comenta cada personaje, pero aún así es un título que funciona.

Por ello, no podemos dejar de mirar con gran interés lo que nos van a plantear en unas pocas semanas con Persona Q2: New Cinema Labyrinth. La irrupción del casting de Persona 5, la protagonista de P3P y sus laberintos temáticos centrados en diferentes películas pueden suponer el suficiente soplo de aire fresco que mejore los diferentes apartados del buen trabajo que hicieron con este primer título. Esperemos que, con la secuela, cierren como se merece el catálogo de Nintendo 3DS. ¿La tenéis entre vuestros objetivos?

2 comentarios:

  1. El Q2 cae seguro, para un amante de los personas y etrian en general este spin off es de lo mejor. Recuerdo que lo mejor del juego era romperlo con ciertas habilidades de muerte súbita y avanzar a lo bruto xD. Juegazo que destaca en el gran catálogo de 3ds.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los juegos de Persona y SMT en general, pero el Persona Q al final lo dejé sin acabar, me quedé en Inaba. Llega un punto en el que hay que hacer muchísimo "backtracking" y hay a mi parecer muchos encuentros aleatorios de los que encima no siempre se puede huir a la primera, por lo que cuesta avanzar y se me hizo un tanto cuesta arriba... Todavía estoy pensando en si pillarme o no el Q2, pero si va a ser igual que el primero tal vez lo deje...

    ResponderEliminar