lunes, 4 de marzo de 2019

[Análisis] Amnesia: Memories

Con un mercado en gran expansión dentro del nicho que en sí suponen, las Novelas Visuales del subgénero Otome se están haciendo cada vez más hueco en la audiencia occidental, con multitud de obras llegando traducidas como mínimo al inglés a plataformas cada vez más amplias y accesibles. Como nota inicial, una Novela Visual Otome es aquella novela de corte romántico cuya trama se vertebra alrededor de una protagonista y un coro de personajes masculinos, y las relaciones formadas entre ellos. Suelen tener la estructura clásica de las novelas con toma de decisiones, trama ramificada y diferentes finales, así que no dejan de ser en muchos casos historias románticas narradas desde el punto de vista de una mujer protagonista.

Dentro de los desarrolladores de otomes destaca sin ninguna duda Otomate, una subsidiaria de Idea Factory (que también es dueña de Compile Heart, creadora de la saga Neptunia) especializada únicamente en producir juegos de este estilo. Son los creadores de otomes bastante famosos como Code:Realize, Hakuoki o Psychedelica of the Black Butterfly, entre otros muchos. Precisamente una de sus series más famosas es la que es el objeto de estudio hoy: Amnesia: Memories, que comenzó a rodar en 2011 en PSP, si bien no llegó a Occidente hasta 2015, tanto en PlayStation Vita como en PC. El título funcionó aceptablemente bien, lo que llevó a que ya cuente con un port para móviles.


El argumento de Amnesia: Memories arranca cuando la heroína (nombrada por el jugador) sufre un accidente con un espíritu llamado Orión, perdiendo todos sus recuerdos porque el propio espíritu ha quedado unido a ella, tomando el lugar de su memoria hasta que consiga recuperarla. Desde el limbo en el que se encuentran, la heroína puede elegir uno de los múltiples mundos cercanos para recuperar sus recuerdos y así conseguir que su vida vuelva a ser la de antes.

Sobre el papel, la historia principal quizá suena un poco torpe y confusa, algo que por desgracia también repercute en el juego final. Cada uno de los mundos disponibles es, básicamente, una "ruta" clásica del género, donde la heroína queda encerrada en una relación amorosa con uno de los chicos. Por una parte, esto facilita el acceso a cada una de las opciones románticas disponibles, ayuda a establecer historias completamente diferentes en cada una de ellas y no es necesario pasar por fragmentos ya leídos en anteriores partidas en caso de querer empezar de nuevo. Por el otro, el propio sistema invalida más de lo deseable el desarrollo personal de cada chico y de la propia heroína. Al no existir un nexo común como en otras historias, es también un título más disgregado.

Este planteamiento en torno a mundos paralelos donde los eventos que ocurran en una historia no afectan a las otras, sin embargo, no deja de situarnos alrededor de los mismos personajes, lo que resulta comprensible por razones de presupuesto pero también limita bastante la posible divergencia de tramas que hubieran sido posibles. Además resulta especialmente llamativo comprobar que muchos personajes secundarios que coinciden entre rutas no llegan a tener ningún tipo de profundidad o evolución en ninguna de las mismas, centrando el foco en exceso en nuestra protagonista y el chico en cuestión en cada historia.

No obstante, el mayor defecto a este nivel radica en la propia heroína. Decir que no tiene desarrollo resulta una exageración en una Novela Visual donde la protagonista tiene tres líneas contadas, carece de personalidad completamente y es, a todos los efectos, un títere de la trama que no tiene ningún impacto sobre ella más allá de las decisiones que toma el jugador. En un caso remoto, podría justificarse argumentalmente (es difícil tener personalidad si no tienes recuerdos, al fin y al cabo), pero optaron por tener a Orión, un espíritu invisible a todos excepto a ella, comentando todo lo que piensa la heroína e incluso conversando con los demás personajes... a pesar de que no pueden verle ni oírle. Es una situación bastante absurda que le quita mucha inmersión al título y que no acaba de entenderse como decisión de guión.

En cuanto a las tramas individuales de cada ruta, Amnesia: Memories deja a un lado la faceta romántica en todas las rutas excepto en una... que curiosamente es la única que realmente funciona. Cuando no es una historia romántica, Amnesia pasa ser una novela de suspense con toques de fantasía, de terror psicológico y de una miríada de temas más, pero falla en su ejecución. El propio guión no sabe mantener el suspense, los momentos de clímax en el misterio van en caída libre, los giros aparecen como una línea aleatoria más de diálogo y hay momentos donde verdaderamente la lógica pasa a un segundo plano y se intenta explicar todo con prisas. Esto se da especialmente en la ruta canónica, que trata de enlazar las demás tapando agujeros argumentales de forma torpe. Con todo, la ruta que se centra exclusivamente en construir una relación romántica es brillante: la narración es fluida, la heroína cobra algo de protagonismo, el chico en cuestión tiene un desarrollo creíble y el conflicto planteado es totalmente lógico y se resuelve de una forma muy satisfactoria.

En total, Amnesia: Memories cuenta con algo más de 30 finales: cinco de ellos considerados como buenos y cinco normales (uno de cada por ruta), resultando el resto una colección de malos finales, repartidos a lo largo y ancho del juego. En general, toparse con los finales malos amplía bastante la visión del personaje protagonista, por lo que es recomendable intentar ir a por todos... y usar una guía para el final bueno. Aparentemente, la obtención de los finales se basa en los niveles donde se sitúen tres parámetros: confianza en el chico, afecto de éste por la heroína y sospecha creada por la pérdida de memoria. ¿El problema? En ningún momento se explican los parámetros, cómo suben o bajan o exactamente en qué influyen en el resultado final, por lo que los requisitos son complicados de dilucidar.

Precisamente, como contenido extra, al lograr el final bueno de cada ruta se desbloquea un pequeño fragmento de la ruta no disponible (por alguna razón) de forma normal, centrado en pequeños momentos entre la heroína y el chico. Además, al completar todos los finales buenos se desbloquean sendas historias cortas, escritas desde el punto de vista del chico en cuestión, que permiten profundizar mejor en el personaje antes de que comiencen las rutas como tal y que, en general, son un contenido que merece la pena leer.

A nivel artístico, Amnesia: Memories es una delicia visual. Los diseños individuales son muy bonitos y denotan un gran nivel de trabajo en cada uno, con bastante variedad de ilustraciones en cada personaje para amenizar los grandes bloques de texto. Especialmente loable es el diseño tan preciosista de las CGs (las ilustraciones especiales a pantalla completa que aparecen en momentos importantes), que logran captar muy bien la esencia del momento aunque de nuevo tienden a dejar a la heroína como un maniquí en muchas ocasiones. En cuanto al sonido, la banda sonora es bastante buena pero peca de corta y algo repetitiva, con efectos de sonido y ciertas tonadas que se acaban haciendo pesadas. Respecto al doblaje, está íntegramente en japonés, con actores y actrices de amplia trayectoria y que en general hacen un buen trabajo dando vida a los personajes. Oficialmente el título sólo está disponible en inglés, pero existe un parche de traducción a nuestro idioma especialmente fácil de usar en la versión de PC.

Eso sí, a pesar de resultar más accesible por las facilidades para poder jugarlo en nuestro idioma, a nivel técnico el port a PC acaba por ser bastante desastroso en algunos puntos. Los fallos y bugs varían desde petardazos aleatorios en los menús a glitches que directamente impiden continuar el juego, obligando al jugador a empezar desde el principio. Puede dar problemas en circunstancias tan simples como ponerlo en pantalla completa, es complicado salir del juego... y que la traducción fan no sea perfecta tampoco afea mucho al título, ya que incluso en inglés presenta errores tipográficos o saltos de línea y formatos que no acaban de cuadrar.

En definitiva, Amnesia: Memories es una Novela Visual de luces y sombras. Tiene ideas interesantes en un envoltorio casi impecable, pero falla al intentar diferenciarse de otras novelas románticas y hace que la mayoría de rutas carezcan de interés, precisamente teniendo más brillo en la única que cedieron al interés romántico. No obstante, es un juego especialmente recomendable para iniciarse en el subgénero por la ligereza de las tramas y puede resultar una adquisición interesante para aquellos que busquen leer algo entretenido y sencillo entre obras más complejas. Amnesia: Memories está disponible en PlayStation Vita, Steam, iOS y Android, goza de frecuentes rebajas que lo llevan a costar algo menos de 4€ y, recordemos, oficialmente sólo está disponible en inglés salvo que usemos el parche no oficial para adaptarlo a nuestro idioma. En su conjunto, es un título fácilmente accesible que sirve como trampolín a obras más importantes y pulidas, por lo que es interesante para aquellos que tengan interés en el género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario