sábado, 19 de agosto de 2017

¿Qué es Theatrhythm Final Fantasy Curtain Call?

Un afectuoso saludo a todos y a todas, querida comunidad de Destino RPG. Recuperando un poco la estela de la sección ¿Qué es?, aunque no con el espíritu de hacer una recomendación para Steam (porque el juego que hoy nos ocupa no está disponible en dicha plataforma), me gustaría hablaros de un título con una fuerte vertiente rolera, pero distanciado diametralmente de los estándares del género. El motivo de encuadrarlo en esta y no en otra sección obedece simplemente a que no se trata de un análisis o experiencia rolera al uso, sino que se pretende dar a conocer un producto que ha podido pasar algo desapercibido o incluso ha podido ser algo menospreciado por un sector de usuarios.

En 2014, y de la mano de Square Enix e Indieszero, aparecía en el mercado Theatrhythm Final Fantasy Curtain Call, una suerte de secuela del anterior Theatrhythm Final Fantasy (en adelante TFF, que el nombre se las trae), que apareció en 2012 para Nintendo 3DS, como el propio Curtain Call. Hablaremos de este último, pues creo que es justo decir que es la versión "definitiva" que incluye prácticamente todo lo de la anterior, por lo que no tiene excesivo sentido hacerse con el primer TFF pudiendo acceder directamente a este (al final de esta entrada señalaremos sus diferencias más notables, por si acaso). También existe una versión para IOS, pero que requiere un fuerte desembolso económico a base de comprar canciones por separado.

Para el que no conozca este título, decir que nos encontramos ante un juego de ritmo, en el que el núcleo jugable consistirá en "tocar" canciones de la saga Final Fantasy (y de muchos otros títulos de la compañía, vía DLC), ya sea mediante el stylus, los botones o una combinación de ambos sistemas. De este modo, las "notas" irán avanzando horizontalmente por la pantalla superior, de izquierda a derecha, requiriendo el juego que pulsemos cono el stylus o algún botón en el momento idóneo (mi sistema jugable predilecto). Cuanto más exacto sea ese momento, mejor valoración de la nota recibiremos, desde "Bad" hasta "Critical". Obviamente también se nos puede pasar alguna nota (recibiendo un "Miss"), algo común en los niveles más elevados de dificultad.
La salsa del asunto radicará en que no sólo habrá pulsaciones concretas: también nos tocará mantener la pulsación, arrastrar el stylus (o mover el joystick) en alguna dirección concreta o combinaciones de estos movimientos. En el modo básico, las canciones se superan sin mayores problemas y se obtienen buenas puntuaciones (valoración de nuestro desempeño) a poco que lo intentemos, pero en experto (modo intermedio) la cosa se complica y en "Ultimate" podéis acabar locos perdidos. Avisados quedáis. El control en general también es cierto que responde bien, pero hay algunas trabas para algunos movimientos complejos.

Como juego de ritmo podría sonar genérico, pero evidentemente la gracia radica en la capa de fanservice (en esta ocasión bien traído) de la saga que le da nombre al título. Nada más empezar, nos dejarán elegir entre algunos de los protagonistas de la franquicia para componer nuestro primer equipo de cuatro miembros. Esto es importante, porque cada personaje tiene unos atributos y habilidades distintas, siempre dentro de unos arquetipos (el que tiene más fuerza, el que es más ágil o le va mejor la magia...), que tendrán importancia en las canciones que toquemos.

Y es que en TFF se nos presentan tres tipos distintos de composiciones, de manera que cada una de las melodías que incluye (hasta 221 sin contar DLCs, casi nada) se clasifica en uno de esos estilos. El primero sería BMS o canciones de batalla. En ellas, con un sistema lateral como en los primeros Final Fantasy, nuestro grupo se enfrentará a diversos monstruos en sucesión, haciéndoles daño en base a su Fuerza o Magia y lo bien que toquemos las notas. Aquí se agrupan la mayoría de temas de batalla o moviditos de la franquicia, como This is the last battle (FF III), Dancing Mad (FF VI) o One-Winged Angel (FF VII), por poner algunos ejemplos. Posiblemente sean las canciones más exigentes, pues contamos con cuatro líneas de notas a controlar, una por personaje.
El segundo grupo son las canciones de campo o FMS. En ellas sólo vemos a uno de nuestros personajes a la vez (el líder y, si cae, el o los siguientes) y, por tanto, sólo una línea de notas a seguir. Son canciones más relajadas entre las que podemos encontrar Dark City Treno (FF IX), Zanarkand (FF X) o Mambo de Chocobo (FF V). En estas, lo que más nos interesará es contar con personajes con alta agilidad, que puedan avanzar más rápido que otros, pues a más distancia recorrida, más premios obtendremos (no aparecen enemigos).

Por último tenemos las canciones de evento o EMS. Se trata de músicas de introducción o señeras de la saga, donde una retícula se irá moviendo sola por la pantalla mientras vemos una cinemática del juego en cuestión al que pertenezca la canción. Sólo tendremos que hacer lo que nos pida en el momento justo y los vídeos los podremos ver una vez hayamos tocado la canción tranquilamente. Cabe señalar que algunas canciones que eran EMS en el TFF original se han ubicado aquí en canciones de batalla o de campo, pero no parecen faltar.

Dependiendo de lo bien que lo hagamos en estas melodías, obtendremos unos puntos (Rhythmia) que nos permitirán, simplemente por acumulación, ir desbloqueando más canciones, personajes o funciones para el título. Y es que TFF Curtain Call está realmente cargado de contenido y modos posibles. Obviamente podremos tocar canciones sueltas, contando cada día con varias "recomendadas" que ayudan a decidir cuál tocamos si no lo tenemos claro o estamos perezosos para elegir. Dichas canciones abarcan todos los Final Fantasy numéricos, así como varios spin-offs como puedan ser Tactics, Crystal Chronicles, Mystic Quest... e incluso juegos de otras series de Square Enix como Nier, Chrono Trigger o Bravely Default, aunque en estos casos tendremos que pasar por caja al precio de 1€ por tema.
Aunque tocar canciones sueltas, como nuestras preferidas, puede ser interesante, hay mucho mas que hacer en TFF Curtain Call. Por un lado, contamos con un modo Versus que nos permitirá enfrentarnos en duelos directos contra otros equipos, ya sea contra la CPU o contra otros jugadores, via Online o Local. Cabe reseñar que sólo se pueden tocar las canciones de batalla en este modo y que las reglas cambian ligeramente, pues cada cierto tiempo se desatan efectos especiales que hacen invisibles las notas para el oponente hasta el momento justo, las ralentizan o aceleran... Muy divertido, aunque también algo estresante.

Para quienes busquen un modo algo más tradicional, está Quest. Aquí entraremos en diferentes rutas, con niveles recomendados y dificultades y duraciones diversas, en las que podremos ir escogiendo diferentes caminos. La máquina elegirá de antemano qué canciones tocaremos, generalmente sólo con la pista de a qué juego pertenecen antes de que escojamos entre varias. Según los caminos que tomemos encontraremos más fases de batalla o de campo, así como diferentes objetos consumibles entre los que podremos encontrar llaves que permiten acceder a otros lugares. Personalmente me parece el modo más interesante de juego, pues siempre se remata con una lucha contra un boss (o varios) y tendremos que gestionar nuestro equipo y puntos de vida, usando consumibles como pociones o tiendas si es preciso, para no caer (notas falladas quitan vida).
Hablando del equipo, podemos gestionarlo en cualquier momento, eligiendo desde los miembros que queremos que lo compongan hasta qué habilidades les equipamos y qué objeto van a llevar (sólo uno por equipo). Los objetos son las recompensas de tocar canciones y varían desde algunos para recuperar vida, otros para enseñar ciertas habilidades a un personaje, etc. Los propios héroes subirán de nivel y mejorarán sus atributos a medida que toquemos canciones, así como aprenderán nuevas habilidades (las hay pasivas, que mejoran atributos, y activas, que hacen daño extra o aceleran al personaje al encadenar notas bien tocadas, por poner algunos ejemplos).

La lista de personajes disponibles es bastante amplia y uno de los puntos interesantes del juego será conseguirlos todos, a medida que consigamos Rhythmia. Normalmente se nos da a elegir entre varios (igual en todas las partidas, estando prefijados), lo cual le aporta un punto pícaro al título, porque nos puede dar a elegir entre algunos que nos gusten mucho, aunque con paciencia acabaremos sacando todos. Obviamente, también hay unos pocos héroes descargables. Además de coleccionar personajes y canciones, también conseguiremos, acumulando Rhythmia, nuevos sonidos para la interfaz, títulos para nuestro perfil en modo Versus y, quizá lo más interesante, cartas para nuestra colección (éstas últimas se consiguen como los objetos, superando canciones, como recompensa).

Estas cartas representarán a los personajes y monstruos, así como invocaciones, de Final Fantasy y las hay de diversas rarezas. Salen un poco al azar y conseguirlas todas es, posiblemente, lo que más tiempo nos va a llevar de TFF Curtain Call. Cuando tengamos repetidas, las podemos usar para mejorar a nuestros personajes, así que tampoco es una pérdida de tiempo el acumularlas. Se pueden observar, enfocar y rotar en un álbum, así como leer ligeros textos en cada una de ellas.
Entre otras opciones, también podremos configurar varias cosas, escuchar las canciones del título (incluso con la consola cerrada), ver los vídeos de las EMS o comprobar nuestros récords. Aunque tenga DLCs, es un producto realmente atestado de contenido sin tener que pagar por nada más y una auténtica oda al fan de Final Fantasy, que no parará de encontrar referencias por doquier y guiños a tan importante franquicia de nuestro género favorito. Lo digo para que a nadie le eche para atrás el tema de los contenidos extra de pago, porque no hacen sino expandir todavía más un contenido completísimo.

Ya para acabar, hagamos un rápido repaso al apartado técnico. Como acabo de comentar, la esencia Final Fantasy está por todos lados, ya sea en los menús, en los sonidos y efectos que escuchamos como evidentemente en la banda sonora del título, que no es más que más de dos centenas de canciones de una franquicia que cuenta con temas realmente inmortales. No falta prácticamente ninguno relevante, salvo los que se han colocado por DLC, que son los menos. Con semejante selección musical, obviamente este es uno de los apartados más potentes del juego.

En lo personal, el aspecto gráfico me parece correcto para el tipo de juego que es, aunque no me gusta demasiado el estilo artístico elegido. Nos presenta a los personajes que todos conocemos en forma de una especie de marionetas y, si bien tiene su gracia y algunos quedan encantadores, se me ocurren muchas otras maneras para mí mejores de representar el universo Final Fantasy (mismamente me parece más simpático en World of Final Fantasy). De todas formas, esta valoración puede ser más personal. Los fondos serán algo más genéricos, si bien hay cierta variedad de ellos y representan lugares emblemáticos de la saga.

En cuanto a las diferencias entre Curtain Call y su predecesor, las más notables serían las siguientes:

  • Curtain Call cuenta con prácticamente el triple de canciones incluidas (221) que el original (alrededor de 70). Obviamente, dicho número se puede expandir bastante por DLC.
  • Curtain Call tiene dos modos nuevos respecto al original: el Versus y el Quest. El segundo viene a sustituir al modo central de TFF, que era más sencillo.
  • Curtain Call permite la mejora de personajes mediante el uso de cartas.
  • Las canciones de evento son diferentes entre ambos juegos. TFF contaba con canciones de evento de las entregas principales, mientras que Curtain Call lo hace con canciones de entregas secundarias o spin-offs. No obstante, eso no quiere decir que no incluya las canciones de evento del TFF original, sólo que estas son aquí canciones de batalla o de campo, dependiendo del caso.
  • En el primer TFF no era posible jugar con el stick y el pad, solo con el stylus. Aquí se puede escoger ambos.
  • Curtain Call cuenta con 60 personajes (más del doble del original) y más enemigos que el anterior.
Como dije antes, por contenido bruto y por posibilidades, no tiene demasiado sentido hacerse con el TFF original teniendo disponible Curtain Call. Perdemos alguna cinemática que antes pertenecía a canciones de evento por ser ahora algunas de estas canciones de batalla o campo, pero es algo que palidece frente al aumento de canciones disponible e inclusión de nuevos modos.
Así pues, y ya para cerrar esta entrada, debo decir que Theatrhythm Final Fantasy Curtain Call me parece un producto plenamente recomendable para el fan de la saga o aquel que busque un juego de ritmo muy completo, con horas y horas por delante. Debo confesar que me he pasado años siendo escéptico con esta sub-saga, pero en cuanto lo he probado en profundidad he visto que se trata de unos títulos altamente divertidos y con un componente fanservice realmente bien traído y no abusivo. El juego cabe avisar que está únicamente en inglés, aunque no es demasiado dependiente de los textos para jugarse cómodamente.

Realmente la única razón para no tenerlo como título de cabecera que le veo es que no os gusten los juegos de ritmo u os produzca aversión Final Fantsy. Tal vez no sea un producto excelente, pero sí notable en la mayoría de sus aspectos y con una atención al detalle que compone una oda a lo que representa esta saga, musicalmente, para los videojuegos. Una carta de amor para fans que recibe el legado musical de años y años de temas inmortales. Es impresionante ver como, casi por arte de magia, seguimos el ritmo y somos más hábiles en nuestras canciones preferidas, resultando en un maridaje estupendo entre música y jugabilidad.

Al final, TFF Curtain Call te hace desear que hubiera más juegos de esta serie (existe uno de Dragon Quest, aunque sólo en Japón, y hubo fuertes rumores de uno de Kingdom Hearts que nunca apareció) para todas aquellas franquicias con un legado musical tan fuerte como el de esta. Cualquier duda que tengáis sobre el juego ya sabéis que tenéis los comentarios a vuestra disposición y espero haberos interesado por este título si no lo conocíais. Agradecer también al compañero Astara su colaboración en la elaboración de esta entrada, principalmente ofreciendo más diferencias entre Curtain Call y el original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario