sábado, 13 de abril de 2019

Razones para dejar un RPG

Seguramente a todos nos pasará eso de que tenemos decenas de títulos que empezamos y, por una razón u otra, nunca terminamos. Cada uno tendrá sus propias razones con un juego u otro, pero en el género RPG, donde la típica longitud de muchas obras hace que se disparen las posibilidades de que sean abandonadas.

Porque, al fin y al cabo, nuestro tiempo es limitado y lo que solemos buscar cuando jugamos es pasarlo bien o, al menos, entretenernos. Si eso no se acaba de cumplir podremos obligarnos a seguir adelante, esperando que en algún momento nos volvamos a enganchar o retomemos el buen ritmo con ese título que comenzamos con una cierta ilusión, pero no todos tendrán esa fuerza de voluntad. Con catálogos cada vez más amplios es fácil que nuestro backlog de juegos tenga alguno que no pudimos completar de golpe, así que probablemente os sintáis identificados con los ejemplos que vamos a analizar:

Hey, puede pasar. Hay RPGs malos en el mercado. Muchos. No solo los de la lista de los peores RPGs de la historia que fue casi una broma propia. Existen títulos que directamente no resonarán con nosotros y a los que no les perdonaremos los muchos problemas que presentan y que igual otro jugador deja pasar. Puede generar algo de discusión cuando uséis esta razón, pero nadie comparte exáctamente los mismos gustos.

Tiremos la primera piedra poniendo ejemplos como Black Sigil: Blade of the Exiled (NDS, 2009), bastante desconocido para la época y por razones evidentes, a pesar de que os pueda llamar la atención su estilo visual muy parecido al de los tiempos de las 16 Bits. Su mecánica de combate, donde nuestro personaje quedaba bloqueado en los escenarios o había enemigos casi intocables, hacía que su dificultad fuese extrema y, como todo lo demás no acompañaba, es fácil dejarlo de lado a las pocas horas.

Unlimited SaGa (PS2, 2002/03), en la imagen superior, es otro fabuloso ejemplo que llama la atención por su diversidad de protagonistas con sus propios objetivos y aspiraciones que empiezan en diferentes partes del mundo, pero al final todo el juego queda reducido a un tablero, extremas dosis de azar, saltos absurdos de dificultad... todavía hay jugadores que lo recuerdan y sienten un escalofrío pensando que siendo de Square Enix y una serie reconocida como SaGa podrían esperar un RPG sólido.

Este es un matiz distinto al anterior: no es que el título nos llegue a disgustar, es que simplemente no tenemos los suficientes alicientes para seguir jugando. Mecánicas repetitivas, una trama de la que no esperamos nada, aspectos desequilibrados que le quitan el interés... hay muchos RPGs que pueden perder al jugador simplemente porque el paso del tiempo juega en su contra.

Usando el ejemplo de cabecera, Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance (N3DS, 2012 - compilado en 2.8) queda lastrado por unas películas mucho menos llamativas de Disney como los Mosqueteros, El Jorobado de Notre Dame o Tron 2. Si a ese casting un tanto pobre le añadimos que las tramas de cada lugar se dividen alternamente entre Sora y Riku, éstas resultan todavía menos cohesionadas y prácticamente desconectan al jugador de las mismas. Si le añadimos mecánicas aburridas y un tanto caóticas o el aburrido sistema de mascotas, resulta hasta sorprendente que no fuese reducido a un vídeo-resumen en su eventual compilación.

Aquí también podremos citar a RPGs que, simplemente, no son de nuestro estilo. Si preferimos la acción, nos puede frustrar estar media hora en una misma batalla estratégica moviendo unidades con cuidado de que no sean derrotadas e, igualmente, si no nos gusta disparar, es posible que no nos acaben de enamorar títulos como Borderlands, Fallout o Mass Effect. Incluso algunos de los mejores títulos de la historia pueden pertenecer a un subgénero que no sea de nuestro gusto.

Algo inherente al género RPG suele ser el efecto del farmeo, la posibilidad de que los jugadores se queden derrotando una y otra vez a los mismos enemigos para subir de nivel, aprender nuevas habilidades o mejorar su equipo. El problema llega cuando esto no se convierte en una opción y, en su lugar, es algo extremadamente obligatorio.

Detenernos a entrenar porque no hay más remedio si queremos seguir adelante es algo tremendamente aburrido si el jugador no está buscando precisamente un reto del estilo. En títulos como Digimon World 2003 (PS, 2003) o muchos Dungeon Crawlers como los Etrian Odyssey nos podemos quedar horas enteras en una misma zona, dando vueltas para derrotar una y otra vez a los mismos enemigos, regresando a la posada cada poco para recuperarnos -porque ni a esos les ganamos fácilmente- y volver a la carga. Esto es algo que puede resultar tan frustrante que muchos jugadores deciden dejar el juego eventualmente.

Seguramente todos estaremos de acuerdo en que uno de los momentos más frustrantes de un RPG es cuando nos enfrentamos a un jefe, gastamos recursos y hacemos todo lo posible por vencer... cuando se trata de una batalla que hay que perder y simplemente somos arrasados en unos pocos turnos. El problema surge cuando ya tenemos esa experiencia asumida y un jefe nos destroza de forma similar, esperamos la típica escena posterior que justifica esa derrota y lo que nos encontramos es con la pantalla de Game Over.

Chocar contra un jefe que nos sobrepasa de tal manera nos crea tal impacto que nos hará plantearnos si queremos seguir con el título. No es lo mismo que notemos que vamos un poco cortos de nivel y que con menos de un par de horas ya estaremos a tono para luchar en mejores condiciones, aquí literalmente vemos un muro que nos va a exigir muchas horas perdidas y una estrategia elaborada para poder seguir adelante.

Hay títulos que tienen ese gran muro en el enemigo final, con la idea de crear el mayor reto que nos ha planteado el juego, pero en más de un caso llega a ser tan duro que muchos jugadores acaban viendo la escena final en YouTube antes que estar entrenando varios días para ver si son capaces de superar a ese último enemigo. Casos como Saga Frontier 2 (PSX)Breath of Fire III (PSX), Shin Megami Tensei: Strange Journey (DS/3DS), Final Fantasy III... son recordados precisamente por tener combates finales excesivamente duros, dejando a muchos jugadores en el camino cuando estaban a un solo paso de acabar.

El gran problema de los jugadores que gustan de completar todo el contenido secundario antes de acabar un juego cuando chocan con un RPG de mundo abierto: literalmente hay demasiadas cosas opcionales disponibles, tantas que eventualmente perderemos el interés en seguir con las mismas y esto nos obliga a ir directamente a completar la trama principal o a dejar el título "para más adelante, cuando tengamos ganas de acabar con las secundarias que nos quedan."

Títulos como Xenoblade Chronicles, The Witcher 3, las sagas Fallout y The Elder Scrolls... es más fácil que acabemos siendo "derrotados" ante la cantidad de contenido que nos ofrezcan y simplemente paremos porque estamos cansados de tanto relleno. Por supuesto muchos juegos nos engatusan con buenos guiones incluso en estas misiones que pueden ser dejadas a un lado, pero es muy difícil mantener la tensión y el interés cuando llevamos sesenta horas y todavía hay más cosas que hacer

Lo mejor es que, como comentamos antes, la opción simple es completar directamente la historia principal (en muchos de estos títulos llegaremos sobrados de nivel si hemos ido completando tantas misiones), pero ese "pequeño yo" que nos susurra esa gran verdad de que difícilmente vayamos a retomar un juego que ya nos hemos pasado sólo por seguir completando tareas secundarias hace que, si gana el espíritu completista, acabemos dejándolo sin acabar "por si acaso nos da por volver."

Esto es lo que ocurre cuando llevamos mucho tiempo jugando a algo y llega un nuevo título al que le tenemos ganas, que la falta de tensión por el que estábamos probando lo acaba convirtiendo en un mero parche que nos cubrió el hueco hasta que nos llegaba el que de verdad estábamos esperando, por lo que acabamos abandonándolo ante la nueva propuesta.

Casos como este suelen afectar mucho a títulos que habíamos dejado por terminar y retomamos cuando teníamos hueco o cuando la nostalgia nos hace retomar un juego ya completado. En ambos casos, lo de dejarlo tampoco es que nos duela mucho dejarlos atrás porque a) Ya lo habíamos hecho antes o b) Ya lo habíamos completado. Evidentemente, esto también puede ocurrir con algún título que era la primera vez que estábamos jugando, pero es que es difícil resistirse a lanzarse por ese nuevo juego que esperábamos con tantas ganas.

Exámenes, enfermedad, un viaje, estar muy ocupados con otros asuntos... hay veces que tenemos que dejar de jugar durante un tiempo determinado y cuando queremos retomar el RPG que estábamos jugando antes del parón se nos hace realmente cuesta arriba.

Recordar y volver a dominar las mecánicas, saber lo que estábamos haciendo cuando lo dejamos, reengancharnos a la historia... hay veces que, como jugadores, nos sentiremos más cómodos empezando el título de cero que por el punto intermedio donde lo dejamos porque, directamente, no somos capaces de retomar el hilo desde ese punto.

Para tratar de ayudar al jugador en ese problema, muchos títulos han optado por incluir un "La historia hasta ahora" cuando cargamos la partida, que resulta algo muy pesado que sólo nos queremos saltar cuando lo dejamos hace unas pocas horas pero que nos puede ser de gran ayuda si el periodo era mucho más largo... aunque a veces ni con un resumen de la trama seremos capaces de volver a tomar el tono del juego.

Cuando estamos jugando a un título donde existe una gran presión de la comunidad, quedarnos muy retrasados a la misma nos puede suponer un problema extra a la hora de disfrutar de un juego, llevándonos incluso a dejarlo. Comernos spoilers serios puede hacer que perdamos por completo el interés de seguir adelante.

Pero esto también puede suceder de una forma más orgánica cuando estamos jugando a un MMORPG con amigos y no podemos jugar en algunas sesiones, lo que nos hace estar muchos niveles por detrás y complica la posibilidad de seguir compartiendo la aventura en el mismo punto. Por fortuna, muchos títulos permiten equilibrar el nivel de los jugadores más avanzados para que tampoco conviertan nuestro avance en un paseo (que sigue sin ser divertido), pero esto provoca que los que ya habían completado esas tareas tengan que volver a hacerlas, lo que se vuelve aburrido para ellos. Es muy difícil calibrar esto y, al final, todo depende de la compañía y lo bien que lo pasemos juntos por encima de la diversión real que nos estén ofreciendo.

La cuestión es que, en términos generales, si no podemos jugar juntos o disfrutar a nuestro propio ritmo porque hay muchos impedimentos para ello, lo más normal es que acabemos dejando el título aunque nos estuviese gustando.

Hay pocos momentos más duros para un jugador que perder todo el avance realizado en un videojuego porque su partida guardada ya no está disponible. Seguramente, cada jugador tendrá su triste historia donde, de una forma u otra, acabó echando a perder muchas horas por algún problema de este tipo.

Que alguien sobreescriba su partida a la nuestra (un clásico cuando varios comparten sistema), que ésta sufra algún tipo de corrupción o bug que nos impida seguir adelante, que la memoria completa diga "basta" y se nos vayan múltiples horas dedicadas en múltiples juegos... un golpe de este tipo suele ser tan grande que cuando nos quedamos parados ante la pantalla de inicio del juego, con "Empezar nueva partida" como única opción, tras haber dedicado horas y horas en una hasta hace nada, es muy probable que prefiramos cerrar el juego.

No son pocos los casos en los que muchos nos acabamos sobreponiendo y llegamos a completar el título tras un palo así, pero también muchos quedan tan traumatizados que no son capaces de volver a intentarlo.


En fin, que desde luego existen muchas razones por las que abandonar un RPG, bien sea por culpa del propio título, por nosotros mismos como jugadores o bien porque un elemento externo es el que nos ha chafado nuestro interés. ¿Qué otras situaciones os han llevado a dejar de jugar a un RPG que os estaba gustando hasta ese momento?

27 comentarios:

  1. El de perder la partida ha sido un puñetazo en el kokoro enorme. Ya he sacrificado tres partidas al Awakening, con más de 150 horas en total.
    El Xenoblade lo retomé y redejé por razones completamente distintas: tras intentar hacer todas las misiones que el juego ofrecía al avanzar, me encuentro a nivel 90yalgo cuando todos los enemigos de historia están al 60. La única forma de disfrutar de los combates es haciendo cosas extra contra enemigos de mi nivel, lo que a su vez de aparta aún más de retomar la historia.
    Mi pecado capital es el "demasiado que hacer": Golden Sun DD, Fantasy Life, Persona 2 IS, Fallout 3&New Vegas, Tales of Xilia, por decir cuatro.
    Extra: Jugué al FF4 de GBA. llegué a Zemus, me atasqué, empecé una partida en el FF3 de DS, me atasqué en la torre de cristal, empecé otra, me atasqué en la torre de cristal, empecé una en el FF4 de DS, llegué a Zemus, me atasqué.
    Empecé a jugar en serio al Dissidia, me avergonzé de que mi personaje favorito fuese Nube de Oscuridad cuando lo había podido ganarle en su juego original, y leveé como un enfermo/reintenté múltiples veces hasta que acabé el Mundo de Oscuridad del 3.

    Que le den a esos juegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BONUS: Lo mejor del Shin Megami Tensei: Strange Journey es que, aunque hay que levear muchísimo, Siempre hay otro lunático que puede levear por ti.

      tS7LfKbt#NPbm5uN
      #Lo0iPfiz6bVObyX

      atdgS-uktBMryaC%
      0gETJbwMigLfvvpz

      No creo que nadie en este planeta siga jugando a este juego. Pero bueno, por si alguien decide tomarlo y se ve disuadido por la Dificultad Atlus, con esto debería bastar.

      Eliminar
    2. Pero dejar un juego porque es demasiado fácil... Para eso te lo pasas y que le den. xD

      Otra cosa es que te pase muy pronto, como puede ocurrir en Skyrim o Kingdom Hearts 3D, que ahí sí que puedes olvidarte de seguir porque no tienes ningún aliciente competitivo a corto/medio plazo. ^^u

      Eliminar
    3. yo recuerdo que jugando al emulador con muchos juegos (el no$Gba) si guardabas, pero no apagabas la pc o cerrabas el emulador y había un apagón perdías todos los progresos desde la ultima vez que apagaste el pc xD.
      que duro resultaba cuando me había pasado una mazmorra de objetos en el disgaea xD.

      Eliminar
    4. Mira que ya me lo comentaste Abe, pero se me han vuelto a poner los pelos de punta de pensar que me pasar esto a mi en el awakening. Esto solo me pasó a mi una vez.... y yo fui la mala persona... Mi hermano estaba con el pokemon azul(yo tenía el rojo), y estaba capturando articuno, lo mató y me dijo que que lastima, yo le cogi la máquina, apague y encendí diciendole que lo volviera a intentar....al arrancar solo permitía juego nuevo, había borrado la partida aún no sé como, pobre criatura xD.

      Eliminar
  2. Buah, yo si que pase el Black Sigil xDDD creo que lo mejor que tiene es que hay variedad de pjs y que la dificultad es muy grande (ridículamente grande, hay una parte que te dejan solo con el protagonista en una mazmorra absurda, y el protagonista no puede helearse, como no llevaras items te revientan xDD) según avanzas y eso hace que lo veas como un pequeño reto, por el resto es un juego bastante malillo (por no hablar de que había una escena que había que fixear el juego porque no se reproducía y no podias seguir). Y el KH 3D ni te cuento, dinero desperdiciado, lo compre principalmente por los pjs de TWEWY y eso que vi, en cuanto llegue a Notre Dame lo deje, no me gustaba ese chorrasistema de bichitos en lugar de tener a Donald y Goofy como dios manda.

    ResponderEliminar
  3. No os riais, pero la razón por la que tengo estancada la partida de Tales of symphonia es por culpa del boss del templo del fuego ese. Por más que leveo siempre me mata esa mala bestia. Lo peor es que el punto de guardado tiene que ser antes de entrar al templo, lo que implica repetir el puzzle. Y eso cansa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1- Puedes salir antes de enfrentarte al jefe, así si te mata el puzzle está hecho, pero hay otra opción mejor. Al combatir con los monstruos del templo, uno de ellos te soltará una esfera que se puede usar para activar un punto de guardado semioculto antes de la sala del jefe (delante del portal creo). Esto pasa en varias las mazmorras.

      2- Lloys en frente, Raine de sanadora, Kratos como atacante y sanador de emergencia, Collete de relleno (te obligan ._.). Ataca primero a los minions sin preocuparte del TP (compra perlas). Llevar el ataque conjunto activado y usarlo nada más empezar en uno ayuda.

      El jefe es durillo si no estás acostumbrado al sistema de juego, la verdad, pero al menos ahora sabes como guardar antes del jefe XD Por cierto, hay un mímico escondido, es más fuerte que el jefe, avisado estás jaja

      Eliminar
  4. Con el BOF II :c
    He tenido que dejarlo por razones ajenas al jugo, estudios, universidad, etc. Y cuando he intentado retomarlo, ni con guía pude ver dónde estaba. No me quedó otra que empezarlo de nuevo, fue mucho más fácil esa solución. El drama es que ya van dos veces que me ha pasado, con el mismo juego. Creo que este verano me pongo en plan de terminarlo de una vez por todas.
    Creo que me pasó lo mismo con el Seiken densetsu 3, aunque ese finalmente logré rejugarlo y terminarlo.

    Ah! Me enloqueció la dinámica del Suikuden Tierkreis, en donde SI NO TENÍAS GUÍA, te perdías como a dos personajes, haciendo imposible acabar el juego al 100%. Claro, se supone que uno debe investigar hablando con los NPC, pero en ciertos juegos, NADIE pero nadie, te dice algo. Y solo queda leer una guía, para saber en qué momento se activa X evento, que hace que si vas a X lugar, hablando con X personaje, te abra la posibilidad de obtener X cosa, ya sea un item o personaje para la historia. Sigo sin terminar el Suikuden, me negué rotundamente a terminarlo sin el 100%, y eso que faltaba poco para batallar con el final boss.

    ResponderEliminar
  5. Bueno...empecemos:
    El Xenoblade, me pasó lo de "demasiado por hacer", quería hacer todas (o casi todas) las misiones y me acababa rayando, la razón principal eran las de conseguir ítems de campo (las bolitas azules) que soy gafe y nunca me salía la que buscaba (aun usando lo de guardar partida delante y apagando la consola/emulador). Al final me harté y tras un parón decidí dar prioridad a la historia principal y pasar un poco de misiones....craso error. Sin misiones no leveas (los monstruos dan una exp ridícula) y llegué a jefes que veía rojos...Lo gracioso es que NO podían matarme pero yo a ellos tampoco porque fallaba 19/20 golpes xD (El penalty de puntería es una maldición). Me vi forzado a hacer misiones de nuevo y al tener aun más acumuladas me rayé de nuevo xDDD Fui jugando a temporadas hasta tener el nivel y ya después continué del tirón hasta pasármelo.

    Arc Rise fantasia: El juego molaba, la historia estaba bien, buen sistema de combate...pero farmeo excesivo. Al principio no tanto, pero el tema va en aumento. Es del palo que arrasas con un jefe, te cargas a los enemigos de 1 golpe y al llegar a la zona siguiente te matan los enemigos randoms xD Leveas hasta matarlos bien, llegas al jefe y te viola. Leveas hasta matar a todo de un golpe, matas al jefe y en la siguiente zona sufres. Y así todo el rato. Tras empalmar varias zonas seguidas de farmeo lo dejé.

    Disgaea 3: Fue por el "juego nuevo", creo que el tales of graces. A eso añádele que es el Disgaea más flojo. Algún día lo retomaré xD

    Tales of graces F: El juego me lo pasé, lo que dejé fue la parte extra de después. El motivo es que tras ir todo el juego jugando de una forma, te obligan a ir sin healers, adaptando tu forma de juego...y eso tras 50 horas de juego (o las que sean) pues no hace gracia -.-

    Atelier Ayesha: Cúmulo de cosas. Por un lado me apetecía variar de estilo de juego (me pasé el Meruru poco antes), por otro estuve un tiempo sin tocar la consola y después juego nuevo. Ahora me da palo retomarlo porque ni me acuerdo qué tenía que hacer ni nada xDD Cuando me de el venazo lo retomaré.

    Star Ocean (1, psp): Partida corrupta cuando iba muy avanzado D: Me entraron ganas de tirar la psp por la ventana...

    Alundra: Van 2 veces que lo dejo a medias, la primera porque lo jugué alquilado, de pequeño. Lo alquilé 2 o 3 veces y avancé lo suyo, pero pasarse un RPG largo por alquiler es difícil XD Más adelante lo intenté por emulador, en la PSP, lo alternada con el Star Ocean. Leed arriba y sacad conclusiones xDDD A ver si un día me pongo y a la tercera va la vencida...

    Y ejemplos hay más, pero aquí paro.

    Me ha gustado mucho la entrada Adell ;)

    ResponderEliminar
  6. En mi caso suelo terminar juego que empiezo (llámese costumbre o más bien obsesión xD), incluso aunque me estén sangrando los ojos, pienso que así al menos podré criticarlo a gusto y con razón... Aún así hay alguno que otro que le he dedicado sus horas y acabé dejando:

    Star Ocean:The Last Hope Cogí este juego con muchas ganas, es la única incursión que he tenido con la saga Star Ocean... y me temo que no pude con él, la historia hasta donde llegué era regulera, y con lo que no pude fue con los personajes, en particular con las chicas, siendo solo mi opinión, la mayoría se basaban en un prototipo de mujer Japonesa muy fanservice que no soporto, sumado a un prota que tmb era para darle un meneo importante, en fin no pude con el juego.

    Suikuden Tierkreis: Me pasó algo parecido a lo que comentan arriba, imposible sin guía ir reclutando a todos, sumado a una parte sosilla en donde estaba, acabé abandonandolo.

    Risen: Heredando de la saga Gothic, me gustaba bastante este juego (dejando a un lado sus claros defectos y los gráficos), una cosa que sobre papel tenía de bueno y original eran templos con numerosas trampas, pasadizos, oscuridad y laberintos, donde un poco al estilo dark souls podías morir en un paso en falso, la realidad era que estaba muy mal implementado y superar un templo no dependía de la habilidad del jugador y sí de la suerte y tiempo para repetir lo mismo una y otra vez. Total abandoné el juego en uno de los templos finales, cada vez que quería rejugarlo volvía a verme en el templo y volvía a dejarlo tal cual.

    Alundra: Cuando buscas clásicos de antiguas generaciones, a veces buscas algo en concreto, y cuando empecé alundra buscaba un juego con una historia profunda, madura y enrevesada, acabé dejando el juego creo que simplemente porque no era lo que buscaba en ese momento.

    Xenosaga 1: En este caso no me gustó nada los intentos de inyección filosófica de historia y acabé dejando el juego. Nuevamente siendo solo mi opinión, está claro que para construir una buena historia necesitas darle tiempo y dar detalles del trasfondo, sobre los personajes, etc, pero creo que las ideas deben fluir solas a medida que se desarrolle la historia, aquí venían forzadas a cada paso, nunca olvidaré a un personaje de los que debes odiar hablando mal de los robots y que no se les puede tratar como humanos donde, en medio de una batalla, se para el tío, se pone de pie encima de su robot a dar un discurso, levantando los brazos y todo xD.

    Y alguno más habrá, pero no quiero alargar esto más...

    Me ha gustado mucho Adell, entradas como esta, la de los pueblos cutres, los sabias que, creo que son entradas que gustan mucho porque gustan muchos los detalles de nuestro género favorito, comentar curiosidades sobre ellos, rememorar momentos...

    ResponderEliminar
  7. Yo me echaria al cuello por decir que Vesperia es maravilloso. Vesperia seria el tipo de juego que dejaria por ser malo... Pero ha terminado por ser casi una lucha contra mi yo interior para aguantar a ver que coño pasa con el juego.


    Todavia recuerdo esa partida de DQVIII que se borro casi al final. Perdi 40h y llegue a pensar en tirar la PS2 por la ventana.


    Mi mayor problema suelen ser los jefes y el farmeo. Fallout lo deje cerquisima del.final por que no podia ganar un combate xD

    ResponderEliminar
  8. Hará unos meses dejé Star Ocean: The Last Hope casi hacia el final. El motivo real para dejarlo fue que comencé otro juego, pero es que hacía rato que me venía aburriendo su sistema de combate, al que consideraba algo simplón y muy tedioso.

    ResponderEliminar
  9. Es verdad que hay una ingente cantidad de motivos por los que uno decide abandona un RPG, y muchos de ellos me ocurren a mí en un principio, pero soy de los que como mucho los deja un tiempo, recobrar fuerzas y ganas y volver al lío.

    Me pasó por ejemplo con juegos como Enchanted Arms o Dragon Quest VI. Al principio ninguno me hizo demasiada gracia, lo que se unió a que compré otros juegos que me interesaban y gustaban más, y además a eso le añado que me salieron muy baratos (10 euros Enchanted Arms y 3 euros Dragon Quest VI), pero tras un tiempo, vuelvo a retomarlos para dales otra oportunidad cuando ya no tengo otro título al que jugar y acabo, no solo terminándolos, sino disfrutándolos. De hecho, ahora mismo sigo con Dragon Quest VI, que lo vompré en diciembre del año pasado y lo estoy gozando como pocos juego, curioso el cambio que di...

    A veces también ocurre que aunque no me estén gustando, si he gastado más dinero en ello y tampoco tengo otra cosa más interesante, lo termino sí o sí, como me pasó con Kingdom Hearts Dream Drop Distante, que salvo el aspecto gráfico, es un título que echa aguas por todas partes.

    ResponderEliminar
  10. Me siento identificado con la mayoría de razones. Aunque por compromiso casi siempre acabo volviendo.

    El Dragon Quest VIII me lo compré de pequeño y lo dejé aparcado justo antes de Dhoulmagus. Creo que fue porque me fui de vacaciones y luego ni me acordé que lo tenía. Luego de mayor lo vi por la estantería me dio por jugarlo otra vez y lo completé.

    Los Tales Of los he intentado jugar muchas veces pero el sistema de combate me parece un coñazo y siempre los dejo.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que la mayoría de RPG que empiezo los acabo dejando porque me apetece más jugar a otro. Y, si los retomo, tiene que ser una partida nueva, más que nada porque ya no recuerdo la historia.

    De lo último que he jugado, destacaría Star Ocean: Till the End of Time, que abandoné en el segundo disco porque los monstruos "normales" eran todos más difíciles que cualquier jefe, y lo de tener que avanzar teniendo que esquivar todos los combates como que no tiene gracia...

    Otro juego que me dio razones para dejarlo, pero que aguanté hasta el final, fue Persona 3 (Portable). La mazmorra y los combates (la verdad es que un sistema de combate que se basa en lanzar hechizos elementales que matan de 1-2 toques me parece, como mínimo, aburrido) me parecían un suplicio; lo único que me mantuvo fue el interés por la historia...

    PD: A ver si comento más a menudo. Hará más de dos años que sigo el blog y este es mi primer comentario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto al Star Ocean, déjame adivinar, nunca has usado los workshop para reformar armas, verdad? Si quieres avanzar de una forma decente es necesario, aunque sea a un nivel básico, si no es como dices, los monstruos nuevos son jodidos. De todos modos, si los esquivas en las primeras zonas después había más asequibles para entrenar.

      Eliminar
  12. Yo tengo un problema con Skyrim, que tiene demasiadas misiones, como dijiste, más que tengo un amigo que le ha podido echar más horas de juego, quedándome atrás, es horrible cuando te piden consejo y te sientes pro y al final te están spoileando, diciendo que su estrategia es mejor que las tuya, cuando es lógico porque llevan 50 horas o más, etc. Y no solo en Skyrim, juegos como Pokémon también son así, y ya ni hablemos de cuando les recomiendas a tus amigos un MMO y como tienen más tiempo libre suben de nivel antes, cuando tú empezaste a jugar una semana atrás, puff, sin duda, frustrante.

    ResponderEliminar
  13. A mi lo que me tira y hace entretenerme de un RPG es o su historía+desarrollo y un sistema de juego no monótono. Debe cumplir bien uno de los dos aspectos, si en los dos me parece flojo ===> RPG abandonado.

    -historia+desarrollo: Con esto me refiero a que la historía sea buena o me mantenga interesado, no genérica, y sobretodo bien desarrollada conforme juegas. No me vale historía en las 2 primeras horas y nos vemos en el final del juego tras 60 horas de grindeo y farmeo xD


    -Buena mecánica de juego: Por el contrario si flojea en historia pero el sistema de combate me gusta (Baten Kaitos 1 de GameCube por poner un ejemplo) entonces me lo puedo jugar porque me divierte.

    Es como que historia me entretiene, y bien gameplay me divierte, pero como no haga ninguna de ambas cosas... Para escuchar música tengo el PC, para ver diseños o gráficos buenos me veo una peli, un anime, y sobre todo que todo el mundo tenemos miles de juegos por jugar y la vida es corta xD

    Y amo los juegos que por pedir cumplan bien en todo, TWEWY por ejemplo la historia me entretuvo interesado y el gameplay me divertía de la hostía, de hecho podría jugar ahora mismo por el simple hecho de echarme una pelea de enemigo normal y reventar la táctil un rato xD

    Por cierto me gustaría proponer una cosa ya que por aquí hay muchos que hemos dejado o amado un juego por su historia, me gustaría ver una entrada centrada en juegos con buenas historías originales, o otras con el don de contante bien la historia que se permite ser más tópica, o otras que aunque no son de 10 son tan raras y únicas que merecen la pena.

    ResponderEliminar
  14. El problema con los enemigos poderosos lo tuve con Dark Soul, deje el juego por casi 3 o 4 meses antes de retomarlo, lo maldecia tanto, pero despues termine amandolo XD

    Tambien me ha pasado el problema de la perdida de una partida y es una verdadera pesadilla, que algo asi te pase y aun asi encuentras la voluntad necesaria para reiniciar desde cero es un verdadero acto de fe

    ResponderEliminar
  15. Primero que nada, quiero felicitarles por la web.
    La he descubierto hace unos días y la verdad es que tenéis unos artículos la mar de interesantes y bien planteados: ¡felicidades!

    Uh, sé que ha pasado un tiempito bueno desde que se escribió esta entrada pero, tras leerla, no podía irme sin comentar mi experiencia.

    Al jugar RPG me ha pasado todas y cada una de las razones que se detallaban aquí aunque, quizás, con la adición de un matiz al del "tengo un juego nuevo". Y es el de "tengo tantos juegos que jugar, que al final no juego ninguno".
    Esto me pasó en una época en la que siempre revisaba los juegos de segunda mano, en busca de títulos difíciles de encontrar por aquellos lejanos tiempos en que la GC estaba desapareciendo del mercado, y los juegos buenos de PS2 también. En aquella época tenía empezado el .hack que pintaba muy bien, el cual abandoné por el dark chronicles que tampoco tenía un mal comienzo, que luego a su vez abandoné por otro que cayó en mis manos, el Star Ocean... y al cual por razones que no recuerdo no pasé mucho más allá de la pantalla de inicio, y al final terminé por no jugar a ninguno. Aún con muchos otros títulos RPGs por terminar en la estantería. Una pena.

    Kingdom Hearts: muchos me pegaréis por esto, pero el primer juego del Kingdom Hearts es uno que nunca llegué a terminar y sin embargo lo recuerdo con mucho cariño. Lo dejé a apenas un paso del final por una combinación de razones: la primera porque quería pasarme el boss secreto de Aladdin, y tras farmear una semana sin descanso y aún no conseguirlo, lo dejé un tiempo. Cuando un mes después quise retomarlo, me encontré que mi hermano había borrado la partida de la memory card... total, como ya mis compañeros me habían spoileado el final del juego, al final el Kingdom Hearts se lo fue a pasar mi padre.

    FFVIII: Este otro cayó en mis manos por un amigo que me lo prestó (¡toda una proeza pues ya no se encontraba en ningún lado!). Lo amé, jugué a este juego antes que al FFVII y para mí fue hermoso. El juego constaba de 4 discos, y me quedé en medio del tercero. Lo tuve que dejar un tiempo por razones de estudio, cuando regresé no recordaba absolutamente nada de las mecánicas, a dónde tenía que ir después... no pude retomarlo. Y poco después lo tuve que devolver, así que se quedó en el tintero.

    FFX: De nuevo, otro RPG que dejé a las puertas del final. Justo cuando te dejan libertad para ir a donde quieras en la nave, tenía demasiados objetivos secretos que quería hacer, me saturé y lo dejé. Cuando lo quise retomar no recordaba absolutamente nada, y ahí se quedó.

    FFIV: Oh, de este me acabo de acordar ahora, pero éste lo dejé por un motivo distinto a los que se citan arriba, y es la barrera del idioma. Este juego llegó a mis manos a mis tempraneros 13 o 14 años y no me defendía nada bien con el inglés. Decidí que me pasaría este juego sí, o sí, diccionario en mano. Claro, esto lo pude hacer durante los primeros 40 cuadros de texto... luego de eso, el diccionario salió volando de una patada. Intenté seguir adelante con lo poco que sabía y al final lo tuve que dejar porque, sencillamente, no sabía qué tenía que hacer. Afortunadamente ya me llevo bien con el inglés pero, en aquel entonces, desde aquella primera experiencia con FFIV le acabé cogiendo tirria a jugar juegos en inglés.

    Ésas fueron mis tristes experiencias con RPGs dejados a la mitad.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. Para mí el único gran problema que tenía Black Sigil es la carencia de un tutorial decente. Hay varios sistemas de juego que no se explican y debes terminar aprendiéndolos mediante la prueba/error... Y créeme que son varios, desde el moverte en la pantalla para no quedar atascado, hasta usar tu segundo juego de habilidades, escapar de la batalla, abusar de los combos, etc.
    Se siente como un juego de esos antiguos, en dode te daba gusto explorar sus ciudades porque estaban llena de objetos en barriles o basureros, NPC para hablar, reacciones diferentes dependiendo de los personajes y carisma por doquier. Kairu y Aurora muestran una de las mejores relaciones de hermanos entre varios JRPG ahí en el mercado.
    Más allá de eso no es difícil pasadas las primeras horas, la historia es bastante mejor al promedio y los personajes son uno de sus mejores aspectos.

    ResponderEliminar
  17. Me paso lo mismo en Xenoblade: Chronicles, intentaba hacer la mayoría de secundarias hasta que llegue a un punto en que me cansé del juego, quise terminar la historia principal pero me di cuenta que en + de 50hrs apenas iba por la mitad del juego, lo termine dejando.
    Eso sí antes de hartarme me estaba pareciendo un juegazo y una histora bastante interesante.

    ResponderEliminar
  18. A mi me ha pasado en varios casos:

    -FFIV DS: En la Luna me destrozan, nunca puedo llegar a la zona final porque me quedo sin objetos y mis personajes en la ruina. Y eso que los tengo a nivel 99 (y a Cecil con imán + contraataque + patada), pero se ve que no tengo tan buenos objetos ni salud aumentada para ellos...

    -Bravely Second: El pico de dificultad entre una mazmorra de historia y otra me parecía exagerado. Tenía que ir obligatoriamente a un determinado punto del mapa a hacer combates sucesivos de farmeo una y otra vez y me acabó quemando. Sumado a ESE MOMENTO, pues abandoné para siempre el juego.

    -Abandonos puntuales: Me pasa con Miitopia, Fantasy Life, Final Fantasy Tactics Advance y otros pocos. A lo mejor vuelvo dentro de 3 semanas o un mes y ya me engancho otra vez al juego como nunca. Me pasa sobre todo con el Fantasy Life.

    -Sobresaturación: Esto me suele pasar demasiado a menudo. Me sobresaturo jugando demasiado a un juego y lo suelo abandonar, por suerte, por abandonos puntuales, aunque cuando esto ocurre suele ser mayor el tiempo en el que estoy sin tocar el juego.

    -Ragequit y perder la partida: Ragequit (apagar un juego a mitad de una partida) me pasó hace poco (una semana y poco ya) con el FFVII que me compré en la Switch; me pasé a Reno y luego con Cloud, cuando va solo, me mataron unos bichos normales; al reiniciar el juego, esta vez me mató Reno (cuando la vez anterior no me supuso ningún problema)... y no sé, me entró tal rabia que ahí lo dejé.

    Con perder la partida fue mi primera vez que jugué a Final Fantasy III (remake de DS). Cuando llegué al cristal de la tierra me dió por empezar una partida nueva para probar diferentes combinaciones de oficios desde el comienzo, y borré sin querer los datos de la partida más avanzada :')

    Abandoné el juego solo durante 3 días, pero dolió mucho. Más tarde de eso me compré el libreto tocho-guía del juego y no me arrepiento nada, descubrí un montón de secretos y trucos y conseguí cosas que me había dejado en la anterior partida.

    -ATASCADA: Por los mismos controles del juego debo añadir. Es con el remake del Mario & Luigi Super Star Saga, casi al final del juego. Tengo que golpear unos bloques con los dos, solo que uno esta arriba y otro está abajo y no hay forma de colocarlos perfectos para golpearlos. Estuve así 4 días con varias horas cada uno intentándolo y decidí abandonarlo.

    -TEDIOSO: Tedioso el farmear, OJO, porque Dragon Quest VIII me encantó. Llegué a la mitad del juego pero el farmeo se me estaba haciendo cansino y al final lo dejé, aunque este lo quiero recuperar algún día. Con el VII, este de viajar entre pasado y presente y memeces varias no pude con él, 50 horas y todavía ni rastro de los oficios y te marean más la perdiz que otra cosa (y supuestamente acortaron el inicio, miedo me da el original...).

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado esta entrada y me sentido identificado.
    No suelo abandonar ningún RPG por principios morales y por un articulo de los derechos humanos que ahora no recuerdo pero la vida está llena de piedras en el camino.


    Deje de jugar a Shadow Madness y al Chrono Cross, dos juegos que me encantaban de la PSX porque el emulador que usaba no podía hacer el cambio de disco uno a disco dos.
    Fueron unos abandonos forzosos muy frustrantes.

    Luego deje Vagrant Story, también de la PSX porque no me gustaba nada su sistema de inventario y su infinito sistema de creación de armas y armaduras, rollo enciclopedia.
    Tampoco me gusto demasiado la mazmorra laberíntica nada agradable en su diseño.
    La historia me gustaba, era adulta y enrevesada, pero ni con esa me motivo, y eso que era un juego al que le tenia muchas ganas desde hacia tiempo.

    Por ultimo, recuerdo haber abandonado Soul Blazer de la SNES. Era un juego arcaico al limite de mi resistencia de mi tolerancia a tecnología desfasada.
    Abandone gustoso el juego al primer boss. El combate era absurdo y tramposo pues yo no podía hacer movimientos en diagonal pero él sí. Resultaba desquiciante y nada divertido y la curva de dificultad no tenia ningún sentido.

    En general no abandono los RPG, si estoy jugando y me aburro o me molesta una tarea, quito el juego y voy a que me toque el aire. Vuelvo más tarde o al día siguiente y entonces el juego vuelve a gustarme porque a veces el problema no está en el juego sino en nosotros y nuestras circunstancias.

    Ahora recuerdo que también abandone Final Fantasy IX por esa misma razón. Era un juegazo pero en esos momentos no estaba para juegos ni para nada así que lo devolví al que me lo presto y aún lo tengo pendiente.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta esta página. Gracias por su contenido.

    ResponderEliminar
  21. Ufff Xenoblade Chronicles X, un Jefe demasiado pasado de difícil, iba sobrado y nada me detenía... Y luego sale este tipo de la "nada" (Aunque ya se olía su "giro" argumental) a fregar me completamente, después de muchos intentos lo deje de lado, y viendo una guía parece que estaba a nada de terminar el título... Ni modo.

    Perder partidas, una fregada de las buenas, pues ahora dejo tirado el juego si me pasa eso. Pero de niño con juegos demasiados caros y solo tenías uno a dos para el año pues, me tragaba el borrado de partidas y volvía al juego. Quest 64, no tenía el memory pack y lo re-comenzaba cada vez hasta que lo terminaba del tirón, un horrible RPG, pero es un bonito placer culpable.

    ResponderEliminar