10 de noviembre de 2021

Terranigma y el peligro de las compañías perdidas


Esto es algo que ya comentamos hace años, pero sigue estando de actualidad: tenemos un problema con la conservación en la industria de los videojuegos, con títulos que tienen parte de su contenido atado a servidores online que se cierran, versiones físicas que necesitan parches descargados para que el juego funcione sin problemas y que pueden ser inaccesibles porque la tienda digital de la consola en cuestión ya está cerrada... podríamos seguir citando ejemplos, pero este asunto también afecta, de forma diferente, a juegos lanzados antes de la época de internet.

Porque en el pasado muchas compañías no tenían una cultura de la conservación de sus propias creaciones: salvo contenido que podía ser reutilizado en nuevos títulos, el resto de los archivos se guardaban sin ningún cuidado en ficheros físicos que, con el avance de los formatos, se trataban como trastos viejos que ocupaban mucho espacio en las oficinas y, cuando se producía una mudanza a nuevos estudios, se quedaban abandonados. No hace mucho tiempo descubrimos, por ejemplo, que Square Enix no tenía los archivos de sus tres primeras entregas de la serie Mana, perdidos en alguna mudanza o incluso tirados para hacer hueco a nuevos proyectos en sus oficinas. Sus actuales remasters existen gracias a que Nintendo sí que conserva de forma competente los archivos de todos los títulos lanzados en sus plataformas, lo que llevó al curioso caso de que sus propios creadores tuvieran que pedirle a un tercero los archivos originales de su propio juego.

En ese caso, es un proceso sencillo porque Square Enix es una compañía importante y todos sabemos que el título es suyo pero... ¿qué ocurre cuando hay un juego creado por una compañía que ya no existe? Este es, sin duda, uno de los procesos más complejos a la hora de recuperar ciertas obras, ya que cuando una compañía desaparece no siempre hay alguien que reciba todos sus archivos y trabajos, puede ser que, simplemente, todo lo que quedaba en esa oficina vacía fuese tirado a la basura porque ahí va a entrar una consultora o un bufete de abogados, por poner un ejemplo. Y ahí podemos estar ante un problema más grave, ya que hay archivos originales de ciertos juegos que nunca podrán ser localizados.

Hace unos años, Beamdog explicaba que no podían realizar el remaster de Icewind Dale II porque nadie tenía los archivos originales de ese título, ya que el juego desarrollado por Black Isle/Bioware en el año 2002 fue el último que financió una Interplay en problemas que acabó cerrando el estudio un año más tarde. Parte del equipo de Bioware fue adquirido entonces por EA, otra parte acabaría fundando Obsidian... y los archivos del juego se quedaron en tierra de nadie. Con la caída de Interplay, Atari tomó los derechos de los proyectos de Wizards of the Coasts, pero no hubo un trasvase adecuado de archivos de los títulos anteriores, de forma que ni los dueños de la licencia ni la nueva distribuidora tenían parte de ese contenido. Cuando Beamdog se ofreció a reeditar esos títulos clásicos, tuvo que acudir a los antiguos archivos que recibieron Atari, Wizards of the Coasts e incluso Bioware para tener una base sobre la que realizar nuestros remasters actuales de los Baldur's Gate, Planescape: Torment o Icewind Dale, pero Icewind Dale II, al ser el último realizado justo en el momento del cambio de manos, se perdió completamente. Por supuesto, es posible reeditar ese juego mediante ingeniería inversa, algo que hacen compañías como Bluepoint para tener un doble apoyo (archivos originales y su propia revisión del resultado final), pero no siempre es viable hacerlo con ciertos juegos.

Y el nuevo problema que está ahora de actualidad es la compañía japonesa Quintet, desarrolladora de varios RPGs legendarios para la comunidad en los tiempos de Super Nintendo, especialmente la "Saga del Cielo y la Tierra", compuesta por Soul Blazer, Illusion of Time (of Gaia en América) y Terranigma. La caída de Quintet se produjo como suele ocurrir en la industria nipona: bajo un tupido velo de vergüenza y apariencia de normalidad cuando realmente el estudio llevaba años hundido. De hecho, la página web se cerró en el 2008, probablemente por falta de pago, con un último mensaje en la misma que databa del año 2002. El presidente de la compañía, Tomoyoshi Miyazaki, también se considera desaparecido desde entonces, en un caso que nos recuerda demasiado a lo ocurrido con Ryoei Mikage e Imageepoch.

Esto nos deja a tres de los mejores títulos de Super Nintendo perdidos en esa consola, con su desarrolladora original "cerrada" pero sin ningún parte de liquidación claro y sus archivos originales perdidos, probablemente cuando una empresa de limpieza entrase a tirar todo lo que había en el estudio porque una nueva compañía alquilase el local que ocupó Quintet en su día. La gran duda es... ¿ahora, quién tiene los derechos para reeditar esos títulos? Evidentemente, no hay nadie que recibiera los derechos como tal, por lo que probablemente el movimiento se tenga que realizar a través de sus distribuidores originales, que son los que sabemos que tenían ciertos derechos de publicación sobre el juego. Por fortuna, tras tantos años de silencio, ya hemos tenido la primera respuesta, ya que Quintet distribuía sus títulos a través de Enix y ellos no fueron tan poco cuidadosos como Squaresoft, por lo que Square Enix ha podido publicar una revisión de un proyecto de Quintet hace nada:

Actraiser fue desarrollado por Quintet y lanzado para Super Nintendo en el año 1990, con Enix encargada de su distribución en todo el mundo, 1991 en América y 1993 en Europa, por lo que se supone que todos sus archivos permanecieron en Square Enix tras la fusión, principalmente porque Enix tuvo que conservarlos para realizar las diferentes versiones en occidente. En un curioso proyecto por el cual parece que la compañía nipona ha decidido mover a casi todas sus viejas figuras para realizar algún título, Hideo Iwasaki (varios Final Fantasy: Crystal Chronicles o Arc the Lad) se encontró con los archivos de ese clásico, el primero desarrollado por Quintet y, por la llegada de su trigésimo aniversario, se ofreció a realizar un remaster: Actraiser Renaissance, que recibimos el pasado septiembre en PC, PlayStation 4, Switch y móviles. El proyecto es más bien un remake que toma muy en cuenta qué elementos a mejorar del juego original, por lo que no está clara cuánta reutilización de los archivos base fue necesaria para su desarrollo, si es que hubo alguna, pero lo que sí deja claro es que se puede realizar un remake de un juego si tuviste los derechos de distribución del mismo.

Y así llegamos a Terranigma, con un grupo de fans que no comprendía cómo un juego tan importante no tuvo ningún tipo de mención o apoyo por su 25 aniversario (que fue el año 2020) y se lanzaron a un proyecto para tratar de lograr algún tipo de respuesta. ¡Y vaya si la tuvieron! La mismísima Miyoko Kobayashi (compositora musical del título) se involucró en este proyecto para intentar recuperar una de sus obras cumbres, contactando con  el propio artista principal del juego, Kamui Fujiwara, ofreciendo nuevas obras que apoyasen este proceso. El Change.org del mismo (compartido a nosotros por @VikosLegacy en Twitter) lleva más de 11.000 firmas y espera llegar a las 15.000 para tratar de demostrarle a Square Enix que hay mucho público deseando que este relanzamiento se produzca, aunque sea un remaster tal cual en formato digital. Pero... ¿sería en este caso un proceso tan sencillo como el seguido con Actraiser?

Porque, en este caso, Enix no fue la única encargada de la localización del juego en occidente, que contó con el apoyo de Nintendo para realizar versiones especiales como las que recibimos en España, con traducción al español, un manual gigante, guía de consejos... es decir, que al igual que ocurrió con los Mana, puede que el relanzamiento de este título sólo sea posible a través de un acuerdo con la propia Nintendo, que seguro cuenta con los archivos originales del mismo en sus diferentes adaptaciones a otras regiones porque fueron ellos los encargados de ello. Es decir, recuperar Terranigma implicaría contactar con dos compañías, probablemente, aunque evidentemente el primer paso es el correcto y debe ser a través de Square Enix, que sería la encargada de readaptar el juego... si bien está por ver si dos de sus desarrolladores originales como Kamui Fujiwara y Miyoko Kobayashi, que son los que están apoyando esta petición online, podrían unirse a la revisión. Aunque en Actraiser Renaissance sí se hace mención al compositor musical original, Yuzo Koshiro, no sabemos cuál sería el plan de actuación de Square Enix en estos casos.

Pero la cuestión es que esa es la complejidad existente en muchos de los títulos clásicos de nuestra industria, con compañías como Dotemu o Bluepoint siendo ejemplo de cómo se pueden recuperar muchos de esos juegos, pero sin que se reconozca el gran trabajo que hay que hacer previamente para acceder a ciertos archivos o entender quién tiene los derechos de ciertas obras. Cada videojuego es una propiedad intelectual con dueños que, a veces, son difíciles de localizar y esto puede enredar todavía más la maraña para tratar de devolver a un juego a los sistemas actuales. Así está la situación en nuestra industria y por ello hay obras que están perdidas en antiguos sistemas sin nuevas revisiones. El caso actual nos da el ejemplo de un RPG que puede considerado como uno de los mejores de la historia, pero imaginad la cantidad de títulos interesantes que sólo se pueden jugar hoy en día mediante roms de consolas antiguas porque no hay otra forma de hacerlo. Esperemos que el caso de Terranigma pueda llegar a buen puerto (de hecho, podéis apoyar su recogida de firmas), pero que sirva como un nuevo ejemplo de un problema real que tenemos en nuestra industria. Hay otros muchos juegos clásicos perdidos sin que nadie pueda recuperarlos de forma oficial.


¿Cómo veis este problema? ¿Lo conocíais antes de este artículo? ¿Qué otros títulos os gustaría que fuesen recuperados de alguna forma en sistemas actuales?

3 comentarios:

  1. Que mal lo del Icewind Dale II, me preguntaba porque no se incluyó en la colección que salió hace unos pocos años junto al Planescape Torment, ojala ocurra el milagro porque odio jugar en el PC.

    ResponderEliminar
  2. Esto me recordó a la labor que realizan los colaboradodes de Scummvm con las aventuras gráficas de antaño; mucha ingeniería inversa para interpretar juegos que corren en motores obsoletos (SCUMMVM corría originalmente juegos de Lucasarts pero el catálogo de juegos soportados es muy amplio hoy en día). De los juegos menos famosos, los usuarios han tomado los viejos cds o disquetes y han descifrado los juegos.
    Sería interesante ver algo parecido en el mundo de los rpgs: un emulador genérico para todas las consolas y no un emulador específico de cada consola. Bien es cierto que con los derechos de autor no se puede competir, pero muchos son los que ceden los derechos o permiten que el material sea de uso liberado.
    Excelente web saludos

    ResponderEliminar
  3. Un juego que deseo con toda mi alma que vuelva, como remake /remaster y con continuación, es Alundra, el "Zelda" de PS1. Y bueno, la trilogía de Quintet, por supuesto, y Soleil, Landstalker y sus continuaciones, Light Crusader, Chrono Trigger y Chrono Cross, Vagrant Story, Legend of Dragoon, Legend of Legaia, los Suikoden, Wild Arms, Breath of Fire, Golden Sun, Lufis, Phantasy Star, Skies of Arcadia, Musashi, Shining Force, Vandal Hearts, los Paper Mario rpg estilo SNES/N64/GC, los Mario y Luigi, Jade Cocoon,... y Castlevania.

    ResponderEliminar