jueves, 29 de agosto de 2019

[Preview] Blasphemous

Uno de los temas e inspiraciones más recurrentes en los videojuegos desde prácticamente sus comienzos han sido las mitologías repartidas por el mundo y las diferentes historias relacionadas con las mismas. Con el foco principalmente puesto en las culturas grecorromana, china o japonesa, sólo el crecimiento popular de mitologías modernas como las de Lovecraft han logrado ser más o menos habituales en una industria donde la franquicia Shin Megami Tensei es de las pocas que se atreve a integrar también aspectos de religiones como la hindú o católica más allá del imaginario clásico.

Este es el punto de partida de Blasphemous, el último proyecto de The Game Kitchen, un estudio español que ha utilizado el imaginario católico como inusual inspiración en un título de acción con tintes RPG y Metroidsoulsvania que sale al mercado para todas las plataformas actuales en poco menos de dos semanas: el 10 de septiembre lo tendremos disponible. Para ayudar a su promoción, hace una semana propusieron un reto con una gran recompensa a su potencial comunidad: si Blasphemous entraba en la lista de deseados de Steam de 50.000 jugadores, lanzarían una demo exclusiva para esa plataforma. Como no podía ser de otro modo, el reto fue superado con éxito y ya hemos podido disfrutar en abierto de un pequeño adelanto del título para contaros cuáles han sido las impresiones que nos ha dejado este título:


En Blasphemous encarnamos al Penitente, el único superviviente de una hermandad tras la llegada de una calamidad conocida como el Milagro. Portando la espada Mea Culpa, el Penitente debe llegar al fondo de la maldición y de sus propios remordimientos o pecados. Con esta premisa, tan sencilla como interesante, la demo nos lanza directamente en una habitación del mapeado para que podamos empezar a explorar sus intrincadas salas y pasillos.

Como tal, la demo apenas deja ver atisbos de la historia más allá de un par de escenas concretas. En su lugar, se dedica a presentar el tipo de narrativa que encontraremos en Blasphemous y que nos recordará a títulos como los Dark Souls: muchos de los objetos y potenciadores que iremos encontrando por el mapa tendrán una leyenda asociada, que se podrá leer para entender mejor el objeto en sí y su relación con el mundo, elaborando una trama de fondo más compleja que nos puede mostrar cómo era la zona antes de la llegada el Milagro. Asimismo, también se presentan un par de personajes secundarios bastante enigmáticos, algunos que incluso salen comentados en las diversas leyendas, ayudando a crear un mundo rico y opresivo a pesar de que, narrativamente, Blasphemous no desarrolla una trama al uso.

El núcleo de este proyecto es la acción al más puro estilo "Metroidsoulsvania". Al principio comenzaremos con apenas un ataque básico de Mea Culpa para enfrentarnos a los peligros y enemigos de los pasillos que recorreremos, pero en diferentes altares podemos adquirir nuevas habilidades o mejorar las ya existentes en un árbol que se va abriendo a base de lágrimas (la moneda del juego, que también sirve para comprar en tiendas). Desde el principio de la demo, eso sí, contamos con movimientos básicos como el enganche a bordes de plataformas, la esquiva o el bloqueo, por lo que es posible que estos movimientos tampoco estén disponibles cuando se empiece el título completo desde cero.

Al margen de su arma Mea Culpa, Blasphemous nos presenta un interesante sistema de "magia": el Fervor. A base de derrotar a enemigos o verter (voluntariamente) nuestra propia sangre, podemos aumentar un medidor que permite ejecutar habilidades más poderosas o desatar el poder de las Plegarias, oraciones que obtendremos a lo largo del mapeado y que otorgan diferentes beneficios o habilidades al ser activadas. Para recuperar la sangre derramada, el Penitente puede ingerir el contenido de frascos o descansar en un altar (recuperando tanto la vitalidad como los frascos), teniendo en cuenta siempre que esto hace aparecer de nuevo a todos los enemigos que hayamos matado anteriormente. El ya clásico elemento incorporado por la saga Demon's/Dark Souls/Bloodborne.

Por si fuera poco, el Penitente también emplea un extenso sistema de equipamiento. Podemos portar con nosotros en todo momento un rosario con diferentes cuentas que otorgan beneficios a las estadísticas, engarzar corazones a Mea Culpa o equipar reliquias que nos ofrecerán efectos concretos. En general, y a tenor de lo visto en la demo, es un sistema ágil, lleno de posibilidades y, sobre todo, muy divertido.

El estilo visual de Blasphemous es, sin duda, su mejor baza. Uno por uno, cada uno de los diseños de personajes, enemigos o escenarios es simplemente delicioso, animados con extremo mimo. Además, el particular estilo artístico es algo que definitivamente llama la atención del título: con evidentes y muy fuertes bases religiosas, pero siempre a medio camino entre lo grotesco y lo místico en una decisión que juega muy a su favor y que lo desmarca de la gran cantidad de juegos del género que plagan el mercado. Especial mención para las ejecuciones: golpes de gracia especiales, exclusivos de cada enemigo, que suponen un sangriento final para los monstruos en un body horror pixelado sencillamente impresionante y mórbido.

En cuanto al sonido, las tonadas, de fuerte contenido religioso, ambientan a la perfección sin resultar repetitivas pero sin destacar tampoco sobre el conjunto de la obra. El doblaje inglés, no obstante, es harina de otro costal: es muy, muy bueno y casa a la perfección con la temática y el estilo general. Es cierto que quizá se echa en falta un doblaje en castellano en vez de anglosajón por la ambientación, como pequeña puntilla para rematar el acabado sonoro, pero se puede entender la decisión.

De paso, también podríamos mencionar la traducción al español, con muchos modismos y expresiones del habla popular que terminan de sumergir al jugador en el mundo de Cvstodia. Como pega, se podría pedir alguna opción para cambiar la fuente de la barroca por defecto a una más común en formatos electrónicos, para facilitar la lectura al público general y, especialmente, a aquellos jugadores que tengan problemas de visión.

A pesar de ser sólo un adelanto, la demo de Blasphemous deja un inmejorable sabor de boca al acabarla, y nos deja muchas más ganas de comprobar si el producto final logra mantener el alto listón que pone esta demostración. Transita por un género muy competitivo que ha alcanzado casi su punto de saturación en los últimos años, por lo que necesita elementos que lo haga destacar por encima del resto. Y, de momento, los tiene.

Blasphemous estará disponible el próximo 10 de septiembre para PlayStation 4, Switch, Xbox One y PC. ¿Cuáles son vuestras impresiones de la demo?

6 comentarios:

  1. !!! No sabia que ya tenia fecha de lanzamiento. una bendita (o maldita) maravilla se deja venir.

    ResponderEliminar
  2. Le tengo muchísimas ganas y más siendo un producto nacional. De momento no se sabe si hay una edición en físico no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de momento no se sabe nada, no. En principio los desarrolladores han ido diciendo que no era una prioridad y que después del lanzamiento quizá se animaban, todo será cosa de esperar imagino.

      Eliminar
    2. Es que tengo ganas de apoyarlos comprándolo desde el primer momento pero también es un juego que se merece comprar en físico como el maldita castilla ex

      Eliminar
  3. En los direct de Nintendo le han dado su espacio y sinceramente no entendía porque si se veía normalito, como el Castle of heart de la switch, pero al parecer es más grande de lo que pensaba según el análisis al demo. Creo entrará a mi radar de posibles compras, aunque no se si en el tan colapsado septiembre xD

    ResponderEliminar
  4. Ganazas de probarlo, ya estoy descargando la demo. Y si no estuviera Greedfall el mismo día caería fijo.

    ResponderEliminar