sábado, 11 de mayo de 2019

La figura de Cait Sith en Final Fantasy VII

Había alguien mejor para escribir esta entrada, pero ya que no lo iba a hacer esta es la mejor solución para que no se pierda. Nos situamos en Final Fantasy VII y vamos a tratar con uno de sus personajes más denostados, Cait Sith, generalmente considerado como el peor combatiente del grupo protagonista. Al contar con sólo dos Límites diferentes y uno de ellos depender exclusivamente del azar (puede matar a cualquier enemigo del juego, acabar con el propio grupo o bien hacer unas cuentas habilidades intermedias poco eficientes), queda muy por debajo del rendimiento del resto de sus compañeros.

En sí, las únicas razones por las que llevar a Cait Sith en el grupo de combate consisten en su rápido acceso a algunos megáfonos con muchas ranuras o crecimiento aumentado en las materias que lleve, ya que nunca estaremos obligados a luchar junto a él en algún momento del juego. Es decir, prácticamente siempre tendremos opciones superiores en capacidades combativas.

Pero no es solo por su relativa debilidad por lo que este personaje es poco querido entre los jugadores del título de Squaresoft, pero para profundizar en ello tendremos que meternos en spoilers del juego, que serán muchos en esta entrada. Aquí trataremos de explicar lo que hay detrás de Cait y todos los elementos complementarios del personaje que son obviados por muchos que sólo ven al peluche gigante. Y este personaje es mucho más:

La ide la imagen superior es la segunda gran razón por la que normalmente no gusta Cait Sith. Primero se une al grupo por su propia cuenta a pesar de que nadie le quería ahí y, luego, se demuestra como un traidor que ni lo niega, vacila con que atacarle no supone ninguna ventaja -es un robot controlado a control remoto, al fin y al cabo- y nos pasa una grabación demostrando que tiene a Marlene, la hija de Barret, para chantajearnos y permanecer en el equipo. Es, desde luego, una razón de peso que justifica que se le tenga tirria, por mucho que posteriormente salve al grupo sacrificando uno de sus robots para dejar que el resto escapase.

Ese es el Cait Sith personaje, el que se relaciona con el grupo, pero su controlador es quien resulta especialmente interesante: Reeve Tuesti, un ejecutivo de ShinRa que desarrolla los reactores de Mako y es encargado de la construcción de Midgar. Su figura representa la idílica imagen del joven de pueblo que oculta deliberadamente su pasado para integrarse mejor en la alta sociedad empresarial. Aunque no se nota en la versión española, Cait Sith tiene acento escocés (o de Kansai, en Japón) en Advent Children o Dirge of Cerberus, algo que oculta Reeve cuando habla de forma directa, como si el robot fuese la forma de reflejar su verdadero ser.

Además, Cait tiene su propia autonomía y una Inteligencia Artificial puede tomar los mandos de forma temporal para dar descanso a Reeve, que tiene que controlarlo con algún tipo de implante mental. El sacrificio, por lo tanto, tuvo un momento de lucidez en su propia IA cuando les pide que no se olviden de él. Hay otra opción, que no aclara del todo Ultimania Omega de si es un elemento descartado o no, que cita la posibilidad de que Reeve pueda insuflar vida con una habilidad mágica exclusiva, pero choca con tantísimos elementos de los juegos -los Caits son sacrificados sin problemas, de hecho en Dirge of Cerberus conocemos al quinto- que suena más a una línea que no siguen en ninguno de los títulos. Pero sigamos con Reeve, el chico de pueblo que ha llegado a formar parte de las reuniones de la mayor compañía del mundo tras ayudar a diseñar la propia Midgar. Un hombre que está en la élite empresarial sellando su pasado.

Como uno de los diseñadores de Midgar, queda claro que Reeve está en contra del grupo Avalancha por lo que ha provocado, a quienes ve culpables del caos como la mayoría de la opinión pública. La primera vez que le vemos en persona, no obstante, es cuando recibe uno de sus mayores golpes al comprobar que la caída del Sector 7 no va a ser reparada y, en su lugar, se aumentarán las tarifas eléctricas para reforzar los presupuestos de la compañía. Él es el único que presenta sus dudas sobre ese cruel acto, pero no exhibe mucho más su disconformidad, suprimido por su propia idea: lo ha sacrificado todo para llegar ahí, ShinRa es su vida y aceptar las decisiones del presidente su rol.

No queda claro si esa inyección económica por la subida de tarifas es lo que le permite completar a Cait Sith, pero el plan de Reeve es lograr integrarse en Avalancha como espía usando al robot y torpedearles por dentro. A pesar de los momentos vividos juntos, Cait les acaba traicionando, entregando la Piedra Angular a Tseng para que llegue al Templo de los Ancianos antes que Sephiroth y acepta tomar a Marlene como rehén, lo que le permitirá mantener la extorsión.

Aquí tenemos, pues, a una múltiples capa de personajes mentirosos bajo la apariencia de Cait Sith, algo que fácilmente puede lograr Reeve al haber ascendido en la compañía mintiendo sobre su verdadero origen: está el Cait fiel al grupo que lucha junto a ellos; el que trabaja para ShinRa y está esperando el momento justo para traicionarles; el Reeve bohemio, aventurero, fiestero y aficionado a adivinar el futuro que es "libre" bajo la apariencia del robot y, finalmente, el Reeve hombre que crece personalmente junto al grupo, descubriendo la amistad, enamorándose del planeta y que se da cuenta de que ShinRa, la compañía a la que ha dedicado su vida, es intrínsecamente malvada.

Y aquí es cuando Reeve decide actuar. Usar a Marlene para pertenecer en el grupo es un movimiento sucio, sí, pero eso también implica que él puede proteger a la pequeña de ShinRa manteniendo las formas. Además, así puede actuar de forma directa para intentar salvar al mundo. Es espectacular su imagen cuando muere Aeris, acercándose a Cloud y empezando un baile para intentar animarle hasta que se frena en seco, baja la cabeza y se marcha. El Reeve bohemio, desde la seguridad de su casa, intentaba darle un tono de broma a la situación hasta que el Reeve hombre asume lo que acaba de pasar y detiene al robot. Un paso más hacia su madurez y comprender la gran ventaja que tiene sobre el resto: el no está luchando con su cuerpo.

Reeve no lucha por motivos personales o venganza. Lo hace meramente porque se da cuenta de que es lo correcto. No ha perdido nada ante ShinRa o Sephiroth como el resto, es más, es el que está perdiendo con su actuación: está sacrificando la vida que había creado ocultando su origen humilde y ascendiendo poco a poco, culpándose a sí mismo de haber formado parte del conglomerado que ha llevado al mundo a esta situación límite.

De ser un espía que odia a Avalancha por destruir parte de su obra y poner en peligro la paz y tranquilidad que había logrado la compañía a la que había dedicado su vida, Reeve pasa a filtrar por radio las conversaciones de la cúpula directiva de ShinRa o hace lo posible para ayudar al grupo en contra de los planes de su compañía. Él es quien salva al grupo de la ejecución pública que prepara Escarlata y quien les avisa de los planes de Hojo con la Hermana Ray, momento en el que es encarcelado por Escarlata y Heidegger (y revela quién es al grupo y está en peligro físico). Además, no podemos olvidar que es quien se encarga de la evacuación de Midgar, comandando a los Turcos para ayudar a la población.

Tras todos los sucesos del juego, Reeve funda la WRO (World Regenesis Organization), un grupo de voluntarios que reúne los restos de ShinRa y el grupo que salva el mundo para intentar restaurar la destrucción causada, estableciendo un nuevo gobierno y ejército que logre mantener la estabilidad lo mejor posible, fundando una nueva ciudad, Edge.

Ese nuevo Reeve, comprometido y que ya no se escuda tanto en su alter-ego robótico (aunque lo sigue usando por las claras ventajas que supone y porque sigue siendo más libre con el mismo) muestra más que nadie la evolución tras los sucesos de Final Fantasy VII. Es quien actúa de forma calmada cuando el resto está en sus quehaceres, entrevista a Denzel para interesarse por el Geostigma, que acaba con la vida de su madre o quien organiza todas las acciones en Dirge of Cerberus. Básicamente, todo el desarrollo personal le convierte en el líder mundial que necesita la región para volver a estabilizarse, lo que demuestra la importancia y el peso de su camino en esta Compilación.

Al final, el controlador de Cait Sith supone uno de los grandes crecimientos personales de toda esta gran historia. Vive diferentes estados de supresión, indiferencia, traición, aceptación, espíritu combativo, comprensión del entorno, reconstrucción, liderazgo... y, sin embargo, muchos lo recuerdan solo por sus malos aspectos. Reeve es un personaje fascinante en el universo de Final Fantasy VII y esperamos que esta entrada os haya servido para comprenderlo un poco mejor.

4 comentarios:

  1. Muy interesante y muy bien desarrollado, parece que esta obra es inmortal, siempre dará algo que hablar y la remake dará MUCHO mas, aunque váyase a saber cuando saldrá esa remake, dudo mucho que la veamos antes de 2021

    ResponderEliminar
  2. Saludos,Que buen artículo, la verdad aunque soy muy fan de la saga final fantasy habían cosas que pase por alto de este personaje.
    Me gustaría ver mas publicaciones de este tipo en destino rpg.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo, gracias Adell.

    ResponderEliminar
  4. Estoy muy de acuerdo con el artículo: Cait Sith es un personaje mediocre pero es que en realidad el que importa e interesa es Reeve, el único ejecutivo cuerdo de Shinra y la única persona con agallas para hablar abiertamente sobre los actos terroristas de Avalancha. Estaría muy bien que, en una época en la que la gente es más sensible al tema de los atentados en el remake le den más escenas al personaje porque de ahí puede salir un tema muy interesante.

    ResponderEliminar