martes, 30 de octubre de 2018

¿Qué son Agar.io y Slither.io?

Agar.io (2015) fue una de las grandes sorpresas en su lanzamiento. Su sencilla propuesta donde nos convertíamos en una pequeña célula que debía alimentarse y crecer en una placa de petri mientras que otras células controladas por otros jugadores hacían lo propio y también podían alimentarse de nosotros hizo que funcionase en múltiples facetas: era un título casual, un feroz juego multijugador competitivo y también una obra con múltiples posibilidades de expansión.

Precisamente tomando esa base y combinándola con el mítico Snake (1976) nació Slither.io (2016), en el que teníamos que controlar a un gusano para alimentarse y crecer mientras evitábamos chocar contra los cuerpos de los otros gusanos que pueblan el mapeado. Un concepto más variado y profundo pero también un gran éxito.

A pesar de sus similitudes, Agar.io y Sliter.io tienen algunas pequeñas diferencias pero que adquieren relevancia en el juego. También se dejan sentir a la hora de planificar una estrategia. Por ejemplo, son juegos distintos en lo que respecta a quién puede vencer a quién, o en las habilidades de las que se dispone. Además, en Agar.io se puede atrapar o comer a todos los jugadores más pequeños que uno, pero no se puede hacer nada contra los más grandes. Para conseguir un equilibrio, los jugadores se mueven de forma más lenta conforme aumentan su tamaño. Así los jugadores más pequeños pueden escapar fácilmente.
El funcionamiento del status quo resulta también un aspecto importante de diferenciación entre ambos títulos: en Slither.io cualquiera puede ganar a otra persona. Aunque la serpiente sea realmente enorme no pasa nada, ya que, si choca contra el cuerpo de otro, el jugador perderá y su personaje quedará reducido a esferas brillantes. La competitividad es simplemente brutal.

En el caso de Agar.io se intenta mantener el status quo. Los grandes mandan, y los pequeños escapan, de forma que ese periodo de crecimiento es mucho mas lento y puede caer en saco roto muy fácilmente.

Otro gran factor de diferenciación entre ambos títulos es el funcionamiento de las habilidades: Agar.io permite, por ejemplo, dividir el cuerpo en dos, gracias a lo cual puede escapar de sus rivales controlando todas las partes a su vez. También podrá lanzar un pedazo del cuerpo y, si tiene el tamaño suficiente, vencer a otro jugador con él. Es decir, contaremos con varias técnicas que pueden darnos una gran ventaja o frustrar nuestra partida si no estamos atentos.

Por contra, en Slither.io la nota característica es la sencillez, ya que tan solo se dispone de una única habilidad: el jugador puede moverse de forma más rápida con tan solo un doble toque en la pantalla. El correcto uso de ese pequeño sprint se vuelve vital para convertirnos en el dominador del mapa.

Sea como sea, ambos títulos garantizan diversión, competitividad y ayudan a mejorar la coordinación o la concentración, lo cual los hace también especialmente interesantes para un público más juvenil.  ¿Habéis probado ya estos títulos? ¿Cuáles han sido vuestros mejores momentos en los mismos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario