sábado, 17 de febrero de 2018

[Análisis] Zwei: The Ilvard Insurrection

Si sois lectores habituales de la página, estaréis acostumbrados a que os hablemos de Nihon Falcom, concretamente de su saga Trails, de la que tenemos multitud de entradas, y en menor medida de la serie Ys, ya que funcionan como los pilares principales de una de las compañías más veteranas del género en Japón. No obstante, ellos también lanzan otro títulos que no están relacionados con esas sagas, como el reciente Tokyo Xanadu o el que os traemos hoy, Zwei: the Ilvard Insurrection.

Zwei es una bilogía cuya primera entrega, Zwei: The Ages Adventure, fue lanzada el año 2001 en PC, que contaría con versiones para PlayStation 2 y PSP pero nunca salió de tierras niponas oficialmente. En 2008 lanzaron una secuela, Zwei II, esta vez exclusiva para ordenadores y que tampoco salió de la isla. Así pues, en occidente no fue hasta finales de 2017, de la mano de XSEED, que recibimos la localización de ese segundo título, para PC, con el subtítulo de "The Ilvard Insurrection" (nótese que las iniciales forman II) y el primero nos llegó a finales del pasado junio, con el subtítulo de "The Arges Adventure". Sí, nos llegaron al revés del orden original.

Jugar a este título sin probar el anterior puede sonar raro, pero en realidad pueden jugarse de forma independiente sin problema ya que, aunque comparten mundo, nos muestran historias diferentes y lo único que nos perderemos será alguna referencia, como el cameo de los protagonistas de la primera entrega, que simplemente pensaremos que son dos personajes más.

El título, evidentemente, está sólo disponible en inglés. Así que partiendo de ello pasemos a analizar sus diferentes aspectos:
El mundo de Grandvallen está formado por islas flotantes donde viven sus habitantes. Nuestro protagonista, Ragna, es un joven caza tesoros y piloto. En este mundo los aviones son una tecnología reciente y poco accesible, por lo que Ragna también se gana la vida como transportista. Justamente cuando se dispone a completar un pedido de esta índole, es atacado por un dragón y se estrella.

Tras el aparatoso accidente, el chico logra sobrevivir gracias a la intervención de Alwen, la coprotagonista, una vampiresa que le salva con un pacto de sangre. Esto hará que quede envuelto en un problema inesperado: la chica le pide que, a cambio, le ayude a recuperar su castillo y parte de sus poderes mágicos que le han sido arrebatados.

El argumento a partir de este momento será algo tópico y nos sorprenderá poco, salvo algún giro de guion (que normalmente se ve venir). Es comprensible al tratarse de un título donde la acción es su gran aliciente, pero se notará la mano de Falcom en el desarrollo de los personajes y el mundo que recorremos: los personajes contarán con personalidades muy marcadas, NPCs incluídos y también observaremos una evolución personal en algunos de ellos.

La región de Ilvard no es muy grande, por lo que no podemos esperarnos una construcción tan basta como la de Zemuria en los Trails, pero dentro de sus limitaciones nos explican cosas del mundo, se contextualizan ciertos hechos, se dan varios diálogos a los NPCs, etc. Lo que deja un resultado bastante satisfactorio y la sensación de un mundo "vivo".
Zwei es un RPG de acción rápida, que bebe mucho de la saga Ys. El mapa contará con un reducido número de ciudades, donde podremos comprar equipo, hablar con NPCs, etc, y bastantes mazmorras, donde pasaremos la mayor parte del tiempo.

El sistema de combate se caracteriza por llevar a los dos personajes a la vez (zwei es 2 en alemán), intercambiándolos según la situación lo requiera. Ragna ocupará el papel de guerrero, y Arwen será una hechicera. Los controles serán muy simples: un botón para saltar, uno para ataques físicos, otro para mágicos y otro para el ataque especial. Al usar un ataque/magia de forma reiterada, formaremos combos con los mismos. En el caso de las magias gastaremos una barra de maná, pero a parte de que se llena un poco al derrotar enemigos, si se vacía del todo ésta se rellena completamente en unos segundos, por lo que la penalización será leve y no hace que haya una ventaja clara entre ambos personajes.

El uso de ataques físicos o mágicos será lo que indique que personaje combate en ese momento, mientras el otro se limitará a seguirnos, lo que hace que el sistema dual sea más anecdótico y solo tenga relevancia a nivel argumental. A nivel jugable, será como contar con un único personaje que puede usar ataques físicos y magia, no habrá una mayor diferencia.
También será posible que nos acompañe una mascota, que nos ayudará a recolectar los objetos dejados por el enemigo (dinero, principalmente) y en ocasiones atacará. Teniendo en cuenta que los objetos desaparecen al cabo de un poco, resulta bastante útil, especialmente cuando hay varios enemigos o el dinero cae en medio de trampas (la mascota no recibe daño).

A medida que avance el juego recibiremos mejoras del arma de Ragna o nuevas magias para Arwen, que podremos ir equipando en todo el momento durante la batalla. También podremos acceder al menú desde el que cambiar nuestro equipo (principalmente los accesorios) en función de qué enemigos aparezcan. Y un aspecto curioso será el de la comida, que no solo nos recuperará salud, sino que será la única vía para obtener experiencia y subir de nivel. Sí, no obtendremos experiencia por derrotar a los enemigos, solo dinero y, en ocasiones, comida. Además, si reunimos 10 piezas del mismo tipo de alimento podemos canjearlas por una versión mejor que aumentará aún más nuestra experiencia. Es un aspecto realmente llamativo.

El diseño de mazmorras, si bien no destaca tanto, al menos es algo mejor que lo encontrado en otros juegos de la compañía. Existirá algún conato de puzle en alguna de ellas, pero serán normalmente muy simples, del tipo de darle a un interruptor en un sitio para abrir la puerta en otro lugar. Aunque el hecho de que en cada piso cambien un poco el estilo ayuda a mitigar un poco esto y que no se haga tan repetitivo. Además, las mazmorras no son tan largas.
Aparte de las mazmorras, tendremos disponible un coliseo donde hay batallas opcionales que nos darán recompensas interesantes (sobre todo accesorios) y donde podremos volver a luchar contra los jefes que ya hayamos derrotados. También contaremos con varios coleccionables, como figuras que dejarán caer algunos enemigos y que se mostrarán en el coliseo. Debido a nuestra profesión, existirán varios tesoros ocultos que podremos llevar al museo, donde nos pagarán por ello y los exhibirán. Además, cada NPC contará con una ficha que se irá actualizando si hablamos con ellos en determinados momentos del juego. No faltarán alicientes.

Completar el juego sin más, sin preocuparse mucho de los coleccionables, puede llevar en torno a las 20 horas. Obtener todos los coleccionables puede alargar el título algo más, pero tampoco será demasiado extenso. Además, cuenta con un modo de "Nuevo juego +", donde empezarás con algunos elementos de tu partida anterior (dinero, equipo...) y habrá acceso a algunos extras, como más enemigos, algunos accesorios nuevos, etc. Este modo es recomendado para completar las mazmorras opcionales.

Respecto a la dificultad, es posible avanzar un par de niveles por debajo del recomendado (cada mazmorra lo indica en la entrada) y, sin tener demasiada experiencia con este estilo de ARPGs, no tendréis demasiados problemas, salvo con un par de jefes concretos. Eso sí, evidentemente un despiste ante una oleada de enemigos o un jefe nos puede costar caro. En general, no lo consideraría difícil.
En este título hay que valorar que es un juego con 10 años a sus espaldas, y que tampoco era un portento técnico cuando salió. Al tener un estilo colorido y animado disimula un poco mejor, pero no será una obra muy destacable visualmente, aunque no sufre cuando hay muchos enemigos en pantalla, lo cual es importante en esta clase de obras. Artísticamente cumple sin más.

Donde sí se nota la marca de la casa es en la Banda Sonora, la cual sí resulta más llamativa y nos dejará algunos temas de bastante calidad.

En general, este Zwei: The Ilvard Insurrection es un título bastante divertido. La historia, aunque no destaque, entretiene. Los personajes y su mundo están bien desarrollados, visualmente cumple dentro de sus limitaciones por el paso de los años, su Banda Sonora es bastante buena y el sistema de juego, si bien resulta algo simple, es directo y fluido, que es lo que se pretende. Si buscas un título ligero y veloz, no es una mala opción. Es comparable a los Ys de la época, lo cual lo pone en un nivel más que aceptable. Secundario, pero aceptable.

Esperamos que este análisis os haya servido para sacaros de dudas si el juego os llamaba la atención o para dároslo a conocer. Si tenéis cualquier pregunta ya sabéis que podéis usar los comentarios.

1 comentario:

  1. Precisamente andaba esperando que alguien hiciera una entrada de este juego, que me llama la atención pero siempre me he mantenido un poco escéptico. Parece sólido y bastante ligerito así que sube puestos en mi lista ;)

    ResponderEliminar