viernes, 10 de febrero de 2017

¿Qué es The Longest Journey?

Hay títulos que nos marcan de forma personal a niveles que se nos escapan por completo de nuestro propio entendimiento. Juegos que nos influyen de forma evidente como jugadores y que nos hacen enamorarnos de estilos o ambientaciones concretos sólo por lo que llegaron a afectarnos en su momento.

Cuando tenía más o menos unos 6 años, mi hermana, mucho mayor que yo (y gamer de toda la vida) recibió como regalo un juego que no conocía, (aunque a esa edad, conocía a los simbólicos Link, Sonic o Mario, paro de contar) The Longest Journey, creado en 1999 por Funcom, que nos llegó a nosotros a través de FX Interactive. Lo primero que recuerdo es que la portada me llamó mucho la atención, ese cruce entre el rostro de la protagonista, April Ryan, y un monstruo.

A pesar de que era el regalo de mi hermana, yo era el que más insistía en probarlo, y durante unas 3 semanas, entre los dos, logramos acabar la historia de este tan largo viaje. Nunca olvidaré las sensaciones que me transmitía, el misticismo de Arcadia, las conversaciones con los personajes, el miedo que sentía en algunos momentos... Quedé sobrecogido por aquella obra, y me enganchó tanto su trama, que durante mucho tiempo, los únicos juegos a los que me dedicaba eran Aventuras Gráficas, desde todas las obras de Lucasarts (Monkey Island, Grim Fandango...) a otras más cercanas a nosotros como son las obras de Pendulo Studios (Runaway, Yesterday...).

Pero, en fin, volvamos a The longest Journey: cuando acabamos aquel juego, creíamos que aquello había terminado, pero en 2006 resultó que una secuela había sido lanzada, llamada esta vez Dreamfall: The longest Journey. Cómo no, me lancé a conseguir aquel título tan rápido como pude, y degustarlo. A pesar de que pude volver otra vez tanto a Arcadia como a Stark, aquel título me tenía una sorpresa guardada, una que no podía creer: terminaba con un cliffhanger y, por lo tanto, tendría que esperar a un tercer juego, o más bien, a una sucesión de capítulos que conformarían esa tercera entrega, ya que al estilo de Telltale, decidieron sacarla por capítulos.

Y es aquí donde llegamos al final, ya que estas entregas comenzaron a lanzarse el 21 de octubre de 2014 y terminaron no hace mucho: el 17 de junio de 2016, haciendo que el viaje iniciado en 1999 concluyese, ya de manera definitiva, en el pasado año. Las sensaciones que me transmitieron esta última obra fueron muy variadas, alegría, por haber terminado con la historia, tristeza, por no poder volver a experimentar lo que sentí la primera vez que lo jugué, y una nostalgia por la cual volví a comprarme el juego en Steam, creyendo que tal vez sobrevaloré el título al estar en una edad sugestionable. Y no solo me equivoqué al pensar que sería peor, sino que lo gocé de tal manera que quedé sobrecogido de nuevo.

La trilogía de The Longest Journey está compuesta por:
  1. The Longest Journey, realizado por la compañía noruega Funcom en 1999 para PC, que a España nos llegó a través de la distribuidora FX Interactive con una soberbia labor de doblaje, actualmente está disponible en Steam pero tan solo en inglés. 
  2. Dreamfall: The Longest Journey fue desarrollada, también por Funcom, en 2006 para PC, y actualmente contamos con otra versión también en Steam de la obra, totalmente en inglés. 
  3. Dreamfall Chapters, la conclusión del viaje más largo de la mano de Red Thread Games, compañía creada por el productor de las anteriores obras, Ragnar Tornquist, después de que Funcom se negase a producir más entregas del título, disponible totalmente en inglés.
Debido a las particularidades de cada juego y a la importancia que tiene en cada uno su historia, analizaré cada título de manera particular, y  me abstendré de todo spoiler posible, pero si queréis lanzaros totalmente a ciegas...

La primera entrega se trata de una Aventura Gráfica de "point and click" clásica, en la cual deberemos interactuar con los objetos del escenario, recoger objetos, combinarlos y usarlos para resolver los puzles que se nos van proponiendo, algunos de ellos tan difíciles o de los cuales no tenemos las pistas suficientes que es posible que necesitemos ayuda externa. Además, también cuenta con distintos personajes con los interactuar a base de seleccionar los temas de conversación que se nos aparecen.

La historia es el punto fuerte de esta entrega y, en general, de la saga. April Ryan es una joven estudiante de arte que vive en un apartamento de mala muerte y que, un buen día, tiene un enigmático sueño. Tal sueño desencadenará una serie de eventos que la llevará a descubrir que no solo existe el mundo en el que ella vive, Stark, tecnológico y basado en el pensamiento racional, sino que coexiste con este un mundo paralelo, conocido como Arcadia, donde existe la magia y todo tipo de criaturas fantásticas,

Con una trama apasionante, sólida, que ofrece los giros de guión impredecibles e interesantes, se nos muestra el enfrentamiento de lo que la conciencia te dicta (Stark) en oposición a lo que tu imaginación desea (Arcadia), el enfrentamiento entre ambos mundos puede llegar a representar la lucha que interna que todos nosotros tenemos que sufrir una vez en la vida para decantarnos en cual va a ser nuestro futuro.

Otro detalle interesante es que ambos mundos quedan lejos de planteamientos tópicos y son completamente originales, con historias propias realmente memorables: el desarrollo tecnológico y las guerras o leyendas tendrán un enfoque poco habitual.

Respecto a la protagonista, es la que considero una de las protagonistas mejor construidas en la historia: April Ryan. Su humor, abundante en toda conversación que tenga, es irónico y entretenido. Pero ese no es el motivo por el cual creo que April es un personaje increíble, no. Es porque es humana, verdaderamente humana. Solo hay que fijarse en el inicio del juego: es una chica que vive en un apartamento alquilado, trabajando en una cafetería situada en su barrio al mismo tiempo que estudia arte para convertirse en artista. Es una adolescente que vive su propia aventura para descubrirse, se esfuerza por conseguir aquello que quiere, incluso si tiene que estar muchas noches trabajando para costearse sus gastos. Vive su vida tranquila, aquello que ha elegido ella. Y es entonces cuando aparece Cortez, un misterioso personaje, que pondrá una carga muy pesada sobre April.

En muchas obras similares, los personajes simplemente aceptan esa carga, como si siempre hubieran sabido que estaban destinado a ello, pero April, como cualquier persona en sus cabales, debe atravesar todo un proceso para por fin aceptar el papel que el destino le ha propuesto, siendo su primer paso la negación de tal cargo. April es un personaje muy fuerte, psicológicamente hablando, su vida ha hecho que pueda enfrentarse a cualquier adversidad que se le presente, pero ello no significa que de la noche a la mañana pueda estar preparada para afrontar la existencia de otro mundo donde tiene un rol que cumplir.

Y luego tenemos a Crow, un cuervo bastante simpático que acompañará a April durante prácticamente toda la aventura. Es bastante gracioso y agradable, con lo cual es entretenido tenerlo en el juego.

Respecto al aspecto técnico, hay que ser claros: es un juego de 1999, por lo cual los gráficos están muy desfasados, siendo la imagen de April y el de todos los personajes compuestos a base de polígonos algo toscos. Los escenarios, teniendo en cuenta los gráficos, están muy bien construidos, prestando una atención al detalle de todos los aspectos que presenta. Las escenas CGI, aunque no muy numerosas, también sufren del paso del tiempo, pero aunque solo sea por ese sentimiento de asombro que llega a transmitir en, por ejemplo, la primera vez que llegamos a Arcadia, personalmente considero que aún mantiene esa magia que impresionó a los que hace un tiempo jugaron esta aventura.

La duración es realmente impresionante, ya que en este género con títulos que no suelen exceder las 10 horas, nos encontramos con un título que llega casi a las 20. En cuanto a la Banda Sonora, a pesar de no ser excelente, es de muy buena calidad, siendo más un acompañante de determinadas escenas o zonas a las que accedemos durante el recorrido.

Sí, es cierto que es un juego tecnológicamente desfasado, que puede echar para atrás a muchos, pero la historia merece la pena. The Longest Journey es una experiencia muy recomendable, incluso si no os gustan las aventuras gráficas, ya que si amas los videojuegos o, en general, simplemente las historias, es un título que no debes perderte, sobre todo porque crece en las otras entregas:

Dreamfall: The Longest Journey fue lanzado en el año 2006, una secuela para nada esperada con una historia que nos trasladaba 10 años después de los acontecimientos de la primera entrega

El personaje principal es Zoë Castillo, una joven que un día es contactada por una extraña niña (muy parecida a Samara de The Ring) para que la ayude. Una vez más, tendremos que viajar a través de ambos mundos para acabar con la conspiración que relaciona tanto a Stark como a Arcadia. El relato de Dreamfall expande la mitología ya creada en la primera entrega, aunque generalmente se considera que no alcanza el nivel de la obra original. Que su trama concluyese con un cliffhanger tan brutal que necesita de la siguiente entrega para saber como se resolverán todos los cabos sueltos desde luego no ayudó.

Otro cambio importante de esta entrega es la ambientación: April vivía en Newport, Rhode Island, con un ambiente urbano y tecnológico, mientras que Zoë reside en Casablanca, Marruecos, mucho más simple, aunque vibrante y luminoso. En Arcadia es donde notamos un cambio trascendental, que afecta tanto al escenario como a la trama, ya que un pueblo conocido como los Azadi logra conquistar gran parte de la región. De esta manera, nos encontramos con una Marcuria sometida a este pueblo guerrillero, con las confrontaciones entre los habitantes y los invasores, con la consecuente presencia de la Resistencia.

Además de Zoë, también podremos controlar a Kian Alvane, un guerrero que en la sociedad Azadi recibe el nombre de Apóstol, siendo uno de los títulos más importantes. Y por último, nos encontramos con el regreso de April Ryan, para descubrir que tras los acontecimientos de The Longest Journey abandonó para siempre Stark y vivió durante el resto del tiempo en Marcuria, siendo parte de la resistencia. Esta división entre los personajes genera un gran desequilibrio a la hora de contar la trama, ya que tanto a Zoë como April se les da tanta importancia que prácticamente durante todo el titulo pasaremos a controlarlas a ellas dos, siendo el tiempo que pasamos con Kian muy breve, tanto que si el juego dura unas 15 horas (una duración bastante notable para ser una aventura gráfica), solo llegaremos a controlar a Kian tan solo una media hora.

Zoë se nos muestra como una figura similar a April, sarcástica, con algo de mal genio, pero en ciertos factores es diferente, ya que ella es mucho más decidida, sabiendo que va a hacer en su vida, por lo que el tema central sobre el que rondará esta entrega será descubrir que hay detrás de la sociedad y el entorno que la rodea, si todo es tal y como ella lo concibe, o si resulta que hay más secretos de los que se puedan imaginar. Kian será la visión del que cumple órdenes sin reflexionar sobre las mismas y April nos reflejará la madurez de quien sabe lo que debe hacer.

En las mecánicas de juego, nos encontramos unos puzles mucho más explicados, el abandono del sistema point & click por un movimiento en entornos en 3D e, incomprensiblemente, un sistema de combate mal insertado donde los movimientos resultarán muy torpes y casi acabas agradeciendo que sólo haya tres de esos en el juego.

Respecto al apartado gráfico, se percibe un gran avance frente a los que hicieron en 1999: las expresiones faciales, aunque algo forzadas, son más naturales en esta entrega que en la anterior, y además, abandonando la cámara fija de la primera obra, contamos con una perspectiva que sigue a la protagonista, con un escenario mucho más dinámico y con la capacidad de interactuar con el mismo mucho más directa.

En conclusión, Dreamfall no llega a compararse con su predecesora, pero es una más que merecida secuela que mejora algunos aspectos puntuales de The Longest Journey y amplía la ya excelente ambientación e historia del primer título.

Toda historia acaba, y todo viaje tiene su final. Tras muchos problemas financieros de la compañía Funcom como el fracaso de sus juegos online como The Secret World y la última expansión de The Age of Conan, Dreamfall Chapters, que fue anunciado en 2007, se quedó en un impasse que duró hasta 2014, momento en el cual, esta vez de la mano de Red Thread Games, se estrenó el primer capítulo de los cinco que compondrían la última entrega de esta trilogía.

En esta nueva entrega, volveremos con Zoë y Kian, cada uno enfrentándose a las consecuencias de los eventos del anterior título. Contaremos con una nueva protagonista, Saga, con la que interactuamos a lo largo de los 5 capítulos de una manera mucho menor a la de los otros dos personajes. Debido a la poca presencia que Kian tuvo en la anterior entrega, el papel del mismo se hará mucho más importante, con un desarrollo muy interesante. Como en las anteriores obras, nos encontramos con unos protagonistas muy bien escritos, pero sobre todo tengo que destacar el papel de Saga, que aunque sea utilizado en muy poco tiempo, es increíble el trabajo que se ha realizado para que llegues a encariñarte con este personaje.

Respecto al sistema de juego, además del ya mencionado sistema de "point & click" mejorado de la anterior entrega, nos encontramos con que Zoë posee una serie de habilidades especiales ligadas a la trama que le permitirán acciones tales como leer la mente o manipular objetos a distancia, aunque este tipo de técnicas solo estarán disponibles en una serie de situaciones específicas.

Por supuesto, el horrible sistema de combate ha sido eliminado y contaremos con un sistema de decisiones que, aunque no cambiarán demasiado el desenlace, sí que alterarán el desarrollo de los juegos y, a veces, en capítulos muy posteriores.

Respecto a la ambientación, descubriremos Europolis, situada en la zona central europea. Frente a la iluminación de Casablanca, nos encontramos con un "regreso" a aquella oscuridad y frialdad de Newport, siendo una meca de la tecnología punta y el lugar donde convergen todas las mafias o bandas callejeras que se encuentran en el país. También debemos considerar la vuelta a Mercuria con un nuevo diseño, respetando lugares emblemáticos como The JourneyMan Inn. Como gran cambio en la ambientación, tengo que destacar la ENORME libertad que disponemos para visitar toda la ciudad. A pesar de que Dreamfall ya permitía, hasta un cierto punto, recorrer gran parte de Casablanca, Europolis, desde el primer momento que accedemos allá, queda enteramente a nuestra disposición. Podemos llegar a conocer cada callejón y mercader con el que podremos hablar y ver como el ambiente de las calles va degenerando a medida que avanzamos en los capítulos.

La idea de recurrir a los guías Crowboys para guiarnos por esa gran metrópolis es un tanto confusa, ya que no serán muy específicos, aunque sí que es de agradecer el avance visual con respecto a anteriores entregas, con unos escenarios muco más hermosos y unos personajes mucho más creíbles en su aspecto físico. También ha mejorado mucho con respecto a los anteriores el apartado sonoro, con temas que resultan algo más que un mero acompañamiento.

Gracias a contar con cinco capítulos, la duración del juego completo se puede mover entre las 25 y 35 horas, con una historia donde se cierra toda la aventura que se inició hace 18 años, con toda una montaña rusa de emociones, donde vemos como "el sistema" se impone en Stark y Arcadia. El desarrollo de los nuevos y viejos personajes, con su gran incidencia en la trama, hace que el título sea brillante... hasta su final, que se nota algo acelerado, intentando cerrar todos los frentes abiertos, pero quedándose un poco a medias, sembrando incluso más preguntas que respuestas. El recurso del milagro o hacer que un personaje bien desarrollado quede algo infrautilizado tampoco ayuda a mejorar esta sensación.

Pero a pesar de ese final un poco en falso, toda la trilogía que forma The Longest Journey es un canto al viaje que tenemos que realizar en nuestras vidas: elegir nuestro rumbo, crecer, replantearnos nuestros valores y asentarnos en nuestra realidad. Es una aventura emocional que, al menos en el plano personal, puede llegar a marcarte sobremanera.

Y, tras este largo viaje, esta entrada llega a su fin. Gracias por acompañarnos.

3 comentarios:

  1. Vaya por delante que tengo esta saga en el punto de mira desde hace un año o así que escuché hablar de ella por primera vez, me la vendieron muy bien sin entrar sobre de qué iba y así planeo estar (o lo que es lo mismo, solo me he leído la introducción de tu entrada y un vistazo por encima a lo demás).

    Me he ido flechado al apartado técnico a ver si lo comentabas pero no ha sido así (o no lo he visto). Soy una persona a la que le dan igual estas cosas siempre y cuando no entorpezcan las experiencia con el juego. Un ejemplo claro: empecé Baldur's Gate por primera vez hace un año y a pesar de que le di dos intentos, lo tuve que acabar dropeando. Ha envejecido demasiado mal (y no hablo del aspecto gráfico que como digo, me da igual), si no que dispone de una serie de cosas que hoy día me impiden disfrutar del juego (una HUD desfasada y poco intuitiva, un tutorial, en mi opinión, insuficiente para la complejidad del juego...), en definitiva, una serie de cosas.

    El caso es, ¿ha envejecido muy mal esta saga? Especialmente la primera entrega, The Longest Journey. Mirando lo que te he señalado de BG creo que sabes más o menos lo que consigue echarme de un juego. No he jugado demasiadas aventuras gráficas, y realmente creo que todas puedan mantener bien el tipo con el paso de los años, pero aprovechando que has creado esta entrada, pues te pregunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El apartado técnico lo comento un poco debajo de la quinta imagen, de leerlo hasta la tercera línea. Pero como resumen, el apartado técnico está muy desfasado, los gráficos están bastante anticuados pero te aseguro, que incluso hoy en día el manejo del personaje es muy fluido y fácil de manejar, además que con el doble clic puedes hacer que April corra, así que en escenarios grandes el movimiento es rápido, así que no hay problema. Lo volví a jugar hace poco y no hay problemas con el manejo, si lo tuviera que comparar, tal vez puedo compararlo al manejo que tienes en Grim Fandango o en Runaway. Y lo de los gráficos normalmente a mí no me suelen importar, pero con BG yo tuve el mismo problema, solo que yo no pude salir del tutorial y me rendí.
      Espero que te haya podido convencer, y puedas disfrutar de esta obra maestra-

      Eliminar
  2. A mí que me gustan tanto las aventuras gráficas nunca había escuchado sobre este juego. Gracias por el artículo, me lo has vendido.

    ResponderEliminar