lunes, 16 de enero de 2017

[Análisis] Deus Ex: Mankind Divided

Deus Ex: Human Revolution (PC/360/PS3/WiiU/OSX) fue, sin lugar a dudas, uno de los títulos más interesantes de la pasada generación, siendo lanzado originalmente en el año 2011 y contando con una versión mejorada en 2013. Su combinación de infiltración y hackeo, combates al más puro estilo Shooter y multitud de elementos de RPG (Experiencia, niveles, árbol de habilidades, misiones opcionales, decisiones...) nos dejó una propuesta que llegaba a superar a todo un rey de la infiltración como Metal Gear Solid a la hora de incluir multitud de posibilidades para llegar a nuestros destinos: de tiroteo en tiroteo, dejando k.o. a los enemigos siendo sigilosos, colándonos por rendijas, pirateando puertas...

El título funcionó (Superó los dos millones de unidades vendidas, récord en la saga) y, como es normal en esta industria, tocaba preparar una secuela que siguiera el camino marcado por la primera entrega.

Así nació Deus Ex: Mankind Divided, dando un salto generacional a PC, PlayStation 4 y Xbox One, pero manteniendo cercanía con su Human Revolution, repitiendo protagonista (Adam Jensen) y continuando los acontecimientos de dicho juego. Es decir, una secuela directa, lo cual acompañado de una mala fecha de lanzamiento (Agosto del 2016) hizo que el título haya pasado algo desapercibido, quedando muy lejos de los números de su entrega anterior.

Nos situamos dos años después de los acontecimientos que vivimos en Human Revolution, conocidos como "el incidente" donde la humanidad pudo comprobar el peligro de los aumentados biomecánicamente (aumens) y los poderes políticos debaten la necesidad de controlarlos de forma más estricta.

En esa situación, los grupos pro-aumens y los pro-humanos se atacan mutuamente, provocando múltiples ataques terroristas que obligan a la Interpol a formar un grupo especial anti-terrorista con diferentes bases repartidas por el mundo. Adam Jensen, protagonista de Human Revolution, un ser humano aumentado con características únicas, formará parte del equipo del GO29 situado en Praga, una de las ciudades donde más se refleja la división entre humanos y aumens, con estrictos controles para estos últimos y un gueto situado en las afueras donde resultan maltratados por las fuerzas policiales.

No obstante, Jensen no olvida al grupo que provocó toda esta situación: los Illuminati, poderes fácticos que mueven los hilos de la sociedad a espaldas de ésta para poder controlarla a su antojo. Por ello, también colaborará con el grupo de hackers Juggernaut, actuando como un doble agente que intenta aprovechar su posición en la Interpol para desenmascarar a los líderes Illuminati.

El planteamiento, pues, resulta interesante, pero queda muy penalizado por un pésimo protagonista. Adam Jensen ya era soso en Human Revolution, pero por lo menos nos planteaba el debate de que él no pidió ser aumentado y podía resultar creíble en esa lucha entre humanos o aumens. Sin embargo, en esta secuela queda bastante claro que estamos a favor de los derechos de los aumentados, aunque tenemos que combatir contra los que usan el terrorismo para sembrar el caos. Las pocas decisiones realmente relevantes de la trama (Tendremos... Dos que de verdad nos podrían impedir seguir el otro camino y una de ellas es posible alterarla para que podamos hacer ambas), que no solventa ninguno de los elementos importantes y lo deja todo planteado para una hipotética tercera entrega, hace que se quede un cierto regustillo a que, aunque interesante, todo el juego se queda en un incidente sin gran peso global.

A pesar de ello, representa de forma fantástica la situación de los aumentados y cómo la sociedad se intenta defender de ellos, a veces de forma demasiado radical. La muestra de Praga, una ciudad europea vista por un estudio americano, queda un poco trastocada porque la mayoría de nuestras conversaciones son en un perfecto inglés (o español, que el título está subtitulado y doblado a nuestro idioma) y los que solo nos hablan en checo o usan mal el inglés son una abrumadora minoría. Que, a ver, se entiende por simplicidad, pero hubiera sido una buena ocasión de jugar con la barrera del idioma en un país donde no todos tendrían por qué controlar el nuestro. Un aumento del tipo "traducción simultanea" para corregir ese problema (y, quien no lo adquiera, no podrá entender ciertas conversaciones) hubiera sido realmente interesante.

Vamos, que toda la trama resulta menos interesante y/o reveladora que Human Revolution, algo que tampoco ayudan a corregir los escenarios descargables, que son incluso más inconexos que The Missing Link, el gran DLC de la anterior entrega. No llegan a ofrecer, si quiera, algún planteamiento concreto interesante en términos de trama, con reglas especiales o únicas, estando completamente separados de la trama principal, al darnos a un Jensen pre-configurado para las mismas, sin poder usar el de nuestra partida normal.

Mankind Divided avanza muy poco con respecto al sistema de juego de Human Revolution: el sistema de cobertura está más pulido, tenemos unos cuantos aumentos nuevos, la posibilidad de mejorar armas, un pequeño teletransporte, hackeo a distancia, ataques tesla, cambios en el sistema de energía y la posibilidad de evitar todos los combates contra jefes del juego (Salvo uno, que igualmente se puede vencer sin uso de munición letal). Eso sí, ir en sigilo ya no reporta tanta ventaja de experiencia como en el título anterior, aunque sigue siendo especialmente satisfactoria para los fans de los RPGs, ya que permite completar todos los escenarios sin dar un solo tiro (O igual alguno puntual, pero sin hacer mucho ruido).

Por lo tanto, tendremos los escenarios abiertos de Praga, por la que nos moveremos entre sus barrios bastante amplios usando el metro. En esas zonas, mientras nos movemos para acudir a las misiones principales, también podremos "bichear" todo lo que nos apetezca y hackear puertas cerradas (Ojo, que si nos ve alguien, pueden avisar a la policía), ordenadores, meternos por rendijas... Y lograr encontrar equipo o suministros como programas para hackear más fácilmente, munición, armas, alcohol, dinero... O coleccionables, que tendremos multitud de ellos, imposibles de lograr sin usar guías porque obligan a buscar en sitios extremadamente concretos.

En esas partes también recibiremos misiones opcionales, que siempre resultarán interesantes en términos de experiencia y como historias alternativas o incluso complementarias de la principal (Todas las de David Sarif, por ejemplo), aunque también encontraremos mucha información inconexa o incluso podremos adelantarnos a los acontecimientos y colarnos en sitios mucho antes de que efectivamente nos manden allí a hacer algo.

La clave estará en cómo configuremos los aumentos de Jensen, de los que quizás tenemos acceso a demasiadas opciones poderosas muy rápidamente. Así, si queréis ser los reyes del hackeo (con mucho mejor apartado visual que la entrega anterior, aunque el mismo funcionamiento) será posible poder hackear cualquier dispositivo casi desde el comienzo del juego si nos centramos en ello, de igual forma que podremos mejorar nuestro radar para poder infiltrarnos mejor o ganar ciertos aumentos que nos abran otros caminos, como la posibilidad de romper paredes/elementos debilitados, levantar objetos pesados, ver a través de las paredes, hackear a distancia o teletransportarnos.

Igualmente, podremos probar el acercamiento inverso y ser auténticas bestias del combate: pulso firme, tiempo bala, aumento de resistencia física y/o armadura, usos de cobertura y tiroteos masivos... O un híbrido entre ambas y tener recursos para afrontar cualquier situación. La decisión será de cada jugador y ese es de los elementos que mejor funciona: Mankind Divided será un juego muy diferente dependiendo de cómo lo enfoques y cómo configures a tu Jensen.

No siempre estaremos moviéndonos por entornos abiertos de Praga, ya que la historia nos llevará a diferentes localizaciones cerradas, pero igualmente amplias, donde seguiremos contando con multitud de rendijas para colarnos como fantasmas o poder usar nuestro armamento para abrirnos paso. Esas "bases" tendrán mapeados realmente creíbles y brillantes, haciendo que disfrutemos de lo lindo perdiéndonos por ellos mientras intentamos llegar a nuestro objetivo... O lograr más recursos.

Mankind Divided es tan divertido y entretenido como Human Revolution, con la mención especial para la parte final del juego, donde viviremos muchas condiciones especiales que nos harán tener que usar al máximo nuestros recursos.

Si no realizas misiones secundarias y vas a saco por la historia, es posible acabar Mankind Divided en unas 15 horas, pero lo normal es que nos lleve más o menos el doble, haciéndolo un título de 30 horas que se puede expandir si quieres hacerte con todos los coleccionables y/o Logros.

Debido a que se trata de una secuela y se entiende que Jensen tiene ya bastantes aumentos "de fábrica", puede resultar algo fácil, sobre todo si se abusan de ciertas mejoras, ya que elementos como la invisibilidad, teletransporte, invulnerabilidad o hackeo pueden permitirnos saltarnos partes que serán bastante complejas. Que el modo de dificultad "Difícil" se base en penalizar nuestra salud y energía, reforzando puntería y salud de los enemigos, cuando si los pillamos por sorpresa es posible derrotarlos de un golpe y es posible evitar todo combate en el juego... Hace que solo en caso de que lo juguemos como un Shooter podremos notar este aspecto.

También contaremos con un modo de juego completamente independiente llamado "Breach" en el que actuaremos dentro de un entorno cibernético para robar datos y, obtener premios según nuestra velocidad/efectividad para ir adquiriendo mejoras con las que afrontar más misiones de este tipo. No es particularmente interesante y permite el uso de dinero real, pero puede ser una forma de expandir aún más nuestro tiempo jugando, aunque dista de ser tan divertido como el título normal.

Aunque se nota la mejora con respecto a Human Revolution y luce bastante bien en términos generales, Mankind Divided dista de ser un título que destaque dentro de esta nueva generación por su apartado técnico. La imagen que podéis ver arriba es de los pocos vídeos realizados con motor pre-renderizado, optando en el resto de conversaciones por el motor del juego, que al recurrir a la vista en primera persona falla bastante a la hora de representar bien los rostros, a una distancia abismal de obras como The Witcher III: Wild Hunt, con un Jensen que repite los mismos gestos una y otra vez.

Además, los tiempos de carga cuando nos movemos entre zonas (al menos en PC) son bastante largos (Dos minutos o incluso más) y el rendimiento nos deja ciertos tirones en algunos momentos. A parte, los controles funcionarán bien, pero pueden volverse algo torpes en los saltos, donde no ayuda para nada la vista en primera persona y la física salta por los aires si intentas montar escaleras improvisadas acumulando elementos del escenario. Elementos que, por cierto, serán demasiados y resulta bastante engorroso que se marquen de la misma forma que cualquier consumible, haciendo que muchas veces acabemos cogiendo cajas o cosas similares que sólo valen para lanzarlas y despistar a los enemigos, sin poder ver tan fácilmente elementos como tablets con información, credichips, piezas con las que mejorar armas o fabricar instrumentos o cosas por el estilo.

La música quedará siempre en un segundo plano, salvo en ciertas escenas, creando un fondo concreto "tipo tensión/infiltración" que pasa bastante desapercibido. Las voces en inglés resultan sorprendentemente pobres (Jensen tiene una voz mucho menos "rasposa", por ejemplo) y los subtítulos no lo cubren todo (como conversaciones entre NPCs), por lo que se agradece que contemos con un completo doblaje al español. Eso sí, la voz de Jensen no se parece en nada a la original y, por si fuese poco, los archivos de audio (De nuevo, al menos en PC) se entremezclan más de una vez, de forma que escucharemos frases repetidas cuando están diciendo otra cosa o veremos que los personajes no están moviendo la boca para hablar

Es decir, que todo este aspecto, sin ser malo, sí que resulta bastante mejorable.

Deus Ex: Mankind Divided gustará a todos los que disfrutaron de Human Revolution, pero no es una gran entrega en términos generales. Las mejoras o cambios no resultan tan notables. La trama, aunque con buena ambientación, sólo cierra un incidente concreto y lo deja todo abierto para el futuro. El aspecto técnico queda muy lejos de lo que puede ofrecer esta nueva generación y, bueno, si has jugado a la entrega anterior, tampoco resultará un título demasiado complicado.

Es entretenido y ofrece mucha variedad según cómo el jugador quiera enfocarlo, pero no resulta tan prácticamente imprescindible como fue Human Revolution para la pasada generación, donde la obra de Eidos sólo rivalizaba con Dishonored a la hora de mostrarnos una nueva e interesante forma de enfocar el combate y la infiltración a partes iguales.

Teniendo en cuenta que estuvo tirado de precio estas pasadas Navidades (Menos de 17 € en Steam, algo más en PSN y XBL), quizás sea mejor esperar a otra rebaja por el estilo para poder disfrutarlo. En serio, no es decepcionante, simplemente no sorprende ni brilla tanto como Human Revolution, lo cual  dista de ser realmente malo. Simplemente, esperamos que, en la próxima entrega, Eidos Montreal "aumente" un poco más el título y sea capaz de ofrecer un mejor cierre a la historia de Jensen y pase de "un buen juego" a volver a ser un grande.

3 comentarios:

  1. Vamos, que se queda en título muy continuista que no expande a nuevas cotas lo visto en la anterior entrega, que a mí personalmente me gustó mucho. Lo tengo en PS4 desde hace un mes o dos y me salió barato, aunque aún no lo he empezado. Por lo que cuentas, supongo que me gustará pero le falta algo.

    La fecha en sí podía ser propicia para haber rellenado el flojón agosto, pero es que no acompañó ni la política de DLCs ni el tema técnico, tampoco el rendimiento inicial en PC ni que se supiera muy pronto que quedaba abiertísimo.

    ResponderEliminar
  2. En líneas generales estoy de acuerdo. Creo que el apartado técnico cumple, el doblaje en español me parece bastante malo en comparación con el doblaje en inglés. Y bueno, aún sin haber jugado el dlc, la trama flojea aunque es entretenida y se nota muchísimo el cliffhanger al final.

    A pesar de todo es un juego que me ha dejado con ganas de más después de cada sesión y eso es algo que de verdad me parece importante. Para mí la inmersión que consiguen estos Deus Ex es genial y creo que todo el que pueda y le interese debe darle una oportunidad.

    ResponderEliminar
  3. Es un titulo que se disfruta mucho, aunque a mi me dejo con un sabor algo amargo en cuanto a la duración y los interminables tiempos de carga en pc. Sigo prefiriendo el primer Deus Ex y el Human Revolution a este. Para los que arrancaron con Human Revolution va a ser una pasada.

    ResponderEliminar