viernes, 25 de noviembre de 2016

La magia de Pokémon

Hace año y medio, Desaya se preguntaba si la serie Pokémon había perdido toda su magia, centrándose sobre todo en el aspecto competitivo de la saga de Game Freak, que puede llegar a hacer que perdiéramos interés por la parte de historia para centrarnos en el verdadero (y único) reto real que nos plantean los títulos: los combates online.

Ahora tenemos a Pokémon Edición Sol/Luna en nuestras manos y creo comprender un poco mejor ese aspecto de "magia" que parece perderse, sobre todo porque, aunque yo sí se la estoy encontrando, puedo detectar clarísimamente a los que no solo no se le encuentran: es que nunca podrán recuperar esa magia de la serie por la forma en la que la enfocan.
También hay que decir que esto no es algo que sólo se le puede achacar a los propios jugadores, ya que la campaña promocional de Nintendo con esta entrega, aunque excelente desde el punto de vista comercial, ha resultado un auténtico despropósito para lograr incentivar buena parte del factor mágico de esta saga.

Porque la magia de Pokémon está en el factor descubrimiento, en sorprendernos por la apariencia cada nuevo pokémon desconocido, decidir nuestro grupo apoyado en gustos personales y no en estadísticas y combinaciones ideales, en disfrutar de la ambientación de cada región (Ahí Alola sí está resultando eficiente) y, en resumen, en jugar como la primera vez que jugamos a esta saga, cuando nos embrujó con su encanto.

Al comprender eso, resulta más sencillo asimilar por qué para muchos esta saga está perdiendo su encanto. Evidentemente, el factor de la edad siempre estará presente, ya que no son las mismas circunstancias las que vivimos ahora que cuando entramos en esta saga, que ya tiene 20 años a sus espaldas. No es lo mismo jugar con 14 años que con 24, pero en general, y no solo desde un punto de vista negativo, pero la cuestión es que cuando creces también vas ganando un bagaje de títulos, lo cual hace que ciertas mecánicas y elementos de una serie con tantas entregas se te vayan haciendo menos interesantes, fuera parte del factor nostálgico, ya que no te vas a sorprender tan fácilmente. Si a esto le añadimos la indiscutible infantilidad de la serie, muchos jugadores considerarán que "ya no deberían jugar a Pokémon", lo cual resulta un tanto triste, pero pasa.

Parte de esa sensación, que no tiene por qué llegar a extremos absolutos pero que suele aparecer en todos, aunque sea en menor medida, hace que cada nuevo pokémon revelado sea criticado "por ser demasiado feo", con los ya clásicos "en mi generación sí que habían buenos pokémon", "se están quedando sin ideas" y frases por el estilo, que hacen que ya miren con recelo a la nueva entrega.

La solución de este problema hubiera sido no realizar una promoción tan explícita como la de Sol y Luna, donde básicamente todos los pokémon de esta generación han sido presentados antes del lanzamiento del título. Esto hizo que, quien hubiera visto todos los vídeos, ya sabría lo que se iba a encontrar, con sus fortalezas y debilidades, de forma que el factor descubrimiento, tan importante en esta saga, se pierde de forma evidente.

A esto se le une la comunidad de internet, que en lo que respecta a Pokémon es enorme, con multitud de páginas específicas dedicadas en exclusiva a esta saga y toda la prensa de videojuegos logrando miles de visitas con cada nueva noticia.

Con esto no quiero decir que sea mala la existencia de estas páginas (Más bien todo lo contrario), pero sí que se crea un efecto multiplicador de la información que hace que tengas que andar con pies de plomo y olvidar cosas que ves, aunque sea de refilón, si quieres sorprenderte con ciertos pokémon que aparecen en esta nueva entrega. En el plano personal, me ha servido, porque hay dos pokémon en concreto que, de momento, me están encantando y a ello ayudó que no supiera de su existencia hasta que los vi por primera vez dentro del juego.

Lamentablemente, como cualquier comunidad, también esta serie nos presenta aspectos implícitamente nocivos para los juegos y que, como son sagas tan importantes, aunque el porcentaje sea bajo, no es difícil encontrar muchas razones por las que desilusionarte.

Aquí tendríamos que tratar de los que han jugado de forma ilegal al título y empezaron como una semana antes que el resto, los que usan hacks para lograr a todos los pokémon, variocolor, con las estadísticas perfectas, introduciendo incluso a pokémon que no deberían existir aún en Alola... Aspectos que arruinan la experiencia de otros jugadores porque nunca es de tu agrado jugar en inferioridad de condiciones con alguien que no solo no ha pagado por el título, es que encima te va a hacer trampas.

Además, eso también hace que se cree un agravio comparativo que penaliza a los jugadores que se esfuerzan (mucho) por lograr a un pokémon que les gusta con estadísticas perfectas o variocolor, ya que aunque sea más sencillo en estas últimas ediciones, requiere su tiempo y dedicación que muchos no comprenderán, porque el resultado no será diferente del que gastó menos de cinco minutos en hacerlo con un programa.

Así, entre unos y otros, se ha creado una sensación extraña que, por lo menos, parece que no ha alterado el disfrute que muchos están teniendo con Sol y Luna (me incluyo en estos últimos), ya que no fuimos tan "contaminados" por el exceso de información oficial, estamos evitando el aspecto competitivo y el choque con jugadores tramposos y, al menos por mi parte, puedo decir que me gusta este esfuerzo por crear una ambientación y un estilo diferenciado en esta última entrega, que resulta realmente fresco y permite recuperar esas sensaciones "mágicas" que tiene esta saga.

No saber el tipo que afecta a un pokémon desconocido, ver de nuevo a algunos clásicos, probar cosas diferentes, no tener que preocuparte de números y estadísticas ideales porque ya habrá tiempo de ello, entrenar solo lo justo para seguir avanzando, sufrir con algunas desventajas de tipo, dudar de cómo crear a nuestro grupo no porque queramos cubrir todas las posibles debilidades, sino porque queremos ver lo que ofrece cada pokémon nuevo... Todas esas cosas que sentimos de niños, cuando no teníamos internet para ver cómo evolucionaba un pokémon y nos enterábamos por el boca a boca (Algunos todavía están indignados porque ese álbum oficial decía que Farfetch'd evolucionaba a Doduo), cuando rumores como Pikablu eran producto de la imaginación infantil y no un leak de algún medio o un fakemon de turno para generar visitas, cuando elegíamos movimientos por criterios de combate puro y no pensando en una forma de contrarrestar cierto metajuego...

Pokémon sigue teniendo su magia, lo que pasa es que, cual historia de Peter Pan, es fácil dejar de notarla si nos rodeamos de un ambiente serio y competitivo, más propio del mundo adulto. A esta saga, al igual que Inazuma Eleven o Yokai Watch, hay que intentar entrar con ojos de niño para verle todos esos elementos fantásticos que siguen ahí, pero que se difuminan con el paso de los años.

En resumen: divirtámonos, que para eso se supone que son los videojuegos.

9 comentarios:

  1. A mi me está encantando Alola. Al final se acabará convirtiendo de mis favoritas junto con estas ediciones. Y ya es decir, que en mi top 1 tengo a HeartGold/SoulSilver y son palabras mayores. Llevo alrededor de 15 horas y la satisfacción en (casi) todo es plena. Veremos cómo continúa la cosa, que voy por la segunda prueba de la segunda isla, que voy a mi ritmo saboreando cada paso que doy por esta exótica región e intentando descubrir muchos Pokémon que 'olvidé' de cuando los vi en los tráileres, tratando de hacer un equipo equilibrado... en fin, ando buscando esa magia que mencionas que procuro seguir teniendo aunque hayan pasado tantos años de mi primer acercamiento a esta gran franquicia, allá por 1999.

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha pasado algo similar. Evité mirar todo lo que pude información sobre los juegos y los pokémon antes de que salieran. De hecho tenía unas expectativas bajas, precisamente por el desgaste que comentas, pero al empezar el juego de momento me está gustando mucho.

    ResponderEliminar
  3. "hay que intentar entrar con ojos de niño"

    Creo que faltó mencionar la otra cara de la moneda con respecto a esta frase: Entre más veas y pienses como ese niño, más eres presa fácil de caer en engaños aún por cuan todo se vea de lo lindo, por lo que tener escepticismo no es un pecado.

    Mi principal inconveniente con estos juegos es el hecho de que muchos de los factores se engloban en un solo problema: Todas las innovaciones planteadas tenían toda la oportunidad perfecta de ser ejecutadas en las generaciones anteriores. Caso, la variedad de Pokemon con respecto a la ambientación o en sí las nuevas formas Alola, tienen un mejor sentido en la 3ra generación, ¿o me vana decir que el implicar un cambio climático drástico no es motivo para generar algún cambio en los Pokemon para poder adaptarse?

    ResponderEliminar
  4. Yo no sabía nada. Pero nada nada, se ve que lo del Rattatta negro era vox populi desde hace siglos y yo no tenía ni idea, mi conocimiento del juego era:

    -Se llaman sol luna, y hay un león y un murciélagocosa en las portadas.
    -No hay medallas ni liga? La gente decía cuando Ash estaba en la liga hace unos meses que la siguiente región no tendría liga, se referían a esta?
    -La ambientación es tropical? Creo?
    -Hay un exegguttor de cuello largo del que todo el mundo hace memes.

    A esto junto unas cosas de las que se quejó fuera de contexto un amigo mío cuando salió ya en USA, léase:

    -Han mejorado Granizo.
    -Le han quitado levitación a Ghastly.
    -El inicial de fuego es un gato.

    Así que entré a ciegas, y es probablemente el mejor juego de pokémon al que he jugado, y el más inesperado. Es a efectos prácticos un Zelda con pokémones y personajes interesantes, tiene sentido del humor, ha afilado un montón de problemas endémicos de la saga en manejo de cosas secundarias, y es.... no difícil, en absoluto, pero más difícil que X-Y, lo cual ya es algo. Hay entrenadores secretos y combates secretos y subquests y cosas de estas por todas partes.

    Y yo no sabía nada. Se podía llegar sin saber nada, gente.

    Pero como todo comentario mío en este blog tiene que ser negativo, vamos a listar minucias que me molestan:

    -El bolsillo de poké balls y el de objetos generales es el mismo en la mochila.
    -Temáticamente, siempre me ha molestado montar en cosas vivas en videojuegos.
    -La OST es insalvable. Y no "tiene una parte floja", no "las canciones buenas cubren las malas" no "monótona pero no se nota", insalvable de insalvable. He encontrado como dos temas genuinamente chulos y dos que no molesta oír contra una treintena de cosas horribles. Todos los temas recurrentes, los de batalla, de mundo, de mapa, de ciudades, son crueles a mis oídos. La única razón por la que nunca me había dado cuenta de lo mucho que odio la samba y las fusiones tropicales en bandas sonoras es porque siempre son canciones situacionales, que acompañan m,omentos y lugares y situaciones específicos. Esto es una banda sonora construida con ellas como base y estoy perdiendo la cordura a toda velocidad. Salvadme.

    Pero sí, es un juego de pokémon del que me está gustando jugar la historia. No la aventura, la historia. ¿Cuándo fue la última vez que pensé esto?

    ResponderEliminar
  5. He de decir que me ha encantado la entrada y la reflexión que haces, y es que estoy totalmente de acuerdo con ella, y cada vez que hablo con alguien sobre este tema, les digo lo mismo.

    Desde que se anunciaron las ediciones he intentado mantenerme al margen de cualquier vídeo y/o noticia que salía a la luz. Lo único que me interesaba saber eran los iniciales, para saber qué escoger, y los legendarios, para decidir qué edición comprar. El resto, sorpresa. Es verdad que a veces es inevitable comerte algún spoiler sin quererlo con solo abrir un momento YouTube, Twitter o cualquier red social, pero tengo suerte de haber llegado prácticamente virgen a los juegos.

    Y es que es la mejor manera de disfrutarlos. No entiendo esa obsesión por mostrar y querer concoer tanto contenido antes de la salida del juego, le quita mucha magia y gracia al juego. ¿Saber cuál es el Pokémon más fuerte? Qué más da, lo bonito es disfrutar la historia descubriendo nuevos Pokémon, probando cuáles nos interesa más tener en el equipo, ver qué tipo tiene cada uno,... Y una vez pases la historia, ya será momento de entrenar.

    No sé, es mi manera de verlo. Por ahora Alola me está gustando; si bien es muy diferente a lo que estamos acostumbrados, especialmente en el tema gimnasios, hasta no avanzar más en el juego no puedo dar una opinión sólida, pero creo que lo han hecho bien.

    En fin, muy buen artículo :)
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Por qué no siguieron jugando a pokemon esmeralda??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El capítulo final está acabado, lo que pasa es que como estamos sacando entradas continuamente, no ha habido tiempo para darle un hueco. Tampoco es tan interesante, siendo realistas.

      Eliminar
    2. Ahora quiero ver un "En anteriores episodios..." clavado al principio.

      Eliminar
    3. Jaajj es cierto pero igual me entretenía leyendolos, por eso la pregunta. Saludoss sigan así se han ganado un nuevo asiduo lector de su página

      Eliminar