sábado, 13 de febrero de 2016

[Opinión] El RPG que nos dejó mejor sensación tras acabarlo.

Como sabéis, en el blog tenemos la sección "Pregunta a Adell" para que expongáis las cuestiones que os parezcan oportunas sobre el género, el blog o cualquier otro tema que os apetezca tratar conmigo. De hecho, ya va tocando preparar una nueva entrega porque tenemos bastantes preguntas acumuladas y ahí abriremos la sección a algunos de nuestros colaboradores, que también podrán responder a vuestras cuestiones, si os apetece incluirlos en esta dinámica.

De esas cuestiones muchas veces han salido entradas o incluso secciones completas de Destino RPG y, bueno, esta es una de ellas, ya que esta entrada surgió de una pregunta que recibimos en el Ask del blog:

¿Cuál ha sido el RPG que mejor sensación te ha dejado tras acabarlo? De eso que dices "que rabia que se acabe ya esta partida que hice, porque lo disfruté muchísimo"

Esta cuestión, además, añadía una petición expresa a que los colaboradores del blog también expresaran su opinión, así que hemos estado recopilando sus impresiones para que la mayoría pudiese contarnos cuáles fueron esos títulos que les dejaron esa sensación.

Así, pues, esta será una entrada muy personal para cada uno de nosotros, por lo que esperamos que os gusten nuestras impresiones.
SAIFOGEO

Venga, vamos allá, aunque me es muy difícil elegir, han habido montones de RPGs que me han dejado esa sensación.

De manera general, disfruto de un RPG al máximo y me sumerjo demasiado en la historia pero, bueno, si tuviera que decir uno en concreto, supongo que sería Suikoden V.

Fue uno de los primeros RPG que toqué "tras conocer lo que era un RPG" (Ya había jugado a Pokémon, Kingdom Hearts y Final Fantasy X). La cosa es que el mundo generado alrededor me pareció tan envolvente, donde cada personaje tenía su vida, no todo eran combates por turnos, las batallas tácticas y los duelos, el poder disfrutar dando vueltas por el mundo y que un personaje de una ciudad perdida se te uniera... A mi me pareció grandioso, quería dar más y más vueltas para conocer todos los secretos de los personajes y fui dilatando el final lo máximo posible (pero tras el dinero que le dejaba al del Video Club, ya había que acabar), y al conseguirlo... Demasiadas emociones juntas.

Soy demasiado simple/sensible :´)


M2HERO


Como diría Patrick Rothfuss (genial escritor de "El Nombre del Viento" y "El Temor de un Hombre Sabio"), esta interesantísima pregunta se merece una respuesta triple. Triple porque, si me paro a pensarlo detenidamente, tres han sido los RPGs que mejor sensación me han dejado al acabarlos. Me tomo esto como el "poso" que te deja el juego al acabártelo, que te tiene unos días después embelesado y que luego perdura en tu memoria (sensaciones). Eso no significa que sean mis tres RPGs preferidos, aunque desde luego, cerca se quedan (tranquilos, sólo hay spoilers en el tercero).

El primero de ellos es Chrono Trigger, un título que empecé media docena de veces sin llegar a avanzar demasiado (por diferentes motivos) hasta que me animé de nuevo en el momento propicio y fue como ir cuesta abajo y sin frenos. Clásico inmortal donde los haya, supongo que no es fácil jugar en 2012 (ese año diría que fue) a un título de Super Nintendo y que te parezca, a días, el mejor RPG que has jugado en tu vida, tal es mi caso. Cuando nada más acabarlo tienes esa sensación y luego el mismo pensamiento se mantiene durante los años venideros, es por algo. :P

El segundo sería Lost Odyssey. Según como uno sea, acompañar a los inmortales durante las decenas de horas que supone el título de Mistwalker supone un auténtico tour de force emocional, donde es muy sencillo reír... pero también llorar (más discretamente o a lágrima viva, eso ya depende de la situación y de uno ^^u). La sensación al acabarlo fue justo esa: había entrado en el juego que Sakaguchi y su equipo querían. Me había emocionado, había sufrido, había reído, había tenido la lágrima en el borde del ojo y el corazón en un puño, ya fuera con la historia principal o con los "sueños". Que te quedes tocado varios días después de acabarlo y te apene despedirte de Kaim y compañía es como acabar un buen libro: una triste sensación que indica que tras lo narrado se escondía grandeza.

Y el tercero y con el que sin duda me quedaría si tuviera que elegir sólo uno (ahora viene cuando Adell borra todo lo de arriba xD -Hey, no os corto tanto... Creo xD) es Mass Effect 2, alerta porque se colará algún SPOILER. Vale que el juego de Bioware acaba con un cliffhanger como una casa, pero es que a mí me pareció tan climática la "misión suicida" que mientras pasaban las letras de crédito estaba sin aliento y dando saltos de alegría por el hecho de que fuera a haber una tercera parte. Toda la experiencia de encarnar al Comandante Shepard, todo el camino que empecé a recorrer en el primer juego, había cobrado sentido como pocas veces antes en otro RPG (hablo a nivel de inmersión) gracias a ese trepidante final. Perdí a Tali, pero supe que no había marcha atrás: los errores se cometen y en la guerra (también en la espacial) se pagan. Vale que es un poco de trampa porque sabía que la historia seguiría en la tercera parte, pero si hubiera acabado en ese momento, me destrozan vivo.

ASTARA

Seguramente, si me hubieran hecho esta pregunta hace dos meses, habría contestado sin lugar a dudas Final Fantasy IX, por todo lo que ha significado para mi. La trilogía Mass Effect y Tales of Symphonia se encuentran muy cercanos a la cima, pero ha ocurrido algo: He descubierto Trails in the Sky, y lo ha cambiado absolutamente todo.

Primero he de decir que al igual que entiendo a toda la trilogía de Mass Effect como un único juego, con Trails in the Sky me ocurre exactamente igual. Han sido algo más de 100 horas entre ambos capítulos y, aunque aún me falta el capítulo final, al que estoy jugando en estos momentos, puedo decir, sin temor a equivocarme, que Trails in the Sky se ha convertido, con diferencia, en el RPG que mejor sabor de boca me ha dejado al terminarlo. Con un inicio bastante lento, pero necesario para afianzar toda la trama que el juego es capaz de ejecutar de forma magistral, con giros de guión que te dan ganas directamente de levantarte, aplaudir y preguntarte qué hacías sin jugar a esta maravilla, Trails in the Sky está, ahora mismo, entre mis RPGs favoritos.

Absolutamente todo en el juego es brillante, y cualquier amante del género debe de probarlo. Es más, tras lo visto en los últimos capítulos, se me antoja necesario para acabar de entender Cold Steel, juego que empezaré en relativamente poco tiempo y sé que estará a la altura de las circunstancias. Quizás podríais decir que tengo el juego demasiado reciente y que me estoy dejando llevar por la emoción, pero no. Trails in the Sky roza la perfección en prácticamente todos sus apartados, y sé que está llegando a su fin. Y eso me duele. Pero más me duele saber que, a partir de ahora, la gran mayoría de RPGs estarán, como poco, un paso por detrás de esta obra maestra. Nihon Falcom, habéis creado algo muy grande.

LUXAR COLE

En mi caso apuntad Final Fantasy VI, lo considero la perfección hecha videojuego. Su historia, su villano, sus personajes, su sistema de juego... Todo está pulido hasta el extremo, aparte de que llegó en un momento en el que me hacía falta vivir una historia así y llorar como un descosido en ciertas ocasiones.

Así a grandes rasgos esas son las razones, pero si se hace una entrada más extensa las puliría y precisaría más, para intentar cazar a más gente que se una a mi lado oscuro. :P

También apunto, aunque sea controvertido, The Legend of Zelda: Twilight Princess. Yo no lo considero un RPG, pero mucha otra gente sí y al final acabo confundido, así que yo lo dejo caer. También es muy importante en mi vida, sin duda. No diría que ninguno me dejó con ganas de más, son perfectos tal y como son, mejor que no estiren el chicle *ejem*Bravely Default*ejem*.

NAYIMI

La verdad es que es una pregunta difícil de contestar para mí. Casi todos los RPGs que he jugado y me han gustado en términos generales me han dejado la sensación al final de "y ahora, ¿qué?".

Pero, bueno, si puedo poner más de uno, diría que mi top 3 es:
  • Final Fantasy VII: no porque piense que es el juegazo de los juegazos (no soy una fangirl), sino simplemente porque es el primer JRPG al que he jugado en mi vida. En su momento, estuve "on fire" con él, tenía 14 o 15 añitos y, cuando terminé, no sabía qué hacer con mi vida... principalmente porque no sabía a qué jugar xD La verdad es que me dio mucha pena terminarlo. Si bien he de decir que me pasó con todos los Final Fantasy del VII al X. De ahí en adelante... no. ^^U
  • SMT: Persona 4: ¿Cómo no? Tenía que salir. Considero que es mi RPG favorito, tanto por historia, como por jugabilidad. He reído, llorado y pasado miedo durante toda la partida, a parte de sufrir con su dificultad, pero sin llegar a ser desesperante. Una banda sonora de 10, una historia genial en todos los ámbitos y una ambientación que, si te mola el rollo manga, es genial. Los únicos fallos: que esté exclusivamente en inglés (no por mí, sino porque esto hace que llegue a menos público) y que el protagonista sea mudo. Explico esto último: entiendo que tengas que hacer tú las elecciones, pero me gustaría que al menos estuvieran dobladas o que, como hicieron en Tales of Xillia 2, se pueda oír su voz en una partida nueva +.
  • Kingdom Hearts: en su momento, cuando me lo enseñó un amigo, pensé que era muy infantiloide, pero al final me animé a jugarlo y la perfecta fusión de Disney con el universo Final Fantasy con algunos personajes originales, me encantó en todos los sentidos. Recuerdo mi primera partida, que subí mogollón de nivel, me pegué chopocientas veces con Sephiroth, conseguí todas las armas... y al terminarlo... no supe qué hacer. Y mira que me pasé la parte final veces, por amor al arte (como farmeaba Vientos Recios al lado de la puerta, a veces me daba la vena y entraba xD). 
Bueno, diría que así vale. De los juegos que hay ahora, la verdad es que no me pasa tan a menudo. Tal vez sea porque la mayoría de ellos llevan un post game justo después del final que hace que ver las últimas escenas no sea tan... no sé, ¿definitivo?. Hablando, obviamente de JRPGs. Si nos salimos del género, me ha pasado con el Assassin's Creed 2, con el Tomb Raider y con  The Last of Us. xD 

Aunque quizás los valoro en menor medida porque son juegos mucho más cortos.

MACROX

Voy a responder a la pregunta dándole un enfoque especial: La evolución de nuestros personajes es un punto clave de muchos de nuestros RPGs favoritos y esto nos lleva a que, si hemos disfrutado mucho el juego, se traduzca a querer llevar esa evolución al máximo, intentando desbloquear todas las habilidades secretas, las mejores armas, etc. Pues bien, ¿no os ha pasado que cuando llegamos al final de estos juegos, cuando por fin llegamos a ese "nivel superior", todo se acaba sin apenas más retos? Seguro que tenéis algún ejemplo,pero yo voy a repasar los míos. ;)
  • Persona 3: Disfruté muchísimo este juego y fue casi adictivo hasta el final. Las horas pasaban volando mientras mejoraba a mis personajes, Social Links, etc. No es casi hasta el final cuando por fin se tiene acceso a los mejores Personas y una combinación que permite hacer 9999 de daño en un solo golpe, mientras que recargabas todo tu PM al finalizar la batalla, la combinación era imparable... así que cuando la obtuve deduje que el único reto que me quedaba era el jefe final (sin contar poder reírme de la muerte con esta estrategia, después de tanto tiempo huyendo de ella). Me dio bastante rabia que se acabara este juego (sin spoilers, es cierto que tenia un reto adicional, pero también es cierto que no se podía acceder a él hasta NG+) porque llegué a un estado imparable.
  • Bloodborne: Las sensaciones al acabar este juego eran muy buenas. Me resultó exigente, aunque más sencillo que los Dark Souls. Sin embargo, me daba mucha rabia terminar este título y por eso lo dejé meses justo en las puertas del jefe final. Puede resultar raro incluir este juego aqui (muchos están deseando que se termine para sacar pecho de la hazaña), pero en mi caso el hecho de terminar el juego lleva a un inevitable NG+, teniendo que volver al principio, y desbloquear nuevamente todas las áreas. Te esfuerzas enormemente por crear un personaje superior que pueda desenvolverse con "facilidad" por los escenarios que antes te daban problemas... No era lo que me llamaba, así que lo último que quería era terminar mi partida y tener que volver a sufrirlo todo de nuevo.
  • Arc: El crepusculo de las almas: Siendo un RPG normalito, tenia algunas ideas buenas y era entretenido. Una de las curiosidades es que te hacías con un personaje secreto y su habilidad final justo antes del final del juego, todo con misiones opcionales, por supuesto. Era ese el momento en que descubrías que te volvías todopoderoso... Y para casi nada, ya que lo único que te quedara por hacer era acabar la historia y el jefe final. Creo que no ha habido juego que más rabia me dio que se acabara.
ATMEY

En mi caso se ha producido esa sensación de forma que se extiende también a libros y a muchos otros géneros, desde novelas visuales a juegos de Zelda (el magnífico Wind Waker para más señas, nada de lo que dijese le haría justicia). Cabe destacar que muchas veces también influyen factores externos, véase el "no sabía a qué jugar" que tan bien cita Nayimi y que seguramente a todos nos haya pasado alguna vez en nuestras vidas. Pero ya que estamos en Destino RPG, de RPGs toca hablar. Y en este género solo me ha ocurrido con dos obras (y aceptando muy generosamente que una es un RPG, que Adell me dirá que no) a las que le tengo muchísimo cariño. Prueba de ello es que son los dos únicos títulos a los que les he dedicado una entrada particular:

Primero, y coinciendo con Luxar, el Final Fantasy VI. Esa historia que va progresando con momentos climáticos y anticlimáticos, esas referencias mitológicas y literarias, ese grupo coral de personajes y, sobre todo, esos geniales momentos inolvidables acompañados de esa banda sonora magistral... ¿qué puedes hacer una vez has vencido a ese enorme jefe final con su impactante tema musical más allá quedarte en silencio pensando en lo que acabas de presenciar?

Por otro lado, y aunque sea una concesión a mi persona meterlo como RPG para que lo incluya, el Okami. En este caso no influyo demasiado la historia, pero quedé prendado de su maravilloso diseño artístico, entretenida jugabilidad, hilarante sentido del humor combinado con referencias mitológicas e históricas japonesas y esa hermosísima banda sonora. Sí, lo sé, para mí la banda sonora es vital a la hora de conquistarme, pero si ver a Amaterasu corriendo por verdes prados diseñados al estilo de la pintura tradicional japonesa mientras deja un reguero de flores a su paso, todo ello acompañado de emotivas composiciones, no te conmueve en lo más íntimo... es que no tienes corazón. Su única pega, su excesiva facilidad en los enfrentamientos contra los jefes, se te olvida del todo por las composiciones que te ofrece mientras tanto. Y como, igual que el FFVI, tiene una composición que se adapta perfectamente al enfrentamiento final contribuyendo a que la inmersión sea máxima, no puedes sino pensar al terminarlo: cualquier juego que afronte a continuación va a quedar muy desmerecido en comparación.

ZEROMUS

Me la pones difícil ya que los únicos juegos que me han dejado esa sensación no son precisamente RPGs, me refiero a Okami (PS2), Ghost Trick: Phantom Detective (DS) y Fate/Stay Night (PC).

Lo más cercano son juegos que he disfrutado bastante y que cuando llegan a la recta final comprendes que es así como debe terminar, por lo tanto me voy a centrar en estos, me voy a contener de comentarlos con mucha profundidad por si aún hay alguno que no los ha jugado (sí, soy muy partidario de los no-spoilers).

Como bien han dicho, Final Fantasy VI es una obra maestra que enamorará a los jugadores con sus carismáticos personajes, la magistral banda sonora y una historia inolvidable. Es imposible no sentir algo cuando ves al grupo reunido ante el jefe final y la conversación que se da allí, considerando todo lo ocurrido para que esa reunión sea posible y la carga emocional para el jugador (y los personajes).

Cuando terminé el juego por primera vez (la versión de SNES, con todos los bugs y la traducción de Woolsey) no me quedó de otra que dejar el teclado (Nunca tuve una SNES, no me crucifiquen xD) y darle una merecida ronda de aplausos a Square.

Luego está Final Fantasy Tactics, el cual jugué hace unos 10 años, dejé por su complejo sistema de combates y luego retomé para encontrarme con una verdadera joya (como todos los de Matsuno). Personajes bastante humanos que se ven envueltos en un conflicto político-religiosa tan grande que podría destruir a Ivalice como nación. En un mundo sin héroes ni elegidos el protagonista decide luchar por lo que cree correcto, enfrentándose a criminales, oportunistas, corruptos y demonios para ponerle fin a la guerra. La BSO es brutal y hace un trabajo espectacular a la hora de transmitir sentimientos, de hecho considero "Antipyretic" como el tema emblema del juego.

Por último (y no menos importante) está The World Ends With You. El juego puede hacerse pesado a algunos por su cantidad de texto (y más si lo están jugando en inglés) pero aborda perfectamente temas como la depresión, la soledad y la importancia de vivir el día a día.

Con personajes únicos tanto protagonistas como antagonistas se hacen con un lugar especial en el corazón de los jugadores y su historia marca mucho, posiblemente describiéndola como una montaña rusa de emociones en plan "¡No! ¡¿Por qué!?" "¡Sí, me encanta!" "¿Pero qué...?" "¡OH, NO ME LO ESPERABA!". La BSO estilo pop y su ambientación en un Japón actual le dan bastantes puntos a favor (a pesar de ser más fan de la ambientación medieval, que conste). 

Los últimos días son los más fuertes a pesar de ser baste más cortos que los otros y el final es jodidamente satisfactorio. Lo único que se le puede criticar es que no hay suficiente Sho Minamimoto en el juego.

MML
La verdad, la mayor parte de RPGs de mi top podrían ser válidos como respuesta xD

Una buena opción sería Skies of Arcadia. Fue un juego que me enganchó muchísimo en todos sus aspectos. Disfruté mucho de su historia, sistema de combate, incluso de la exploración y dar vueltas por ahí buscando secretos. Cuando lo completé fue una sensación de estas agridulces, el final me gustó y disfrute mucho por el camino, pero seguía queriendo más .Y, por desgracia, nunca hubo más.

Había pensado en meter a Final Fantasy IX, pero a diferencia del anterior, es parte de una saga y si hubo "más" más adelante, aunque con matices pues cada entrega es diferente. :P

Y aunque mi favorito sea Final Fantasy VIII, este no estaría incluido por una razón diferente. Al principio jugué al juego alquilándolo (varias veces, es muy largo) y la tanda final la completé porque un amigo lo tenía y me lo dejó (me lo compré posteriormente), pero como tenía que devolvérselo la sensación final fue más de "Por fin me lo pasé" que de "quiero más", aunque en realidad sí quería más. XD

DROP

Es una pregunta bastante dificil de contestar, principalmente porque hay un problema al responder esto: Actualmente, la mayoría de juegos buenos nos traen la opción de New Game+, por lo que es prácticamente imposible que te vayas a quedar con ganas. Traen cosas ocultas, cosas que dejaste o cosas postgame que te dan contenido adicional a pesar de que ya acabaste el contenido principal.

Refiriéndome a los Final Fantasy clásicos. No he jugado más a allá del X, pero tenían contenido en el propio juego, algo después de acabar la historia y hasta ahí. No puedes seguir después de eso, por lo que son títulos que considero que te dan esa sensación la mayoría de veces. Otros clásicos de Square también me provocaron ese sentimiento, como Chrono Trigger, Brave Fencer Musashi o, Final Fantasy VIII, que serían mis favoritos. Ya si hablas de juegos que TIENES que jugar, pienso que hay una lista enorme en la que que disfrutarías de cada uno de ellos. Ya tenemos multitud de recomendaciones, así que no creo que tenga que añadir ninguno más.

En fin, no sé si sirva pero es lo que pienso :)

DRIVE

A día de hoy, no creo que un RPG me haya dado en la vena tanto como The World Ends With You. Quizás Kingdom Hearts 2, pero lo dudo. 

The Worlds Ends with You fue una experiencia para mí. Era un juego prácticamente desconocido con mala crítica en la única revista que leía (78/100, Nintendo Acción España) pero súper recomendado por las dos personas que conocía que lo habían jugado, y ambos me sabían los gustos y el dente. Así que lo busqué y le di una oportunidad. 

Nunca, fuera de novelas visuales, he sufrido un revés tan fuerte. Me quedé hipnotizado en la primera semana, jugando obsesivamente toda la noche la tarde que lo empecé, yendo a trabajar como un zombi al día siguiente. Los personajes eran magnéticos, la música perfecta, la historia limpia y afilada como un sable nuevo. Me obsesioné con el juego muchísimo, tanto más que no tenía nadie con quién discutirlo fuera del chat de Lineage 2, mi MMO en esos momentos y casi mi única internet. 

Y luego, tal y como había empezado, se acabó. Había un par de finales falsos tirados ahí y aquí. Luego hubo postgame y extras y todo eso, pero eventualmente el pozo se secó, del todo. Una sola ranura de guardado significa que no hay segunda partida a menos que quieras borrar lo obtenido. 

Había un sistema para rejugar capítulos pero no había forma de revivir los momentos. Me obsesioné, claro. Ideé toda clase de interacciones en combate que nadie sabría. Exploré una y otra vez las líneas de diálogo en busca de referencias a cosas que pasaban más tarde. Conseguí todos los drop de todos los enemigos en todas las dificultades. Me impuse el reto de pasarme todo el juego con los pines iniciales. Me impuse el reto de matar a todos los jefes en menos de un minuto cada uno. Lo que FUERA por seguir jugando. Eventualmente dejé de jugar al TWEWY. Mi save sigue ahí, con trescientas horas en un juego de 20-30, intentando conseguir el máximo de inventario posible de todos los objetos de los que se pueden conseguir duplicados. Hasta hice saltar un bug de la versión occidental del juego, que te daba un título de rango inferior otra vez si hacías un overflow ligero en la puntuación total del juego. Jamás me aburrí, ni haciendo lo más tedioso que se pueda imaginar. La única razón por la que dejé de jugar a TWEWY es porque existen demasiados otros juegos que no he jugado, libros que no he leídos, gente que no he conocido, vida por ahí por vivir. Pero si me hubiesen dado más excusas, más gameplay, más cosas, ahí seguiría. Con los auriculares, el Eden Set, y una sonrisa de suficiencia en la boca.

ADELL

Creo que en mi caso las opciones son bastante claras y las he compartido varias veces con todos vosotros. Final Fantasy VII, The World Ends With You, Persona 4 o incluso el reciente Undertale. Son títulos que disfrutas de una forma única, en un momento concreto que puedes revivir sin importar el tiempo que haya pasado y crean una propia "intrahistoria" en tu faceta de jugador.

Final Fantasy VII formó parte de mi obsesión cuando llegué al instituto. Esas dos semanas desde que lo jugué por primera vez hasta que lo compré definitivamente fueron espacio en blanco en mi mente. Tenía que seguir. Especialmente para el recuerdo quedan la primera vez que derroté a Arma Rubí con The End de Cait Sith (La primera y única vez que me salió), cómo entrené hasta el nivel 99 para vencer a Arma Esmeralda o la vez que me quedé jugando 6 horas seguidas (La única vez en mi vida que SENTÍA que me estaba viciando) al snowboard porque me pensaba que logrando un récord concreto me darían algo. (No)

En The World Ends Woth You recuerdo que lo jugaba cuando venía de mi primer trabajo, por la tarde noche y que le contesté a mi hermano que era un juego "pshé", del que no me enteraba mucho, pero avanzaba. Al final, se convirtió en tal experiencia que cuando volví del trabajo al día siguiente de lograrlo todo, no sabía que hacer.

Persona 4 me tuvo ya hypeado y lo pillé de Estados Unidos el día de su lanzamiento. La trama me enganchó desde el primer momento, cada uno de sus personajes me encandiló. Cuando llegué al final malo (Bueno, casi malo, sólo me equivoqué en una respuesta) me repetía "No, no, no, no puede acabar así, no puede", cambiándome a una sensación de victoria gloriosa cuando lo descubres todo.

Undertale... Es que creo que es imposible no acabar con una sonrisa en su final pacifista. Ahí te das cuenta de que igual no quieres que el juego dure más. Debe ser así.

Sin embargo, habéis visto que he puesto a Gungnir de PSP en mi portada y la razón es simple: Es el RPG que me hizo sentir lo de que "no quiero que se acabe" pero porque no debería haber acabado, no podía concebir que todo el buen planteamiento, su buen sistema de juego, las otras naciones, las valkyrias, las armas legendarias... No podía ser que todo acabase en un final acelerado, sin explicar el 50% de las cosas, obviando interesantes huecos argumentales y todas las opciones de respuesta que te dan durante el resto de la historia, algo que solo vale para desbloquear una escena extra. Ese juego podría haber sido tan bueno como Final FantasyTactics o Tactics Ogre, pero se quedó en una mediocridad exclusivamente por ese desarrollo final y cortarlo a toda prisa. Una auténtica pena.


Y, bueno, hasta aquí. Sí, sé que hoy hubiera tocado ver los resultados y una nueva votación para el Salón de la Fama, pero he estado a tope y esta entrada es la que ha salido para el sábado. Ahora me voy con otra tarea, así que ya veremos el domingo qué ha pasado en las votaciones.

Esperamos que os hayan gustado nuestras respuestas a la cuestión de la entrada y, bueno, que vosotros también compartáis las vuestras. ;)

12 comentarios:

  1. Para mí la cosa está clara: Final Fantasy Tactics Advance.

    Curioso que en un juego que va, precísamente, de no vivir en castillos en el aire y de afrontar la realidad me ocurra esto de querer vivir aunque sea un poquito más en ese mundo fantástico, pero así es la vida (?). Parte de ello tendrá que ver con la nostalgia (fue uno de mis primeros RPGs y el que me inició en los RPG tácticos, que a día de hoy siguen siendo mi género favorito), pero algo en la historia me enganchó como hasta ahora no lo ha logrado ningún juego. Y, tal y como os ha pasado a muchos, le dediqué miles de horas en varias partidas (¡Cada verano lo rejuego al 100%!).

    Más recientemente me ha pasado con Trails in the Sky, que es una joya que como bien ha dicho Astara creo que no debería perderse nadie, y con Tales of Zestiria. Este último no será un juego perfecto ni mucho menos, pero de vez en cuando un buen cast de personajes y una historia simple son todo lo que hace falta para que me lo pase como un enano, que al final es lo que cuenta.

    Perdonen el tochaco.

    ResponderEliminar
  2. Pensaba que se te había pasado contestar a la pregunta al no verla en el Twitter del blog (si, la hice yo el otro dia xD y quise extenderla un poco a todos para ver la mayor parte posible de opiniones)

    Pues ha salido una entrada super interesante, estoy muy de acuerdo con gran parte de los juegos comentados, en mi caso el juego que mas pena me dio finiquitar fue el perfect game del DQVIII, tras mas de 600 horas necesarias para conseguir todo me quedó un poco de vacío cuando lo termine del todo, muchos dias y demasiadas horas con el y a pesar de tener momentos muy rutinarios nunca llegué a aburrirme, fue un caso curioso xD

    ResponderEliminar
  3. Justamente yo me enamoré con la saga Tactics Advance, es la que mejor sensación me ha dejado tras haberles dedicado horas y horas, incluso FE:Awakening.

    Tengo que volver a jugarme a algunos que jugué hace mucho tiempo, a ver si ahora me transmiten algo que no recuerdo o me dan nuevas sensaciones. Por norma general muy pocos juegos al terminarlos me dejan una sensación de "epicidad" dentro de mi, especialmente desde hace unos años. Sensación que apenas se repite si cuela en algún juego y no sé explicar del todo, pero bueno.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo que veo es muchísimo buen gusto por aquí. Precisamente de todos los que comentáis me quedan únicamente The World Ends With You (el cual tengo al lado mía y voy a empezar justo después de Bravely Second) y Okami. Maravilloso Okami, el nombre de Amaterasu resuena con fuerzas en mi cabeza, todo por culpa de un programa que echaban en no sé qué cadena hace mucho tiempo hablando de las delicias de este juego.

    ¿Sabéis que tienen en común todos estos títulos? Además de su calidad, la banda sonora. Sin excepción alguna, todos los títulos que hemos nombrado tienen un apartado técnico soberbio, y creo que, de no ser por esto, quizás no los recordaríamos tanto, por saber acompañar ciertas escenas con piezas que llegan al alma. Ya lo decía Nietzsche, la vida, sin música, no tendría ningún sentido.

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien me puede explicar por qué no puse TWEWY? Me voy a pegar cabezazos contra la pared, con la de sentimientos que ni sabía que existían que me hizo experimentar ese juego, no caí en ese momento xD. Me pondré como excusa el dolor de mano que me causó el combate laaaaargo contra *censura* por la posición de la DS, maldita sea.

    Coincido con Astara, un muy buen gusto de todos, y unas bandas sonoras mágicas. Si aún tengo canciones de TWEWY en la cabeza, y me sigo emocionando con la de FFVI.

    ResponderEliminar
  6. Para mi Dragon Quest VIII , pedazo de juego :3

    ResponderEliminar
  7. Aaaaah, se me olvidó poner el Okami. Juegazo donde los haya >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no es un RPG, leñe. Hay hack&slaskes y juegos de puzles con más elementos RPG y los tenemos fuera.

      Si valiese salirse del género yo habría puesto Advance Wars/Tsukihime/VLR y que os den a todos :3

      Eliminar
  8. Pufffff

    Muchísimos desde luego...
    Me costaría elegir entre Grandia, Final Fantasy IX, Final Fantasy VI, Secret of Mana, Tales of Xillia...
    No puedo D:

    ResponderEliminar
  9. Me añado:
    Final Fantasy VI, Radiant Historia, The World End's With You y Persona 3P. Son los únicos juegos que he jugado y realmente me han transmitido algo y me han dejado una enseñanza. Podría escribir largo y tendido de ellos pero lo dejaré ahí.
    Me gustaría añadir el Dragon Age Origins y los The Witcher, pero ya sería demasiado xD

    ResponderEliminar
  10. Okami es una maravilla, sí, pero no es un RPG aunque tenga algún elemento de estos xD

    ResponderEliminar
  11. No, imposible, me resulta muy difícil elegir un único favorito, es verdad que dentro del genero RPG hay ciertos elementos comunes, pero también hay demasiadas variables como para que pueda elegir a uno por encima de los demás.
    Ahora mismo me vienen 3 nombres a la cabeza, pero seguro que con el tiempo surgen otros campeones:

    Mass Effect (la trilogía entera, ya que para mi es una unica historia, no lo veo como 3 juegos independientes), Dark Soul y Shin Megami Tensei IV

    ResponderEliminar