domingo, 5 de octubre de 2014

Cómo cargarse a una saga - Primera edición - Golden Sun


Hola de nuevo a todos. Esta vez he vuelto más rápido de lo normal y, no, no os traigo otro juego raro, voy a hablar de un juego bastante más conocido estrenando una nueva sección.

Bueno, el título creo que es bastante explicativo: Lo que quiero con esta sección es hablar de aquellas sagas que son bien consideradas pero que, a partir de cierta entrega, pierden su potencial. Muchas veces esto último se traduce en una desaparición de la misma, otras veces prolongan la agonía intentando remontar sin éxito... Y, en raras ocasiones, hasta remontan, y ese "borrón" queda como un mal juego o una mala racha puntual.

En este caso vamos a hablar de una saga que empezó bien pero tras su tercera entrega bajó mucho su calidad: Golden Sun (Camelot, 2001-2002-2010). La idea original era hacer un análisis previo de las primeras entregas y luego del tercer título, pero como nuestro compañero Cid se me adelantó hace unos días con su análisis de los primeros juegos, me ahorraré dicho paso y empezaré directamente con la tercera entrega, que es la que tiene cabida en esta sección.

A modo de resumen rápido, tenemos que decir que los dos primeros juegos de la serie Golden Sun son considerados de los mejores RPGs de Game Boy Advance y, aunque son algo inferiores a los de sobremesa, están muy bien considerados por los fans. Vamos, que había una base sólida sobre la que trabajar.


Tras la segunda entrega, la historia quedó cerrada, motivo por el cuál alegró mucho la noticia de una continuación, ya que no se esperaba y, viendo el tiempo que tardó en salir, el equipo parecía haberse tomado su tiempo para hacer un buen juego. Golden Sun: La Edad Perdida (GBA, 2002/03) ya mejoró en muchos aspectos a la primera entrega (más búsquedas opcionales, ligero aumento de dificultad, duración...) pero claro, saliendo sólo un año más tarde tampoco se le podía pedir mucho más. De hecho, resultó hasta sorprendente que pudieran evolucionar en un lapso tan corto de tiempo.

En cambio, con esta tercera entrega sí se podía mejorar mucho: Mucho tiempo para pensar en una historia sólida, mejorar aspecto básicos del juego, un nuevo sistema como Nintendo DS para mejorar el apartado técnico... También hay que tener en cuenta que, cuando se crea un buen juego, superarlo no siempre resulta posible, por eso muchos fans no esperaban algo claramente superior y se conformaban con algo similar o incluso algo inferior porque sabían que el encanto de las primeras entregas sería casi imposible de emular... Pero el problema es que la calidad  de Golden Sun: Oscuro Amanecer (NDS, 2010) ni se acerca a la de los anteriores.



A nivel técnico, las primeras entregas rozaban el tope de su plataforma y eso que ni siquiera eran juegos de la etapa final de ésta. Con esta premisa, se esperaba un juego cuyo apartado técnico destacara, especialmente teniendo Nintendo DS ya unos años (Seis, para ser exactos) a sus espaldas, pero no fue así. 

El apartado gráfico dista de ser de lo mejor de la plataforma y el sonoro es inferior a lo ya visto en las otras entregas. No obstante, sería injusto decir que estos apartados son malos, especialmente con el sonoro. Quizá no se encuentren en la cúspide, pero mantienen un nivel aceptable, por lo que, si el resto de apartados cumplen, podemos aceptarlos y hacer la vista gorda.

Tampoco es que sea un juego que se vea pobre en su apartado técnico. Simplemente, a la par con lo que se solía ver en la consola a estas alturas:


Motoi Sakuraba (Serie Tales, serie Star Ocean, Shining Force, serie Valkyrie Profile, Baten Kaitos, Eternal Sonata, Infinite Undiscovery, Resonance of Fate...) ya había trabajado en los anteriores Golden Sun, así que con su experiencia y su conocimiento de la saga difícilmente decepciona, por mucho que no sea su trabajo más memorable.


Al poco de empezar a jugar, vemos el sistema de juego y nos damos cuenta de que es calcado a los anteriores, lo cuál no es necesariamente malo pero con 8 años de diferencia respecto al último título de la serie, uno se espera que incluya novedades.

Evidentemente, no pedimos que lo cambien de forma radical, ya que rompería el espíritu de la saga, pero algún cambio podrían haber hecho, especialmente aquellos que aprovecharan bien las funciones de Nintendo DS, ya que en este juego apenas se les saca provecho. Aun así, aunque sea un "más de lo mismo", si corrigiese los errores de los otros dos podríamos aceptarlo, el problema es que no sólo no lo hace, si no que, en algunos casos, los acentúa.

Como ya comentó Cid en su análisis, el sistema de clases es medio inútil porque hay una estrategia (equipar Djinn del mismo tipo del personaje) claramente superior al resto. Esto se mantiene. Tenían la oportunidad de corregir el error y crear un juego basado en clases muy interesante pero, nuevamente, lo desaprovechan. Lo mismo pasa con abusar de las invocaciones al inicio del combate, sigue siendo igual de viable.


Los errores no sólo se aprecian dentro del combate, también fuera. Los puzles son demasiado fáciles. Cierto es que, dado sus predecesores, el jugador no se espera puzles muy complicados, pero los de esta entrega son, si cabe, aun más fáciles que en la anterior. Y para rematar te dan una psinergía que da pistas...

Las mazmorras tienen mapa y te muestran los cofres cuando estás cerca, haciendo que la exploración sea casi nula y, además, hacen que sea muy fácil encontrar el equipo oculto. Encima, si por un casual nos lo saltamos, en las tiendas venden equipo de potencia similar, y me refiero a la tienda de justo después de la mazmorra, no a la de 4 pueblos después como en las primeras entregas. Además, las armas especiales (aquellas que pueden lanzar un ataque especial al atacar), son muy frecuentes ya desde el inicio y con el aumento del ratio de activación del ataque especial que se puede mejorar aún más mediante el uso continuado...

Nuestra misión opcional básica, la búsqueda de Djinn, también ve reducida su dificultad. En las otras entregas había unos cuantos Djinn fáciles de conseguir, par asegurarse de que todos los jugadores conseguían un mínimo, pero para el resto había que currárselo un poco, especialmente si los querías todos. Pero eso ya no es así, ahora todos son fáciles de conseguir y muchos están directamente a simple vista.

Estos últimos puntos, la facilidad de tener Djinn y equipo bueno, hace que el juego sea aun más fácil que los anteriores. Gracias a la alta activación de las armas especiales, el comando atacar será suficiente para casi todas las batallas del juego, jefes incluidos. Sí, los primeros Golden Sun no son especialmente difíciles, pero al menos los jefes exigían un mínimo de estrategia, acciones de apoyo, curas, etc... Yo me pasé la tercera entrega sin curarme en todo el juego, salvo el combate final, que estuve las últimas zonas esquivando combates para no subir de nivel y, aun así, no fue muy difícil.


El juego es más lineal, con menos cosas opcionales y un mapa más pequeño (similar al del primer Golden Sun, lo que sabe a poco tras Golden Sun 2).

Como punto positivo, con la excusa de los cambios en el mundo, han creado nuevas localizaciones o cambiado un poco otras, pero no compensa del todo el hecho de que el mapa se haya reducido. Dicha reducción se debe, probablemente, a que querían dejar el resto para Golden Sun 4 (O como quiera que lo llamarán) y aquí surge un nuevo problema: ¿Por qué dividir el juego en 2 entregas nuevamente?

Esta tercera entrega es más corta que la segunda, lanzada en Game Boy Advance, y Nintendo DS tiene mucha más capacidad, podrían haber combinado las entregas tercera y cuarta en un mismo título... Pero no, prefirieron buscar la misma jugada que les salió bien la primera entrega, acabando también con un "Continuará". Cuatro años después seguimos esperando a esa planteada secuela que ya no está claro si llegará, porque en caso de hacerlo tendría que hacerlo en otra consola como es Nintendo 3DS.

Al menos entre las dos primeras entregas la espera fue corta, de solo un año, pero ahora mismo parece que tendremos que esperar infinitamente, lo cual demuestra que la idea fue sacar algo rápido para financiarse el siguiente título. Un sacacuartos de toda la vida.



El otro aspecto clave de un RPG: La historia.

Si la jugabilidad no es perfecta esperas que, al menos, su historia merezca la pena. Y, en ésta entrega, nos presentan una historia que parecía interesante. Y digo parecía porque al poco de comenzar no se sabe nada más de ella hasta completar el juego. Sí, estamos ante un RPG sin historia principal, todo es una gran misión secundaria. Al principio del juego nos presentan un gran problema y, hasta el final, no nos recuerdan que eso sigue ahí.

Avanzamos por el juego pensando "A ver si avanza ya la historia" y, cuando por fin lo hace, aparecen los créditos. ¡Un aplauso Camelot, os habéis superado! Este es, posiblemente, el aspecto que más empeora este Oscuro Amanecer. Incluso juegos que se centran en la jugabilidad y dejan el argumento más de lado lo hacen mejor.

El hecho de que los personajes tengan menos carisma no ayuda. Los cuatro principales y, si acaso, el quinto que se nos presenta, tienen un pase, pero los otros... El sexto y séptimo están metidos en el grupo con una excusa barata y el ultimo ya ni eso, te lo dan por la cara. Por lo visto les sabía mal volver al sistema original de sólo cuatro personajes, lo cuál sería un paso atrás respecto a la segunda entrega, pero visto lo visto lo hubiese preferido antes que endilgarnos a personajes creados sin ninguna inspiración.



Tras completar Golden Sun: Oscuro Amanecer, no pude evitar tener la sensación de que se había hecho corriendo y de cualquier manera, aprovechando el tirón de los otros dos para vender. Recicla todas las mecánicas de los dos títulos anteriores y no tiene una historia sólida, como si realizar un lavado de cara al apartado gráfico e improvisar cuatro sitios nuevos bastara.

El juego no corrige ningún punto negativo que ofrecía la serie, acentúa otros como la dificultad, queda aparcado en un "Continuará" sin motivo, tras tenernos todo el tiempo ocupados con algo que se descubre de golpe... La verdad, deja mucho que desear.

A su favor diré que, pese a que por lo dicho puede parecer pésimo, si evitas compararlo con los anteriores y lo valoras por si mismo, el juego no es tan malo. Podría ser un título de 6 o así aunque, claro, esta entrega no busca lo mismo que series como Final Fantasy o Tales of, Oscuro Amanecer tiene relación directa con los otros y valorarlo sin comparar no solo resulta complicado, es que, directamente, resulta casi imposible.



Espero que os haya gustado la nueva sección. A saber quien será el próximo en escribir y sobre qué juego, pero la puerta ya está abierta para quien quiera aprovecharla. ;)

Nos leemos.


Muchas gracias a Miguel por inaugurar esta nueva sección con un título que, la verdad, tras comentar hace nada a la serie Golden Sun, todos estábamos pensando en él y dándole vueltas a todo lo que hizo mal para hacerle tanto daño a la serie.

Recuerda que tú también puedes escribir en Destino RPG tanto para contarnos tus experiencias con algún RPG, como para colaborar en alguna de las secciones que tenemos abierta. (Como esta misma, en la que podéis incluir algún juego que se os haya ocurrido nada más leer el título) Basta con que os pongáis en contacto con nosotros en:

4 comentarios:

  1. Voy a romper una lanza a favor de Dark Dawn con algo que mencionas, pero sólo de refilón: el único fallo severo e insalvable de la entrega es que es insultante, terrible, paternalmente fácil. La historia principal de los primeros Golden Sun no era especialmente difícil (fluctuaba lo suyo con el Kraken, Briggs, Poseidón y todo eso, pero la dificultad estaba en los extras) pero esta es absurda. Jamás me quedé atascado en una mazmorra, y todo jefe moría en la fase de preparación mientras estaba tirando mejoras y preparado Djinns aún, de daño rutinario de ataques estándar.
    Es, en casi todo lo demás, idéntico a los clásicos. La historia no es mala pero es confusa, el sistema de batalla es impecable, y está plagado de extras. Pero la dificultad lo convierte en una tarea rutinaria, sin necesidad de estrategia o planeo, en la que la única barrera para conseguir algo es el tiempo que tardaremos en ir al lugar y conseguirlo. No hay desafío ni sensación de peligro, y por tanto, tampoco de victoria o logro.
    Dios, aún recuerdo chocar con la Isla Pirata o el Mago Estrella en los juegos anteriores por accidente, y ser aniquilado sin piedad, o pasar de subir de nivel y morir en historia y cargar para entrenar, o la sensación de peligro constante en el calor del desierto del primer Golden Sun, y ir quemando Deseos cuando no veía oasis.
    Que tenían sus partes fáciles, pero creaban una sensación de urgencia y temor a lo desconocido que te mantenía de puntillas y afilado. Eso no pasa en Dark Dawn. Si fuese absurda, exagerada, ridículamente difícil, quizás podríamos perdonarle el exceso, y creo que cualquier otra deficiencia.
    Así, sin punta alguna, no.

    ResponderEliminar
  2. Estoy bastante de acuerdo con Abe pero creo que no debemos olvidar también la pésima historia del juego. TODO el juego es relleno. La combinación dificultad ridicula + historia vacía es lo que consigue que se pierda totalmente el interés, porque no hay prácticamente nada que empuje y te anime a continuar.

    ResponderEliminar
  3. Evidentemente algunas cosas, como el sistema de batalla, podrían perdonarse si no fuera por la dificultad ridícula, pero aun así, con tanto tiempo de por medio, deberían de haber incluido más novedades. Y la historia, quizá no sea pésima, pero la principal queda de lado...para eso que no la presenten y ya xD

    ResponderEliminar
  4. Lo que más odié del juego fue la historia y los personajes, especialmente los personajes y, no quiero que nadie se sienta ofendido, pero los diálogos a mi me parecieron más "latinos" que castellanos y me aburrieron cosa mala, a parte de que eran muuuuuy largos y bastante ridículos.
    Y supongo que fue cosa mía, pero si que hubo dos puzzles que me costó pasar... y de hecho de las dos primeras mazmorras que entre, en ninguna de ellas me salieron combates, ¡ni uno! (salvo por el jefe de turno) En mi partida me tardaba años en que me saliese un combate aleatorio, así que me tiraba más de 5 minutos para que me saliese uno dando vueltas como un pánfilo en el mapamundi o en la mazmorra de turno (no exagero).

    ResponderEliminar