jueves, 23 de mayo de 2013

Los juegos indie y su futuro en la próxima generación.


Que los títulos desarrollados por pequeñas compañías están suponiendo todo un soplo de aire fresco ante tanto AAA clónico centrado en gráficos y no en la diversión es algo indudable en la actual industria de los videojuegos. En particular, el género RPG está siendo uno de los más revitalizados por esta pequeña industria con obras como Bastion, Deathspank, Mount & Blade, Legend of Grimrock... Y todo lo que viene de Kickstarter, que aunque tengan presupuestos muy importantes, en sí son compañías tan pequeñas que no se pueden costear sus propios juegos.

Con el ascenso de este tipo de títulos (Hablamos de RPGs, pero es que Minecraft, Terraria, Slender, Amnesia, Super Meat Boy, Binding of Isaak y otros tantos son tan importantes como títulos desarrollados por grandes multinacionales) lo lógico sería pensar que intentar aprovechar su tirón sería una muy buena forma de enfocar la siguiente generación de consolas... Pero la realidad está siendo bastante diferente a lo que dictaría la lógica. Repasemos cómo enfocan a los títulos indie las principales compañías de hardware:

La última consola anunciada y la que parece tener peor pinta para el mercado indie. Xbox 360 apostó por un sistema llamado Xbox Live Indie Games, mediante el cual lanzaba de forma gratuita la herramienta XNA Game Studio para que cualquier desarrolladora pudiera lanzar su título para la consola.

El sistema tenía ciertas restricciones, como un canon por licenciar el título, ciertas limitaciones sobre precio, contenido y posibles errores, elementos controlados por Micrososft, pero en general ha resultado bastante bien, con títulos como Cthulhu saves the world, Breath of Death VII, Dead Pixel o el ya comentado Bastion, que tuvo el apoyo de Warner Bros. en el proceso final de lanzamiento.

En teoría, la nueva Xbox One seguirá el mismo sistema de Xbox 360, pero con un matiz importante: Estos títulos no tendrán categoría propia y estarán en el mismo saco que otros juegos de más presupuesto:


Vamos, que no solo habrá que pasar por el aro de Micrososft, sino que, además, ellos no se van a preocupar por que alguien pueda descubrir un juego indie en su dashboard, tendrás que descubrirlo en algún otro sitio y usar el buscador interno a ver si resulta que también está entre los títulos disponibles para la consola.

Ya hay varias compañías indie que han dicho que con esas condiciones no trabajarán para Xbox One, así que, de momento, la cosa no pinta bien.


Sony se ha dado cuenta de la importancia de la industria indie y ha apostado muy fuerte por ella, como se pudo ver en la pasada GDC:
  • Blacklight: Retribution – PS4
  • Primal Carnage: Genesis – PS4
  • Rain – PS3
  • Divekick – PS3 y Vita
  • Spelunky – PS3 y Vita
  • Velocity Ultra – Vita
  • Limbo – Vita
  • Metrico – Vita
  • Sportsfriends – PS3
  • Ibb & Obb – PS3
  • Guacamelee! – PS3 y Vita
  • Hotline Miami – PS3 y Vita
  • Dragon Fantasy Book II – PS3 y Vita
  • Thomas Was Alone – PS3 y Vita
  • Luftrausers – PS3 y Vita
  • Friend Network App – Vita
  • Zombie Tycoon II – PS3 y Vita
  • A Virus Named Tom – PlayStation Mobile
  • Treachery in Beatdown City – PlayStation Mobile
  • Crumble – PlayStation Mobile
  • Crystallon – PlayStation Mobile
  • Don’t Wake the Bear – PlayStation Mobile
  • Hermit Crab in Space! – PlayStation Mobile
  • Oh, Deer! – PlayStation Mobile
  • Rymndkapsel – PlayStation Mobile
  • Ten By Eight – PlayStation Mobile
Todos esos juegos indie fueron presentados para las consolas de Sony y, aunque la mayoría no son exclusivos, refleja el creciente interés de la compañía por "lo indie".


Todavía no está claro el concepto, pero PS4 parece que apostará fuerte por los títulos indie, permitiendo que las pequeñas compañías puedan acceder fácilmente a la consola, dejándoles publicar sus propios juegos sin demasiados problemas, con unos kits de desarrollo sencillos y fáciles de comprender.

Son muchas las compañías indie que le han dado el sí a Sony con este cambio de política en el que se preocupan porque las desarrolladoras puedan trabajar para su consola y no tengan buscarse ellos mismos sus habichuelas (La propia Square Enix perdió un tiempo precioso en desarrollar su propio motor para poder realizar Final Fantasy XIII), así que de momento la cosa promete.


Nintendo siempre ha sido extremadamente controladora con las compañías que trabajan para sus consolas. Desde el Sello de Calidad de la NES (Que ocultaba unas restricciones extremadamente nazis) a "el sapo" de tener que tragarse la multiplataforma en la SNES, pasando por criterios anti-desarrolladoras como el uso del cartucho en N64 y el mini-DVD en GameCube, Wii parece que abrió un poco más la mano, pero el nulo apoyo que recibió la consola en término de funcionalidades online (En serio, ¿cuánta gente conocéis que tenga Wii la tenga conectada regularmente a internet? Y mira que hemos tenido juegos que lo han aprovechado...) alejó a las compañías independientes.

Pero ahora Nintendo sí que apuesta en serio por el online, las descargas y los DLCs, tanto en el caso de WiiU como en el de Nintendo 3DS, así que muchas compañías han visto una oportunidad en ambos sistemas, bastante menos potentes y, por tanto, menos restrictivos en aspectos técnicos.

Salvo en Japón, cualquier compañía puede trabajar para Nintendo 3DS de forma independiente y, en WiiU, el sistema Miiverse es una oportunidad única para relacionar a creativos con su fanbase. Y, fuera parte, son sistemas con controles táctiles, por lo que la forma de trabajar para ellas será similar a los de dispositivos móviles actuales.


Vamos, que parece que esta vez Nintendo ha relajado en serio el control sobre los productos que llegan a su sistema, lo cual no quiere decir que vayan a pasar de las desarrolladoras, más bien todo lo contrario.


Pero nada puede superar al PC y, en particular, a Steam en su lucha por conquistar el mercado independiente. Trabajar para PC es, sin duda, lo más sencillo para cualquier desarrolladora, el problema llegaría a la hora de lograr la publicidad necesaria para llamar la atención. Y es ahí donde Greenlight resulta especialmente útil.

Dejar que sea la propia comunidad la que diga qué juegos le interesan y publicarlos con la misma publicidad que cualquier otro título más importante, ofertones incluidos, hacen de este sistema uno de los más interesantes para las compañías indie y, de hecho, hasta distribuidoras pequeñas se han interesado seriamente por Greenlight.

Pero PC tiene más métodos de publicidad: La co-fundación de Kickstarter, en el que la comunidad puede apoyar con su dinero para financiar proyectos como Wasteland 2, Pier Solar HD, Class of Heroes 2, Planescape Torment... Está resultando todo un éxito y ha creado hasta su propia consola: Ouya, una apuesta sólida por el mercado indie aunque con un futuro algo incierto, por el momento.

Tenemos Google Play, las redes sociales... Es imposible superar la apuesta por el mercado indie en PC, pero eso era algo que ya sabíamos antes de empezar, ¿no?


En fin, que parece que el crecimiento del mercado indie no se va a frenar en esta próxima generación y, de momento, parece que solo Micrososft ha endurecido las reglas del juego a la hora de abrirles la ventana a estas desarrolladoras tan interesantes.

Solo el futuro nos dirá qué consola resulta más interesante para este tipo de juegos, porque en PC sabemos que vamos a seguir teniendo títulos de este estilo. Lo único que nos queda esperar es que el género RPG siga creciendo con nuevas ideas gracias a estas compañías, ya que pueden tener la llave del futuro de este género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario