viernes, 16 de octubre de 2020

Los poco populares de Dragones y Mazmorras

 

Si hay un universo que se pueda considerar como primordial en buena parte del resto de universos que conforman el RPG, es el de Dragones y Mazmorras. Del mismo, se diseñaron multitud de tramas contadas en papel y lápiz, influyendo en la construcción y creación de otros universos dispares, como los de Warhammer, Mage Knight, RuneQuest o incluso Magic: el encuentro. De ellos, la diáspora se fue extendiendo y llegó en forma de videojuegos, todavía con clara influencia de lo que fue ese universo y con multitud de representaciones que surgieron del primer gran juego de rol comercial que llegó a todo el mundo.

Como módulo abierto, hay múltiples universos relacionados directamente a Dragones y Mazmorras en su sistema de campañas, como Planescape, Dragonlance, Falcongris, Sol Oscuro o Spelljammer, pero son los Reinos Olvidados, de fantasía medieval y con inspiración en El Señor de los Anillos, los que se pueden considerar como los más explorados y que cuentan con múltiples referencias en los videojuegos, como los esqueletos, mímicos, aaracokras, contempladores, goblins y limos (aunque fuesen "Cubos gelatinosos" en las campañas originales). Sin embargo, hay muchas criaturas extremadamente populares en ese universo que no han llegado a expandirse tanto a otras regiones, por lo que vamos a intentar explorar algunas de las razones de este curioso caso:

Resulta sorprendente que a pesar de la gran influencia que ha tenido el horror cósmico y H.P. Lovecraft, con la figura de Cthulhu, una criatura basada directamente en el mismo no haya aparecido en muchos más universos como sí hemos visto a otras referencias de ese universo. Es más, dado el ascenso en popularidad que la figura del ente primordial tuvo hace algo más de una década, recurrir a los Azotamentes podría haber sido una forma intermedia de contar con una figura tan potente como la de estas criaturas, capaces de destrozar completamente la mente de sus oponentes.

Considerada como una "sociedad en la sombra" que afecta a diferentes esferas por el placer del conocimiento, expandir su influencia o lograr nuevos esclavos, su presencia en muchas tramas podría haber sido interesante como una especie de mano negra que provoca diferentes conflictos sólo con un pequeño empujón. Además, como entes extremadamente poderosos, tienen control mágico, mental y también pueden defenderse bien en el cuerpo a cuerpo, ya que quien cae presa se sus tentáculos bucales puede ver su propio cerebro siendo literalmente succionado por uno de ellos.

Su potencial aparición en muchos videojuegos hubiera sido bastante sencilla, ya que contaría con la capacidad de causar estados alterados mentales (Confusión y Embrujo, principalmente) y también podrían drenar salud o puntos mágicos, todos elementos que no nos son ajenos y a los que nos hemos enfrentado en múltiples historias. Entonces, ¿por qué la figura del Azotamentes en sí no ha aparecido tanto? Pues precisamente por la popularidad de Cthulhu, que sería difícil de separar de este tipo de criaturas y cualquier tipo de jefe de los mismos nos parecería el dios primordial, algo difícil de separar de una especie de enemigo final. Además, son muy feos y si vemos tentáculos en un RPG suele ser más en situaciones marinas y con un kraken de por medio.

No importa el universo en el que nos situemos: el encuentro con un oso suele implicar problemas, ya que se trata de una criatura fiera, muy fuerte, realmente resistente y con potentes ataques de garras, mordiscos o un abrazo que puede derrotar a muchos héroes poco preparados. Sin embargo, resulta interesante como no son tan comunes esta variante que combina la potencia general del oso con la sabiduría del búho o la lechuza, lo que supone enfrentarnos a toda una mole física pero con las capacidades mágicas afines a la naturaleza.

Los Osos-Lechuza tienen quizás un principal problema a la hora de ser adaptados: ¿qué aspecto es el que se puede destacar de los mismos? Al fin y al cabo, si queremos plantear que el grupo de héroes se enfrente a un mago es fácil tener una idea clara de lo que construir, igual que si buscamos el encuentro con un potente oso... pero esta unión implica aportar bastantes puntos de salud, ataque y potencial mágico a una criatura que normalmente debería luchar con magia. Es decir, básicamente tenemos a un hechicero naturalmente más resistente que, en caso de quedarse sin recursos mágicos, también podría combatir usando sus zarpas. Un planteamiento muy a largo plazo para lo que suelen durar las batallas y que, además, suele dar un poco igual, porque en muchas aventuras nos hemos enfrentados a hechiceros con una resistencia que tendría poco sentido por la capacidad física que suele tener un erudito.

Además, normalmente los Osos-Lechuza suelen estar muy atados a la naturaleza y no son extremadamente agresivos salvo frente a los que atentan contra sus bosques, lo cual hace que ciertas criaturas del Señor de los Anillos como los Ents puedan ocupar normalmente ese lugar en muchas historias o, simplemente, sea más sencillo crear espíritus guardianes (más influenciados por la corriente japonesa) que no tienen que tomar formas híbridas y resultan, simplemente, una criatura del bosque gigantesca. Es decir, su espacio es un poco complicado cuando hay otras corrientes más populares y sencillas de diseñar que una combinación entre un oso y un ave.

Entre los numerosos monstruos humanoides con base en algún tipo de criatura acuática, los hombres-cangrejo son quizás de los menos comunes en buena parte de los universos, generalmente sustituidos por seres de aspecto más similar al de los peces o anfibios (podemos pensar en los sanguajines, los murlocs y otras tantas criaturas de diferentes entornos) que parecen funcionar mejor a la hora de buscar un ser acuático que nos muestra pelea. Al fin y al cabo, resulta difícil encontrar una diferencia clave entre un cangrejo humanoide y cualquier otra criatura con exoesqueleto que camine a dos patas, por que generalmente si se quiere introducir a un crustáceo como el rival, normalmente se usa a un "enemigo cangrejo gigante", como nos enseñó esa mítica presentación del E3 2013 con Genji 2 y su representación de batallas reales del Japón antiguo.

De esta forma, las criaturas de esta sociedad que suele ser particularmente civilizada no son nada comunes en los diferentes universos del género RPG, a pesar de que podrían plantear una siempre interesante batalla contra enemigos que tienen un caparazón como armadura natural y pueden usar sus propias pinzas como arma. Fuera parte de los problemas de diseño y la tendencia a usar peces antropomórficos mejor que otra clase de criatura marina para estos entornos, los yurian también puede tener en su contra que, a pesar de haber estado presente en Dragones y Mazmorras desde su primera edición, nunca han sido muy populares en términos generales. Los pantanos y ríos suelen contar con criaturas mucho más usados en esos entornos, como podrían ser dríades, enemigos pantanosos (o limos) o variedades de peces antropomorfos, cuando no simples animales comunes que pueden combatir. Es mucho más sencillo que crear toda una sociedad de cangrejos humanoides.

Los conejos suelen ser enemigos habituales en muchos RPGs, tradicionalmente de poco nivel y habituales de los bosques, quizás casi con más relación con la corriente japonesa de la liebre de Inaba que con la criatura de Dragones y Mazmorras que tiene la particularidad de contar con un cuerno a lo unicornio, conteniendo un fuerte poder mágico que los hace ideales como familiares y todo un peligro para los héroes que se piensen que no presentará mucha batalla. Sus cualidades arcanas y la maneza de su cuerno pueden hacerles más complejos de derrotar de lo que podrían aparentar, ya que también pueden desarrollar tácticas conjuntas.

Serían ideales como ejemplos de criaturas subestimadas, pero más allá del hilarante momento de los Monty Pithon, parece que no hay demasiados desarrolladores con ganas de elaborar la broma sobre conejos que se convierten en todo un peligro si los subestimamos. Es más fácil crear monstruos terroríficos para ese papel. Y es una pena, porque este conejo cornudo sí que aparece en muchos más RPGs, pero básicamente como su fuese la forma natural del conejo en sus respectivas regiones, no como lo que podía representar en el universo Dragones y Mazmorras, donde son de las criaturas herbívoras salvajes más peligrosas.


Como siempre, nos gustaría que vosotros completéis esta entrada y penséis en algunas criaturas comunes en Dragones y Mazmorras (o universos afines) que, por alguna razón, no solemos ver con tanta frecuencia en nuestros RPGs, cuando otros casos han tenido una penetración casi transversal y un mímico, por ejemplo, es casi obligatorio en buena parte de las historias de fantasía medieval. ¿A qué criatura en particular os gustaría enfrentaros?

1 comentario:

  1. Me ha sorprendido q para los azotamentes no hayas referenciado a final fantasy

    ResponderEliminar