lunes, 8 de junio de 2020

[Early Access] Eternal Edge+

Hace varios años, el proyecto Hero empezó a surgir en los círculos independientes como un RPG de acción divertido, con un toque que mezclaba píxeles y polígonos en una perspectiva aérea. Originalmente pensado para Xbox One, el éxito de Switch hizo que pensase también en la plataforma de Nintendo y, ya en 2018, el juego cambiaba a una perspectiva trasera de estilo poligonal pero pixelado, con un nuevo nombre: Eternal Edge.

Sin embargo, ese lanzamiento planeado hace un par de años nos ha llevado a este 2020, en el que por fin Eternal Edge+ es una realidad, aunque en formato de Acceso Anticipado. ¿Qué ha llevado a tener que esperar dos años y ganar un + en su nombre? Pues un cambio completo en su estilo visual para pasar de píxeles poligonales a unos coloridos entornos que recuerdan a una joya como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, lo que unido a la posible semejanza en sus estilos de juego hizo que el proyecto tuviese un foco completamente diferente al inicial.

Diseñado por Righteous Weasel Games, este título planea lanzarse también en Xbox One y Nintendo Switch cuando finalice su periodo de pulido en su situación actual de PC, disponible desde el pasado 22 de mayo como Acceso Anticipado. De momento hay bastante trabajo por acabar, como cuadros de diálogo vacíos, entornos sin completar o una traducción muy mejorable, pero su hoja de ruta por fin parece clara y, en poco más de dos semanas, ya hemos recibido hasta cuatro parches de contenido y mejora de experiencia que han solucionado muchos de sus inconvenientes iniciales. Es decir, que todavía es un juego incompleto, pero vemos el avance a buen ritmo.
La trama del título nos contará la historia de Cross, un ser divino que confió en la humanidad y uno de sus reyes para prestarle su servicio, acabando siendo usado como una mera marioneta de una época de tiranía perpetrada durante varias generaciones por la corona a la que decidió ayudar. Torturado por la culpa, nuestro protagonista decidió vagar por el mundo renunciando a su inmortalidad y dejando atrás a su amada, ocasión aprovechada por el rey esqueleto para capturarla y sumirla en un sueño eterno. Con esta mucho más tópica situación, Cross tendrá que realizar un viaje para recuperar sus poderes e intentar salvar a su amada, enmendado los errores de su pasado.

Este giro de tuerca de una trama un poco menos común para acabar en un cliché también se llevará a cabo en el propio desarrollo de nuestra aventura, con una retahíla de misiones poco inspiradas del tipo rescatar a unos soldados o acabar con cierta cantidad de determinados enemigos que pueblan los escenarios, todo sin un gran marco argumental más que intentar seguir el camino de Cross para ir recuperando sus poderes... o lo que es lo mismo: ganar más niveles o recordar nuevos conjuros, ayudando a los diferentes pueblerinos con los que se cruza.

Esto provoca que el peso del juego recaiga más en su sistema de batalla, que resultará bastante familiar para los jugadores que hayan probado un The Legend of Zelda tridimensional. El sistema de combos simples, marcado de enemigos, mazmorras con puertas que sólo se abren logrando llaves y con puzles en su interior, bombas... quizás donde sea algo de menos comparable a la obra de Nintendo es en su gestión de los conjuros, el uso de armas de fuego o la personalización de nuestras armas a distancia (que  también pueden provocar daño elemental o estados alterados), lo que aporta frescura a la fórmula conocida y hace que el título sea bastante divertido... siempre que asumamos los fallos técnicos y jugables de un título que aún no está finalizado.

Presentado en un gran mundo abierto completamente accesible, Eternal Edge+ marcará cada zona para indicar el nivel recomendado de enemigos y misiones adecuados para nuestra capacidad, de forma similar a muchos MMORPGs. Una de las delicias del juego es que hay bastantes cosas por hacer, donde los coleccionables, materiales o cofres del tesoro salen marcados en el minimapa (solo aquellos más cercanos) y es fácil gastar tu tiempo en ir recogiendo todo, enfatizando la exploración del entorno que, además, suele incluir entretenidas secciones de salto para llegar a zonas menos accesibles.

Es también bastante interesante el sistema para mejorar equipo y conjuros, ya que aunque no resulta nada revolucionario, sí que se presenta de una forma muy amigable para el jugador, por lo que se agradece su sencillez y efectividad. El mapeado está lleno de materiales que se podrán usar para crear equipo y munición en las hogueras repartidas por el juego (que también funcionan como punto para guardar y descansar), reforzando aún más las ventajas de la exploración que comentamos antes. Además, el ratio de aparición de materiales es bastante alto, al menos actualmente, por lo que no se hace pesado si tampoco quieres perder demasiado tiempo en esa tarea. Este equipo, una vez creado, empieza a aparecer también al derrotar enemigos y esas copias se podrán usar para reforzar las piezas que estemos usando, lo que mitiga esa clásica sensación de muchos Diablolikes donde todo equipo es efímero hasta que encuentres el siguiente con estadísticas un poco superiores o la mejora se produce simplemente llegando a la siguiente ciudad y comprando en su tienda mejor equipo.

Además, este proyecto no está concebido únicamente como aventura en solitario y tendremos eventos multijugador de distintos niveles al estilo Destiny, donde podremos colaborar con otros compañeros para derrotar peligrosos enemigos por el mapeado que nos dejarán grandes recompensas. Lamentablemente, el modo multijugador coopeativo local para hasta cuatro jugadores aún no está implementado y el tiempo que lo hemos estado jugando todavía no había demasiados compañeros para atrevernos con estos retos, pero la idea es permitir que los jugadores puedan amoldar su nivel al de los aliados más débiles y, así, hacer que incluso completar entornos que superamos hace mucho tiempo nos resulte entretenida.

Por las imágenes os podéis hacer la idea del estilo visual que usa en personajes y enemigos, que quizás necesite un pulido extra para que todo fluya de una mejor forma y la cámara no cree algunos problemas o todo tenga un aspecto un tanto menos áspero. Los entornos también están algo vacíos por el momento y ya hemos comentado sus problemas técnicos, de la simple traducción al español con partes aún sin traducir o en blanco o algunos inconvenientes para seguir el juego de forma normal. Quizás todo esto sea algo más comprensibles en un periodo de Alfa o Beta, pero no tanto en un proyecto que ya está a la venta, aunque por lo menos la celeridad para pulirlo está siendo admirable.

En resumen, Eternal Edge+ es un RPG de acción que aún tiene mucho camino que recorrer para obtener un producto acabado, pero que destaca en un diseño de escenarios y jugabilidad, los cuales serán del agrado de los fans de The Legend of Zelda que busquen un toque más rolero. Su énfasis en la exploración o la recogida de materiales es muy satisfactoria y eventualmente también tendrá multijugador cooperativo local además de online, por lo que está claro que tienen una base a reforzar, elementos que pulir y otros tantos que implementar, ya planeados. Si os gusta algunos de los elementos que hemos destacado, no dejéis de seguir este juego y sus últimos avances hasta su lanzamiento definitivo, porque eso marcará si se queda como una esperanza rota o verdaderamente tenemos un proyecto muy sólido que sólo necesita tiempo para completarse.

Eternal Edge+ ya está disponible para PC (Steam) en Acceso Anticipado y planea su lanzamiento futuro tanto en Switch como en Xbox One. Este análisis ha sido posible gracias a una copia ofrecida por Grabthegames.

No hay comentarios:

Publicar un comentario