miércoles, 13 de marzo de 2019

[Análisis] Yo-Kai Watch 3

La saga Yo-Kai Watch es una de las más interesantes por su impacto en tierras niponas, difícil adaptación a occidente y la forma en la que trabaja Level-5 en sus sagas. Tras un lanzamiento original que tuvo un resultado bastante aceptable, fue la emisión de su serie de animación -con un simpático baile- la que elevó a los cielos su popularidad, llevándola a alcanzar con su segunda entrega cotas que no se recordaban desde la fiebre Pokémon.

Mientras tanto, en occidente Nintendo 3DS no contaba con una distribuidora capaz de adaptar el título correctamente para que se le hiciese justicia al nivel de adoración que estaba teniendo la serie en Japón, por lo que tuvimos que esperar a que Nintendo decidiese ser la encargada de dicha adaptación junto a varias distribuidoras que traerían todos los productos asociados (series de animación y merchandising), lo cual permitió que la adaptación llegase con la adecuada promoción... pero tarde, con mucha adaptación para que todo tuviese sentido en nuestro idioma y sacrificando la otra saga de Level-5 que localizaba Nintendo en occidente, Inazuma Eleven.

Así pues, Yo-Kai Watch 3 nos llegó a Europa el pasado diciembre y América tuvo que esperar a comienzos del mes de febrero, dos años más tarde que su debut en Japón, con una única adaptación de la entrega Sukiyaki, "versión+" de Sushi/Tempura, rompiendo el estilo de doble versión y entrega que combina ambas con elementos extra que se sigue en Japón. Pasemos a repasar sus diferentes aspectos:
Una de las mayores diferencias respecto a los dos juegos pasados es que en este no podremos escoger el género de nuestro personaje y, en su lugar, tendremos a dos protagonistas diferentes que vivirán sus aventuras en sus propias ciudades e iremos alternando entre ellos.

Así pues, la trama comenzará tras los eventos de Yo-Kai Watch 2, cuando a Nathan le anuncian que se tendrán que mudar a BBQ (una ciudad ficticia de Estados Unidos) y, así, el chico tendrá que explorar cómo son los yokais de una cultura diferente con sus propios compañeros.

Nuestra protagonista femenina, Valeria, encontrará su propio Yo-Kai Watch en la ciudad natal de Nathan, lo que la llevará a sentirse la protagonista de una serie de animación y querer inmiscuirse en todos los misterios posibles. Recorriendo zonas conocidas en las que, en más de una ocasión, notaremos el paso del tiempo con respecto a lo que visitamos en anteriores entregas, con su rol de detective esta parte servirá como enlace a muchos personajes conocidos de juegos anteriores que Nathan dejó atrás.

Aunque la trama comienza un poco lenta, eventualmente se empieza a desarrollar rápidamente, interrumpida súbitamente por el sistema de "misiones claves", que nos obligará a cumplir tareas menos interesantes para poder seguir adelante. Intentar alargar una trama de unas veinte horas de esta forma le hace un flaco favor al ritmo del juego, pero por lo menos cumple en el objetivo de resultar divertida.

Al igual que entregas anteriores, nuestro objetivo será formar un equipo con seis distintos yokai, si bien el sistema de ruleta de anteriores entregas variará a una cuadrícula 3x3 llamada "Tablero de Batalla" en la que nuestras criaturas se podrán mover para esquivar ataques, realizar combinaciones o hacer de barrera. Esto también provoca que, dependiendo de la fila en la que se encuentre cada yokai, el daño también varíe y que varios ataques cambien de funcionamiento, pasando del simple "causa daño directo" a golpear en área, en un punto al azar, marcando a un enemigo concreto... sin duda esta entrega gana mucha más variedad en este sentido, también contando con dos nuevas tribus de yokais.

Otra de las novedades de este título nos permitirá jugar el modo Blasters T, donde podremos manejar directamente a uno de nuestros yokai mientras exploramos mazmorras generadas proceduralmente al más puro estilo Dungeon Crawler en tiempo real. Con posibilidad para jugarlo con otros jugadores mediante conexión en línea, estas mazmorras serán una excelente forma de entrenar y lograr nuevos yokai o hacernos con jugosas recompensas, por lo que resultarán realmente interesantes. ¡Además cuentan con su propia trama!

Fuera de los combates el título se jugará de forma similar a los anteriores, recorriendo las diferentes zonas de cada ciudad con nuestro equipo de yokais solventando problemas. Contaremos con múltiples minijuegos a nuestra disposición: musicales, exploración en balsa, puertas misteriosas... Las grandes novedades las encontramos en la posibilidad de editar nuestro propio Nyan o el uso de un taladro y una aspiradora para abrirnos camino y encontrar tesoros por cada zona, las cuales ganarán algo más de variedad gracias a la incorporación del sistema de medallas.

Precisamente ahí es donde el título difiere más con respecto a su versión japonesa, ya que estas medallas físicas se convirtieron en un modo de desbloquear misiones secundarias, nuevos yokais o causaban efectos en el juego (como aumentar el ratio de aparición del yokai de la medalla) y, a pesar del esfuerzo de la distribuidora occidental, no todas las medallas compatibles con el juego llegaron a occidente.

No obstante, buena parte del contenido que desbloqueaban fue ofrecido de forma gratuita por Nintendo mediante códigos QR e incluyendo ciertas recompensas que eran exclusivas de medallas en Japón como accesible dentro del propio juego, pero aún así una gran parte de la experiencia del título se perdió en este cambio y ciertos yokais, misiones o recompensas resultan más complicados de lograr o, directamente, no existen en nuestras versiones, lo cual no es especialmente grave, pero sí que puede fastidiar a los jugadores que estaban interesados en disfrutar de esta funcionalidad de coleccionismo con recompensa.

Dado que buena parte del título se desarrolla en escenarios y con yokais ya conocidos, el nivel visual no experimenta una gran evolución para poder reutilizar parte del contenido de anteriores entregas, lo cual tampoco es demasiado grave porque el nivel era más que aceptable para Nintendo 3DS. No obstante, las nuevas localizaciones (mención especial para la adaptación de Nueva York) resultan muy llamativas y se deja notar que el anclarse a los orígenes ha impedido que el juego luzca mejor.

En cuanto al tema sonoro, de nuevo contamos con muchos temas reciclados que hacen destacar especialmente a las nuevas composiciones adaptadas al cambio de continente y el estilo americano, con cómicas referencias que son una gozada. Con textos y voces en español manteniendo la mayoría de los actores de doblaje de la serie de animación, el título estará realmente cuidado en este apartado.

Yo-Kai Watch 3 es una excelente conclusión para la trilogía en Nintendo 3DS, cerrando puntos argumentales de juegos previos, mejorando enormemente el sistema de combate y ofreciendo muchísimas horas extra con el modo Blasters T. Quizás siga contando con ciertos problemas con respecto al azar con el Expendekai y la forma en la que nuestra suerte puede determinar lo fácil o difícil que sea el título dependiendo de los yokais que logremos, pero con una aventura que puede supera las 40 horas de juego si intentamos exprimir su contenido estamos, sin dudas, ante un RPG realmente sólido al que no conviene desestimar por su cierto aspecto infantil

No hay comentarios:

Publicar un comentario