lunes, 12 de noviembre de 2018

[Jugando de Importación] Dragon Quest Monsters 1 y 2

La saga Dragon Quest es tan veterana que hasta sus spin-offs tardíos celebran 20 años de existencia. La sub-serie Monsters, centrada en la captura, uso y fusión de monstruos clásicos de la franquicia está de aniversario y, como el remake de su entrega original ha llegado a móviles japoneses, hemos querido hablaros del mismo y de su secuela en esta entrada.

Porque el primer Dragon Quest Monsters llegó a Game Boy en el año 1998 y tardó dos años en llegar a América y Europa. Este a ya clásica distancia entre lanzamientos en Japón y occidente no se dio en Dragon Quest Monsters 2, que llegó sólo seis meses después de su debut en el país del Sol naciente al continente americano, en el año 2011. La versión europea de esa segunda entrega se quedó por el camino.

Peor suerte aún corrimos con los remakes de ambos títulos lanzados para Nintendo 3DS en los años 2012 y 2013, ya que no fueron localizados en nuestras regiones y, por ello, vamos a comentar lo que ofrecieron. Habida cuenta de que ambos títulos son bastante simples en varios aspectos y comparten muchos elementos jugables, hemos pensado que es mejor aunarlos en el mismo análisis, como ocurriese con la versión de PlayStation que, sorpresa, tampoco salió de Japón:


En Dragon Quest Monsters: Terry's Wonderland nuestro protagonista será Terry, uno de los protagonistas de Dragon Quest VI, pero en su versión infantil, quien se ve envuelto en una batalla de monstruos para liberar a su hermana Milly de las garras de Warubou. Para ello, contará con la ayuda del monstruo Watubou y el rey del reino del Gran Árbol, iniciando un camino en el que deberá convertirse en el mejor criador de monstruos de la región. Una trama bastante simple e infantil que no tenía más pretensiones que servir como excusa para llevarnos a diferentes combates.

Dragon Quest Monsters 2: Iru and Luca's Marvelous Mysterious Key sí que tiene un poco más interés argumental, puesto que podremos elegir entre Iru y Luca (Coby y Tara en occidente), recordando que Game Boy Color ofreció dos versiones diferentes protagonizadas por uno de los dos, cada una con ciertos monstruos exclusivos.

En esta secuela regresaremos el reino del Gran Árbol, varios años más tardes de la aventura que vivió Terry. Nuestros protagonistas van a buscar un pastel que les roba el príncipe del reino junto a su monstruo Warubou. En la disputa por recuperarlo, Coby y Tara rompen un artilugio que mantenía al reino a flote, por lo que Warubou tiene que usar su cuerpo para sustituirlo dando tiempo a los hermanos de localizar un sustituto.

La historia de esta segunda entrega resulta mucho más elaborada y nos presentará un viaje con varios poblados y personajes que conoceremos en nuestra aventura por salvar al reino.

El relanzamiento de los Dragon Quest Monsters supuso la eliminación del sistema de encuentros aleatorios de los títulos originales por uno en el que podíamos ver a los enemigos por el mapeado. En los combates por turnos contra los monstruos del mapeado podíamos dejar carne en el suelo para convencerlos de que se unan a nuestro grupo y, así, reclutarlos para nuestro equipo y poder usarlos en batalla, donde ganarán niveles y aprenderán nuevas técnicas. Con 609 monstruos, el título ofrecerá muchas opciones a los jugadores.

Otro aspecto básico de estos títulos es el sistema de crianza, que nos permite fusionar a dos criaturas para formar a nuevos monstruos más poderosos que obtiene partes de las estadísticas y habilidades de los padres.

En Terry's Wonderland, podremos visitar diferentes mazmorras usando unos portales del castillo, lo que supone un desarrollo un tanto monótono donde existirá poca variedad en diseños y se recurrirá a la generación aleatoria de las mismas. En sí, estas zonas funcionan como meras áreas de entrenamiento donde sólo derrotando al jefe de las mismas veremos algún avance, ya que completando estar mazmorras podremos acceder a torneos de mayor rango. No existirán otros minijuegos para distraernos, ni métodos para acelerar el combate o facilitar las fusiones, los avances del remake en este apartado han sido nulos.

El punto clave donde se realizó más incidencia fue en las funcionalidades online: el título cuenta con una tienda Wi-Fi con objetos exclusivos que van rotando cada día, a la que sólo podremos acceder si combatimos previamente contra otro jugador, accediendo a huevos de monstruos, libros de habilidades, objetos y armas exclusivas. Este foco en los combates multijugador, para hasta cuatro rivales, nos permitía combatir con el equipo de gente que encontramos con Streetpass (y hacernos con uno de sus monstruos como recompensa). Con premios por participar en batallas con rango, el título contará con un top diario en el que los jugadores con más victorias aparecerán controlados por la IA para ser retados por cualquier jugador. Eso sí, la compatibilidad con Dragon Quest Monsters: Joker 2, desde el que podíamos traspasar nuestras mejores criaturas, otorgaba ventajas a los que tuviesen ese título.

En Iru and Luca's Marvelous Mysterious Key contaremos con varias mejoras jugables, como la inclusión de un sistema de combate automático o el uso de la pantalla táctil para dar órdenes. El desarrollo de la historia, basada en llaves que nos transportan a diferentes zonas, nos permitirá conocer si nos encaminamos a una mazmorra "de historia" o a una opcional generada aleatoriamente, donde nos esperarán grandes jefes, ideales para entrenar. El ciclo de día y noche también nos permitirá vivir encuentros con los grandes titanes de cada zona, que ocurrirán a horas concretas, funcionalidad también existente en Terry's Wonderland pero que aquí gana mucha más presencia.

Pero el punto clave de esta segunda entrega es la personalización. Para nuestro equipo contaremos con un compañero-monstruo especial, del que elegimos su diseño y especialidad en combate, reforzándolo a lo largo de la aventura. Dentro de este proceso, también podremos cambiar el vestuario de nuestros protagonistas y fabricar nuestro propio equipo usando materiales de cada zona, por lo que esta secuela resultará mucho más entretenida desde el punto de vista occidental.

Terry's Wonderland se puede completar en unas 25 horas, ofreciendo una dificultad bastante reducida, basada exclusivamente en ganar niveles. Eso sí, una vez completada la trama principal se nos abrirán las zonas con monstruos más poderosos y las opciones más competitivas del multijugador online.

La trama principal de Iru and Luca's Marvelous Mysterious Key llegará a las 30 horas, con una dificultad que deja más espacio para la estrategia y no tanto para que la diferencia de nivel sea lo único que marque la victoria o la derrota. Esas primeras treinta horas se duplican en un post-game con su propio desarrollo argumental, haciendo que la llegada a nuevas zonas y enfrentamiento a los monstruos más fuertes resulte más orgánico.

El nivel visual de Terry's Wonderland es bastante pobre, con un aspecto más propio de Nintendo DS, moldeados toscos y mazmorras extremadamente vacías. En contraste, Iru and Luca's es mucho más variado, con unos diseños más apropiados para Nintendo 3DS, colores más vivos, mejores escenarios, efectos climáticos, combates entre monstruos...

Las melodías que podemos escuchar en estas entregas serán las clásicas de la saga, con el gran y veterano Koichi Sugiyama realizando diferentes arreglos para que luzcan renovadas. De nuevo, en Terry's Wonderland quedan un poco por debajo debido a la cierta reiteración de las mismas, lo cual puede empañar un poco el apartado. Ninguno de los títulos cuenta con doblaje, como es de esperar.

Por si no ha quedado lo suficientemente claro, Dragon Quest Monsters: Terry's Wonderland resulta un remake lastrado por la nostalgia, con un pobre apartado técnico y reducidas mejoras jugables con respecto a la entrega original del título en Game Boy. Es decir, que cumple a la perfección con el ideal nipón de conservar el aspecto clásico de la franquicia, aunque apostando por el multijugador competitivo.

Dragon Quest Monsters 2: Iru and Luca's Wonderful Mysterious Keys es mucho mejor que su entrega original, con una trama mejor elaborada, desarrollo más entretenido y mejoras técnicas apropiadas para Nintendo 3DS. Con más de 800 criaturas por capturar y una historia que puede superar las 60 horas si queremos completar el post-game, resulta una gozada para los que disfruten de esta franquicia y no se queden anclados en el pasado.

Ahora, con Dragon Quest Monsters 3 en desarrollo, solo nos queda esperar para conocer qué novedades tendrán pensadas para esta serie de spin-offs. ¿Os gustaría recibir estas entregas previamente, aunque fuese en dispositivos móviles?

5 comentarios:

  1. Pero que no Monster 3 no era Caravan of Hearts, yo jugue esos dos juegos en la game boy y los disfrute bastante, y me permitieron ver lo genial que es la trilogia de Joker y como avanzaron desde esos dos, por mientras intentare terminar Joker 3 Pro, aunque no se si regresar y probar el Monster 2 Remake.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo que quieres decir con el caravan ^-^u

      Eliminar
    2. Me refería al tercer Dragon Quest Monster, Caravan of hearts para la Game Boy Advance, lo que quería decir es que ese es el tercero en la serie monster pero dices que saldrá un Monsters 3, va a ser un remake de ese o uno nuevo

      Eliminar
    3. Es un Monsters de nombre, pero no es ni jugable ni numéricamente Dragon Quest Monsters 3, ese se anunció oficialmente en el pasado 20 aniversario de la serie.

      Eliminar
  2. Deberían haber traído estos remakes y el Monsters Joker 3 a Occidente, y bien localizados, como hicieron con anteriores entregas en DS. Los 2 Mosters Joker de DS son 2 juegazos, muy superiores a cualquier Pokémon. RPGs de captura de monstruos y con el espíritu de Dragon Quest.

    ResponderEliminar