miércoles, 21 de noviembre de 2018

[Indie a seguir] The Waylanders

Hace apenas unas semanas, un juego futurible asaltó como una apisonadora la mayoría de webs grandes de videojuegos en España. Su nombre, The Waylanders, presentado por el estudio gallego Gato Salvaje, que se dio a conocer hace ya un tiempo con las aventuras gráficas ARK. Más allá de quedarse en un simple empujón por tratarse de una producción patria, el revuelo parecía justificado por los credenciales que mostraba el proyecto: haber llamado la atención poderosamente a la prensa en la pasada Gamescom de Colonia (agosto de este año), presentar unas ideas narrativas y jugables bastante interesantes y la presencia de algunos nombres relevantes internacionalmente en su desarrollo.

Sin embargo, no fue hasta la semana pasada cuando los que mirábamos con interés a este proyecto pudimos respirar tranquilos, dado que consiguió financiarse en una campaña de Kickstarter. Ciertamente no superó su meta inicial con demasiada holgura, pero Gato Salvaje ha trabajado para que podamos disfrutar incluso de una stretch goal que no se llegó a alcanzar, ahí es nada. Pero, ¿de qué va The Waylanders realmente y por qué deberíamos ponerle más de un ojo encima?

The Waylanders es un RPG con un sistema muy cercano a muchos de los CRPGs que han vivido una segunda juventud en los últimos años: propuestas típicas de rol en ordenador con vista relativamente superior, herederos de la escuela de Baldur's Gate. Dado ese enfoque, la importancia de las formaciones en combate, las clases de nuestros personajes (y sus respectivas evoluciones a oficios avanzados) y la combinación de sus habilidades será capital aquí. Además, como no podría ser de otra manera, el título ofrecerá varias posibilidades y enfoques para afrontar las misiones, algo también habitual en este estilo de juego.

Hasta aquí, nada fuera de lo común, podríamos decir. Sin embargo, hay más tela que cortar. En primer lugar, Mike Laidlaw, diseñador jefe y director creativo de la trilogía Dragon Age, está colaborando con los chicos de Gato Salvaje en la propuesta de juego. Su influencia en el proyecto parece llegar hasta tal punto que, al menos externamente, no se ha dudado en situar a The Waylanders como un heredero espiritual de Dragon Age: Origins.

Este hecho nos podría hacer pensar en un tratamiento narrativo y artístico interesante para el título y, de hecho, así es. Para empezar, sus localizaciones e historia se basan en el folklore y la cultura celta, una ambientación que suele llamar la atención y ser agradecida en la industria, como es el caso del reciente Hellblade (si bien allí se junta con un gran componente nórdico). De esta manera, veremos localizaciones como Finisterre o Compostella, pues en Gato Salvaje se han basado en Galicia e Irlanda para dar vida a un mundo tan rico como atractivo visualmente, además de colorido.

Pero tal vez el punto más llamativo de The Waylanders viene desde el plano argumental: el título ocurre a caballo entre dos épocas temporales distintas. Esto implica que contamos con dos mapas diferenciados por el paso del tiempo: en el primero, anterior cronológicamente, las tribus celtas están en alza, así como la magia y las criaturas fantásticas pueblan el mundo; en el segundo, posterior, la religión ha acabado con la magia y vivimos un enfrentamiento entre la civilización y los grupos de bárbaros que la asolan.

¿Interesante, verdad? Según se ha comentado en prensa, la idea es que iniciemos la partida en la época celta para, en un momento dado, saltar a la era medieval, donde a través de un sistema de reencarnaciones o similar volveremos a encontrar a nuestros viejos aliados y enemigos, pero tal vez en otros cuerpos que cambien bastante su actitud hacia el mundo e incluso su manera de proceder. El choque entre épocas y lo que causa en los protagonistas parece ser uno de los puntos fuertes de la narrativa de The Waylanders, que ha sumado durante la campaña de Kickstarter a Emily Grace Buck (guionista de la ya difunta Telltale Games) para fortalecer este punto. Por si esto fuera poco, Josué Monchán, guionista en Péndulo Studios, también forma parte del grupo de escritores que le están dando vida a esta historia, por lo que buenos mimbres no faltan.

Como hemos dicho antes, esto lo complementará una experiencia jugable muy cercana a los míticos CRPGs en los que se inspira, con gran variedad de aliados, formaciones de combate y habilidades a ir desarrollando. Ante cualquier duda, tenéis los vídeos que acompañaron esa campaña de Kickstarter para ver cómo se juega a The Waylanders y, sobre todo, como luce, con un estilo gráfico colorido y simpático, que no rehúsa a mostrar cierta deformación de los personajes para darles más personalidad.

Además, el título va a formar parte de un universo transmedia que, al menos por el momento, contará con un juego de mesa como compañero, que consiguió financiarse exitosamente en Kickstarter incluso antes de que tuviera lugar la propia campaña de patronaje del videojuego. El esfuerzo para llevarlo a un público más amplio es real, con traducciones previstas a español, gallego, inglés y alemán (fue una de las metas conseguidas en el Kickstarter). De momento, se queda sin traducción al francés (meta propuesta pero no conseguida), pero no descartamos que en un futuro Gato Salvaje tal vez reconsidere esta opción.

¿Y cuándo sale el título? De momento, todavía le queda mucho camino por recorrer, con una ventana de lanzamiento prevista para 2020, aproximadamente en junio. Aparecería en PC vía Steam y desconocemos si se planea lanzarlo en otras plataformas.

Desde luego, tenemos ante nosotros un título bastante ambicioso, con profesionales de reconocido prestigio internacional trabajando en él y con una propuesta prometedora e interesante. Y vosotros, ¿esperáis con ganas The Waylanders? ¿Os hemos descubierto un juego al que seguirle la pista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario