viernes, 31 de agosto de 2018

La pérdida de los secretos

Hace unos días, la revista Famitsu nos sorprendía mostrando las imágenes de dos clases pertenecientes a Etrian Odyssey X (Etrian Odyssey Nexus en occidente, que nos llegará el próximo 5 de febrero del 2019 a Nintendo 3DS) en la que se podían observar los dos diseños de una clase desbloqueable en el juego pero que, hasta el momento, no había sido anunciada oficialmente por Atlus ni encontrada por los jugadores. Es decir, se había dado el caso de que los cerca de 100.000 poseedores del título no habían sido capaces de encontrar este oficio en el mes que llevaban jugando al mismo, toda una rareza hoy en día.

De hecho, la clase había sido descubierta por el clásico "truco sucio" que usan la mayor parte de comunidades, la llamada Minería de Datos, de forma que se habían explorados los archivos del juego para acabar localizando los retratos y habilidades de un oficio que, hasta el momento, ningún jugador sabía que existía pero, eso sí, por el momento todavía no se había descubierto la forma de desbloquearla.

La existencia de este método y el crecimiento de las comunidades hace que buena parte de los grandes secretos que puedan ser ocultados en un título no suelan durar demasiado, ya que la búsqueda exhaustiva y la rápida comunicación anula buena parte de las intenciones de los programadores... arruinando buena parte de las posibles sorpresas para los jugadores.

Evidentemente, crear secretos era algo más fácil de hacer en otros tiempos, donde el uso de internet no estaba tan extendido y se planteaban como una excelente forma de premiar a los jugadores más concienzudos. Hoy en día prácticamente todos saben de la existencia de Gogo en Final Fantasy VI a pesar de estar ridículamente oculto, al igual que muchos de los secretos relacionados con un personaje tan misterioso como Shadow, del que gran parte de sus detalles se muestran indescifrables salvo que realices tareas determinadas en concretos momentos del juego. Otras rarezas como el personaje más oculto del primer Persona o la cita con Barret en Final Fantasy VII que, en su momento, sólo conocían muy pocos jugadores o se explicaban en las raras guías oficiales de esa época, son otros de los múltiples ejemplos que podríamos dar de secretos o curiosidades en RPGs clásicos.

Este "punto romántico" de incluir personajes o situaciones ocultas dentro de un título choca de frente con el criterio actual de no gastar recursos en crear contenido que muchos jugadores no van a poder encontrar, pero fue muy común en la época de los noventa para compañías como Squaresoft, con secretos que se han mantenido incluso tras el paso de los años e internet, como pasó con la misión de los hermanos Nero en Final Fantasy IX., que tardó trece años en ser descubierta/compartida. Ese fue un caso extraño de todas formas, ya que la mayor parte de los descubrimientos en juegos clásicos suelen organizarse a través de los Speedruns y se basan más en formas de "romper" alguna barrera o descubrir un "atajo" totalmente desconocido incluso por los propios programadores.

Así, juegos como Bravely Default, donde hay multitud de trabajos técnicamente secretos, acaba convirtiéndose más en un juego con "trabajos opcionales" porque los propios creadores asumen que es imposible ocultar estos elementos cuando, a través de internet y las diferentes comunidades, cualquiera de estos oficios podrá ser encontrado en unos pocos días. Quizás por ello resulta tan impresionante el logro de Atlus y su Etrian Odyssey Nexus, ya que en otros casos han tenido que surgir retos entre programadores y "mineros de datos" donde los primeros sabían perfectamente que iban a trastear con su juego y, por ello, habían preparado todo tipo de trucos para confundirles o expandir el juego de descubrir algo que habían ocultado en su código.

Así, casos como el los alienígenas de Elite: Dangerous, ocultos tras una serie de adivinanzas que se resolvieron durante años, o Gast en Undertale, considerado como "desaparecido de la realidad del juego por un misterioso experimento", ganaron fuerza a través de la comunidad porque jugueteaban a posta con ella. Esto en algún caso esto se fue de las manos, como en Five Nights At Freddy's y las llamadas de teléfono a varias pizzerías pensando que ciertos códigos del juego indicaban la localización de la que usaron para basarse en la historia de la saga y hay veces que la paranoia llega a tales extremos que incluso los propios creadores tienen que poner freno a las teorías fan porque ellos no pensaron de forma tan rebuscada y la realidad es mucho más simple.

Esos son los secretos de hoy en día, pensados a gran escala, ya que ese clásico personaje, objeto, misión o trabajo oculto por el propio equipo de programación para premiar a los jugadores más avezados suelen ser desestimados (o chivados) por los sistemas de Logros/Trofeos, que acaban siendo los nuevos retos a los que quieren explotar tu juego, por mucho que la mayoría sean terriblemente anodinos y se basen puramente en repetir tareas aburridas o completar el título multitud de veces cumpliendo diferentes condiciones.

¿Hemos perdido definitivamente esas misiones, personajes, trabajos o situaciones que se consideraron como realmente secretos en muchos juegos de hace años o casos como los de Etrian Odyssey Nexus nos demuestran que aún podemos descubrir algo que nadie más conocía de un título al que estamos jugando? ¿Sois de los que gustan de que existan secretos u os duele perderos contenido sólo porque este estaba muy escondido y os gusta que, con internet, no se os escape nada?

4 comentarios:

  1. A mi me gusta que haya secretos, siempre que no sean cosas con mucha relevancia. Por ejemplo, la típica misión secreta, o alguna pieza de equipo buena para el momento en el qué estás de la historia.

    ResponderEliminar
  2. Yo aun recuerdo mi primer secreto descubierto, las piedras de Final Fantasy VIII con el marcianito jajaj.

    ResponderEliminar
  3. En los Dragon Quest sabes que está el equipamiento legendario desde siempre y por eso mismo quizas es de los pocos juegos que no se puede filtrar la información, porque todos sabemos que ya esta xD

    Sobre el Etrian genial por Atlus esconderlo por tanto tiempo, toda una sorpresa.

    ResponderEliminar
  4. A mi este tipo de secretos me encantan, creo que hacen a un buen juego incluso más memorable. Aún recuerdo cuando "descubrí" a Gogo y Umaro, a los Djinn "ocultos" en los primeros dos Golden Sun, algún que otro capítulo secreto en algún Fire Emblem (o cómo reclutar a Stefan en Path of Radiance) o incluso Samus sin armadura en el primer Metroid.

    ResponderEliminar