viernes, 13 de octubre de 2017

¿Qué es Orwell?

Normalmente solemos decir que nos gustan los RPGs porque disfrutamos de sus historias, aunque resulta bastante complicado que puedan tratar ciertos argumentos complejos de una forma "activamente aburrida" que nos pongan, literalmente, en la piel de sus personajes.

Obras como Papers, please (PC, 2013/iOS, 2014) son de los títulos referencia en este concepto: meternos de lleno en un trabajo aburrido, cargando con la presión del mismo, pero sabiendo que lo que hagamos tendrá muchas implicaciones en la vida del personaje que estamos representando y con los que interactuamos. En ese caso, éramos un inspector de inmigración que debía determinar si los ciudadanos tenían sus papeles en regla para entrar en un país en conflicto, con requisitos cada vez más complicados y todo tipo de posibles errores que nos podían llevar a recibir castigos con los que dejar de ganar el suficiente dinero para mantener a nuestra familia.

En el caso del título que nos ocupa esta entrada, Orwell (PC, 2016), nos pondremos en la piel de una especie de agente de investigación que, con el uso de todo tipo de investigaciones y escuchas a través de la red, deberá rellenar el dosier con todos los datos que pueda recopilar sobre los posibles implicados en un atentado terrorista, con vistas a determinar el culpable y detenerlo.

La temática de Orwell, pues, pone el foco en varios aspectos principales: la cantidad de información sensible sobre nosotros que ponemos en la red sin darnos cuenta, la invasividad gubernamental en pos de la seguridad y, en general, la sensación de poder que supone espirar y decidir el destino de la gente como si fuésemos el Gran Hermano.

Como juego, pues, tendrá pocos aspectos realmente divertidos, ya que lo que haremos será leer mucho (prensa, datos policiales, páginas corporativas, blogs, muros de redes sociales, conversaciones supuestamente privadas...) y decidir lo que hacer con los datos importantes sobre las personas que investiguemos: datos personales, personalidad, pasado... Evidentemente, la mayoría tendrán que ser incluídos para poder avanzar en la trama, pero no faltarán datos confusos, erróneos o incluso conflictivos que tendremos que evitar o en los que habrá que tomar partido para decidir con qué versión nos quedamos.

Pero, en sí, lo que más importa es la trama general que se nos cuenta en un sistema de capítulos (publicados poco a poco en su día y ya completados) que nos va llevando a complicar cada vez más la red de posibles culpables en los atentados, bien como perpetradores o como posibles instigadores, además de chocarnos con ciertas "indiscreciones externas" de otras personas potencialmente peligrosas para la seguridad nacional

La historia será interesante y guardará varias sorpresas, manteniendo el misterio hasta el final, donde podremos tomar diferentes decisiones que nos lleven a alguno de sus posibles finales. No es un juego particularmente largo a la mínima que leáis rápido y dominéis bien el inglés, ya que en poco más de cuatro horas podréis acabar todos los capítulos, si bien dada la cantidad de información que deberemos procesar y decidir si es importante o no, será recomendable dedicarle varias tandas más cortas para no acabar saturados.

Desde luego, nos pone perfectamente en la piel de un investigador (aunque supervisados constantemente) que tiene que tratar con mucha información intrascendente y decidir quedarse con lo verdaderamente relevante. Está muy marcado en este título, en el que quizás sería interesante algún tipo de modo de dificultad extra como el que sufrimos en los capítulos finales, donde se nos limita la cantidad de información que podemos guardar y hay que afinar muy bien para decidir qué es lo que queremos hacer y, en general, hasta las conversaciones en directo se pueden dejar pasar mientras leemos otras cosas para, eventualmente, recoger lo que nos interesa de lo que ha quedado grabado. Algún límite de tiempo ayudaría a meter más presión al jugador, pero se ve que el objetivo era darnos una cierta tranquilidad para que tampoco nos agobiemos tanto.

También resulta un poco mejorable en lo que se refiere a realizar varias partidas, ya que una vez conocido el final, sabremos quién es el culpable y podremos movernos con extrema tranquilidad, sin cometer fallos y pasando rápido al final para tomar una decisión distinta, si es que nos apetece. No es de esos juegos en los que sucesivas partidas nos puede reportar demasiadas cosas de interés.

A pesar de todo, Orwell es un títulos interesante en los temas que toca y la forma en la que los vivimos. No es revolucionario ni tampoco la historia llega a ser tan espectacular, pero difícilmente os llegue a decepcionar si sabéis lo que os espera: un interesante debate sobre el Gran Hermano.

1 comentario:

  1. Un título interesante, a mi en lo personal me gustó mucho paper please, muy emotivo el momento en que tu hijo te hace un dibujo, es una pena que esté este en ingles, realmente necesita una traducción

    ResponderEliminar