sábado, 3 de septiembre de 2016

Kingsglaive: Final Fantasy XV

¡Hola a todos, aquí Astara (y M2 de striker al final xD)! Creo que era más que evidente que en algún momento tenía que escribir esta entrada. Sabéis de sobra que mi hype por Final Fantasy XV es absurdamente elevado y, aunque supuso un cubo de agua fría conocer la noticia sobre su retraso, Kingsglaive ha conseguido aliviar en cierto sentido la espera. Espera que está siendo eterna por cierto, después de más de diez años en desarrollo, siguiendo absolutamente todos los eventos, entrevistas e información relativa a Final Fantasy Versus XIII ahora renacido como Final Fantasy XV.

Sin pretender spoilearos la trama de la película, con la premisa de que no esperéis encontraros una buena crítica a la misma (si mis artículos sobre videojuegos, que se supone que es lo que domino, son como son, imaginaos cómo va a ser en otro medio), voy a contaros un poco el proceso de desarrollo de la película, por qué se decidió eliminar del título al que precede y a daros mi opinión en general sobre todo lo que la rodea. Del film también hablaré evidentemente, pero minimizando todos los spoilers para que la podáis disfrutar al máximo.

Nos situamos en el año 2013. Final Fantasy Versus XIII, título original de lo que sería una trilogía conocida como la Fabula Nova Crystallis, que incluiría dicho título, Final Fantasy Agito XIII (que acabó cambiando su nombre por Final Fantasy Type-0) y Final Fantasy XIII. Todos conocemos más o menos los problemas que llevaron a Square Enix a retrasar cada vez más el desarrollo de la aventura de Noctis (y los que no, tenemos algo entre bastidores que acabará viendo la luz más temprano que tarde para contároslo). Durante el E3 celebrado en ese año, Versus XIII es rebautizado como la decimoquinta entrega de la serie Final Fantasy, con cambios en el equipo de desarrollo, siendo el más sonado el cambio de dirección, hasta ahora Tetsuya Nomura (responsable de Kingdom Hearts y de una infinidad de diseños de personajes para la compañía), que pasaría a dejarle el testigo a Hajime Tabata (Crisis Core, Type-0). Si bien es cierto que compartieron dirección durante unos meses, eso no es relevante para este artículo y voy a obviar algunas cosas.

Una vez Tabata asume el mando del que sería el proyecto más grande y ambicioso de la historia de la compañía, comienzan los cambios. Versus XIII muta, se eliminan elementos originales del juego y se añaden otros. Square Enix necesita quitarse el muerto que supone el desarrollo de Final Fantasy XV como sea, por lo que se empiezan a mirar aspectos del juego. El primer problema: la caída de Insomnia, la capital del reino de Lucis. Esto es algo que originalmente iba a aparecer en el juego (de hecho, sería durante los primeros compases de la aventura) pero que por lo ambicioso que resultaba, supondría más tiempo de desarrollo. ¿La solución? Visual Works, la empresa responsable del CG de Square Enix (y también creadora de Spirits Within y Advent Children). Nace Kingsglaive: Final Fantasy XV.
La película se mantiene completamente en secreto desde que empieza su producción (previsiblemente en 2014 o principios de 2015) hasta el 30 de marzo de 2016, momento en el que tiene lugar Uncovered: Final Fantasy XV, el evento que revelaría por fin la fecha de salida de la aventura de Noctis. Lo primero que nos llama la atención es la fuerte presencia occidental en la película. Sin desprestigiar a los seiyuus, Square Enix es consciente de que la mayor cantidad de ventas vendrá de fuera del país nipón, país que ha adoptado un nuevo modelo de negocio y se aleja cada vez más del mercado tradicional de consolas. ¿Las armas? Tres nombres. Lena Headey (Cersei en Juego de Tronos), Aaron Paul (Jessie Pinkman en Breaking Bad) y Sean Bean (Eddard Stark en Juego de Tronos). 

La dirección corre a cargo de Takeshi Nozue (responsable de Advent Children), con el propio Tabata de productor, El guión viene de la mano de Takashi Hasegawa y la banda sonora de John Graham, si bien se utilizará el que iba a ser el tema principal de Versus XIII, Somnus, obra de Yoko Shimomura. Del diseño de los personajes se encarga Roberto Ferrari, aunque algunos como Regis ya eran originales de Tetsuya Nomura (al que, por cierto, no se le hace mención en esta película).

Kingsglaive: Final Fantasy XV actúa a modo de prólogo del título al que le debe parte de su nombre. No es autoconclusiva, y no es fácil de entender sin haber seguido mínimamente la información relativa a la historia del juego. Estos son, a mi juicio, los principales problemas de la película y probablemente el motivo por el que le están lloviendo críticas. No es una película para disfrutar una tarde de domingo. Es un producto complementario a Final Fantasy XV, algo para prepararnos para lo que está por venir y dejarnos con los dientes largos.
La película nos presenta la situación de Eos, el mundo en el que tiene lugar la decimoquinta entrega de la saga. El imperio de Niflheim, gracias al emperador Iedolas Aldercarpt y a su canciller, Ardyn Izunia, ha ido anexando (o más bien, conquistando por la fuerza) todas las regiones adyacentes a él. Ya han caído todos los grandes países como Tenebrae o Solheim, y únicamente queda Lucis haciéndole oposición. El reino de Regis, padre de Noctis, está protegido mediante un muro mágico que surge del último Cristal del mundo, por lo que es impenetrable. A pesar de ello, Niflheim y Lucis se encuentran en guerra, y vemos numerosos conflictos entre las fuerzas del imperio, que se componen desde soldados rasos hasta robots, monstruos y demonios, y las fuerzas de Lucis, capaces de utilizar magia gracias a la influencia de Regis y los miembros de Kingsglaive, el cuerpo de élite del ejército de Lucis. Si cuento algo más serían spoilers, así que me paro aquí.

Como ocurría con Advent Children, Kingsglaive es un monstruo a nivel técnico. El despliegue de efectos especiales de los que hace acopio es impresionante, con batallas muy bien coreografiadas. La película además presenta varios de los conflictos que veremos en el juego, si bien no termina de profundizar en ellos para hacerlo, esperemos, en Final Fantasy XV. Nyx, protagonista absoluto de la película (al que le pone voz Aaron Paul) carga sobre él todo el peso del film. Y sabe gestionarlo, vaya si sabe. La película es un festival de acción, de fanservice (no faltarán los guiños múltiples a la saga Final Fantasy, como el tema principal sonando en algún momento, enemigos recurrentes y otras sorpresas que prefiero no desvelar).
A mi modo de ver, Kingsglaive tiene dos, no, tres propósitos. El más evidente es activar la maquina del hype ante el que será el proyecto más ambicioso de Square Enix en toda su historia. Además, supone una fuente de ingresos evidente debido a que ha sido proyectada en cines, ya se encuentra a la venta en formato digital y lo hará de forma física el próximo 4 de octubre. La tercera, es una carta de amor, o más bien, de disculpa, a los fans que llevamos esperando diez largos años desde que se anunciara en 2006 (cómo pasa el tiempo, ¿eh?) y queríamos jugar a Versus XIII. Final Fantasy XV es un producto que si bien hereda cosas del título original de Nomura, presenta suficientes diferencias como para entender que son algo distinto.

Kingsglaive mantiene toda la esencia y la mayoría de las escenas que conocíamos de dicho proyecto, y las mete en la película. Desde el primer momento estamos viendo lo que podría haber sido Versus XIII, y es un festival de fanservice para los fans que seguíamos este proyecto desde sus inicios. No se si es una mala película, soy incapaz de valorar algo relacionado con este universo objetivamente. Como fan, es un producto muy disfrutable, pero debes estar algo familiarizado con la historia que se cuenta. Como película independiente, no tiene sentido verla. Es un producto complementario, otra pieza de la maquinaria de hype que Square Enix comenzó a activar tras el Uncovered, y su fin es evidente: hacer que te compres el juego.

Si bien podríamos compararla con Advent Children, creo que la comparación no es justa. Kingsglaive es más espectacular, pero los personajes, todavía, no nos dicen nada. En la película de Final Fantasy VII sonreíamos cada vez que veíamos a un personaje aparecer. Aquí, salvo que lo hayas seguido todo muy de cerca, no te dirán nada. Y no porque no estén bien construidos, o porque no transmitan, sino porque no son nombres. No podemos comparar a Nyx Ulric con Cloud Strife por motivos evidentes.
La opinión de M2

En mi caso, me acerqué a Kingsglaive con bastante interés pero cierto miedo. Miedo, por un lado, por las fuertes críticas (y, a mi modo de ver, injustas) que ha recibido la película por parte de la prensa especializada en algunos sitios de renombre como Rotten Tomatoes o Metacritic. Pero también, por el hecho de que, como dice Astara, es un producto que no se sustenta en nada que conozcamos fuertemente y que se intuía que podía tener ciertos peros de cara al espectador que no haya seguido muy de cerca el desarrollo del videojuego.

Dicho sea, el segundo miedo fue desapareciendo a medida que los minutos de metraje iban sucediéndose. Astara comentaba algo más arriba que como película independiente no tiene sentido verla. Si bien es cierto que el film interesará por fuerza muchísimo más a los familiarizados con Final Fantasy XV y que igual tiene poco gancho para ajenos a la industria, Kingsglaive te atrapa y se hace entendible en su mayor parte aunque no conozcas de antemano el setting de ese universo ficticio. La prueba es que la vi junto a mi primo, gran fan de Final Fantasy pero que no ha estado al corriente de las noticias de la decimoquinta entrega y no manifestó ningún problema de comprensión ni seguimiento.
El primer punto de miedo que comentaba es más debatible pero, como decía aquel, "haters gonna hate". La película te puede parecer mejor o peor, pero creo que se ha dejado notar en cierto sector de la comunidad y, especialmente, en los críticos "profesionales" que gran parte de los problemas que ha sufrido el desarrollo de Versus XIII/XV, incluyéndose el retraso reciente, se han vertido sobre el film, empañándolo sin motivos aparentes.

Tal vez la trama sea ciertamente previsible, pero en mi caso no he apreciado problemas de ritmo narrativo, que es casi lo que más me preocupaba. El argumento, teniendo en cuenta que es precursor de lo que luego será el juego y sirve para plantearnos el conflicto en ciernes y, aunque no aparezca mucho, el papel de Noctis en el mismo, es relativamente interesante, aunque plantea algunos baches relacionados con el papel de ciertos personajes (Lunafreya la más obvia) que le pasan un pelín de factura. Sin embargo, si se entiende como un film de acción y aventuras, que nos presenta un nuevo universo de ficción (el que luego veremos en Final Fantasy XV), creo que cumple con creces su cometido.
Y, sobre todo, cumple su cometido apoyado en un apartado técnico soberbio. Me gusta el cine de animación por ordenador y, si soy sincero, creo que no he visto nada tan bestial como Kingsglaive en cuanto a su factura visual. Es sencillamente apabullante, a veces te deja sin aliento lo que ves en pantalla, especialmente si recuerdas que se trata de un proyecto complementario para algo más grande como teóricamente será Final Fantasy XV. La recreación de los personajes, sus expresiones faciales, pero especialmente los efectos y las escenas de combate, rozan lo imposible... hasta ahora. La escena de lucha final es sencillamente genial, estira un clímax previsible al máximo de manera que no sufra y el conjunto acaba superando a lo que fue Advent Children en cuanto a la acción.

No me gustaría dejar pasar la oportunidad de ensalzar algo que se está criticando un poco por internet sin demasiada razón. Yo vi la película doblada al castellano y éste es ejemplar, no malo o mediocre como se está diciendo por ahí. Se han utilizado dobladores muy conocidos (incluyendo, por ejemplo, a la voz habitual de Natalie Portman), en su mayoría provenientes del doblaje de animes o con pasado en él, lo cual suele augurar cierta calidad en este tipo de productos. Los tonos de voz y las interpretaciones son bastante correctas y dotan al doblaje castellano de una opción aceptable y digna para ver el film.
Ya para acabar, decir que Kingsglaive es una película notable. Ofrece ciertos tropiezos en el guión, aunque menos de lo que se está comentando. Como espectáculo visual forma un hito en la animación por ordenador y como película de acción funciona razonablemente bien, con unas coreografías y batallas bastante impresionantes. Pero, lo más importante, es que es un film bastante entretenido y que hace bien lo que tiene que hacer: despertar hype por Final Fantasy XV, presentándonos su mundo, su conflicto y abriéndonos el apetito de forma notoria.

A modo de cierre, creemos que cualquier persona que esté familiarizada con algo de la saga Final Fantasy podrá disfrutarla. No se la recomendaríamos jamás a ciertos amigos, no porque sea mala sino porque no compartimos la misma afición o de la misma manera: los videojuegos. Pero si habéis seguido el desarrollo de cerca, o estáis ligeramente interesados en el fenómeno de esta última entrega, u os pica el gusanillo ver algo relacionado con Final Fantasy, echadle un vistazo. Square Enix tiene algo demasiado gordo entre manos, ya han salido todos los entrantes y solo nos queda el plato principal. Sobre si acaba cumpliendo o no las expectativas, ya hablaremos dentro de tres meses.

5 comentarios:

  1. Mi postura en estos casos es muy clara: No quiero saber nada de la historia de un juego antes de jugarlo, más que el planteamiento/preámbulo.

    Ni miraré esta película, ni el anime, ni el anime de Persona 5. Hasta tuve que dejar de ver el anime de Tales of Zesteria al cabo de 10 segundos en que empezaron a meter a la protagonsita del Berseria.

    No entiendo esta tendencia cada vez más generalizada de destripar todo un juego antes de lanzarlo. Quizá pretenden que estemos más familiarizados con los personajes y la historia para que nos guste más el juego (?)

    Sobre la película, luce interesante, en cualquier caso la veré después de jugar al juego. Solo espero que no sea imprescindible para empezar a jugar conociendo parte de la historia, si no sería un sinsentido.

    Soy bastante ajeno a toda la información que van sacando del juego, solo conozco el planteamiento. Pero si para que la historia del juego resulte mejor y más épica es necesaria toda esta maquinaria de hype (demos, película, anime), será un fail de historia. Me explico, si cuando sale el juego el jugador X que ha visto todo lo anterior tendrá una experiencia de juego mejor que el jugador Y que no ha visto nada, que avisen antes porque ni compro el juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco estoy muy seguro y eso te lo diría mejor Astara, pero creo que cualquiera que tenga interés por el juego DEBE ver la película, porque es una precuela, te pone en antecedentes y dudo que el juego luego se detenga mucho a explicar lo que aquí acontece. Que quede claro que ver la peli NO es destriparse el juego, que puede haber confusión con eso.

      Los animes de momento sí que me parecen mucho más accesorios y yo de momento no los estoy disfrutando demasiado.

      En cuanto al modelo de partir la historia en varios medios, personalmente me gusta lo transmedia y no me preocupa siempre que tengo acceso, pero sí entiendo que para algunos usuarios puede ser algo que no guste :(.

      Eliminar
    2. No te falta razón, el partir lo que originalmente iba a ser un solo juego en trozos (anime + película + propio juego) es sinónimo de mal writing y va a impactar, seguro, en el producto final. Pero también te digo que las reglas del juego son estas y que debes ver, sí o sí, ambas complementos. Te puede gustar más o menos, pero si quieres disfrutar del juego hay que pasar por el aro.

      Te pongo un ejemplo, quiero disfrutar de Mass Effect 2 pero saltándome el 1 porque es un coñazo. ¿Voy a disfrutar de él? Sin duda. ¿Tendré la experiencia completa que un jugador tuvo jugando al primero? No, ni de lejos. La diferencia aquí está en que la trilogía Mass Effect está sacada en el mismo medio (esto es, el videojuego) y el universo de Final Fantasy XV es un producto transmedio (película + anime + videojuego).

      Y no, la película no spoilea el juego, al contrario, sirve de avance y para situarte en el mundo. Lo que ocurre en la película te lo explicarán ingame, supongo, pero es mejor que lo conozcas de primera mano.

      Eliminar
    3. Gracias por las aclaraciones. Realmente era algo que no sabía.

      Ya imaginaba que la película no spoilea el juego, pero si decís que es imprescindible para ponerse en contexto... Sigue sin hacerme gracia. Ahora se me plantean dos escenarios, comprar el juego y jugarlo de 0 o pasar de todo este aparato del hype y anular la reserva del juego.

      No considero que una empresa de videojuegos deba mezclar proyectos de entretenimiento así, su punto fuerte debe ser hacer juegos. Por ejemplo, el anime de Pokémon no es necesario para jugar a los juegos, aunque a muchos les sirvió para introducirse, es algo totalmente paralelo. Pero hacer una historia transmedia, no va conmigo.

      Además, como comentáis, yo jugué Mass Effect 3 o The Withcer 3 sin conocimientos previos de ambas sagas. Podéis imaginar el resultado.

      Eliminar
  2. (Llevo bastante tiempo algo desconectado del blog, pero que menos que volver ahora que empieza el curso!!)

    Yo la vi este finde y aunque tiene algunos peros como personajes algo desaprovechados, una estructura extraña (pega un bajón antes del climax final en lugar de haber seguido el ritmo ascendente que llevaba) y poco empaque como producto independiente. La he disfrutado como un enano, sirve para presentar el mundo de FFXV, aumentar el hype de cara al juego, su apartado técnico es increíble y alguno de los temas que trata me parecen muy interesantes y espero que el juego profundice en ellos (el tema de los refugiados y como se dividen entre ambos bandos)

    Sobre si verla o no... cuando salga el juego se verá si FFXV necesita de Kingsblade para explicar su historia. Pero sin duda, Kingsblade necesita de FFXV. No recomendaría verla si no se tiene pensado jugar al juego a no ser que te llame mucho su apartado técnico, pero si se quiere jugar a FFXV creo que se debería ver la película, no para entender mejor la historia del juego -que eso ya se verá cuando salga- pero si sirve tanto para saciar las ganas de FFXV como para acrecentar el hype.

    Pd. Sobre su doblaje, escuché un poquito en español y no me pareció malo, yo la vi en inglés y el doblaje es francamente muy bueno.

    ResponderEliminar