viernes, 4 de diciembre de 2015

[Opinión] "El formato impopular".

A estas alturas, reconocer que el género RPG no es el más popular del mercado no debería sorprender a nadie. Sí, por supuesto, tenemos grandes excepciones y títulos que han vendido tanto (o más) que otros que se suponen éxitos y líderes absolutos de otros géneros más llamativos para el gran público, pero la sensación general es que los RPGs, junto a otros juegos "donde hay que leer y comprender mucha cosas", como Novelas Visuales o títulos de estrategia, provoca cierto rechazo en cierta gama de jugadores que sólo busca el entretenimiento más directo de forma continuada.

Y es que hay que darse cuenta que este género es algo así como la literatura frente a otros medios, como pueden ser el cine o las series de televisión. De hecho, este formato es bastante comparable, con la salvedad de que en los videojuegos la parte clave es la participación del jugador y lograr la atención o el interés del mismo, juega un papel crucial en la forma en la que los diferentes géneros buscan ese objetivo.

De esta forma, juegos de acción, aventuras, shooters, títulos de lucha o velocidad... Buscan (y logran) mantener de forma constante la atención del jugador, ofreciendo una trama o bien de una duración bastante limitada (Para poder lograr mantener el interés en todo momento) o bien dándole toda la prioridad al propio sistema de juego, haciendo que la historia, en caso de existir, sea un factor secundario.

Curiosamente, esos juegos "sin historia" y/o "de duración ilimitada" se suelen basar en elementos realmente interesantes: La imaginación del jugador para crear sus propios objetivos o bien la competitividad contra otros jugadores y, si nos ponemos a analizarlo, estos son los juegos que están formando las mayores comunidades en la actualidad.
El caso de Minecraft es el más evidente que se nos puede venir a la mente. La popularidad del título de Mojang Games ha alcanzado cotas totalmente absurdas y es, indudablemente, el rey de YouTube en lo que se refiere a videojuegos. La cantidad de canales temáticos sobre el juego es abrumadora y con multitud de estilos: Construcciones, supervivencia, maquinaria, retos, mods... El "universo Minecraft" es tan grande como la propia libertad que Mojang le dio a sus jugadores y eso permite que la retroalimentación sea constante.

Por supuesto, eso también ayuda a mantener la atención de los jugadores y resulta bastante sencillo crear vídeos del mismo (Otra cosa es que sean interesantes/populares ante la amalgama existente hoy en día). Curiosamente, lo que ES el gran problema del juego como tal, que provocaría mucho abandono porque, bueno, en sí no hay mucho que hacer en una partida normal (es decir, resulta difícil estar atento y concentrado en una partida ante los pocos objetivos planteados) se soluciona viendo jugar a otros y tomando ideas/iniciativas a través de ello. Compartir Minecraft favorece a Minecraft.

La cosa es que a un RPG le pasa, directamente, lo contrario, ya que contar la historia y la forma concreta de solucionar los problemas que nos plantean, salvo en caso de ARPGs, donde "las manos" (En en sentido que le damos los jugadores) del jugador también cuentan, estropea en gran parte el aliciente que tiene jugarlos por uno mismo.

Al igual que no es tan interesante leer un  libro cuando nos han contado lo que pasa, si a un RPG le quitas "el misterio", es difícil que un jugador se interese por jugar al mismo. Sí, claro, existen guías para títulos de este género y, de hecho, es uno de los géneros donde más son necesarias, pero la mayoría prefiere jugar la primera vez a su propia manera y consultarlas sólo para casos concretos o comprobar que no se deja nada interesante. Jugar de principio a fin un RPG con guía sólo se puede hacer si la misma oculta deliveradamente toda la trama y le da bastante libertad al jugador para tomar sus propias decisiones. De forma contraria, estaremos ante un tipo de jugador que gusta de la continua información como parte de su propia partida y ese "ir de la mano hasta donde tenga que llegar" tendría una fácil solución: Ver, directamente, un vídeo completo que cuente todo lo que pasa en el juego.

De hecho, vídeos de este estilo también se están haciendo populares y muchos optan a ellos para "eliminar backlog" o títulos pendientes de una forma bastante más rápida. No es lo mismo llevarse 10 horas (Mínimo) jugando y gastarse 60 € en un juego que ver un vídeo de 4 horitas y enterarte de lo que pasa en un título que te interesaba, pero que tampoco tenías muy claro que fueses a adquirir.

En el género RPG, por ejemplo, muchos optaron por este método en la saga Kingdom Hearts, a la que la disparidad de formatos que ha alcanzado en sus diferentes entregas ha hecho que, hasta la llegada de sus compilaciones en PlayStation 3, muchos prefiriesen ver vídeos antes que hacerse con una Nintendo DS, PSP o Nintendo 3DS y adquirir el juego concreto que relataba algún detalle más de su saga favorita de cara a la esperada tercera entrega. Básicamente, se trata de "despiezar" de un RPG la parte "que sobra" y, curiosamente, en la mayoría de títulos de este género, el sistema de juego podría quedar completamente aislado de la propia trama, como nos contó muy bien Cid, hace unos meses.

Ese es, quizás, uno de los mayores problemas de los RPGs a la hora de, por ejemplo, hacer un Vamos a Jugar o realizar un gamelay completo en un canal de YouTube: La parte donde combatimos siempre se incluye en los mismos, pero su interés se reduce a:
  1. Alguien comprende los combates como parte básica del argumento. (Los verá)
  2. Quiere saber cómo se combate. (Verá algunos)
  3. Quiere ver cómo se derrota a un enemigo. (Verá esos vídeos concretos)
  4. Ya sabe lo que pasa y quiere ver cómo afronta ese reto otro jugador. (Verá sólo los combates donde ya sabe que hay interés de ese estilo)
El resto, en su práctica totalidad, podría saltarse directamente los combates y su interés sería mucho mayor. De hecho, el propio jugador que hace ese VaJ o vídeo eliminará de forma consciente la mayor parte de ese contenido porque, realmente, no aporta nada al juego en sí.

Los combates y el propio desarrollo de la trama es algo que suele hacer que la mayoría de RPGs no sean un formato popular en YouTube. La duración media de los títulos de este género suele rondar las 40 horas, lo cual implica series con unos 40 vídeos de una hora cada uno. ¿Qué jugador tiene tiempo de pararse y ver 40 horas de vídeo viendo como otro se pasa un juego, con sus "partes aburridas" que sólo son entretenidas para el que piensa y usa el mando? En ese tiempo, podría haberse pasado ese juego por si mismo y se hubiera divertido más (Salvo que el comentarista sea el verdadero interés del vídeo).

Además, se puede observar otro punto clave de todas las series de este estilo: Las visitas decaen con el paso de los capítulos (Puede haber alguna excepción concreta, pero se deberá más a la casualidad que otra cosa) porque resulta complicado seguir el hilo. En los RPGs actuales, de hecho, podemos observar un gran esfuerzo por parte de muchas compañías en ese sentido. El típico "¿Y qué tenía que hacer yo?" que comentamos como una de las razones para abandonar un RPG, es  algo reconocido por muchos estudios y, por ello, encontramos muchos títulos que nos recuerdan dónde estábamos, qué ha pasado y a dónde queríamos ir.

Ese "The story so far, kupó", "Tenéis que ir a por el Cristal del Viento" en la pantalla inferior, una flecha/punto en nuestro radar indicándonos nuestro objetivo... Muchos jugadores se lo han tomado como un intento de simplificar los juegos, una "bajada de pantalones" a favor de la comunidad casual, pero es algo que resulta básico para la gente que no tiene tanto tiempo, que sólo puede jugar en momentos puntuales o que, directamente, ha estado enfermo/ocupado y podría acabar dejando un título que le gustaba porque, directamente, al retomarlo no tiene ni idea de lo que estaba pasando y "le da palo" volver a comenzar desde cero.

Solucionar eso es algo loable y lo apoyo totalmente (No creo que "empobrezca" la libertad del jugador evitar que se pierda dando vueltas a lo tonto intentando saber qué demonios tiene que hacer), pero eso no sirve para el caso que nos ocupa. El que juega y comparte un RPG tendría que dar todo el contexto de la trama en cada capítulo para que el que lo visione pueda ponerse al día rápidamente, pero aún así estaría casi obligando a ver todo lo jugado previamente para poder meterse mejor en situación. Y si estamos en el capítulo 28, es casi como decirle "mira, déjalo". 

La longitud de este género también juega en contra de su expansión hacia el gran público, pero no hay que olvidar el factor de la estabilidad de la trama. No es lo mismo una Presentación-Nudo-Desenlace que tenga una separación y organización adecuada que las auténticas burradas que vemos en los RPGs: Presentaciones que duran más de una hora (Los Persona son un ejemplo claro) y resultan todo un desconcierto para el jugador que busque que el juego eche a andar. Presentación-Nudo-Desenlace totalmente independientes, de otras historias en medio del nudo de la trama general. Desenlaces totalmente previsibles que, nos obstante, se alargan en el tiempo con zonas finales que presentan maratones o enemigos casi imposibles. Personajes que pierden personalidad en medio de una trama más grande que la historia que estaba montada a su alrededor, que se contradicen a sí mismos de una escena a otra por el bien de la trama, que no pintan nada ahí e impiden que el jugador se pueda identificar con ellos...

Todos estos aspectos son más fáciles de observar en los RPGs, debido a su mayor extensión y a su concepción, como ya hemos comentado, similar a los libros... Y al igual que pasa en la literatura, incluso el personaje o la trama más floja se podrá equiparar en errores con muchas obras populares de otros géneros (Cine o televisión en un formato, el resto de géneros en el otro) porque la concreción y la necesidad de contarlo todo de forma más rápida y ágil acaba por desvirtuar la coherencia o complejidad de muchos de estos elementos.

Con esto tampoco quiero decir que en otros géneros no haya buenas historias o personajes (Faltaría más), pero sí que resultará más fácil encontrarles "fallos de guión" incluso aunque éstos sean mucho más pequeños. Otra cosa sea que eso afecte realmente a la experiencia del jugador. En los RPGs, la historia forma parte de la experiencia, en otro tipo de juegos evidentemente ayuda y conseguirá aumentar la calidad de un título si tiene una trama más interesante que otro, pero lo que realmente buscará el jugador será disfrutar manejando al personaje.

A estas alturas muchos estaréis pensando en los RPGs que se saltan esta barrera y contradicen todo lo dicho. Los hay y, precisamente, son de los más populares. Pokémon es un buen ejemplo de ello. La serie de Game Freak tiene muchos factores que han hecho que, para muchos, sea olvidado como un RPG, básicamente porque rompe todos estos esquemas que hemos comentado sobre la supuesta "impopularidad" del formato.

Desde luego, uno de los factores clave fue la aparición de la serie de televisión asociada a los juegos, simplificando y explicando los conceptos básicos de unos títulos, por otra parte, bastante más complejos (Por ser RPGs), permitiendo que hasta los más jóvenes puedan disfrutar de los mismos incluso sin comprender del todo lo que pasa. De hecho, una de las claves del éxito de Pokémon es lo que ahora, como jugadores mayores, empezamos a darnos cuenta que no nos gusta: La trama podría despegarse del propio sistema de juego y seguiría siendo Pokémon. No nos importa si es Kalos, Unova, el Team Rocket, N o lo que les dé la gana ponernos delante. En Pokémon, sales de un pueblucho con uno de los tres pokémon iniciales, con un rival y tienes que derrotar a los 8 líderes de gimnasio, al "equipo malo" de turno, coger al legendario "de historia" y vencer al Alto Mando. Aun con pequeñas variaciones de este formato, lo único que realmente nos interesa es el viaje y el equipo pokémon que vamos formando.

Por era razón "pasar" de la trama y buscar directamente el factor competitivo nos da la impresión de que esta serie está perdiendo su magia, el objetivo de Game Freak no es "crear un RPG", es añadir variedad al formato ya dado y explicado, que es lo suficientemente popular para que no se rompa el equilibrio del mismo y no sufra de los problemas que ofrecen otros títulos de nuestro género favorito.

Evidentemente, a estas alturas la situación ha alcanzado unas cotas en las que incluso creando una trama enrevesada ese hipotético nuevo juego no perdería popularidad y, lo que es más, incluso resultaría interesante por ofrecer una variación al formato existente... Aunque difícilmente variaría un factor clave en la expansión de esa serie: La comunidad solicita guías, datos concretos y competitividad. Sí, claro, existen retos y estos se pueden compartir, pero difícilmente serán populares vídeos o VaJ que se centren en completar la trama. Eso, en pokémon, no es interesante a la hora de compartirlo, ya que los jugadores quieren vivir esa parte de forma personal o, directamente, es un aspecto que descartan.

Otros RPGs que han trascendido los límites de impopularidad del formato a la hora de compartirlo es la serie de From Software, Dark Souls y/o Bloodborne. En este caso, la razón parece evidente: Son títulos donde la trama es casi inexistente y permanece casi oculta, lo cual abre la puerta a la existencia de otro tipo de vídeos muy interesantes: Los reveladores de aspectos ocultos de la historia. Comprobad cuántos vídeos de este estilo existen de Five Nights At Freddy's, eso ha sido parte de lo que ha hecho a esos juegos triunfar, la parte de exploración y "buscar conspiraciones" detrás de unos juegos cuyo sistema está totalmente separado de toda la trama de ocultan.

La ventaja de no contar la historia de forma directa ayuda a que los títulos de From Software sean fáciles de seguir y el otro factor que ha hecho que se estén expandiendo tanto es algo que parecía absurdo hace unos años: Hacer sufrir al jugador. La proliferación de Youtubers se basa en un concepto que pone al jugador por encima del propio juego. Cuando vemos a alguien jugando a Bloodborne buscamos o que se nos revele alguna estrategia/secreto concreto (Como cualquier RPG, el factor de guía siempre será necesario) o bien, directamente, nos queremos reír por las emociones que despierta el jugador al afrontar un reto complicado. Los Unfair Mario, Geometry Dash o tal se han extendido gracias a eso y, de hecho, casi viven de que algún youtuber famoso los comparta en su canal. Dark Souls y Bloodborne se publicitan explotando eso, "Prepare to die" y vídeos del personaje muriendo. 

Así, pues, ¿qué pasa con los RPGs que son muy populares (Porque su calidad y publicidad rompe las barreras del formato) pero serían difíciles de compartir? Los propios youtubers reconocen que disfrutan de juegos así pero no pueden jugarlos haciendo una serie porque no es lo que piden sus seguidores. Un capítulo 32 de 57 tendría el 25% de las visitas de lo que podrían lograr con cualquier juego estúpido metiendo gritos. Y, ojo, no sería culpa ni del que sube los vídeos (Al fin y al cabo, sus visitas son de lo que viven) ni de los que lo ven, es lógico que unos vídeos de 15-20 minutos, muy dinámicos y divertidos, llamarán más la atención que vídeos de una hora donde el 40% del tiempo consiste en leer textos, el otro 40% en dar vueltas por los escenarios e investigarlos, mientras que el 20% restante se queda en los combates, que ya hemos comentado a quién podrían interesar.

La solución puede resultar discutible, pero consiste en frivolizar sobre los propios juegos y "jugar mal" para aprovechar y hacer tonterías, probar mods, hacer chistes típicos... Sí, parte de lo que hacemos en nuestros Vamos a Jugar, ya que es la única forma de que los seguidores se puedan "tragar el ladrillo" que supone compartir un RPG.

Seguramente, muchos pensarán que esto solo sirve para desvirtualizar el género, pero personalmente lo considero como la mejor forma de romper la impopularidad de este formato. Podemos pensar de ellos lo que queramos, pero que hayan compartido en sus canales cosas como Catherine, Life Is Strange, Dark Souls, The Walking Dead, Fallout, Skyrim... Ha ayudado a que esos juegos hayan alcanzado a una serie de jugadores que, de otra forma, difícilmente se hubieran interesado.

Compartir es una forma de expandir la popularidad de un título. Lo estamos observando en la serie Persona, con sus spin-off actuales vendiendo casi tanto como el último juego numérico de la serie, pasó en The Elder Scrolls, está pasando en Dark Souls, se nota en Bravely Default... Pero la "impopularidad de los RPGs" o, más bien, los problemas básicos para poder ser compartido de forma correcta, que hemos explicado en esta entrada, hace que sea difícil esa labor y romper la barrera para lograr que estos juegos puedan dar el salto definitivo.

Estamos avanzando bien, la calidad está ahí, The Witcher 3 ha "recuperado" el trono de los videojuegos del año 2015 para el género RPG... Si es que lo habíamos perdido, tras Dark Souls II o Dragon Age Inquisition el año pasado. Podemos usar esto para tratar de romper la "impopularidad" de los RPGs, como Harry Potter ayudó a una generación a interesarse por la literatura. Simplemente, hay que saber por dónde se muestran los problemas para compartir este género y sortearlos. Si lo logramos, "el formato impopular" tendrá pocos límites.

7 comentarios:

  1. Esto me recuerda a una noticia que leí hace poco, sobre el método de marketing de Nintendo LA con Xenoblade Chronicles X, al que no se le daba marketing porque "los fans del género RPG son algunos muy concretos y ya conocen el juego" cerrando así el poder abrirse a un nuevo mercado. Una pena, esperemos que, como comentas, se pueda sortear...

    ResponderEliminar
  2. Leer el artículo de Adell hasta la mitad pensando que iba de una cosa... para comprender en ese momento que no me había enterado de la misa la media xD. Lo que me he podido reír de mí mismo en ese momento ha sido mucho, os lo aseguro.

    Dicho lo cual, estoy bastante de acuerdo con el artículo en general, aunque aún un poco temeroso de no haber cogido su intencionalidad bien. Es cierto que se trata de un género complicado de "vender" vía Youtubes y plataformas similares, aunque tampoco me preguntéis mucho porque no soy de los que me gusta ver a otros jugando, de nunca, sea el tipo de juego que sea. Eso sí, reconozco que los vídeos vienen bien cuando estás liado en un laberinto por ejemplo (una guía escrita aquí a veces no es eficaz) o en WRPGs cuando no sabes por qué parte de la puñetera ladera de esa puñetera montaña tienes que subir para llegar a la cima a conseguir tu objetivo llámalo el anillo único.

    Sin embargo, quería decir que esa posible impopularidad por esta clase de medios no es tal cuando ves fenómenos de ventas brutales como Skyrim (aunque de este sí se hizo mucho vídeo) o, sin ir más lejos, este año Bloodborne y The Witcher 3, o bien Pokémon, como resurgen los SMT o Persona, que los FF pese a estar en baja forma llaman la atención a toda la comunidad como antaño... Quiero decir, que más mal dadas vinieron hace dos generaciones (época PS2, donde había RPGs fantásticos, que conste). Me parece que nuestro género favorito vuelve a tomar impulso, chicos.

    P.D.: Si respondo tonterías u os parece que no tiene nada que ver con el texto de Adell, no me peguéis ^^u.

    ResponderEliminar
  3. Cierto que el boca a boca, el compartir y las redes sociales significan mucho hoy en día para vender, pero no creo que lo sean todo. De momento queda una generación de jugadores que sigue comprando RPG, y mientras sigan vendiendo, pues seguirán haciéndolos. Lo que no sé es hasta que punto innovarán o serán de calidad, a parte de que conforme más mayores nos hacemos más nos cansamos de las mismas cosas y más difícil es que nos sorprendan, lo que sumado a la baja difusión entre las nuevas generaciones a causa de esa impopularidad...

    Con el tiempo se verá.

    ResponderEliminar
  4. Como todo lo que he leído de usted siempre impecable, mis felicitaciones y siga escribiendo LO LEEREMOS !!!

    ResponderEliminar
  5. Es interesante el plateamiento, todo depende de como se presente el video en cuestion, en varios RPGs, no muestran las partes de exploracion en YouTube, solo muestran la historia principal y listo, para asi ahorrar problemas, eso mismo se hizo con The Witcher III, ademas de que el YouTuber comenta el video pero se calla la boca en las cinematicas, de esa forma el video no se vuelve monotono para el espectador independientemente de la duracion del mismo, en otros casos solo se muestran las cinmaticas y/o las parte de conversaciones y listo.
    Es verdad que el RPG es un genero mas "pesado", como la literatura, pero tambien es cierto que la literatura no esta ni cerca de desaparecer, en ultima instacia lo que cambiaria seria el formato (de papel impreso a ebooks por decir un ejemplo), creo que todo depende del formato, ademas, el usuario de CoD/BF/Halo y el de The Witcher son dos publicos MUY diferentes, no creo que sean la misma cosa hay que ver a quien estas apuntando, asi pasa en todos los medios de entretenimiento cada uno tiene su tipo de publico, ademas el echo de que un RPG no tenga muchas reproducciones en YouTube no significca que no sea popular, los RPGs online tienen comunidades masivas mucho mas longevas que las de los FPS anteriormente mencionados, tal es el caso de WoW, LoL, Guild Wars 2, Final Fantasy, Dota 2, etc.

    ResponderEliminar
  6. Un artículo muy interesante desde una perspectiva que yo, como alguien "de la vieja guardia" no está muy familiarizado. Chapó.

    ResponderEliminar
  7. Cada día descubro cosas nuevas, lo de eliminar backlog viendo vídeos es algo que hago desde hace años cuando me da pereza retomar un juego y me queda ná y menos o si se me borra alguna partida y no me veo capaz de volver al inicio. La cosa es que siempre me pareció algo que hacía yo de malas maneras, pero viendo que hasta Adell habla de eso, opino firmemente que muchos de los veteranos de RPG compartimos muchísimos métodos e ideologías, lo del síndrome del ahorrador al igual que otros artículo del estilo que leí en este blog se me hacen muy familiares.

    Esto no tiene que ver mucho con la entrada, pero se puede extrapolar a la idea de que la comunidad está muchísimo más definida de lo que, yo por lo menos, consideraba en un principio.

    ResponderEliminar